Inicio » Relatos de Amigos » La Computadora - 2ª Parte

La Computadora - 2ª Parte

Como empecé las clases con Carmelita.

Después de la reunión que tuvimos en casa de Carmelita con motivo de su cumpleaños y que habìa quedado viuda desde hacìa cinco años y que su marido tuvo una enfermedad que duro dos años, y que se habìa reencontrado con mi esposa, después de un largo tiempo de no verse, le habìa prometido que yo le venderìa una computadora para conectarse a internet
, y que le enseñarìa como operarla, después de una semana, al llegar a comer, le dije a mi esposa que ya estaba la computadora de Carmelita lista, y que le hablara para ver cuando podìa recibirme para instalársela, me contestò que en la noche que yo regresara me tenìa la respuesta, al regresar en la noche me dijo te voy a comunicar con Carmelita, para confirmar la fecha, que serìa mañana en la mañana, y asì lo hizo al comunicarse le dijo hola ¡ trensitas ¡ aquí te paso a mi marido, para que se pongan de acuerdo, dándome el auricular a lo que Carmelita me contestò; Hola maestro, ya estoy lista si no tienes inconveniente mañana te espero a partir de las nueve de la mañana, a lo que le dije ok, mañana te veo a esa hora, colgando la bocina, le preguntè a mi mujer porque le decìan trensitas, a lo que me contestò, que desde que tenian como 17 años y eran estudiantes después de la clase de natación, al cambiarse en los vestidores, Carmelita, se quedaba desnuda y les presumia a todas las compañeras de su abundante bello pùbico, que era tan largo que le tapaba completamente su sexo, y que una vez apostaron que era tan largo que podia hacerse trenzas con el, después de discutirlo mi mujer y otra compañera se pusieron a hacerle las trenzas al bello pubico de Carmelita y pudieron hacerle trenzas, por lo que cada vez que nadaban se turnaban para hacerle trenzas a Carmelita, y que además presumìa de que tenìa el clítoris mas grande de la clase, lo que para demostrarlo, se paraba en la banca y abriendose los labios vaginales, les enseñaba a todas el tamaño de su clítoris que parecìa un pequeño pene y que efectivamente de agrandaba con los masajes que se daba Carmelita, desde luego que todas querian verlo y les invitaba a tocárselo lo que les producía una gran exitacìon, a todas, que después, Carmelita empezó a darle masaje a todas para enseñarles lo bien que se sentìa, y organizaba concursos para que las perdedoras le dieran masaje a las ganadoras, pero tambien con la lengua, lo que al principio le parecio desagradable, ella les demostraba haciendoselo a cada compañera lo placentero que se sentìa, por lo que convirtió al grupo en un club de adoradoras del clítoris y cada clase de natación era esperada con ansia ya que todas se daban masaje con todas hasta alcanzar el orgasmo, asi que mi esposa me confesò que durante los años que siguió la amistad se reunian en la casa de ella o de Carmelita para darse masaje con la lengua hasta provocarse orgasmos, por eso le encantaba cuando yo se los provocaba antes de cogermela. Yo ya estaba enterado de lo largo del bello pubico de Carmelita pues el dia de la reunion cuando ella me tomò la mano para ponérsela en la vagina note la cantidad de bello pubico que tenia en su sexo.

Después me dijo mi esposa que en las platicas que habìa tenido con Carmelita, le confesò que habìa tenido relaciones con varios hombres después de su viudez, sobre todo cuando se iba en viajes con grupos de desconocidos, pero que tambìen se consolaba con una serie de juguetes sexuales para calmar su carácter de mujer caliente. Después de platicar estos asuntos, empezamos a abrazarnos y a desnudarnos le empecé a comer la vagina y le preguntè que quien mamaba mejor yo o la trensitas, a lo que nos reimos y después de mamarme la verga la puse boca arriba y le enterrè la verga hasta los testículos cogiendo muy sabroso, y ella me comentò, ten cuidado con la trensitas ya que dice que sigue siendo muy caliente.

Al dia siguente, me presentè en la casa de Carmelita, me abrìo la sirvienta y me recibìo Carmelita al pie de la escalera, descalza, vistiendo unos pantalones y una camiseta, de esas que usan para hacer ejercicio, se acercò y nos saludamos con un beso en la mejilla, al acercarse a mì percibì un sonido como de pequeñas campanas metalicas pero no le dì importancia, me dijo sigueme, y adelantándose llegamos al la parte alta hacià su recamara, se volteo y le dijo a la sirvienta, por favor que no nos molesten, si llama el telefono, por favor lo contestas y dices que no estoy, entramos a su recamara y yo seguia oyendo ese titnineo, me mostrò la mesa cerca de la cama en donde se pondría la computadora y empecé a desempacarla, mientras ella me dijo, ahora vengo voy al vestidor, en cuanto estè conectada antes de prenderla me avisas porque quiero aprender desde como se prende, empezó a caminar y de nuevo se escucho el sonido metalico; Una vez conectada de llamè diciéndole ya està todo listo, y que se aparece vestida unicamente con un micro bikini blanco que solo le tapaban las aureolas de los pezones, dejando sus grandes senos descubiertos, unicamente anudados por la espalda con un delgado cordón blanco, y un micro triangulito que solo abarcaba a tapar parte de los labios vaginales, y grandes mechones de bello pubico asomándose por los lados, se diò la vuelta y mostrándome sus grandes nalgas solo asomaba un delgado hilo de entre sus nalgas y que era el que sostenìa el triangulo de enfrente, me dijo te gusta mi atuendo?, yo me quede boquieabierto al ver semejante cuerpo, y le dije claro que me gusta pero yo vengo solo a instalarte la computadora y a enseñarte computación, no a un desfile de trajes de baño, a lo que me contestò, no esto no es un desfile, este es mi uniforme de alumna de computación, y ahora necesito que mi maestro tambièn se uniforme para darme la clase, acto seguido que se me acerca, y me rodeo el cuello con los brazos y me empezó a besar en la boca ofreciéndome su lengua, yo no me pude resistir y la empecé a acariciar por la espalda bajando mis manos hasta tener sus ricas nalgas en ellas y empezar a sobarselas, se separò y empezó a desnudarme, dejándome solo en calzoncillos, desde luego mostrando una gran erección de mi verga, que la volteo y que le desamarro los cordones de su micro bikini dejando en libertas esos hermosos senos, la voltie y empece a besarlos y mamarlos con gran pasión y ella empezó a gemir sensualmente, diciéndome, toma maestro estos juguetes son tuyos para que hagas con ellos lo que quieras, segui mamando y besando sus senos, y agachándome, llegue hasta el micro triangulo, desamarrando tambien los cordones, dejándola totalmente desnuda, entonces que me dice, me ayudarias a depilarme mi sexo, dice tu esposa que tienes mucha practica ya que siempre le tienes su sexo muy bien depilado, por lo que no me pude negar, asì que le dije necesitamos un recipiente con agua caliente, unas tijeras pequeñas, unas toallas, y una maquina de rasurar de navajas, me dijo acompañame al baño ya que estoy preparada para eso. La seguì, ahora pegándome sus nalgas a mi verga y acariciándole sus grandes senos, y diciéndome, ahora si se te va a hacer violarme como me amenazaste el dia de mi reunion.; Después de hacernos de todos los materiales regresamos a la recamara y la recostè en un chase lounge que tenìa le abrì las piernas y empecé a cortarle hasta dejarle el bello lo mas corto posible desde luego dándole masaje de vez en vez al clítoris, empezando a jadear como gatita, y de repente que veo, que del orificio vaginal le salìa un cordón rosa, le preguntè que tienes ahì, y me dijo ve jalando con cuidado y veras lo que es, asì empecé y fueron saliendo unas esferas metalicas de diferentes diámetros, anudadas al cordón, cuando salieron todas, esas eran las que provocaban el tintineo, me explicò que eran una esferas chinas y que tenian un contrapeso interno que al caminar se movían provocando un masaje en el canal vaginal y que cada vez que se movían hacian ese tintineo, por lo que la mantenian caliente todo el dìa, La enjabone con la mano toda la vagina, la entrepierna y hasta el ano, y con mucho cuidado le fuì cortando todo su bello hasta dejar unos labios veginales rosas y un culito marron ante mi vista, le dije ya terminè, y me replicò, que no se merece mi conejito un premio por haberse dejado depilar?, yo no le contestè, solo metì mi cabeza entre sus muslos y empecé a saborear y dar maseje con la lengua a esa vagina recien depilada y a ese clítoris de un gran tamaño, lo que provocò que Carmelita empezara a gemir y a retorcerse como una gatita, entre tanto yo estaba gozando con mis manos aquellos senos que me encantaban, después de un rato de estar mamando esa rica vagina, que siento que empieza a contraerse y me dijo me voy a venir, esperate, yo no le hice caso y segui con mi mamada hasta que me apretò con sus muslos recibiendo en mi boca la descarga de sus flujos vaginales, inmediatamente me pidió que la besara asì que me incorporè y le dì un beso mezclando nuestra saliva con sus flujos vaginales, posteriormente que me incorporo y me dijo ahora sì por favor meteme la verga que mi conejo no aguanta màs la espera, le subì las piernas en mis hombros, y le empece a enterrar la verga en su vagina, me dijo lentamente por favor, y asi lo hice, y una vez que la tuvo hasta mis testículos me dijo, esperame, no te muevas, dejame sentir una verga de verdad dentro de mì, ya me aburrìo el estarme metiendo vergas de hule, en la vagina, asì que me espere un rato mientras le besaba las piernas y le masajeaba los senos con mis manos, me dijo ahora por favor saca y mete la verga despacito para que pueda tambien disfrutar de esta cogida, asi lo hice y estuve bombeándola por largo rato, además empecé a darle masaje en el clítoris con mis dedos hasta que le provoque el segundo orgasmo e inmediatamente después al apretarme con sus musculos vaginales la verga me provocò una eyaculacìon maravillosa, asi que nos quedamos ensartados por un rato hasta que le saque la verga ya mas flacida, entonces me pidió que me pusiera hincado con la verga entre sus senos y empezó a limpiármela con la lengua, me pidió otra vez que la besara, y asì lo hice, para mezclar nuestra saliva con mi semen y sus flujos vaginales.

Después de estar un rato a su lado me levantè y me fùi a lavar la verga al baño, quedando que en dos dias le darìa la siguiente clase, y le dije que esta era la clase de introducción aunque no de la computadora, si de verga, lo que nos reimos, le dì un beso y me retirè a seguir trabajando.

La proxima vez les relatare la segunda clase de computación a Carmelita, Saludos

by Investigador

FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 27

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: