Inicio » Relatos de Lesbianas » La Criada Filipina

La Criada Filipina

 Vivo en Madrid y me llamo Paula. Tengo 30 años. Estoy divorciada y no tengo hijos. Yo creo que la causa de mi divorcio fue el trabajo tan estresante que tengo. Me casé muy enamorado de mi marido, y yo creo que él también de mí. Él tenía un trabajo mucho más relajado que el mío, pero no por ello sin problemas. Yo aportaba más dinero a la casa, y eso tenía a mi marido acomplejado. A los dos años de casados, me dejó por una compañera de trabajo.


Mi trabajo, como digo, es muy estresante, y como no tengo dificultades económicas, me planteé el contratar a una chica para que me hiciera el trabajo de la casa, a pesar de lo poco que me suponía, en fin: lavar mi ropa, hacerme la

comida y la limpieza de un piso que apenas lo piso.


Puse una oferta en un agencia y me llovieron las chicas, pero era disparatado el precio que me exigían. Había una que sí me convenció. Era una chica filipina o vietnamita, no lo sé. Comprendía bien el español, pero lo hablaba con mucha dificultad. Aquella chica pedía un sueldo de cuarenta mil pesetas, y a cambio se

quedaba interna en la casa.


Esta chica, que se llama Who, era una muchacha de 18 años, cuerpo muy delgadito, y yo le sacaba la cabeza. Su pelo era negro y lacio y su piel muy morena. Tenía una boca de labios largos y delgados, y la nariz y los ojos de las orientales. Sonreía continua y humildemente. Comprobé que los papeles estaban en regla y firmamos en la agencia el contrato de trabajo.


Yo soy rubia y de piel bastante clara. Mis ojos son marrones claros y se puede decir que para mis treinta años me conservo bastante bien. Debe ser debido a la dieta y beber mucha agua, aparte del ajetreo diario del trabajo y a hacer algo de ejercicio los fines de semana. Mi trabajo me obliga a combinar el tono serio de mis vestidos con un toque sexy que me hace triunfar entre los hombres. Estoy muy orgullosa de mis cuerpo: unas tetas grandecillas pero bien puestas, una cintura estrecha, la barriga en su sitio, un culito respingón, en unas caderas anchas, y unas piernas largas pero gorditas.


Who se vino a trabajar conmigo esa misma tarde. Confieso que al verla, se me pasaron ideas muy raras por la cabeza. Nunca he tenido a nadie de aquella manera, digamos, a mi merced. La obligué a ponerse un uniforme para trabajar en casa. Era una falda por encima de la rodilla que debía acompañar con una pieza delantal que le cubría la parte delantera, como un uniforme del colegio. La regañaba constantemente por que me gustaba verla bajar la cabeza y responderme humildemente: "Chi senola, como uté diga, senola".


Me gustaba obligarla a repetir las labores de la casa. En definitiva, me desahogaba con ella por el stress del trabajo.


Un día la llamé para preguntarle por la ropa planchada el día antes. Ella se estaba duchando. "Vaya" pensé "No tendrá tiempo de ducharse cuando yo no estoy.


La habitación donde Who dormía estaba junto a la cocina, y tenía anexo un pequeño baño con un plato de ducha. Entré en el baño despacio y la vi ducharse.


Tenía un cuerpo delgado, pero a pesar de ello, muy bien formado. Sus piernas eran regordetillas y algo cortas. Sus tetas eran pequeñas y pegadas a su cuerpo. Su pezón oscuro y diminuto estaba rematado en una punta desafiante. Esto me llamó la atención, pues mis pezones son rosados y grandes, y la punta no se distingue ni muchísimo menos como los de Who. Tenía una cintura estrecha y unas caderas anchas.


Me descubrió mirándola. Yo para despistar le pregunté por la ropa, pues había olvidado las llaves en la chaqueta, seguro. Ella me lo indicó y luego, mirando, sonriéndome me dijo algo que entonces no comprendí "¿Quelel enjabonal espalda?¿Quelel?.


No comprendí lo que me dijo y no le hice mas caso. Ese día fue un día fatal en el trabajo. Así que vine súper estresada. Nada más llegar le eché en cara que se duchara por la mañana, pudiéndolo hacer cuando yo no estaba o levantarse antes.


Me miraba con humildad. Por vez primera le miré a las piernas y me di cuenta que no llevaba medias. Le pedí la cena. La cena era un plato de comida asiático tradicional que lo rechacé casi sin probarlo. Who se entristeció y yo casi me alegraba de aquello. Con razón mi marido se separó de mí. Soy insoportable a veces.


Estaba sentada en el sofá, viendo la tele, y entonces me sorprendieran unas manitas delgadas que me tocaban en el hombro. Aquello era delicioso, que relax. Me entró como un sueño que me hacía olvidar de todos los problemas. Who me repetía desde detrás de mí :"Senolita descansal, senolita no ploblemas, yo masague senolita." Me estuvo tocando los hombros y el cuello hasta quedarme totalmente relajada."Tu, tensa, tu,tensa, Yo lelajalte".


Me explicó que en su país, ella daba masajes a la gente, y de ahí la experiencia

que tenía. La verdad es que lo hizo muy bien. Empecé a regañarle menos, pero me di cuenta que cada vez se tomaba más confianzas en la casa, utilizando la taza de la misma vajilla en que me servía yo el desayuno, comiendo fuera de las horas que tenía marcadas para comer. ¡Incluso a veces salía fuera de la casa los días laborables a comprarse chucherías al kiosco de la esquina!.


Yo no sé si esta actitud le venía de que le regañaba menos o de mi actitud hacia sus masajes. En efecto. Who comenzó a hacerme los masajes todos los días. Al poco tiempo, me convenció de que lo mejor era que yo me tumbara sobre la cama, de cara a la cama, mientras ella me daba golpecitos rítmicos con el canto de la mano y me apretaba los hombros y el cuello. Pronto me convenció de que era mejor hacerlo sin la camisa puesta. Ese día me dijo "Tu tímida, tu no ploblemas yo" y me desabrochó el sujetador.


Poco a poco me fui convenciendo de que era una experta haciendo masajes, así que no puse objeciones cuando se sentó sobre mí para hacerme los masajes sobre la espalda. ¡Qué poquito pesaba!. Sus manos se deslizaban por mi espalda, cada día un poco más lejos de la espina dorsal y más cerca de mis senos. No le daba importancia, como tampoco le daba importancia a que comenzara a relajarme pasando sus labios por mi espina dorsal. Era realmente relajante."lengua mohada come tensión, tu dejal yo lamel columa velteblal " .


Who comenzó a desvestirse y vestirse delante mía sin pudor. Se quitaba el uniforme para ponerse una bata cuando me recogía la cena, para darme los masajes. Aquella batita dejaba al descubierto sus muslos y un escote que le llegaba al ombligo, entre sus dos tetitas planas. Comenzó a darme los masajes de aquella manera. Yo sentía el calor de su entrepierna en mi zona lumbar. Luego sentía la textura de la bata sobre mi espalda mientras me lamía la columna y me mordisqueaba el cuello, a la par que sus manos acariciaban mis costados, rozando la parte mas exterior de mis senos.


El día que empezó a hacerme aquello, empecé a sentir una extraña excitación. Mi

sexo comenzó a sentir el peso de la sangre acumulada, y Who, experta en este tipo de asuntos debió de notarlo, porque a partir de ese momento los acontecimientos empezaron a precipitarse.


Un día, Who, después de la cena, vino como siempre, con su mini bata. Me llevó a la cama, pues desde hacía tiempo era ella la que dulcemente me llevaba a la cama. Yo había tenido un día muy jodido en el trabajo y esperaba sus masajes con desesperación. Tumbada en la cama, volví la espalda hacia un lado y pude ver que Who se había quitado la bata, y solamente estaba en bragas. Unas bragas que me gustaron mucho cuando las vi. ¡Pero si eran mías!. Le recriminé con dureza que tuviera puestas esas bragas que me habían costado 5000 pesetas.


Who miró hacia abajo dubitativa. Yo proseguí regañándola y diciéndole lo a disgusto que estaba con ella. Who estaba a punto de llorar. ¡Ay como me hubiera gustado verla llorar!. Pero en lugar de eso, ella se recompuso y me pidió que la esperara. Vino con una de sus bragas. Eran unas bragas baratas, sin ningún atractivo. Se puso la bata y comenzó a darme masajes. "Tu hoy muy tensa, yo lelejalte,". Comenzó como siempre con los golpecitos y los amasamientos de músculos. Luego su lengua comenzó a lamerme la columna y los hombros.


Sentí como me agarraba de los brazos y entonces, en lugar de sentir la bata, sentí sobre mi espalda el tacto cálido, blando y suave de sus pequeños senos, mientras sus besos se convertían en bocaditos en el cuello. Intenté deshacerme de ella, pero me fue imposible. Mientras más me movía mayor era el roce de mi espalda contra sus senos. Yo le pedía que me soltara"Who, ¿Qué haces? Me haces cosquillas".


No eran cosquillas lo que estaba sintiendo. Mi conejo estaba mojándose por momento y Who lo sabía. "Tu tensa y excitada, Yo te doy lelax y plaser. Tu deja mí. Yo sabel. Yo mastulbalte, Yo hacer paja y tu quedal tlanquila"


Me negué en rotundo y conseguí apartarla de mí dándole un fuerte grito. ¡Que grandísima idiota fui! Who se levantó contrariada y abandonó la cama cabizbaja. Yo me quedé así de caliente. Esa noche no pude conciliar el sueño hasta que me masturbé tras acariciarme durante un largo rato, imaginando la escena de hacía unas horas. Me masturbé en un plan tan salvaje, que la cama de matrimonio se movía y todo de la manera en que mi cuerpo se convulsionaba por las caricias que

mis dedos le prodigaban aquí y allí.


He de confesar que la costumbre de masturbarme la había perdido ya, hasta que Who comenzó a lamerme la espalda, pero nunca hasta ese día lo había relacionado con ella.


Desde ese día. Who no volvió a darme masajes. Tenía un actitud algo rencorosa conmigo. Yo estaba llena de orgullo y me iba a la cama sin decirle nada, aunque me quedaba esperando que ella apareciera de un momento a otro para continuar esa historia que habíamos dejado interrumpida.


Pasaron dos semanas en que empecé a volver a tratar a Who de una manera injusta y despótica, a pesar de su excelente comportamiento en la casa. Ella ni rechistaba y aguantaba las broncas con una proverbial paciencia. Era tan cruel que llegué incluso a insultarla, llamándole torpe y vaga. Creo que influyó tanto su negativa a continuar con los masajes como la peor temporada de trabajo de mi vida.


Su paciencia rebosó un fin de semana. Ella tenía derecho a unos descansos dominicales de medio día. Nunca los había tomado, pero la pobre, en vista de mi actitud, lo pensaba tomar. Yo se lo recriminé. "Nunca te has ido y ahora te vas. ¿Por qué? ¿Es que no estás a gusto en la casa?". Me respondía políticamente. La amenacé: "¡Haz lo que quieras, pero si te vas a dar un paseo esta tarde, con la casa como está, es mejor que no vuelvas!"


La casa estaba impecable. Who no lo pudo resistir más y se fue a su habitación llorando. Se encerró durante toda la tarde y al final me conmovió. "Who, pequeña, no llores, cielo...Es que estoy muy estresada. Lo siento. Abre y perdóname, por favor".


Who era una chica estupenda y no tardó en abrir la puerta con lágrimas en los ojos todavía. La abracé y la quise besar en la mejilla. Nuestras bocas se rozaron levemente. Mis pezones se erizaron. "Necesito que me des tus masajes", le confesé.


Who comenzó a trabajar, mientras yo la observaba de reojo. Apenas si intercambiamos palabras. Yo intentaba romper el hielo, para ver el estado de Who, quería saber si me guardaba rencor. Me preparó la cena. Por vez primera consentí en que comiera a mi lado. Ella seguía callada a pesar de todo. Me preparé para dormir. No obstante, esperé un rato para ver si venía a hacerme los masajes. No vino. No lo aguantaba. Al día siguiente la echaría. Me desnudé, quedándome sólo con las bragas puestas, pues hacía mucho calor.


Me despertó la luz de mi cuarto que se había encendido. Lo primero que vi fue a Who, delante mía, desnuda totalmente. ¡Que bella y sedosa caballera negra le cubría el sexo! Me miraba con una mirada maliciosa. Pronto me di cuenta que mis manos estaban atadas las dos juntas, al cabecero de la cama. "¿Qué haces?" le dije temerosa y excitada.


Who me contestó "Date vuelta, cala contla cama. Yo hacelte masague de puta madle. Tu tensa, yo lelagalte. Tu mujel nueva". La obedecí. Who se sentó sobre mi y comenzó a menear sus tetas en mi espalda mientras me decía cosas increíbles "Tu putita. Yo sabel desde que yo vi tú en agencia" . Sus manos manoseaban mis nalgas, a las que previamente había liberado bajándome las bragas. Me movía las nalgas de arriba abajo y las separaba. Me daba bocados en el cuello, los hombros y me devoraba el lóbulo de la oreja. Yo insistía en que me dejara libre."Tu follal conmigo. Tu desealme."


Who me ordenó darme la vuelta, lo que hice con dificultad, por estar ella entre medio. Se colocó de rodillas entre mis piernas y se abalanzó sobre mí, comiéndome la boca primera, mientras amasaba y pellizcaba mis senos. Luego comenzó a comerme los pezones, alternando un ritmo suave de lametones, con una agresividad medida de mordisquitos. A estas alturas ya tenía las bragas súper mojadas.


Who debió de sentir mi humedad al clavar su rodilla en mi conejo, mientras restregaba sus tetitas contra mis pechos. Nuestros pezones tropezaban y se excitaban mutuamente. Sus manos me cogían de las caderas y oprimían mi sexo contra su pierna y no paró hasta que comencé a frotarme yo mismo contra ella.


Sentía un calor en el vientre que me subía por la cabeza y me bajaba hacia la vagina. Me abandoné a Who y a mi propio orgasmo. Le pedí que me soltara. Yo creí que todo había acabado ya, pero me equivocaba.


Se puso sobre mi vientre, de forma que sus piernas colgaban a ambos costados. Sentí el suave pelo de su sexo sobre mi ombligo y su humedad. Me hizo una pregunta"¿Tu volvel amenazal con echalme?" . No le contesté y volvió a repetir su pregunta. Tras esperar mi respuesta me abofeteó. Me sentí humillada como había pretendido humillarla tantas veces. "No jamás volveré a amenazarte", le contesté.


Entonces se abalanzó sobre mi cara y me dio un beso largo y me penetró con la lengua, mientras me mordía con sus labios. "Yo no acabal aún, tu gozal hoy mas que todo tu vida, zolita"


Comenzó a bajar por mi cuerpo, besando mis tetas y mis pezones, mientras sus manos no se separaban de mis tetas y mis pezones, me besó las costillas, el ombligo, la ingle, y al final, sus labios me mordieron el clítoris y estiraron de él como queriéndolo arrancar. Mi chocho comenzó de nuevo a funcionar. Su lengua lamió la raja de arriba abajo, y comenzó a golpearme el chocho. Intentaba

profundizar en mi interior, para lo cual se ayudaba ahora de sus manos, que separaban los labios del toto y aprisionaban mi botón entre sus dedos. Tenía fuego en mis pezones y en el clítoris.


Sentía con temor la presencia de un dedo travieso en mi nalga. Mi excitación iba en aumento. Comenzaba a balancearme rítmicamente de nuevo. El dedo se acercaba por la parte baja de la nalga hacia el oscuro agujero. ¿Será capaz? ¿Lo hará?.


Descubrirlo me provocó el segundo orgasmo mientras aquel dedo me hacía cosquillas entre las dos nalgas buscando el calor de mi ano.


"Por favor, déjame descansar y suéltame", le pedí a Who. "De eso nada. Yo tlabajal mucho y tu no hacel nada. Tu solo lecibil. Ahola tu tlabajal". Who fue subiendo a gatas por mi cuerpo y de repente se sentó de rodillas sobre mi cara. Yo tenía su coño en mi boca. No sabía que hacer. Who me agarró la cabeza con las dos manos y comenzó a moverla y moverse ella como más placer le producía. Su sexo estaba mojado y podía oler su fragancia deliciosa.


Pronto me di cuenta de cuál era su clítoris y lo lamía y besaba continuamente. Desde abajo, sus tetas parecían algo más grandes. Sus pezones destacaban como una cereza negra sobre sus tetas. Deseé tocarlos, pero no podía desatarme. La violencia de sus movimientos me comunicaba la cercanía del orgasmo. Who me cogía cada vez más fuerte de los pelos y sus jugos se esparcían por toda mi barbilla y mi boca. Se desplomó hacia atrás, cayendo sobre mis senos y entre mis piernas.


Yo pensaba que esto había acabado ya, entre otras cosas por que nunca había tenido antes más de dos orgasmos seguidos, Me equivoqué. "Esto tenel acabal mejol, Tu espelal, yo idea". Esperé unos minutos, así atada, reflexionando y llegando a la conclusión de que aquello me gustaba. Vino entonces Who escondía algo en la mano. No descubrí entonces que era. Se sentó a los pies de la cama y comenzó a lamerme y comerme cada dedo de los pies. Luego, metió una pierna entre mis dos piernas y fue aproximándose a mí, con una pierna mía colgada sobre mi hombro, hasta que ambos conejos entraron en contacto, nuestros pelos se rozaban, nuestros sexos se mojaban mutuamente.


Who comenzó de nuevo a menearse cíclicamente contra mí, y yo me dejé llevar por la inercia. Sentí un piececito diminuto posarse sobre mi pecho, y luego buscar mi boca, así que yo también le lamí los dedos de los pies.


Cuando estábamos metidas en faena, entonces Who sacó el objeto que había traído y no había conseguido descubrir que era. Era una zanahoria bastante larga. La colocó entre las dos, metiéndosela primero ella y luego, aunque yo me negaba, "No, eso no, no, no..."


Me sostuvo de tal manera con sus piernas, que la otra punta entró en mí. Hacía año y medio que no me entraba nada, y fue un consuela aquello , Comenzamos a movernos como locas, la una contra la otra. Lo que una dejaba en la retirada, le entraba a la otra en la avanzada. Pronto nos volvimos a correr, esta vez, la una contra la otra y permanecimos así un largo tiempo...


Desde esa noche, Who duerme conmigo en mi cama.


En el trabajo me va mejor. Yo creo que el no mojar contribuía a que me tomara las cosas en el trabajo que me producía un gran estrés.


Cuando llego a casa, descanso, y tras el descanso, Who me entrega el uniforme y ella se pone la bata. Me acerco a ella, que está sentada en el sillón, y ella abre las piernas para ofrecerme su tierno conejito. Después de comérmelo, deja que ella haga conmigo lo que quiera...


egarasal1@mixmail.com FOTOS

1

dilleyflash on

guao mami que pajiada me di con tu comentarioo ay que rico lo que comentas saves soy hombre pero me gustan las lesvianas me doy hasta 7 pajas con sus coñitos...

2

Dulce Veneno on

Que rica historia,me ha exctado mucho. Sigue contandonos cosas con tu amita oriental, por que ya leo que la amita es who.
Besitos y a disfrutar, Paula reina.
Dulce

3

jorge y licett on

nos encanto esa historia, vivimos una casi igual en tiempo atras, fue fabuloso como nos masturbabamos leyendo tu historia amiga.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 24

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: