Inicio » Relatos de Amigos

Mi Amiga

Comentarios (1) 12.10.2010. 14:28

¿COMO FUE QUE EMPEZO TODO? No lo se con exactitud, sin embargo estábamos ahí, los tres, tuve la oportunidad de elegir un buen lugar, no conocido por ninguno de los tres, esto es, nos citamos en una casa acogedora, de una colonia agradable, había 3 muebles puff, estaba una mesita de centro, y al fondo un reproductor musical, esto hacia que el ambiente desde que entramos fuera adecuado. 

Compré con anterioridad suficiente tequila, y sodas diferentes,  entre Dan y yo compramos un Moët & Chandon, es autentico champagne, lo habíamos reservado por si teníamos esa ocasión tan especial y esperada.Empezamos a hablar de trivialidades, la universidad, el trabajo, entre copa y copa, cada momento añadíamos más tequila y menos refrescos, habíamos pedido una pizza hut, una especial así como una mexicana, entre sorbo y sorbo el sol fue cediendo al crepúsculo, el reproductor empezó a tocar una música que sin más ni más hizo que Winona, se pusiera a bailar al ritmo de Ricky Martin, “living la vida loca!”, asombrados y absortos, anonadados, Dan y yo, disfrutamos de ese movimiento primero tímido de caderas, su sonrisa era algo nerviosa, pero su rostro reflejaba firmeza en lo que ella tenía destinado para nosotros, éramos su presa; Su objetivo: ¡Simple! provocarnos, provocar a que cambiáramos el rumbo de nuestra platica, sus movimientos cada vez eran mas candentes, luego, lo que anhelábamos yo y Dan, puso su redondo y firme trasero a nuestra vista, volteo de reojo y nos menciono a la vez que alzaba el último trago de su vaso! Espero que les guste este espectá…culo, (haciendo pausa en esa palabra) y se empino todo el tequila de un golpe como para darse valor, sus movimientos se intensificaron esa ocasión usaba un vestido ajustado con estampados entre cafes y rojos tipo leopardo, le llegaba 10cm arriba de la rodilla, pero cuando empezó a menearse, dejo su copa vacía, tomo ambas manos y al movimiento de sus lindas caderas se empezó a alzar el diminuto vestido…

¡Mas sorprendidos que excitados  Dan y yo nos vimos!, ya que en ese momento se arquea hacia nosotros y nos dijo: ¡Vengan! Quiero que tu Dan, estés al frente y tu Man, atrás de mi, yo por mi parte no tuve reparos en obedecer a esta suculenta dama, era lo que había anhelado por todo un año y dos meses, la tome firmemente por su trasero, le pegue mi arma entre sus nalgas todo esto a través de nuestras prendas de vestir, al momento que Dan hacia lo mismo pero con mucha más torpeza ella emitió un hondo suspiro y luego un rico gemido, me dijo: Man: tienes un arma de grueso calibre, ¡Se ve que la usas poco!, y tu Dan no estas tan mal, todo fue con calma, no llevábamos prisa, empecé a besarle el cuello, mientras que ella se comía la lengua de Dan, este le acariciaba sus pechos ahora firmes y duros así como sus pezones estaban durísimos, a punto de estallar, como para asegurarnos, con una mano abrazo a Dan y con la otra me tenia a mi, ¡Como si quisiera zafarme!, ¡Para nada! Era el momento que añore desde hacia tiempo así que como iba a quedar en mal? Le seguimos el ritmo, luego de un pellizco le desbotone su bra, le dije a Dan, bésale los hombros, así lo hizo y con sus dientes sin morderla le quito el sujetador del vestido en los hombros, todo callo al suelo,  la música seguía, ya habían pasado como 4 canciones o 5 no lo recuerdo, dejamos de bailar sin despegarnos ni un segundo.Ahora nos concentrábamos en juguetear con nuestros cuerpos… al mismo estilo que David Coperfield, desaparecieron nuestras prendas las de Dan y las mías, Dan es alto, atlético, y fortachón, güero; yo, soy moreno, fuerte y ágil a esas alturas ella ya lo que quería era que la amaran que cumplieran su fantasía, así que ambos nos enfocamos a varios puntos, mientras él jugaba con sus enormes senos, tocándolos, besándolos, acariciándolos, luego se subía a su cuello, y mas arriba en sus labios la besaba le decía:¡ aaay Winona, eres una escultura!, tienes súper tus pechos,  y cuando la besaba, ella gemía, a su vez ella se contorneaba como para que yo pudiera llegar mas adentro mas al fondo ¿Por qué digo esto? Porque con la boca le quite su tanga, era negra con diminutas líneas blancas, estaba completamente desnuda ya, siempre había visto su trasero a mi modo de ver, era uno lindo, respingón, redondo,  blanco, pero ahora lo tenia delante de mi, la verdad es mas grande y rico de lo que suponía, yo metía mi lengua en todo su glúteo, en círculos abrí con mis ávidos dedos sus glúteos, y metí  mi lengua en su culito, ahí está la respuesta; en un principio me dio algo de sensación desagradable,. sin embargo cuando escuche un enorme gemido de placer me armé de valor para volver a atacar esa parte de ella, alguna ocasión me había comentado que no se habían atrevido a lamerle el culo, le dije: ¡de eso yo me encargo! No podía fallarle,  grito nuevamente ¡Asiiiii papitoooo!!!! Mientras que Dan desenfundaba su pistolita 9mm que ya no era una pistolita, no negaré que hasta me sorprendió a mi también, ¡calibre 22!

Eso no me desanimo, yo seguía en lo mío, aun yo traía aun mi bóxer en eso ella también se sorprende al verlo y dijo: Dan, quiero hacerte una mamadota, así que Dan se puso en pie, mientras ella se arrodillaba en un puff empezó a darle un exquisito placer a Dan, mientras tanto con mi lengua estoy chupando sus nalgas a Winona , mordiéndoles con dulzura haciendo mil dibujos con la punta de la lengua (mientras con mis manos acaricio tu enorme,  redondo, fino y durito trasero);  me gusta ver como estoy separando suavemente los labios gruesos y los interiores. Me gusta posar mi boca sobre ellos y que mi lengua acaricie lentamente sus bordes hasta rozar tu clítoris., me acerco peligrosamente a tu vagina mientras abres tus piernas ya excitada. Beso tu pubis y juego con mi nariz sobre él, mientras mi lengua se posa sobre la superficie de la vagina. Aprieto con la punta de la lengua para separar los labios y abrirlos para recorrer con ella de arriba hacia abajo y viceversa gozando del sabor de tus flujos que empapan mi boca mientras hago eso ella a Dan le esta haciendo la mamada de su vida, entonces,  me quede observando, entonces,  ella apenas saca su boca del falo de Dan me dijo: Man, no te quedes ahí paradote, aquí esta mi culito para ti, ¡gózalo! Al tiempo que se daba unas nalgadas, asi que le dije: Winona, lubrica mi verga! Ella quito su boca de donde estaba afianzada y ensalivó mi Magnum 37 especial con unas tres o cuatro metidas hasta casi la garganta!  Asi que una vez ya lubricada, me afiance a su ansiado trasero voluptuoso, ya sin ternura, separé sus dos piernas estas escondían un culito más moreno que el resto de su piel, enfile la espada apenas a su orificio y le dije: Quiero observar como se oculta mi verga en tu culooo… al tiempo que arremetía y destrozaba su ano en 360 angulos, eso hizo que ella gritara de placer y también grito porque mi verga era un poco mas grande de lo que ella se había comido en algunas otras ocasiones… a la vez que Dan empezaba a jadear….yaa! yaaa! decía. Ella algo molesta le dijo: Noooo aun nooo estúpido!, aguántate!El regaño surtió efecto, se contuvo entonces de un jalón lo acostó a el se le acomodó y como una mariposa abrió sus alitas y zaaaz!!!! Hasta adentro, luego me dijo: por favor Man! Por favor cumple mi fantasia! Sabes cual es! La hemos platicado,….

Yo, sabia lo que ella deseaba, asi que nuevamente la penetre sin ningún remordimiento todo hasta adentro, empecé a sacársela suavemente y luego mas y mas aprisa mientras ella se meneaba en un vaivén desenfrenado asiiiii papacitos, asiii eso era lo que siempre había añorado aaaaah mas Man mas, yo le acariciaba sus pechos con ambas manos, la besaba en su nuca, yaaaaa grito! Ya no aguanto… al tiempo que Dan se apresuraba a sacarla y venirse ella también lo hizo, yo no podía dejar pasar la oportunidad de darle por su puchita muy dilatada…. 

La quité de con Dan, la acomodé de ahorcadas frente a mi mientras ella estaba viendo como se perdia mi camote en su rajada!!! Hoooo siiii! Mencionaba, esto es un sueño Mannnnn, pinche man!!! Estas super dotadoooooo porque no me lo hiciste antesss,,,….. eres todo un conocedor ¡!!!!!!!,  asi mi amor me dijo asi! Hasta no verlo ooooo ssiiii papá!!!, quiero cogerme tu verga completaa!!!! Aahhhh oooo siiiii!!!! yo estaba que ardia casi no me podía contener….se volvió a venir en mi pero…. No solo fue eso me lleno todas las piernas de sus miados, ¡Había logrado  lo que alguna ocasión le había dicho! Que se vendría hasta mearse….Mi mirada a sus ojos fue de satisfacción de: ¡Siempre logro lo que me propongo!, la abrace fuertemente empecé a mecerme a su ritmo, Dan estaba todo exausto, ella me dijo cuando te venga avísame quiero que tu leche caliente empape mis chichotas…. Seguí moviéndome con frenesí hasta que ambos gritamos al tiempo que sacaba mi verga de su puchita empapada, y la empecé a bañar de mi liquido viscoso y caliente, le cayo en las manos, en los pechos poco en su rostro…. Estábamos agotados satisfechos, deseosos de mas….Era la primera vez que la tomaba, asi que…. Yo sabia que tendríamos toda una tarde noche salvaje, tomamos la botella de champagna, boto el corcho en el techo y salió el espumoso característico de esa bebida, ella se lo acerco a su piel y coquetendonos, con ganas de mas nos pregunto….. gustan???Pues aquí está en mi cuerpo, con eso, ella empezó a bañarse de tan espumoso liquido y corrimos ambos a beber de sus mieles….


Mi colega la Abogada

Comentarios (1) 06.07.2009. 16:27

Jamás olvidaré el lugar. La mejor habitación, la N°42, del más lujoso y recientemente inaugurado hotel de alta rotatividad de nuestra ciudad. Y menos olvidar a Laura, con quien compartimos ese día allí una botella Mágnum de champaña Brut bien helada. Pero para ir a los hechos debemos ubicarnos también en el tiempo. Era una nubosa mañana de otoño con su fría llovizna pertinaz, que invitaba a viva voz a no estar a la intemperie.   La botella en cuestión era un regalo que tiempo atrás me había hecho una cliente de nuestro estudio de abogados, en atención al resultado favorable del juicio en el cual la habíamos patrocinado.

Tanto Laura como yo somos afectos a esta bebida y siempre concordamos que la  mejor ocasión para disfrutarla es cuando la compartimos en nuestros encuentros amorosos. Y la ocasión se dio. Si bien no era la primera vez que íbamos a  estar juntos íntimamente, esta había sido planeada con anterioridad mucho cuidado y prestando especial  atención a todos los detalles. El plan era quedarnos hasta la noche desde la hora habitual de inicio en la mañana de nuestra jornada laboral en el estudio. Durante todo ese día “nuestra oficina” sería ese lugar tan disímil de la de todas las mañanas. También Laura estaba distinta. No era porque a diario que se vistiera y arreglara con mal gusto, sino todo lo contrario. Pero esa mañana estaba radiante, más bonita que de costumbre, lo cual no era nada fácil. Se había maquillado con mucho esmero, dando un marco especial a sus profundos ojos color miel y acentuando el volumen de sus carnosos labios, los cuales sabía que eran un detalle muy sugerente en su cautivador rostro. Subida a esos zapatos de fino tacón, era de esas mujeres que al caminar cadenciosamente, como bien sabe hacerlo, no pasan en absoluto desapercibidas, sino que por lo contrario hacen que más de uno desvíe la vista hacia su bien proporcionado cuerpo.

Esa mañana, no más traspasar la puerta de la habitación, entramos a un mundo creado pura y exclusivamente para el disfrute de la sensualidad en todas sus formas. Una dulce melodía de fondo nos recibió en un ambiente suavemente perfumado, con una iluminación tenue pero que permitía observar todos los detalles, dado que la vista es uno de los sentidos esenciales en toda relación de pareja. La temperatura era ideal en toda la habitación, lo cual permitía prescindir con comodidad no solo de las vestimentas habituales en esa época del año, sino de toda otra prenda de ropa, tal como teníamos pensado hacer. Despojándonos presurosamente de nuestros abrigos y depositando la botella Mágnum que Laura llevaba acunada en sus brazos en el frigobar, nos dimos al juego de observar el lugar, reflejándonos en los innumerables espejos que rodeaban la estancia, así como en el que estaba estratégicamente ubicado sobre el enorme lecho. Enorme también era la bañera de hidromasajes, la cual estaría pronto llena de burbujeante agua caliente. No podíamos dejar de besarnos y acariciarnos, a la vez que nos describíamos entre gemidos  las mil y una cosas que nos íbamos a hacer mutuamente. Estaba magnífica en ese vestido negro ajustado que tanto me enloquece. Al pasar la mano por sobre la fina tela pude disfrutar de todas las redondeces y recovecos de su estupendo cuerpo de hembra, la que sabía que en poco rato iba a ver satisfechos todos sus lujuriosos deseos. Y así es como gustaba mostrarse ante mí, con toda su pasión a flor de piel y sin tapujos de ningún tipo, sabiendo que ofreciéndose a mí como una verdadera puta, sin remilgos de ningún tipo, me hacía el hombre más feliz., a la vez que sabía yo que no le desagradaba en absoluto y no le costaba nada actuar de esa manera, sino que era algo natural para ella, a la vez que disfrutaba del juego a la par mía.

Encendimos la TV de amplia pantalla en la cual mostraban un video de un hombre acostado de espaldas y a dos rubias buenísimas que se deleitaban lamiendo y disputándose fingidamente su gran verga que apuntaba al techo como si en pocas horas fueran  a prohibir las mamadas. En ese momento fue que me abrazó por detrás  y comenzó a restregar mi espalda con sus turgentes tetas, a la vez que me decía susurrantemente al oído: “Te prometo que para celebrar tu cumpleaños te voy a dar una fiesta de esas”. No pude más y la giré para enfrentarla fundiéndonos así ambos en un muy caliente duelo de lenguas, como preámbulo de todo lo que íbamos a utilizarlas en el resto del día. Allí comencé a buscar a su espalda la cremallera de su vestido, pero no más allá de la mitad de su recorrido ella se desasió de mi abrazo y con una sonrisa entre infantil y pícara, que insinuaba sin lugar a dudas un enorme morbo, me dijo: “Hoy las cosas las hago yo. Tú solo tenés que esperarme con las copas servidas y sentado en el sofá”, dicho lo cual tomó su bolso y se fue rápidamente al baño.   Ni corto ni perezoso procedí a servir dos copas rebosantes del frío champaña, las cuales dejé sobre una mesilla, dedicándome luego a disfrutar del DVD en el cual esas dos estupendas hembras le estaban prodigando esa soberana mamada a dos lenguas a tan afortunado tío.   La aparición que tuve al abrirse suavemente la puerta del baño la tengo grabada a fuego en mi mente.  Aparte de las sandalias negras de altísimo tacón sujetas a sus esplendidas pantorrillas con finísimas tiras de cuero, subiendo la vista y al final de esas hermosas piernas , lucía un súper minúsculo tanga del mismo color, del cual su parte posterior se perdía al interior de su hermoso culo. Cubría su torso solo una muy corta camisa de seda blanca desabotonada en su totalidad, con lo cual al entreabrirse dejaba ver ese par de hermosas tetas. Pero para culminar la obra, al cuello lucía un pequeño moñito negro, lo cual le daba un toquecillo de morbo impresionante.   

Con un andar felino que tan solo de verla me quitaba el aliento pegó un lento giro sobre si misma para que pudiera admirarla. Y vaya si lo hice... Tomando ambas copas de la mesilla caminó seductoramente hacia donde estaba yo sentado, a la vez  que me decía mientras me ofrecía una de ellas: -“Quedate quieto que hoy voy a servirte yo... Y voy a complacerte en todo además de servirte,- agregó en un tono de voz ronco acorde con su mirada lujuriosa y sus movimientos voluptuosos cargados de una hasta ahora reprimida calentura que bien sabía que se iba a sacar conmigo.   Y allí comenzamos nuestro brindis: -“Por la mejor hembra de mi vida”, dije yo. -“Por el mejor macho que me he cogido”, dijo ella. Seguimos en estos términos, ella librándome de mi corbata y camisa y yo de la suya, con lo cual quedó solo con su tanga y moñita y ofreciéndome esas dos tetas que pedían a gritos que se las comieran. No las hice esperar porque derramé a propósito un poco de champaña sobre ellas y comencé a lamerlas como si en ello me fuera la vida. Yo seguía recostado en el sofá mientras ella me pasaba juguetona sus pezones por la cara, a la vez que se afanaba en mi cinturón, el cual desabrochó rápidamente para agacharse a sacar mi pantalón. Así, yo en boxers y ella en tanga, nos pusimos a bailar y más que a bailar, a restregarnos desesperadamente, a lo cual la giré y comencé a hacerle notar mi paquete en su colita. Para qué...,  agarrada por detrás como la tenía, se adelantó unos pasos hasta quedar parada frente a uno de los enormes espejos que nos mostraban de cuerpo entero donde siguió contorneándose a la vez que con sus manos acariciaba su cuerpo. Me quité inmediatamente los boxers  y me aproximé a ella por detrás abrazándola. Al sentirme desnudo a sus espaldas fue  que entonces llevó mis manos hacia arriba para que sobara mejor sus tetas, a la vez que ella movía su culito contra mi verga ya totalmente dura a estas alturas, bajando yo una mano para acariciar su concha, ya totalmente húmeda por entonces. Mi verga se deleitaba con el roce de su culo dado que la minúscula tira del tanga no estorbaba en absoluto porque se había deslizado ya muy adentro. Prácticamente se sentaba en mi pija diciéndome lo rica que estaba y como me la iba a mamar en poco tiempo. Imposible de seguir así, fue que me arrodille y con los dientes comencé a morder los bordes del tanga hasta bajarlo hasta sus pantorrillas, a la vez que mi lengua se deleitaba en todos sus poros lamiéndola por todos lados y haciéndola gemir como yegua en celo. Mientras tanto, los restos de champaña se los vertía ella por las tetas y el ombligo, saboreándolo yo finalmente cuando llegaba escurriendo hasta la entrada de su concha. Que placer saborear esa caliente concha con gusto a champaña al tiempo de oír a mi hembra decir todas las guarradas inimaginables. Mi lengua se perdía en sus profundidades cogiéndola a lengua literalmente. Para terminar esta parte debo decir que finalmente levantó su pierna derecha apoyándola al borde del sofá y yo me dediqué a esa cogida lingual hasta que ella estalló en un profundo ruidoso y húmedo orgasmo, luego del cual ya no le quedaron fuerzas ni para estarse de pie, con lo cual debí ayudarla a caminar hasta el lecho para quedar allí tumbada, repitiendo “Que linda cogida, papito”.   Ahora me tocó a mí servir otra copa de champaña para cada uno, brindando por la próxima  acabada...   

Cuando Laura iba por la mitad de la suya, la dejó sobre la mesilla junto a la cama y con una sonrisa cómplice me dijo: “Te voy a demostrar que mi lengua también puede dar mucho placer”. A lo cual comenzó a lamerme el pecho, y cuando cerré los ojos me lanzó encima el resto de su copa, lo que me hizo pegar un brinco. Ahora tenía la verga y las bolas empapadas  de champaña, con lo cual estaba todo dispuesto para que la fiesta diera comienzo. Y ya que ella era insuperable como fiestera, comenzó a utilizar su lengua de manera como solo ella sabe hacerlo. Empezó por secarme el cuerpo muy lentamente, sorbiendo cada gota de champagne, y usando a su vez todo su cuerpo estirado sobre mí para excitarme con lentos movimientos felinos. Era una visión de gloria poder ver la imagen de ella reflejada en el gran espejo del techo, como en una gran pantalla de TV, pareciendo que yo estaba asistiendo a la proyección de una película erótica, en la cual era protagonista en tiempo real. Sentir deslizarse sus bien formadas tetas todo a lo largo de mí, a la vez que utilizaba magistralmente su larga lengua y yo asistía en el espejo a los eróticos movimientos de su culo, era una verdadera locura, tanto así que mi verga se comenzó a endurecer como nunca antes. Luego de que hizo con sus tetas todas las perversiones inimaginables sobre mi cara y mi verga, empezó a mamarmela con una suavidad enorme, a la vez que intentaba decirme todas las guarradas que sabía y otras que inventaba. Y digo intentaba, porque con la boca llena solo le salían unos muy eróticos y entrecortados gemidos gruturales que me excitaban cada vez mas. Quién hablaba y la dirigía mientras gozaba era yo, dado que a ella le calienta escuchar que le digan ciertas cosas. Sin sacar mi verga de su boca comenzó a girar lentamente con la intención de que yo también saboreara su concha y así hacernos un 69, cosa que siempre nos gustó practicar en la posición yo abajo y ella arriba arrodillada. Luego de lamerla por unos instantes le dije que iba a hacer lo mismo que ella, a lo cual dejé correr sobre su culo el resto de mi copa, lo cual la mojo totalmente y la dejó muy sabrosa. Volví a entrar en su culito con mi lengua, para luego bajar por su concha, ayudándome además de mi lengua y labios con mi barbilla bien afeitada. A todo esto, mientras gozaba gimiendo como una buena puta, su trabajito en mi verga comenzaba a darle sus frutos. Ya solo no estaba dura, sino que con su trabajo de lengua también en mis bolas me tenía a punto de acabar. Y así logramos hacerlo a dúo, yo tomando todos sus deliciosos jugos con un toque de champagne y ella haciendo lo propio con todo el caudal de leche que emanaba de mi miembro, succionando como si le fuera la vida, sin sacarla de su boca ni en un solo momento ni dejando que escurriera ni una gota fuera de ella. En eso estuvimos no sé cuanto tiempo, donde solo oíamos los sonidos entrecortados de las cosas que intentábamos decirnos pero que no se entendían por tener ocupadas nuestras respectivas bocas. Luego de tragar yo todos sus jugos y ella toda mi leche, que fue abundante por ser el primer polvo, nos soltamos y allí si nos dijimos todo lo que nos vino en mente luego de esa formidable acabada simultánea. -“Así me gusta, que seas mi yegua reputa…” -“Soy cada vez mas reputa contigo, me enloquece ser tu puta, me gusta como me calentas y luego como me sacas la calentura…”   Luego de un apasionado beso, en el cual compartimos nuestros propios sabores, nos dimos una ducha juntos, sobándonos enjabonados hasta en los más recónditos huecos, no sin antes abrir los grifos del jacuzzi para que se fuera llenando de agua, para que fuera nuestro próximo lugar de juegos. 

La Computadora - 2ª Parte

Comentarios (0) 15.03.2009. 17:07

Como empecé las clases con Carmelita.

Después de la reunión que tuvimos en casa de Carmelita con motivo de su cumpleaños y que habìa quedado viuda desde hacìa cinco años y que su marido tuvo una enfermedad que duro dos años, y que se habìa reencontrado con mi esposa, después de un largo tiempo de no verse, le habìa prometido que yo le venderìa una computadora para conectarse a internet
, y que le enseñarìa como operarla, después de una semana, al llegar a comer, le dije a mi esposa que ya estaba la computadora de Carmelita lista, y que le hablara para ver cuando podìa recibirme para instalársela, me contestò que en la noche que yo regresara me tenìa la respuesta, al regresar en la noche me dijo te voy a comunicar con Carmelita, para confirmar la fecha, que serìa mañana en la mañana, y asì lo hizo al comunicarse le dijo hola ¡ trensitas ¡ aquí te paso a mi marido, para que se pongan de acuerdo, dándome el auricular a lo que Carmelita me contestò; Hola maestro, ya estoy lista si no tienes inconveniente mañana te espero a partir de las nueve de la mañana, a lo que le dije ok, mañana te veo a esa hora, colgando la bocina, le preguntè a mi mujer porque le decìan trensitas, a lo que me contestò, que desde que tenian como 17 años y eran estudiantes después de la clase de natación, al cambiarse en los vestidores, Carmelita, se quedaba desnuda y les presumia a todas las compañeras de su abundante bello pùbico, que era tan largo que le tapaba completamente su sexo, y que una vez apostaron que era tan largo que podia hacerse trenzas con el, después de discutirlo mi mujer y otra compañera se pusieron a hacerle las trenzas al bello pubico de Carmelita y pudieron hacerle trenzas, por lo que cada vez que nadaban se turnaban para hacerle trenzas a Carmelita, y que además presumìa de que tenìa el clítoris mas grande de la clase, lo que para demostrarlo, se paraba en la banca y abriendose los labios vaginales, les enseñaba a todas el tamaño de su clítoris que parecìa un pequeño pene y que efectivamente de agrandaba con los masajes que se daba Carmelita, desde luego que todas querian verlo y les invitaba a tocárselo lo que les producía una gran exitacìon, a todas, que después, Carmelita empezó a darle masaje a todas para enseñarles lo bien que se sentìa, y organizaba concursos para que las perdedoras le dieran masaje a las ganadoras, pero tambien con la lengua, lo que al principio le parecio desagradable, ella les demostraba haciendoselo a cada compañera lo placentero que se sentìa, por lo que convirtió al grupo en un club de adoradoras del clítoris y cada clase de natación era esperada con ansia ya que todas se daban masaje con todas hasta alcanzar el orgasmo, asi que mi esposa me confesò que durante los años que siguió la amistad se reunian en la casa de ella o de Carmelita para darse masaje con la lengua hasta provocarse orgasmos, por eso le encantaba cuando yo se los provocaba antes de cogermela. Yo ya estaba enterado de lo largo del bello pubico de Carmelita pues el dia de la reunion cuando ella me tomò la mano para ponérsela en la vagina note la cantidad de bello pubico que tenia en su sexo.

Después me dijo mi esposa que en las platicas que habìa tenido con Carmelita, le confesò que habìa tenido relaciones con varios hombres después de su viudez, sobre todo cuando se iba en viajes con grupos de desconocidos, pero que tambìen se consolaba con una serie de juguetes sexuales para calmar su carácter de mujer caliente. Después de platicar estos asuntos, empezamos a abrazarnos y a desnudarnos le empecé a comer la vagina y le preguntè que quien mamaba mejor yo o la trensitas, a lo que nos reimos y después de mamarme la verga la puse boca arriba y le enterrè la verga hasta los testículos cogiendo muy sabroso, y ella me comentò, ten cuidado con la trensitas ya que dice que sigue siendo muy caliente.

Al dia siguente, me presentè en la casa de Carmelita, me abrìo la sirvienta y me recibìo Carmelita al pie de la escalera, descalza, vistiendo unos pantalones y una camiseta, de esas que usan para hacer ejercicio, se acercò y nos saludamos con un beso en la mejilla, al acercarse a mì percibì un sonido como de pequeñas campanas metalicas pero no le dì importancia, me dijo sigueme, y adelantándose llegamos al la parte alta hacià su recamara, se volteo y le dijo a la sirvienta, por favor que no nos molesten, si llama el telefono, por favor lo contestas y dices que no estoy, entramos a su recamara y yo seguia oyendo ese titnineo, me mostrò la mesa cerca de la cama en donde se pondría la computadora y empecé a desempacarla, mientras ella me dijo, ahora vengo voy al vestidor, en cuanto estè conectada antes de prenderla me avisas porque quiero aprender desde como se prende, empezó a caminar y de nuevo se escucho el sonido metalico; Una vez conectada de llamè diciéndole ya està todo listo, y que se aparece vestida unicamente con un micro bikini blanco que solo le tapaban las aureolas de los pezones, dejando sus grandes senos descubiertos, unicamente anudados por la espalda con un delgado cordón blanco, y un micro triangulito que solo abarcaba a tapar parte de los labios vaginales, y grandes mechones de bello pubico asomándose por los lados, se diò la vuelta y mostrándome sus grandes nalgas solo asomaba un delgado hilo de entre sus nalgas y que era el que sostenìa el triangulo de enfrente, me dijo te gusta mi atuendo?, yo me quede boquieabierto al ver semejante cuerpo, y le dije claro que me gusta pero yo vengo solo a instalarte la computadora y a enseñarte computación, no a un desfile de trajes de baño, a lo que me contestò, no esto no es un desfile, este es mi uniforme de alumna de computación, y ahora necesito que mi maestro tambièn se uniforme para darme la clase, acto seguido que se me acerca, y me rodeo el cuello con los brazos y me empezó a besar en la boca ofreciéndome su lengua, yo no me pude resistir y la empecé a acariciar por la espalda bajando mis manos hasta tener sus ricas nalgas en ellas y empezar a sobarselas, se separò y empezó a desnudarme, dejándome solo en calzoncillos, desde luego mostrando una gran erección de mi verga, que la volteo y que le desamarro los cordones de su micro bikini dejando en libertas esos hermosos senos, la voltie y empece a besarlos y mamarlos con gran pasión y ella empezó a gemir sensualmente, diciéndome, toma maestro estos juguetes son tuyos para que hagas con ellos lo que quieras, segui mamando y besando sus senos, y agachándome, llegue hasta el micro triangulo, desamarrando tambien los cordones, dejándola totalmente desnuda, entonces que me dice, me ayudarias a depilarme mi sexo, dice tu esposa que tienes mucha practica ya que siempre le tienes su sexo muy bien depilado, por lo que no me pude negar, asì que le dije necesitamos un recipiente con agua caliente, unas tijeras pequeñas, unas toallas, y una maquina de rasurar de navajas, me dijo acompañame al baño ya que estoy preparada para eso. La seguì, ahora pegándome sus nalgas a mi verga y acariciándole sus grandes senos, y diciéndome, ahora si se te va a hacer violarme como me amenazaste el dia de mi reunion.; Después de hacernos de todos los materiales regresamos a la recamara y la recostè en un chase lounge que tenìa le abrì las piernas y empecé a cortarle hasta dejarle el bello lo mas corto posible desde luego dándole masaje de vez en vez al clítoris, empezando a jadear como gatita, y de repente que veo, que del orificio vaginal le salìa un cordón rosa, le preguntè que tienes ahì, y me dijo ve jalando con cuidado y veras lo que es, asì empecé y fueron saliendo unas esferas metalicas de diferentes diámetros, anudadas al cordón, cuando salieron todas, esas eran las que provocaban el tintineo, me explicò que eran una esferas chinas y que tenian un contrapeso interno que al caminar se movían provocando un masaje en el canal vaginal y que cada vez que se movían hacian ese tintineo, por lo que la mantenian caliente todo el dìa, La enjabone con la mano toda la vagina, la entrepierna y hasta el ano, y con mucho cuidado le fuì cortando todo su bello hasta dejar unos labios veginales rosas y un culito marron ante mi vista, le dije ya terminè, y me replicò, que no se merece mi conejito un premio por haberse dejado depilar?, yo no le contestè, solo metì mi cabeza entre sus muslos y empecé a saborear y dar maseje con la lengua a esa vagina recien depilada y a ese clítoris de un gran tamaño, lo que provocò que Carmelita empezara a gemir y a retorcerse como una gatita, entre tanto yo estaba gozando con mis manos aquellos senos que me encantaban, después de un rato de estar mamando esa rica vagina, que siento que empieza a contraerse y me dijo me voy a venir, esperate, yo no le hice caso y segui con mi mamada hasta que me apretò con sus muslos recibiendo en mi boca la descarga de sus flujos vaginales, inmediatamente me pidió que la besara asì que me incorporè y le dì un beso mezclando nuestra saliva con sus flujos vaginales, posteriormente que me incorporo y me dijo ahora sì por favor meteme la verga que mi conejo no aguanta màs la espera, le subì las piernas en mis hombros, y le empece a enterrar la verga en su vagina, me dijo lentamente por favor, y asi lo hice, y una vez que la tuvo hasta mis testículos me dijo, esperame, no te muevas, dejame sentir una verga de verdad dentro de mì, ya me aburrìo el estarme metiendo vergas de hule, en la vagina, asì que me espere un rato mientras le besaba las piernas y le masajeaba los senos con mis manos, me dijo ahora por favor saca y mete la verga despacito para que pueda tambien disfrutar de esta cogida, asi lo hice y estuve bombeándola por largo rato, además empecé a darle masaje en el clítoris con mis dedos hasta que le provoque el segundo orgasmo e inmediatamente después al apretarme con sus musculos vaginales la verga me provocò una eyaculacìon maravillosa, asi que nos quedamos ensartados por un rato hasta que le saque la verga ya mas flacida, entonces me pidió que me pusiera hincado con la verga entre sus senos y empezó a limpiármela con la lengua, me pidió otra vez que la besara, y asì lo hice, para mezclar nuestra saliva con mi semen y sus flujos vaginales.

Después de estar un rato a su lado me levantè y me fùi a lavar la verga al baño, quedando que en dos dias le darìa la siguiente clase, y le dije que esta era la clase de introducción aunque no de la computadora, si de verga, lo que nos reimos, le dì un beso y me retirè a seguir trabajando.

La proxima vez les relatare la segunda clase de computación a Carmelita, Saludos

by Investigador

El Debut de Mi Mujer - 5ª Parte

Comentarios (2) 27.02.2009. 07:52

Después de mucho tiempo de tranquilidad sexual de los dos, al parecer, ya habíamos cumplido todas nuestras fantasías, pero de vez en cuando comenzábamos a extrañar esas situaciones extremas de sexo que nos habíamos brindado mutuamente. 

Así que para alimentar más nuestras fantasías fuimos a alquilar un par de películas a un video club especializado en el tema.

Ahí nos encontramos con los temas mas variados y entre otras nos gustó mucho una que se titulaba Maratón Sexual.
Sin perder tiempo fuimos a casa a mirarla inmediatamente. La historia era muy simple se desarrollaba a cámara abierta sin ningún tipo de edición y era protagonizada por una estrella porno muy conocida que desafiaba a tener sexo con una exagerada cantidad de hombres tratando de romper un record. La historia era verdadera, no era una película de ficción. Ella tenia que hacer acabar a todos esos tipos uno por uno y sí que lo lograba sin mucho problema.

Mi esposa empezó a ponerse a mil con la historia y obviamente yo también, queríamos vivir en carne propia esa historia
, pero nos preguntábamos ¿cuántos tipos ella resistiría y además de donde los sacaríamos ya que pagarles seria una fortuna, pero pensándolo bien se que muchos hasta pagarían por hacerlo con mi esposa, y esa idea nos calentó aún más.

Fue entonces que decidimos publicar avisos en varias paginas de swingers y de contactos, colocando una foto de ella con el rostro tapado por un antifaz y totalmente desnuda, solicitando hombres para una masiva fornicación de esa mujer. Los requisitos eran que tenían que tener análisis de HIV al día, un físico muy bien trabajado un miembro viril de mas de 18 cm, su estado civil ni social no importaba. Tenían que enviar a nuestra casilla de correo fotos de ellos desnudos . 

Así esperamos pacientemente y los curriculuns fueron llegando en grandes cantidades. Teníamos para elegir lo que quisiéramos, siempre contestábamos dudas de las personas que querían participar.

Entre mas tiempo pasaba más nos calentábamos con la idea, no podíamos esperar más pero eso era parte del juego y de la fantasía.

Para poder cubrir costos decidimos que le cobraríamos una pequeña suma de dinero a cada integrante no mucho más de lo que se gasta una salida de un sábado por la noche , con ese dinero alquilamos un looft, con hidromasaje y muchas mas comodidades, contratamos un pequeño lunch, y compramos los mejores champagnes. 
La noche estaba por llegar y le confirmamos la dirección un día antes a los elegidos, que fueron la increíble cifra de cincuenta participantes, ellos sabían que podían no llegar a participar porque no sabíamos a cuantos mi esposa aguantaría cojerse, pero a ellos ya les encantaba el solo hecho de estar en el lugar. 

Esa noche fueron llegando uno por uno y fueron recibidos por mi esposa que estaba con un camisón negro totalmente transparente y un conjunto de ropa interior también negro con portaligas. Ella recibía un sobre de ellos donde se encontraba el DNI de la persona el análisis de HIV y el dinero de la inscripción , el sobre cerrado ella me lo pasaba a mi para que yo constatara todo perfectamente. 

Fueron llegando puntualmente , los fuimos ubicando con diferencia de minutos para que no se agolparan ni llegaran todos juntos como manada.

Llegando la media noche, ya habían concurrido todos los participantes perfectamente al horario , no faltaba ninguno.
La música lenta se escuchaba de fondo mientras los invitados charlaban amablemente entre todos ,mientras mi esposa se paseaba con copas de chapagne convidándolos a ellos. Nadie podía quitar los ojos de ella que lucia espléndida y más allá que era la única mujer que estaba entre tantos hombres, en el aire se podía respirar el ambiente a calentura, la idea de que todos desearan hacerlo con mi mujer me calentaba increíblemente al punto de tener una erección continua.
Antes de comenzar la acción yo dirigí unas palabras de agradecimiento y les volví a recalcar las reglas. Ellos iban a tener que cojerse a mi mujer hasta acabar y cederle el turno al siguiente participante, todo iba a ser registrado por una cámara para recuerdo personal ,poniendo en claro que no habría ningún tipo de difusión comercial.

Todos a la orden de mi mujer fueron desnudándose dejando lucir los distintos tipos de miembros, la mayoría ya estaban dispuestos a la acción, nadie se podía masturbar sino se arruinaría parte del juego ya que ella era la que los tenia que hacer acabar.

Ella les indico que formaran un círculo y comenzó primero con una mamada general para lograr que los penes erectasen, además ella quería sentir los 50 machos al palo a su alrededor. Yo mientras tanto filmaba todo con una pequeña cámara de mano.

La mamada parecía interminable, en algunas pijas se quedaba mas tiempo que otra sea porque les gustaba o porque no podían erectarse por completo.
En una mi esposa no aguanto mas y comenzó la acción. El chico era muy atractivo para el gusto de ella y la pija tenia un tamaño considerable así que comenzó a mamarla con fuerza y trataba de tragarla un poco hasta que comenzó con movimientos frenéticos de su cabeza masturbando al muchacho con la boca y con su garganta, Cuando alguien estaba por acabar lo tenia que gritar para que mi esposa decidiera que hacer. El muchacho no aguanto mucho mas y comenzó a anunciar que estaba por acabar pero mi esposa no paraba el ritmo estaba decidida a tragarse todo ese néctar. Y sin duda lo logro en el momento justo que el muchacho dijo acabo ella se trago toda la pija de un saque, yo pudiendo observar a través de la cámara como el pene se perdía en su boca y su garganta se inflamaba. Ella sentía los borbotones de semen que se dirigían directo a su estomago. Luego retiro el pené de su boca tosió un poco por el sofocamiento se paró le dio un beso de lengua al muchacho y lo retiro de la ronda, ya había pasado el primer polvo.
Luego de mamar todas la pijas ella se acomodó en un respaldar de un sillón, dejando su cola expuesta y les ordenó a todos que hagan una fila detrás de ella.

Uno por uno comenzaron a penetrarla por la vagina, el primero se ve que estaba acumulando calentura pues no tardo mucho en acabar y en el momento que estaba por hacerlo mi esposa le pidió que lo haga adentro, después vino otro petisito pero con un pene muy gordo que le costo penetrarla puesto que la noche recién comenzaba y la vagina aun estaba fría, ese tardo bastante tiempo en acabar. Así pasaron diez personas, todos les acabaron adentro su vagina que a esa altura seria un mar de semen, mi esposa decidió tomar riendas en el asunto y detuvo por un momento la fiesta, se paro para decir unas palabras y se podía ver como entre sus piernas caía semen que se derramaba de su vagina inundada, ella se sentía feliz de sentir eso. Les ordenó que se acostaran diez hombres con los miembros erectos sobre una gran alfombra que había en el looft. Ella pensaba cabalgarse a los diez, así que los muchachos no se hicieron esperar Monto el primero y con todo frenesí se movió dejando al pobre joven acabar antes de lo que el pensaba pero ella seguía sus movimientos pues parecía que ella también estaba decidida a tener su orgasmo, pero ya el flácido pene del muchacho se lo impedía , así que pasó al siguiente para gozar mas ella esta vez comenzó a penetrarse el pene bien despacio y le pidió al macho del momento que le pusiera un par de dedos en su ano así se excitaba ella aun mas, el obedeció sin ningún problema , la cabalgata fue de muy despacio hasta terminar los dos frenéticamente con un orgasmo juntos a los gritos como si hubiera sido el primero de sus vidas. Así fueron pasando uno tras uno y después del primer orgasmo a mi esposa le costaba moverse pero no tardaría en llegar al segundo que fue justo en el décimo chico este también le puso unos dedos en el ano para excitarla aun mas pero de los dedos llego a la mano, yo filmaba como la mano del pibe se perdía en el ya bien dilatado ano de mi mujer , que para ese entonces se había pasado veinte pijas y ya estaba bastante cansada y su vagina por lo que vi estaba morada.

Pero la noche ni siquiera había llegado a la mitad faltaban aun treinta y los chicos no tenían ganas de irse sin nada.
Ella se paro demostrando cansancio y se acostó boca abajo en la cama , me pidió a mi que le acomodara unos almohadones en su vientre y así quedo con su cola bien paradita y expuesta. Entonces ordeno que hagan todos una fila detrás de ella para hacer la cola.

Los chicos pusieron cara de felicidad por la entrega del plato principal, así que uno por uno sin vaselina comenzaron a darle por el ano, este estaba muy limpio después de haberse practicado una serie de enemas esa misma noche. Mi esposa se masturbaba a medida que los pibes le iban acabando en el ano, mientras los que se retiraban se acomodaban a fumar o a tomar algo y principalmente a descansar en el living del looft.

Yo seguía filmando y era increíble ver el ano de mi esposa lo grande que quedaba, además cada vez que la penetraba alguien nuevo se podía ver como salía para afuera restos de los semen de los participantes anteriores. Ella sentía como le inundaban como nunca sus intestinos y también sentía al moverse todo el otro resto de semen dentro de su caliente vagina. Una vez que pasaron diez y ya se veía como la luz entraba por el departamento, sabíamos que aun restaban veinte y ella no daba mas.

Decidió matar dos pájaros de un tiro y cojerse de a dos tipos a la vez. Eligio los penes que la penetrarían por delante y por detrás, y formo dos filas. Se acomodo en la cama de perfil para que pudieran penetrarla por delante y por el otro lado eran los que la penetraban por detrás, muy ingenioso.

Así comenzó la parte final de la fiesta la penetraron por delante y luego sin ninguna dificultad por detrás, no todos acababan juntos y ella intercambiando de amante uno por vez. Realmente el cansancio la ganó y entregó su cuerpo completamente a los buitres que la querían devorar, no se movía para nada ni gemía, sus ojos cerrados demostraban que estaba exhausta. Pero los chicos no perdían tiempo y no desperdiciaban su turno para sobarle bien los pechos y morderle todo el cuello, ella estaba totalmente entregada.

Los chicos de adelante acabaron mas rápido y quedaron dos para penetrarla por detrás así que ellos la acomodaron de espalda y comenzaron a darles con todo frenesí, Ellos eran los últimos y estuvieron bancando la calentura toda la noche.

Cuando el ultimo acabo y por supuesto lo hizo dentro de su ano como todos, yo la comencé a despertar y lo primero que me dijo es que tenia mucha sed. Yo sin perder tiempo les di una jarra a los muchachos y les dije que los que pudieran la llenaran con su néctar. Eso le gusto a mi querida Sandy se iba despachar un litro de leche verdadera. Pero ella para no perder tiempo separó a tres del grupo que les gustaba y estaban re al palo y les dijo que iba a beber directo de la fuente. Así que recostada acomodo su cabeza con dos almohadas y abrío bien la boca en señal de estar esperando la leche de los muchachos. Ellos sin perder tiempo se acomodaron y comenzaron a masturbarse alrededor de la boca de ella, mientras los demás ya se pasaban la jarra de mano en mano para ir llenándola. Esta se fue llenando de una gran masa de leche de todos los participantes. Y mientras ya comenzaba a acabarle directo en la boca y mi Sandy no dejaba escapar ni una gota de tan preciado y caliente liquido. El ultimo de los muchachos agarro con fuerza la cabeza de mi mujer y le hizo tragar todo el pene de un envión justo en el preciso momento en que le acababa , eso fue medio brusco pero le encantaba a ella.
Cuando la jarra fue por fin pasada por todos los contribuyentes yo la agarré y se la pasé a mi mujer. Ella observo encantada la cantidad de semen que esta contenía, nunca había visto tanta leche junta y sin hacerse rogar la tomo con las dos manos y comenzó a beberla sin parar, todos comenzaron a aplaudirla observando lo puta y degenerada que era mi mujer realmente de recordarlo me pone la piel de gallina. Ella bebía sin parar y se podía beber como hilitos de semen se escapaban por el costado de su boca, derramándose por el exceso de liquido que quería injerir.

Así termino esa noche que prometimos volver a repetir ya que todos se fueron muy contentos y satisfechos, gracias a la única e incasable de mi mujer.

Ah, y eso no termino ahí pues mi esposa quería tener un recuerdo único de esa noche tan ardiente, algo inolvidable, así que sin decirme nada ella decidió no tomar anticonceptivos y quedar embarazada, yo solo me entere a los 3 meses del embarazó, y ella me confeso todo, claro nunca supimos quien era el padre. Pero yo lo asumí y respete su decisión ya que ella se merecía todo eso y mucho mas.


<< Primera « Anterior [1 / 18] Siguiente » Ultima >>


Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: