Inicio » Relatos de Heteros

me tire a una otaku

Comentarios (0)

Odio a las otakus pero me cogi a una, hace poco hubo una convencion en el df un amigo y yo pasabamos por ahi cuando mi amigo y yo nos detubimos para ver como era un evento de esos, queriamos entrar pero pedian boleto y no pudimos, nos quedamos afuera en el camellon para platicar y hacer bromas de ello, yo veia pasar a las chicas y no estaban muy feas, le dige a mi amigo que si podria traerse a dos chicas, lo dige en modo de broma, pasaron unos 30 minutos cuando vimos salir dos chicas y mi amigo me dijo 'vas aver si puedes' al final fuimos los dos nos hacercamos y empezamos hablar con ellas, estubimos platicando con el pretexto de decirles que nos aviamos perdido y les preguntabamos si sabian como llegar a nuestros destinos, durante esa platica las veia, tenian unos tragesitos cahondones de esos de anime no sabia ni de que eran pero se veian bien.
FOTOS

Una compañera de profesión

Comentarios (0)

Lo que les voy a relatar sucedió hace apenas un año, tengo 29 años y no estoy nada mal, es decir, me considero agradable a la vista. Mi historia comienza hace unos tres años cuando conocí a una compañera de profesión de 1,60 m, delgadita, con unas tetas pequeñas, pero muy apetitosas y un culo precioso que por aquella época contaba con 45 años. Fue en una época en la que yo afortunadamente tenía mucho trabajo lo cual provocaba que anduviera mucho de acá para allá y como trabajamos en lo mismo, más o menos nos encontrábamos 2 ó 3 veces por semana, lo cual no les voy a negar, me agradaba muchísimo. Se fue forjando una amistad entre ambos, en ocasiones quedábamos para comer juntos, otras veces para tomar algo después del trabajo, en fin una amistad normal sin ninguna otra intención lo que conllevaba a hablar de cualquier cosa sin problemas. Teníamos tal grado de confianza que nos contábamos nuestras andanzas de fin de semana, bueno más bien yo le contaba mis andanzas porque ella todos los fines de semana se iba a casa de su hermana y su cuñado bien para salir de fiesta con ellos o bien para quedarse haciendo de canguro de sus sobrinas de 13 y 11 años quedándose ahí la cosa. De repente un lunes todo cambió, como cualquier otro lunes, nos encontramos para comer y para contarnos lo ocurrido el fin de semana, para mí había sido un fin de semana normalito, unas copas por la noche, pero básicamente en casa todo el fin de semana así que no me extendí mucho en el tema, ella me contó que ese fin de semana no había ido a casa de su hermana porque las niñas tenían varicela, así que había llamado a unas amigas para salir, me siguió contando lo transcurrido esa noche, francamente bastante aburrido, hasta que me espetó “y cuando llegué a casa estaba tan caliente que la pasé masturbándome”, yo me quedé pálido porque aunque nos contábamos cosillas se quedaban en por ejemplo “conocí a una chica este fin de semana … una cosa nos llevó a otra y bueno que desayunamos juntos”, pero no cosas tan explícitas. Como digo las cosas cambiaron, ella procuraba sacar temas calientes y me hacía preguntas como cual era mi postura preferida para follar, que si alguna vez había follado con alguien mayor que yo,… bueno preguntas que en 2 años y medio nunca había hecho y temas sobre los que nunca había hablado, como digo cambiaron mucho las cosas sobre todo porque nunca me había fijado en ella como mujer, pero a partir de ese momento no me la podía sacar de la cabeza, comencé a mirarla como una mujer a la que me quería follar y comerle el c hasta que un buen día subió a buscarme a la oficina, cuando abrí la puerta nos saludamos como de costumbre con un beso, pero esta vez fue distinto, ella buscó mi boca y me dio un beso, le dije que en cuanto acabara una cosa nos íbamos, ella se sentó en el sofá y comenzó a leer una revista. Diez minutos después me acerqué a ella y le dije que cuando quisiera nos podíamos ir a lo que ella me contestó: – Siéntate, quiero hacerte una pregunta – a lo que yo le respondí- Dime – AA¿Te gusto? No obtuvo respuesta porque en ese momento sentí una descarga en mi cuerpo y lo único que hice fue besarla, ella comenzó a besarme gimiendo su lengua buscaba la mía, no sabía que parte de mi cuerpo quería tocar, yo sin embargo le tocaba las tetas mientras le quitaba la camisa y el sujetador, tenía unas tetas pequeñas, pero con unos pezones oscuros casi negros muy erectos a los que enseguida acerqué mi boca y comencé a morder y a chupar, ella no dejaba de gemir y de decirme que quería que la follara, mi polla ya no aguantaba más dentro de mis pantalones. Nos fuimos quitando la ropa como pudimos hasta que quedamos desnudos encima del sofá, su coño estaba muy cuidado y depilado, tenía el pelo cortito por lo que pude ver como tenía su coño totalmente mojado lo que me excitó más, me dolía de lo dura que la tenía, seguimos besándonos por unos momentos mientras yo le pasaba mi mano por su rajita chorreante y en cuestión de un par de minutos sus gemidos se convirtieron en gritos diciéndome que se corría. No aguantaba más, tenía unas ganas locas de follármela, así que me senté en el sofá y le pedí que se pusiera encima de mí, ella con gran maestría se puso mi polla a la entrada de su coño y muy despacito fue bajando, al principio me cabalgaba despacito y diciéndome que llevaba mucho tiempo pensando en mí y que se masturbaba todas las noches pensando en lo que estaba ocurriendo en ese momento y comenzó a follarme más rápido yo la besaba y mordía los pezones mientras pensaba en el chocho tan estrecho que tenía y lo que estaba gozando en un momento comenzó a gritar diciéndome que se corría y tanto me excitó que me vacié dentro de ella. Nos quedamos un rato en esa misma postura con mi polla dentro de su coño besándonos, hasta que fue perdiendo fuerza. Desde ese día follamos muchos días después del trabajo en mi oficina, me excita que sea una mujer madura y que llevase tanto tiempo sin follar, me he convertido en adicto a las mujeres maduras. Agradezco todo tipo de comentarios y en especial los de mujeres maduras. Autor: Emil emi01974 ( arroba ) yahoo.es FOTOS

un buen trio

Comentarios (0)

El dedo en el culo y un trio… demasiado voltaje para un hombre fiel  Siempre he tenido muy buen sexo con mi esposa y la verdad no tengo nada de que quejarme,  por el contrario  he experimentado mucho placer  y de una forma inimaginable. Nunca había sido fiel a una mujer hasta encontrarla a ella, los que nos conocen saben que ella despierta lo mejor que existe en mi ser.  Aquella noche mientras veíamos televisión  y tomábamos una copa de vino  sintonizamos un canal erótico, nos llamó la atención porque no era porno  en su máxima expresión sino porque había una historia de fondo: en una de las escenas el protagonista lo hace de una forma deliciosa (debo decir)  con dos hermosas mujeres, mientras veíamos aquella película, me excité y  no pude evitar expresar que lo veía muy erótico, exquisito, mi verga se puso  rigida y su cabeza palpitaba como si se fuera a reventar y en pocos segundos sentí mi bóxer un poco húmedo, mi esposa mandó su mano hacia atrás y empezó a acariciarme por encima de mi boxer, se giró, me besó en la boca y después se fue desplazando por mi barbilla  lentamente, sentí como su lengua y sus tiernos labios mojaban mi cuello, su lengua empezó a deslizarse por mi pecho, me temblaba todo, su mano derecha  se desplazó por mi cadera y haciendo una maniobra fue bajándome mi ropa interior , su lengua navegaba por mi ombligo y se empezaba a enredar con algunos bellos que anunciaban  la cercanía con  el objetivo principal de su boca, de mi pene, empezaba a escurrir liquido pre seminal,    mientras  los gemidos en el televisor parecían hacer eco de mi placer, casi me reviento cuando sus labios cálidos y húmedos besaron mi glande  empecé a sentir  como su lengua  se resbalaba por la cara inferior de mi verga… de  pronto  tomó mi miembro con su mano izquierda y empezó a masturbarme, bajaba y subía y cuando lo hacía muy despacio  se ayudaba con su boca, sus labios y su lengua, su mano derecha  empezó a deslizarse por debajo de los testículos  que estaba templados  como si se hubiesen inflado…. Sentí  que uno de sus dedos bajaba mas allá de lo permitido  en nuestra sociedad…” detente” le dije,  me acarició muy suavemente con la yema de sus    dedos, lubricó uno con la mezcla de fluidos que tenía en mi glande y lo trató de introducir lentamente por mis nalgas, las cuales apreté fuertemente como si fuera a partirle el dedo, levantó la mirada y con sus ojos llenos de deseo me dijo, “tranquilo, confía en mi, relájate y disfruta”  no se porque tenía esos   sentimientos encontrados, trataba de detenerla porque pensaba que lo que estaba haciendo no ere correcto, pero quería que lo hiciera porque sentía placer, me deje llevar por la segunda y sentí  algo que jamás había experimentado como heterosexual que soy,  su dedo llegó hasta mi culo y suavemente dio  círculos como queriendo entrar, sin forzar la puerta, mis muslos se tensionaron un poco  y debo confesar que tuve miedo, pero era tanto el placer que sentí en ese momento que perdí la fortaleza para seguir luchando, aunque su dedo no trataba de penetrarme si sentía que podía pasar en cualquier momento y pase de un momento de tensión a una comodidad perpleja, creo que me sentí relajado porque mi culo se abrió un poco, mi pene parecía despegar, ella me lo seguía mamando de una forma celestial, se lo metía en su pequeña boca, su lengua hacia círculos, el abecedario, y no se que mas, sus labios me daban mordiscos y su dedo quería seguir ingresando por la puerta de atrás   fue un momento en el que quise gritar,  “ amor, me vine” le dije conteniendo  un grito, su dedo alcanzó a penetrar no mucho pero lo bastante para que mi eyaculación pareciera un geiser, un volcán o simplemente un hidrante, cuando me  vine, fue la derramada mas grande que haya visto  en mi vida, ella no pudo pasarse todo el semen que salía de mi verga que palpitaba  cada vez con mas intensidad, las piernas me temblaban  y podía escuchar los latidos de mi corazón, por primera vez sentí  que de todas las veces que había eyaculado, esta era la primera que se parecía a lo que en los libro describían como un verdadero orgasmo, ella con algo de semen  en los labios pasaba su lengua para limpiarlos y decirme cuanto le excitaba beberme “ me encanta tu leche” me dijo…   bebí algo de vino para recuperarme, era como si hubiese corrido una maratón,  mi verga algo flácida y  con “leche” en la cabeza quería descansar para un segundo round, mi esposa me abrazó y se recostó sobre mi pecho, “espero que te haya gustado” me dijo,  “ la verdad es que si y mucho” le respondí , “ todo lo que  me enseñas me encanta” seguí.  “te atreverías a hacer un trío?” me preguntó Despues de haber sentido su dedo entre mi culo, ya nada me sorprendia mas, traté de evadir el tema y le dije “ no estoy listo para algo así”   ella me había  contado que Juanita su mejor amiga de universidad una noche después de una fiesta le había pedido que la acompañara  a su casa, que sus padres estaban de viaje y que no quería estar sola… allí  como a las tres de la mañana Juanita había intentado besar a mi esposa,  ambas se sintieron incomodas y dejaron el asunto ahí , después mi esposa me comentó que una noche había tenido un sueño erótico con ella,  mi esposa no se considera bisexual  pero después de muchas decepciones con otros hombres había pensado en tal vez descubrir el amor en otra mujer,  ella  tiene unos grandes preciosos, unas tetas pequeñas pero muy excitantes,  una cinturita que cuando la tomo por ahí  me pone arrecho, un culaso que cualquier mujer envidiaría y su chocho es muy delicioso, por fortuna nos conocimos. Una tarde en la que llovía mucho le pregunté  si ella quería estar con otra mujer, que si lo quería yo estaba abierto a la posibilidad, que solo las vería… ella dudó…pude ver que si quería, aunque me dijese que no.  Nos quedamos en silencio…  de repente el citofono rompió el incomodo silencio que permaneció por casi un minuto… “la señorita Juanita” me dijo el portero “hágala seguir” contesté. Juanita es una mujer de 29 años,  que  parece que tuviera  16, curvilínea, con unas tetas medianas, piel canela, cabello castaño  y ojos grandes marrones, a pesar de ser delgada tiene buen culo,  cuando entró a mi casa estaba completamente mojada, escurría agua por todas partes… mi esposa estaba muy nerviosa, la saludamos  y le dimos algo con que secarse “ no quiero molestar pero… me puedo cambiar de ropa mientras la mía se seca” dijo … después de verla con una misa mía de esas con las que uso corbata y un short,  mi esposa y yo quedamos  callados.. “ que las pasa se volvieron locos, mejor denme algo para calentarme”  nos dijo; pusimos música   y destapamos una botella de whisky  la cual combinamos con algo de amaretto, al calor del trago le contamos lo que pasaba… ella soltó su copa pensé que estaba enojada,  se acercó a mi esposa y le dijo “ solo va a pasar lo que  quieras que pase” mientras decía esto toma la mano de mi esposa y la deslizaba  hacia su  vagina, después  se besaron, atónito vi como mi esposa  desabrochaba la camisa de Juanita y le empezaba a besar sus tetas,  se inclinaron sobre el sofá, besándose en la boca… yo estaba paralizado, otra vez mi verga estaba por estallar … se desnudaron lentamente mientras yo tomaba sorbos cotos de mi trago, Juanita  le quitó la tanga a mi esposa, le abrió las piernas y con su lengua empezó a lamerle la vagina , desde atrás veía como se mecía el culo de Juanita  mientras mi esposa con una mano  se acariciaba el pezón con la otra  se chupaba los dedos, las dos empezaron a gemir de placer, después cambiaron de pose y esta vez mi esposa chupaba el clítoris de Juanita…  me  saqué la verga y empecé a masturbarme  cuando Juanita me vio  dijo “será que dejamos que ese pene se una a la fiesta?”  mi esposa mirándome y mordiéndose los labios de placer contestó “ pero primero conmigo y lo que sobre  para ti”   empecé a besarle las nalgas, quería tomar  venganza, seguí metiendo mi lengua hasta encontrar su culito, una vez allí, abrí sus nalgas  y metí mi dedo índice  de la misma forma que ella había hecho conmigo, en círculos, su culo estaba mojado por sus fluidos vaginales que habían llegado hasta ahí cuando Juanita le chupaba su chocho,  mi verga escurría  y quería entrar en la fiesta, mi esposa se comía el chocho de Juanita, su vagina no tenía  un solo pelo, vi como mi esposa le metía los dedos,  yo comencé a refregar mi glande entre las nalgas de mi esposa, ella con una mano trataba de evitarlo, pero Juanita no la dejaba, sentí como  mi glande tocaba su glorioso orificio y  con mi  mano derecha   dirigí  mi verga y comencé a empujar al comienzo mi esposa se quejaba del dolor, pero después  la sentí mas relajada y así fue como poco a poco iba sintiendo que mi verga se deslizaba en ese sabroso túnel estrecho, aunque mi esposa  se detuvo un momento y quería que lo sacara,  después que alcancé su clítoris me dijo “ comete mi culo, quiero que te lo comas todo” me  comencé  a mover lentamente, mientras mis dedos acariciaban su clítoris, ella trataba de seguir chupando el chocho de Juanita y yo veía  como las tetas de Juanita se mecían, “ quiero que mede leche”  dijo mi esposa… “lo dejas que me regale a mi también?” dijo Juanita  “siiiii” dijo mi esposa, me contuve todo lo que pude para no derramarme en el culo de mi esposa, aunque me moría por hacerlo, no aguantaba mas, cuando traté de sacarlo sentí como mi semen salía  de mi verga… “lléname con tu leche” me  repetía mi esposa “ dame a mi, quiero  verga”  me dijo Juanita… cambiamos de posición  yo me tumbe sobre el piso Juanita   se montó encima se metió mi verga y empezó a cabalgar, mi esposa se me subió  en la cara y yo le chupaba su chocho, las dos se besaban y chupaban las tetas, solo escuchaba algunos gemidos,  de repente sentí que mi esposa llegaba sus fluidos en mi boca, la forma como gritaba me lo hicieron saber, “ si riiico” decía Juanita,  “ mmmmmm me estoy viniendo” alcance a decir  “dame leche, lléname con tu semen” gritó Juanita  sentí como  me derramaba dentro de la vagina de Juanita…  cuando nos levantamos mi esposa estaba mas que satisfecha… “solo te comparto  por esta vez”  me dijo “ lo mismo pienso yo… no quiero que te enamores de una mujer”  le respondí “ tranquilos aquí solo fueron nuestros cuerpos, me voy antes que mi esposo  se dé cuenta que no estoy en la casa”   dijo Juanita FOTOS

La empleada Cochabambina

Comentarios (0)

                                                             La empleada CochabambinaHola a todos mis “llajtamasis”, me llamo Wilfran Hinojosa Tapia, soy de Cochabamba, Bolivia, tengo mas de 58  años y esto sucedió hace mucho tiempo, en ese entonces estaba felizmente casado, con dos hijos y un buen trabajo, vivía por el barrio La Muyurina, en Cochabamba. Como mi esposa y yo manteníamos el hogar, a ella se le ocurrió contratar a una persona que se quede con los niños mientras trabajábamos, en Cochabamba es muy normal traer cholitas del campo, pues no salen mucho y son mas apegadas a la familia que las contrata, gracias a mi madre conseguimos a una cholita, joven, natural de Saipina, cerca al pueblo de Aiquile, cuando llegó a la casa era una muchachita flaca, mal vestida, con 17 años recien cumplidos, no hablaba muy bien el castellano, se llamaba  Valentina Salazar, media  1.65m de estatura, grandes trenzas  oscuras, morena, no tenia ni buenos pechos ni un cuerpo que llamara la atencion, en Cochabamba las cholitas usan pollera, es una prenda femenina muy excitante, al menos a mi me despertaba fantasias cuando veía en las calles una chola atractiva, y en mi tierra las hay por miles. Ya habían pasado 4 meses desde que Valentina llegó  a casa,  para  entonces mis hijos  le tenían confianza a pesar de las cosas que hacia ya que era muy inocente la cholita , como la alimentacion le sentó muy bien, se puso mas gordita, el cutis se le blanqueó y se desarrolló bastante, a ratos me le quedaba mirando y me preguntaba como sería inagurar esa vaginita y ese potito, que por cierto, lo tenía bien  levantadito, a veces yo llegaba a almorzar mas temprano que el resto de mi familia, y en una ocasión la encontré con una pollera nueva, una blusa  apretada y muy bien peinada, soy hombre y me asombré del cambio que pasó esa cholita desde su llegada, le dije un piropo muy inocente y ella se puso roja como un tomate,  me lanzó una mirada que me puso muy mal, se fue a cambiar y a preparar el almuerzo . Desde ese día trataba de llegar mas temprano a la casa, casi siempre la encontraba  cambiada, ella se dio cuenta que yo babeaba cuando estaba con buenas polleras, los piropos se fueron repitiendo,  Valentina se puso mas coqueta, en una ocasión me atreví a darle un pellizco en su brazo, se puso colorada pero  no dijo nada. Yo tenía temor  que le contara algo a mi esposa.  Despues de algunas semanas de coqueteos por ambos, ya los pellizcos en sus brazos eran frecuentes, así como sus risas cuando me escuchaba llegar temprano, un día al salir a mi trabajo por la mañana me olvidé unos documentos, por lo que volví a eso de las 9:30, al entrar se sorprendió pues estaba vestida con su ropa de diario, y cuando entre a despedirme a la cocina para volver a mi trabajo, se me ocurrió darle un beso en la mejilla, ella se sorprendió, se coloreó mucho, pero se puso contenta, desde ese día, cuando nadie nos miraba, nos saludabamos y despedíamos con un beso en la mejilla, alguna vez  traté de  abrazarla, aunque no encontré mucho rechazo, tampoco pensaba ir muy lejos, no sabía muy bien como tratar a esa hermosa chola, pues las campesinas en Cochabamba son de carácter fuerte,  yo tenia  esposa e hijos, y ella era mi empleada domestica, aunque de una belleza criolla infartante.  Conforme pasaban los días, la confianza con Valentina se hizo mayor, los pellizcos cariñosos eran a cada rato, le compré un nuevo champú, pues me excitaban sus trenzas, tambien le compré aretes de oro, le regalé dinero  para que se comprara  ropa, le di una radio, asimismo le regalé sábanas nuevas, en fin, traté de que se sintiera mucho mejor en mi casa, pero todo en silencio, éramos complices. Un día al llegar mas temprano de lo normal la encontré saliendo de su baño, acababa de ducharse y solo estaba cubierta con una toalla, al verme se avergonzó bastante,  yo le dije que vine para ver la ropa que se compró de ultimo, ella  fue a su cuarto, yo dudaba entre seguirla o esperarla, opté por lo ultimo, cuando apareció despues de unos minutos era una imagen de calendario.                                                                                  Llevaba puesta  una pollera azul de raso, que mostraba unas lindas caderas , una blusa escotada y apretada que dejaba ver   el comienzo de sus bellos senos, sus trenzas bien peinadas delataban una cabellera abundante, llevaba unos zapatos muy coquetones, en fin , era una chola deseable, joven y sobre todo, dispuesta, al menos así pensaba yo, despues de pasado mi asombro, me paré a saludarla con un beso en la mejilla, pero debido a mi nerviosismo, el beso se lo di en la boca, con los labios cerrados, como un adolescente, retrocediendo al instante me dijo:  “ Wahh…… Don Wilfran, por que me has besado en mi boca ? Acaso soy algo de vos? “ Yo no sabia como responder a eso, solo se me ocurrio decirle que si, que me gustaba mucho y que si  era mi cholita a escondidas y  no decía nada a mi esposa, dinero, ropa y joyas nunca le iban a faltar, despues de unos minutos de silencio, Valentina se fue a su cuarto, yo tomé los papeles  que olvidé y volví  a mi oficina muy preocupado, pues si se le ocurria contarle a mi esposa o a mis hijos, menudo problema se me avecinaba.     Un par de semanas nos hablamos solo lo necesario, ya no había despedidas ni saludos con beso en la mejilla, ni yo tampoco llegaba temprano para almorzar,  hasta que un día me dijo:  “ Don Wilfran, sigues enojado conmigo? “ Yo le contesté que nunca estuve enojado, sino mas bien traté de que ella no se sienta incómoda con mi comportamiento y que era mejor que todo se olvidara y que debíamos comportarnos como empleada y empleador, nada mas. Valentina cambió inmediatamente de cara, me dio un puñetazo en el pecho  y  salió corriendo hacia su cuarto, en ese momento llegaba mi mujer con mis hijos, por lo que subí a mi dormitorio, los siguientes días la cholita andaba muy triste, mis hijos y mi esposa lo notaron enseguida y le preguntaron que le pasaba, ella  respondió que su enamorado había terminado con ella y se había ido lejos a trabajar.                                                                                                                                                                             Pasaron algunas semanas, Valentina andaba  malhumorada y triste a la vez, incluso no quiso salir en sus días libres, los domingos, cuando no hacía las labores de casa paraba encerrada en su cuarto, sin hablar con nadie. En vísperas del carnaval, se me presentó un viaje a La Paz por razones de trabajo, por lo que iba a estar ausente todo el fin de semana y algo mas, a mi esposa se le ocurrió tambien lo mismo, me dijo que iba a viajar con los niños a Oruro, a ver la entrada del Carnaval y que se quedaría unos 4 días con su familia, a Valentina se le dio permiso por el carnaval, para que viaje a su pueblo, y regrese dentro de una semana.                                                                                                                                                          Con todo dispuesto viajé a La Paz, realicé mi papeleo rapidamente, y quedé libre ese mismo viernes en la tarde,  dudaba entre irme  a Oruro con mi familia o volver a Cochabamba y pasar solo varios días, en la noche me embarqué en bus para llegar por la madrugada a mi casa, tomé un taxi, entré a la casa y cual no sería mi sorpresa al encontrar a Valentina,  bien vestida y  lista para viajar a su pueblo . Nos saludamos muy friamente, y me preguntó en seguida:  “Por que has vuelto tan rapido Don Wilfran? Acaso tu chota en la Paz no estaba?  Por que no te has ido a Oruro con tu familia y tu mujer ? “   Al principio un supe que responder ante tales preguntas, pero el inconsciente se me salió y le dije que ya no podía mas de tristeza, que extrañaba los besos en la mejilla, los pellizcos en sus brazos, los coqueteos, que me gustaba mucho y que incluso estaba dispuesto a dejar a mi esposa para vivir con ella !!!!       Valentina  quedó pensativa un momento, seguidamente me dijo: “ Don Wilfran, si  voy a ser tu querida, nadie debe saber nada, nos veremos  en algun lugar donde nadie nos conozca, tampoco quiero tener una guagua, debemos cuidarnos mucho, y nadie de tu familia me debe tratar mal !!!!! “  Al oir aquello me acerqué, le tomé de las manos y las puse en mi cuello, la abracé por la cintura y  la empecé a besar en la boca con calma pues  parecía que nadie la besó antes, ella correspondia timidamente,  poco a poco mi boca besaba su cuello y la apretaba mas contra mi, la arrimé al sofá de la sala, donde di rienda suelta a mi deseo, me saqué la chamarra y la camisa,  ya semidesnudo, le sobaba los senos, en silencio le desabroché la blusa y el corpiño, al ver sus bellos senos mi deseo aumentó,  besaba y chupaba esos  pezones con deseo animal, mis manos acariciaban sus muslos y su entrepierna, seguidamente le subí  esa  pollera que tanto me excitaba,  quedó a mi vista un calzon con encajes que fue regalo de  mi mujer,  le  besaba los pies, sus pantorrillas y sus muslos, Valentina gemía de gusto pero estaba estática ante mi ataque, con los dientes le bajé el calzon y al fin pude ver esa vagina cubierta con poco vello, mi boca y mi lengua jugaban con   esa bello clitoris de chola ardiente, en su desesperacion me jalaba el pelo y me apretaba la cabeza contra su rajita, pasado un rato la volteé y  quedó ante mi su lindo  trasero, le separé las nalgas y  lamí ese ano,  la chola gemia desesperadamente, me decia,       “ No Don Wilfran, no me hagas así, no quiero !!!! “   Pero yo no soltaba sus caderas ardientes, la volví a voltear para chupar nuevamente su vagina,  en un  momento  acabé de sacarme toda la ropa, quedando mi pene como un asta de bandera, Valentina asustada, miró mi verga  y dijo: “ Como me vas a meter tan grande cosa?  Seguro me va a doler, pues nunca he estado con ningun hombre ¡ “  Mi asombro creció, pues estaba ante una bella cholita de 18 años, virgen, muy excitada, con la pollera suspendida , el corpiño desabrochado, con los pechos y la vagina al aire, que mas  podia pedir ? Le respondí que la primera vez le iba a doler un poquito, pero que se la iba a meter con calma, despacito, para que guardara un buen recuerdo de su primera culeadita, ella volvió a echarse pero encima el piso de la sala, sobre la alfombra, muy excitada y lista para todo, me incliné sobre ell y nuevamente volví a chupar su vagina, pero esta vez mis dedos acariciaban su ano, con un gemido, metí un dedo en su ano, ella gritó y me dijo de nuevo:   “ No así don Wilfran, no así!!!!”,  pero yo seguia chupando su clitoris  moviendo mi dedo dentro su ano, posteriormente introduje dos dedos dentro su ano, ahí ya no dijo nada, pero sus gemidos se hicieron mas fuertes, me separé de ella, abrí sus piernas al maximo y froté la cabeza de mi verga contra su raja, ella me dijo:  “ Don Wilfran, despacito, despacito,por favor “, yo le dije que si no queria que le duela, debia engrasarme con salivita la verga, ella se escupio la mano y me agarró el miembro,  le pregunté: “Por que no le das una chupadita? “ Valentina me respondió que le iba a dar asco, y que ademas ella no sabia que antes de culear se hacian “esas cosas”,  le respondí que como yo habia chupado su vagina sin asco, que le habia dado harto placer, y por que ella no podia hacer lo mismo ? Con bastante miedo y vergüenza, acercó mi verga a su boca, la beso un poco, yo le animé a que se la meta dentro su boca, hizo un intento no  muy bueno, pero al 2ª intento la agarré de sus trenzas y le metí mi pene en su linda boca, seguidamente empece a mover su cabeza de atrás para adelante, hasta que despues de un momento Valentina me hacia una mamada digna de pelicula, me la mordía suavemente, mientras tanto yo acariciaba sus senos, turgentes y excitados ,  le saque la verga de mi boca, la eché sobre la alfombra, le alcé las piernas hasta mis hombros y empecé a penetrarla muy despacio por la vagina jugosa y colorada, al principio Valentina gemia de dolor, yo noté como su himen se rompia ante mi ataque, hasta que luego de varios empujones me agarró por los brazos y empezó a gemir de placer, yo metia y sacaba mi pene muy lentamente para no lastimarla, despues de un rato  encontramos un buen ritmo, le bajé las piernas para poder besar sus pechos, su cuello y su boca, estuvimos moviendonos bastante rato, hasta que le dije,” Me voy a deslechar, me voy a deslechar ! “  Para mi asombro, ella  sacó mi  pene de su vagina y me preguntó :  “Que pasará  si tengo una guagua ?  Como vas a responder ante mis papás ? “   Mi respuesta fue  que la primera vez nunca pasaba nada, que si algo se presentaba, la iba a llevar al médico para que la saque de cualquier problema, ella se volvió a meter de nuevo mi verga y empezamos nuevamente, sus gemidos eran agonicos, después de unos empujones interminables, terminamos  acabando  en un orgasmo magnífico para ambos.Nos limpiamos con mi camisa, nos sentamos en el sofá, sudorosos y  cohibidos, ella  se puso el calzon, se bajó la pollera, se arregló el corpiño y la blusa, me dijo : “Como ahora soy tu chola, don Wilfran, ya no quiero que me hagas asi de nuevo, mi prima me ha dicho que cuando ella esta con su enamorado, solo se echa y deja que el otro se desleche dentro, cuando acaba, cada quien se va para su casa “.  Yo le respondí que el sexo no es así, que cada quien debe tratar de darle mayor placer a su pareja, no importando lo que se haga, siempre que el placer sea grande, que para eso estaban las pornos, para que aprenda  la gente, que ya habian fotos y libros sobre las mejores posturas para tener sexo, que la mujer debía disfrutar igual que el hombre y no solo ser un hueco para descargar su leche de vez en cuando .                                  Valentina no quiso escuchar mas y se fue a su cuarto, dispuesta a viajar a su pueblo, yo arreglé el sofá y todo lo demás, subí a bañarme y dispuesto a quedarme solo varios dias, en la ducha  escuché un golpe, parecía  de la puerta de calle, pensé que Valentina se habia ido, me puse mi bata y bajé a cerrar la puerta con los seguros, y  cuando subía las escaleras, salió Valentina  con la misma ropa elegante, algo llorosa,, y me dijo  “ Don Wilfran, para que has cerrado la puerta con llave ? Que me vas a hacer hasta que llegue tu mujer ?  Acaso me vas a encerrar tantos días, yo quiero ir a pasar carnaval a mi pueblo, dejame salir, por favor !! “  Le respondí que yo crei que ya se habia ido, que no pensara mal de mi, que podia irse cuando quisiera, llorosa me respondió, “ Y no me vas a regalar para mi pasaje ?” Le dije que mi dinero estaba arriba, en mi mesa de noche, que podia acompañarme para recibirlo, despedirse como gente y luego irse a bailar a su pueblo, empezamos a subir las gradas hacia mi dormitorio, ella con algo de miedo, finalmente llegamos, fui hasta la mesa de noche y saqué 500 Bs, se los entregué y le dije, ahí tienes para que pases un buen carnaval, ella agarró el dinero y dio media vuelta para irse, antes de llegar a la puerta le dije: “ Y no piensas despedirte de mi? De repente vas a encontrar a tu enamorado!!!!! Quien sabe si es la ultima vez que te veo !” .  Ella se volvió rapidamente, se acercó hasta mi y me puso su mejilla para que se la besara, con una mano la atraje de la cintura y con la otra le volteé la cara, sus labios humedos fueron una tremenda tentacion, le di un beso largo y jugoso, ella poco a poco puso sus manos en mi cuello, y acabamos besandonos desesperadamente, de su boca pasé a su cuello y empece a sobar sus pechos, la arrojé sobre la cama que compartía con mi mujer, y empezamos a besarnos como si fuera la primera vez, esta vez le saqué la  blusa y el corpiño, le subi la pollera y  bajé su calzon, (se había puesto otro), y empece a chupar de nuevo su vagina, le desamarre los cordones de su pollera, cayendo esta al piso, Valentina  quedó completamente desnuda, ardiente y  avergonzada, al chupar de nuevo su vagina, de nuevo introduje mis dedos a su ano, logrando que la chola grite de placer, luego le dije: “Como ahora eres mi chola voy a meter mi verga por tu potito, te dolerá al comienzo, pero despues te va a gustar para siempre”, ella me dijo : “ Don Wilfran, lo que quieras hacerme, que sea despacito, por favor!! “  Ante semejante pedido, la volteé sobre la cama, la puse de 4, agarré un frasco de crema de la mesa de noche de mi mujer y le introduje bastante crema a su ano, tambien  unté mi pene, con las dos manos separé las nalgas de Valentina, mis dedos jugaron otro poco con su ano, y luego empecé a empujar para que se abriera ese lindo anito, ella gritaba : “Despacito, por favor, despacito”, cuando hubo entrado la cabeza de mi verga, la agarré fuertemente de las caderas y empujé con  fuerza, un grito de dolor salió de su boca, yo le dije:  “Calmate, mi cholita, ahora ya entró, solo voy a  empujar despacito hasta que halles tu placer “, Valentina alzó su cabeza, estaba llorando,  empecé a moverme muy despacio, con cada empujon iba hasta  la puerta de su ano  y volvía a entrar algo mas rápido, la levanté para acariciarle los pechos, meter  mis dedos a su vagina  y besarla en el cuello, cada movimiento iba acompañado de gemidos de placer de la linda cholita, cuando estaba por eyacular, la hice agachar de nuevo y acabé dentro ese hermoso trasero, nos quedamos quietos algún rato, luego ella empezó a vestirse, antes de salir del dormitorio,  dijo: “ Don Wilfran, quieres que me vaya o quieres que me quede con  vos?”  Mi  respuesta fue:  “ Quedate conmigo, Valentina!!!!”   Quien me hubiera dicho que ese Carnaval iba a desvirgar a mi empleada doméstica !!!!  Pasamos tres días maravillosos, hicimos el amor en todos los cuartos de mi casa, le enseñé posturas placenteras para ella, Valentina modeló algunos vestidos de mi mujer, igualmente se puso todas sus polleras, lo cual me excitaba bastante, aprendió bastante en poco tiempo, luego llamó mi mujer diciendo que llegaba al dia siguiente, para no despertar sospechas, Valentina salió con sus cosas , ella vivía en Sacaba, ahí estuvo hasta después que llegó mi mujer. Luego de esos días, el sexo con mi empleada fue una maravilla, soliamos tirar en la cocina,  en la sala, en mi cama, y cuando dormía mi mujer , en el cuarto de ella.  Todo estuvo bien hasta que alguien le chismeó a mi esposa,  un día nos encontró tirando como locos en la  cama matrimonial, el divorcio fue rápido, sufrí bastante por mis hijos, pero al quedarme solo con Valentina vivimos como marido y mujer varios meses, hasta que encontró otro trabajo mejor pagado, pues un Ing. Vega se la llevó a La Paz  como su empleada y  su amante casi 6 meses, Valentina  posteriormente se fue al Chapare con un cocalero  llamado Ramiro Mariscal, tuvo una hija, se separó,  ahora esta juntada  con un conductor de buses llamado Pichon, hace viajes a Aiquile con el bus de su marido, la veo de vez en cuando, sigue una chola hermosa, mas gordita y llena de joyas. Cuando me quedé solo, tuve que contratar varias empleadas de pollera para que me cocinen, limpien la casa y tengan sexo conmigo, todas fueron muy lindas, siempre me gustó la mujer de pollera, tuve muy buenas campesinas en mi casa, pero ninguna como Valentina Salazar, la Aiquileña.                                                                                                           Final del formulario  FOTOS

DEMASIADO MORBO

Comentarios (0)

YO: Pero no seas asi.. la ultima no?.. tengo la noche libre para salir contigo de copas y te vas a las 4.. Venga no seas… AMIGO: Que no.. que mañana me voy a la playa y tengo que llevar yo el coche… YO: A ti lo que te pasa es que te ha mandado un mensaje tu novia y vas a lo que vas!!.. no si tonto no eres pero un poco mal amigo si… claro como yo no te doy tema.. AMIGO: jajaja…que bobo!.. no en serio, tengo que irme.. YO: Bueno venga, pero el 1º me lo dedicas eh?... AMIGO: jajaja.. me correré pensando en ti … YO: jajaja…bueno pues nos vemos… AMIGO: Venga campeón pásalo bien…   Las 4 de la mañana y mi amigo se va con la novia… Pensaba después de intentar convencerle para que continuásemos la fiesta sin lograrlo.   Un sábado de verano a las 4 de la mañana y solo en una discoteca hasta arriba de gente, la verdad, no era la situación mas cómoda asi que engullí el ultimo trago de mi Martini, y fui caminando hacia la puerta de salida de aquel disco bar de moda que mezclaba una música house realmente buena con un cierto agobio por el calor que esa noche hacia en la ciudad.   Yo, atabiado con unas zapatillas de marca, mis vaqueros desgastados y un polo, todo a juego me ví abriendo con el mando a distancia las puertas de mi coche. Justo habiendo subido en él, hice el ademán de cerrar la puerta cuando una voz de mujer semigritó mi nombre.   No acerté a adivinar de quien se trataba hasta que tras un momento de duda un golpe en el cristal del copiloto hizo que por fin comprabase que se trataba de Marta; una joven morena de cabello y piel, ojos verdes oscuros, amplia sonrisa siempre en su cara, naricilla delgada y muy sexy y un cuerpo que no era muy habitual de contemplar. Fina espalda que marcaba su voluminoso pecho y un trasero que parecía estar hecho con compás debajo de una relativamente fina cintura.   Marta era la camarera de un bar de copas de mi ciudad y con quien yo había compartido noches de trabajo en alguna que otra discoteca.   Hacia tiempo que no nos veíamos asi que procuré un saludo frío ocultando la ilusión que me hacia volver a verla e intentando no distraer a mi mirada con el impactante canalillo que asomaba por su pronunciado escote.   YO: Martita.. cuanto tiempo.. mua mua. MARTA: Hola guapo. mua mua. YO: Que tal te va todo preciosa?.. MARTA: No me quejo, pillé curre en una agencia y lo puedo compaginar poniendo copas, ya sabes.. unas pelas.. YO: Ah.. pues de lujo no?.. MARTA: Si, y tu que.. sigues pinchando buenos temitas?.. YO: Si hija, de algún sitio hay que pagarse los vicios.. MARTA: Anda viciosillo.. jejeje YO: Si yo te contara… jejeje… Bueno chiquilla pues va a ser que me voy a la camita. MARTA: Y eso?.. ah, ya, la edad.. jajaja.. YO: Si será eso.. que va.. un colega que me ha hecho la 13 14 y se ha ido. MARTA: Espera anda…  (teléfono)  Oye que me voy a casa… ya te contaré guapa..                  Ale ya!.. donde me llevas?..   Cogió mi brazo sonriendo.   YO: Al fin del mundo cari… jajaja.. MARTA: Oye tio vas al gimnasio eh?.. YO: Se hace lo que se puede… MARTA: Se nota se nota (apretando el bíceps de mi brazo derecho). YO: Pues si notaras otras cosas… (sacando la lengua en actitud bromista). MARTA: Habrá que comprobarlo…   Mi sonrisa se freno de repente ante su último comentario. Yo no supe que contestar asi que abrí manualmente la puerta de mi coche y con voz quizá algo chulesca le pregunte…   YO: Bueno que… donde te llevo?... MARTA: Al fin del mundo decias no?...   Se subió al coche dejando ver un poquito mas de lo que ocultaba su nimia falda.   MARTA: Tu iras al gimnasio pero yo me he dado uvas e?... a que estoy morenita?... YO: Morado me iba a poner yo… (entre dientes)… MARTA: Como?... YO: nada, nada, que estas veraniega total…   Arranque el coche y automáticamente sonó en el CD de este: " I like the way you move.." perteneciente a la canción que lleva por titulo esa misma frase.   MARTA: Hala como se sale este tema!!... YO: Si eh?...   Marta se tocaba moviéndose como una verdadera go-go…   MARTA: A mi me parece super sensual.. vamos que esta canción me pone.. (pasando uno de sus dedos por sus labios).   Inmediatamente subí el volumen del stereo y baje las ventanillas para que entrara el aire porque me estaba empezando a calentar.   YO: Marta fenomena... no me has dicho donde quieres ir aun… MARTA: mmm… sabes donde vivo?... YO: No… MARTA: Pues yo te indico…   Automáticamente pensé en lo siguiente y por este orden: desodorante y condones… 3 condones y huelo de lujo…al lio!! pensé.   MARTA: Vaya calores que hace en esta ciudad… YO: Ya te digo… 38 grados marcaba esta tarde… MARTA: Si es que me están sudando las tetas!!... Mira toca…   Ipsofacto cambié de marcha y dirigí mi mano derecha a su sublime canalillo comprobando lo duras que estaban ese par de tetas y comprobando a la vez lo dura que se me estaba empezando a poner a mi.   YO: Joder Marta…Vaya par que tienes… MARTA: Te gustan?... YO: pfff ya ves… a ti te estarán sudando pero a mi me esta empezando a sudar otra cosa.   En ese momento dirigió su mano a mi entrepierna y tras palpar la zona con suma delicadeza murmuró:   MARTA: mmmm.. joder que rica… YO: Y eso que no lo has probado…   Desabrochó los botones de mi pantalón y la sacó mordiéndose el labio mientras bajaba la piel de mi erecto miembro.   YO: Marta que nos la damos… MARTA: Tu conduce que yo voy metiendo las marchas en tu palanca…   Se desabrochó el cinturón y agachándose empezó a mamarla de una manera elegantemente suave. Yo notaba como el piercing de su lengua rozaba mi frenillo y hacia que sin querer revolucionara el coche mas de lo normal.   MARTA: Date prisa en llegar… me esta empezando a molestar la ropa y el tanga parece una esponja…   Si me llega a parar la policía no me libra de la multa nadie, fijo.   Aparqué de mala manera en la calle anterior a la suya y nos dispusimos a subir a su casa. En el ascensor besos sin control se repartian como en una batalla a 300 grados. Mordiscos en los labios, en el cuello. Ella agarraba mi trasero y lo apretaba mientras yo subía su corta falda palpando esas nalgas tan duras.   MARTA: Shhhh… los vecinos…   Con sigilo entramos en su casa y justo en el momento que ella cerró la puerta la agarré, la di la vuelta y la quité su camiseta escotada. Su espalda tersa, morena y dulcemente bonita fue lamida por mi lengua mientras mis manos desabrochaban un sujetador que dejó al descubierto al quitarse unas tetas redondas y perfectamente situadas  para que mis manos no quisieran separarse de ellas.   Pezones pequeños pero durísimos indicándome que ya estaban listos para ser deborados. Comí, comí y comí a la vez que sin darme cuenta ya no tenia pantalones ni boxers. Marta masturbaba mi pene respirando fuerte y mordiendo mi oreja.   MARTA: Me vas a follar?...di.. me vas a follar?... YO: Te voy a follar, claro que te voy a follar…   Un tanga minúsculo tapaba mínimamente su rajita… estaba empapada… literalmente..   MARTA: Me la vas a meter toda?... todita para mi?... YO: Entera, la quieres?... MARTA: Metemela, vamos, follame…   Se me olvido por completo el condón.. siempre soy precavido pero joder… su flujo resbalaba por sus piernas… creo que pocas veces he estado tan cachondo.   YO: Ponte de rodillas preciosa… MARTA: A 4 patas?... YO: Si, ¿quieres?… MARTA: joder que si quiero…   Mientras ella se arrodillaba yo me quité el polo viendo como ella separaba su tanga para permitirme ver y posteriormente adentrarme en su rasurado coñito. Estrecho tras su duro culo. Ella se frotaba el clítoris y el ano moviendo su cabello y encorvando su espalda ofreciéndome ese pedazo culo que agarré con fuerza mientras la penetraba. Dios que coñito mas rico… totalmente rasurado, estrecho, mojado y caliente como el solo. No se las veces que la embestí de aquella guisa pero ella se estaba corriendo viva… su flujo resbalaba por mi escroto… caía al suelo... era increiblemente morboso..   MARTA: Folla, folla, llename…   Sinceramente yo estaba a punto de estallar y notando un espasmo suyo acerté a saber que ella estaba satisfecha por eso y por que se corrió como una verdadera fuente…   MARTA: Tumbate..   Asi hice sin dilación.., ella aun de rodillas solo se giró y agarró mi polla mas que dura mirándome a los ojos y diciéndome:   MARTA: Te quieres correr?... quieres correrte?...   Yo apenas pude pronunciar palabra y mirándola a los ojos, asentí. Ella me la chupó indescriptiblemente aun mojada con su flujo y se le movían las tetas mientras subía y bajaba la cabeza..   YO: Me corro…me corro…   Quito su boquita de mi falo y cerrando los ojos empezó a moverla de arriba a abajo tan deprisa que el sonido que ello producía podría hacer despertado a medio vecindario…   MARTA: Si… si… correte… asi… damelo…   Todos los músculos de mi cuerpo se tensaron a la vez y eyaculé de una manera escandalosa, llenando su cara y pelo con mi esperma. Ella restregaba mi pene por sus labios y tras relajarse mis nalgas lo lamió, lo chupó, abrió los ojos, me guiñó uno y sonrió…   Su cara sonriéndome llena de mi semen no se me olvidará jamas.  deseopoderquerer FOTOS

como inicie mi vida sexual primera parte

Comentarios (0)

hola este es mi primer relato ojala sea de su agrado, soy de cochabamba bolivia y por razones de privacidad no podre darles mas datos chekeenlo.Esta historia comienza en kasa de ella mi enamorada hace como 2 años cuando ambos teniamos 17 años, ella Grecia(nombre ficticio) de unos 1.70m gordita buen trasero y unos pechos pequeños pero formaditos.Todo empezo como un juego ella tenia un restaurante y yo la visitaba todos los fines de semana ya llevabamos como 3 o 4 meses de novios, siempre estabamos tras el mostrador q nos tapaba todo el medio cuerpo, y siempre jugabamos a pelliscarnos y darnos algunos abrazos un pocos picantes, ese dia el restaurante estaba vacio la mama de ella estaba en el cuarto de alado en la cocina casi nunka se aparecia porque siempre tenia algo q hacer de vez en cuando la llamaba para darle algun  encargo o avisarle q ya salia algun plato, volviendo a lo nuestro, ella empezo a darme besos mas fogosos cosa que era un poko raro empezo a acariciarme bajo la polera de repente se me endurecio el pene e intente dicimularlo ella se dio cuenta y me hizo un reto me dijo- A q meto mi mano y lo toco, yo acepte. ella empezo poko a poco pero se estaba desanimando asi q agarre su mano y la empuje asia el pene q ni bien toco se puso mas duro aun jamas abia sentido algo igual, ella tambien se sintio rara era la primera vez que tenia un pene entre sus manos, entonces comenzo a frotarmelo lentamente yo empeze a meter mi mano bajo su blusa no podia desaprobechar tal oportunidad asi q le baje el brasier ella puso un poko de resistencia y al final se dejo, era la primera vez q tocaba unos pezones ni bien sintieron mis dedos se pusieron duros dicimulada mente subi la blusa y bese un pezon siempre atento a que ningun cliente apareciera ella se puso a mil aproveche y le rete a que me diera una mamada ella rechazo y solo me dijo si quieres solo le doy un beso acepte pero en el momento en que sus labios tocaron mi pene aproveche y empuje su cabeza ella accedio y abrio la boca no puedo negar que no lo hizo bien pero se sentia realmente delicioso empezo a acerlo con mas fuerza aveces sus dientes rozaben mi pene sentia dolor y placer al mismo tiempo.Asi empeze a levantarla pa que estubiera de pie y yo sentado, intente tocar su conchita pero solo me dejo tocar por ensima de su calzon, asi que frote tanto que empezo a humedecerse hize a un lado el calzon y ella detubo mi mano y me dijo.- toca lo de atras si kieres todavia adelante que despues tendremos tiempo, asi que aproveche toque su anito ese agujero tan rico tenia un olor especial meti todo un dedo de un empujon y ella empezon a gemir le estaba gustando intente nuevamente tocar su conchita ella me detuvo nuevamente, se abrocho el pantalon y me subio el short, me dio un beso super apasionado, yo aproveche que estab parada le subi toda la blusa y durante cinco minutos le chupe las tetas y mordi los pezones hasta que sentimos que su mama venia asi que dicimulamos que estamos ordenando el mostrador. Esa noche me hize una reverenda paja en honor a ella pensando que en unos pocos dis ya la tendri completamente.Este solo es el comienzo de una larga historia de sexo con la mujer que estubo conmigo mas de dos años y tube experiencias muy gratas y calientes, si kieren que mande mas relatos escriban sus comentarios. FOTOS

mis recuerdos

Comentarios (0)

  bueno al leer estos relatos me vino ami mente mi primera vez  de eso ya hace muchos años era algo doemido que leyendo los de uds   mevino ami mente como si fuera hoybueno sucedio cuando yo cursava el 1 año de secundaria en ese entonces habia una maestra que nos daba goegrafia ella tendria como unos treintay tantos y yo un mozuelode 13  se habiacambiado de cd pues  habia sido burlada por su novio y la dejo al pie  del altar y se refugio en la escuela y dando clases sucedio que un sabado ella tenia que hacer cambios en su casa  y mepidio le ayyudara y  asi fuia ayudarle en el trascurso delam añana acomodamos varias cosas y conel roce  y agacharnso yolemirava las tetas rica sy deliciosas pues yo nada mas habia vistop las demis compañeras de clase y eran muy pequeñas asi estuvimos por unbuen rato hasta que decidio que descanzaramos y tomaramos agua pero al servirla se le resbalo el vaso y se mojo todo su cuerpo y se noto luego  luiego su ricas tetats  por debajo dela blusa y el bara quetraia en ese momento y ami ques em para  la verga   de ver   ella se dio cuentay no dijo nada se fua cambiar y regreso y empesamosa acomodar  de nuevo so,lo que empesamos a pasra muy juntos y yoa restregarle laverga ala pasada asi fui acomodabdo las cosas hastaque  nos atoramos y quedamos juntos  yo apoyado en suespalda y conlaverga dura y ella que no hacianada por qquitarce solte las cosas  que traia y le ayude  ella las avento a lado y  metomo del amano me llevola sala y ahi comensoa sobarme y  ya la tania dura y se fue desnudando  y asi la fui viendo luego ella  me acosto y mebajo  mi pantalos junto ami trusa y salio mi verga dura y virgen pues noma sme habia pajeado nohabia visto unamujmer real  so,loen revistas conlso amigos ella me fui diciendo quehacer  y derato ya la habia ensartado toda y nos moviamos rico los dos asiestuvimos por varioa min  hasta que  me pus etento y ella sabia queme vendria  se safoy comenzoa mamar  hasta que me saco todos mis jugos y yo explote en su cara  fue rico  y asiestuvimos por min  hasta ques em parod enuevoy empesamopsos a cojerd enuevo haciendo todo lo que ella medecia fue unfinde seman inolvidable   que hopy quiero compartir animado por los relatos que eh leido donde quiera quee ste mi querida maestra graciassssssss FOTOS

SEXO ORAL A LA ORUREÑA

Comentarios (0)

Ella traía puesta una linda tanguita roja debajo de su falda escolar a cuadros, a pesar de las ganas que ella tenía se mostraba algo tímida para comenzar, entonces me dejo a mí actuar. Empecé metiendo mis manos debajo de su falda; lo primero que encontré con mis manos fue los bordes de su tanga cubriendo los costados de sus caderas, sentí la temperatura de su piel detrás de esa delgada tela que cubría su zona íntima y me acomodé mejor apretando sus caderas con mis manos.

 

Luego levanté su falda toda hacia arriba, ahí aprecie por completo su tanguita roja, como se pegaba a la piel de su sexo, como su húmeda vagina absorbía la tela que la cubría. Sus muslos juveniles me atraían tanto que conduje mis manos sobre ellos, comencé a tocar delicadamente esos muslos con mis manos, pude sentir como su piel se estremecía a la llegada de mis manos, moviéndose inquietamente ella me miraba directamente a los ojos, y mis manos tomaban más confianza sobre sus muslos, tocaba esos carnosos muslos de arriba hacia abajo, incontenibles mis caricias me hacían llegar por sus costados hasta alcanzar sus caderas, volviendo a palpar por donde había comenzado a tocar su tanga roja.

 

Y en ese preciso instante separé sus piernas, me puse justo en medio, sus muslos carnosos me recibieron rozándome los costados, ya estaba más cerca de su piel más íntima y podía sentir su excitación, su respiración entrecortada cerca de mi rostro y sus ojos semi cerrados, estaba totalmente extasiada, disfrutando ese momento tanto como yo. Como yo que me conduje sobre su cuerpo y me deje prender por su cuerpo aun cuando ella no me tocaba con sus manos siquiera. Aun sin aproximarse a mí con sus brazos, pero sí su sexo, era el que me llamaba, podía presentir ese caudal de excitación que mojaba su vagina e impregnaba de su aroma a mujer esa piel que se guardaba tras su prenda íntima, aquella que ya quería quitar con mis manos. Pues ya quería tener su sexo expuesto para poseerlo con mi boca.

 

Mis manos se pegaron a sus caderas justo al borde de su tanga, por ahí empezaron a invadirla mis dedos hasta caber y casi adherirse a su piel, extendiendo mis dedos, comencé a recorrer hacia sus nalgas por ambos costados, esa piel tan carnosa y redonda empezaba a excitarme aún más, y ella ya se mostraba más inquieta ante mis manos invadiéndola, abría aún más sus piernas, pegaba su pecho a mi pecho y se entregaba absolutamente al dejarse invadir con mis manos. Tocar su piel, invadir su ropa interior, agarrar sus nalgas me emocionaba tanto que, cuando comencé a acariciar sus nalgas, tan carnosas y gruesas, tan excitantes que no pude contenerme, y separé levemente sus nalgas de la cama en la que se encontraba sentada para comenzar a meter más mis manos y tocar sus nalgas por más abajo. Separé también sus nalgas por el medio y pude sentir ese calor al interior de sus nalgas resguardando su ano, pero por el momento no quise invadirla ahí en medio.

 

Apretadas por la cama mis manos estrechaban sus nalgas, yo contenía el peso de esas dos nalgas en mis manos y las palpaba con mis dedos abiertos por toda su redondez,  con las palmas de mis manos que contenían el peso de sus redondas nalgas podía sentir plenamente su piel tan tierna. Quise mover mis manos sobre sus nalgas pero oprimidas no podía más que mover mis dedos. Entonces le pedí que me permitiera sentarme a su lado para que ella se pusiera de costados sobre mi pecho y así poder tocarla mejor.

 

Me senté en la cama a lado suyo, ella se puso de costado, sus nalgas apuntaban hacia afuera, mis manos sujetaban su culo a manos llenas. Tomaba bien sus nalgas y me extendía por todas partes acariciando esas redondas lonjas de piel gruesa. Hasta que llegué en medio nuevamente, y lentamente me fui hacia bajo acariciando entre sus nalgas, deslizando mis dedos ahí en medio, pegándome a su piel, y cuando estuve a punto de lograr meterme entre sus redondas nalgas hacia su ano, ella me contuvo y tuve que volver a rozar hacia afuera de sus dos nalgas, pasé por en medio de sus nalgas deslizando mis dedos y llegue hasta sus caderas. Luego abriéndome paso entre su piel y su prenda íntima, pude alcanzar su vientre y ya cuando estuve a punto de llegar a tocar su sexo.

 

Mejor me contuve, y saqué mi mano, porque esa su vagina quería darme el gusto de tocársela metiendo mi mano por la parte de adelante de su tanga; para ello, metí mi mano entre su falda y su tanga, acaricie su vientre por debajo de su ombligo y fui hacia abajo deliciosamente acariciando su piel metiéndome en el interior de su tanga, poco a poco, mientras rozaba su piel tan suave y esponjosa, sentí como llegaba a sus pelitos, mis dedos se metieron entre ellos deshaciendo sus rizos y se sumergieron tocando esa su piel tan tierna, tan cálida, a mi llegada ella se puso más inquieta, agitada y nerviosa me miraba invadir su ropa interior.

 

Esa su piel era tan fina, que parecía que nadie la había alcanzado antes, ella no ocultaba su excitación, me miraba con ojos fijos, con labios llenos de deseo, muda sin decir nada pero con el nerviosismo expresándose a través de su mirada. Yo no me detuve y seguí invadiendo su sexo con mi mano, al llegar a su piel más blanda y calurosa me estremecí, llegar ahí abajo fue una experiencia por demás excitante. Allí pude sentir ese calor, mezcla de aroma y transpiración que invadía el borde de todos mis dedos juntos. En poco, ya estaba acariciando el contorno de su tentadora vagina, donde sus pelitos se hacían más densos y se abrían sus labios vaginales.

 

Por debajo de esa piel que tocaba se ocultaba su clítoris, ya se notaba su volumen tras que mi dedo tentaba esa zona palpando, metí mi dedo en medio de esos labios vaginales para abrirlos y encontré en la entrada ese robusto clítoris, oculto entre los pliegues de esa vagina, empecé a rozarlo para que saltara hacia afuera, en poco sentí, como su piel blanda y manejable se desplegaba fácilmente hacia los lados para dar paso a un clítoris firme que salía hacía afuera para ponerse con toda su humedad sobre la yema de mi dedo. Entonces acomode mejor mi dedo y dejé que resbalara encima de la redondez y la humedad de aquel clítoris brotado. Mi dedo se daba el gusto de resbalar encima, su lustrosa humedad quedaba en mi dedo, mi oído se dio el gusto de escuchar su respiración entrecortada y un corto gemido que no pudo contener. Después ese mi dedo se metió más adentro y siguió rozando, mis otros dedos lo siguieron deslizándose entre los pliegues de su vagina; y ahí en medio, fue encontrar su humedad en pleno, esas secreciones se adherían a mis dedos dejándolos pegajosos al momento de sentir el interior su vagina, sentía que por los costados mis dedos quedaban atrapados por sus labios vaginales, sentía también como su vagina se cerraba hacia adentro con mis dedos sumergiéndose en su interior y es que su vientre se contraía y con eso mis dedos cabían muy bien dentro su vagina. Con mis dedos juntos rozaba, palpaba ese interior humedecido y en cada roce alcanzaba más al fondo hasta que sentí esa rica entrada vaginal, hacia su interior, ese orificio se hacía una deliciosa tentación para invadir con mis dedos. Pero esta vez si iba a invadirla iba a ser con mi boca, con mi lengua, con esos deseos incontenibles que tenia de comérmela y dominar su voluntad.

 

Sin pudor alguno, saqué mi mano de su tanga y la agarré de sus costados para bajársela, como sus nalgas obstruían su caída, ella se levantó de la cama y por si misma desprendió de su piel la tanga y la echo por debajo de sus nalgas, luego volvió a sentarse ya con el culo desnudo. Yo por mi parte, termine de deslizar esa tanga por entre sus piernas hasta abajo, al llegar a sus piernas se la saque por completo, y al verse desnuda de la cintura para abajo le volvió esa timidez que me permitía a mi dejar hacer sobre su cuerpo, cogí sus rodillas de inmediato y se las separe para que así quedara expuesto su sexo. Sus entrepiernas se sentían tan llenas de ese su cálido aroma femenino, invadida por el deseo, ya viéndose con las piernas separadas, deslizó sus nalgas hacia delante de tal manera que su vagina se abría delante de mí, y sin contenerme, comencé a poner mi mano encima esa vagina para acariciarla, por encima de sus labios vaginales mi mano rozaba sintiendo esa carnosa piel que cubría su vagina y que se abría en labios vaginales gruesos, rojizos y lustrosos, mi boca sedienta, quería directamente llegar a sentir esa piel tan íntima, y me fui encima de esa vagina besándola como se besa en la boca.

 

Sintiéndome más complacido que nunca, agarré con mis dedos y jale esos labios vaginales a un costado, dejándolos semi abiertos de un costado. De inmediato me puse encima de esa vagina expuesta, con mi boca selle mis labios a su alrededor y metí la lengua, de una sola lamida sentí su humedad, su calor y esa sensación que me invadía hasta excitarme más hasta llevarme a sumergirme más en su vagina por completo, con mis labios chupaba sus carnosos labios vaginales hasta llevármelos dentro de la boca, ella ya no pudo contener más los gemidos y comenzó a pedirme que le comiera su vagina. Yo la invadía con mi boca, tomaba su vagina con mis labios y chupaba, abría sus pliegues y me metía a agarrarla a lametones  hasta juntar la humedad de mi boca con la humedad de su vagina.

 

Luego ella tomaba su vagina con una mano, poniendo los dedos alrededor de su clítoris lo descubría suspendiendo sus pliegues hacia arriba y cuando su clítoris salía completo, con esos mismos dedos, restregaba sus pliegues vaginales hacia abajo, los fruncía al centro cubriendo su entrada vaginal con sus gruesos labios vaginales y volvía a separarlos y suspenderlos hacia arriba, mientras en medio de su rojiza vagina ya escurría un hilo de flujo vaginal blanquecino, tan exquisito, que fui a tomarlo con mis labios y con mi lengua. Termine lamiendo y sorbiéndome todo su jugo vaginal degustándolo en mi paladar, y para terminar sorbiéndolo todo, con mi labio inferior y con mi lengua fui recorriendo lentamente el interior de esa vagina como si restregara el interior de una olla, fue algo delicioso recibir en mi boca todo ese sabor a mujer excitada.

 

Excitante vagina que termine lamiendo profundamente, con mi lengua me daba el gusto de sentir el interior de esos labios vaginales y lamerlos de adentro hacia afuera por ambos costados, sus labios vaginales tan tiernos se dejaban llevar por mis lamidas a voluntad, si lamia uno de sus labios de adentro hacia afuera, se dejaba llevar a un costado y si lamía hacia arriba se recogía hacia arriba y se dejaba manejar, disfrute tanto de lamer a voluntad esos ligeros labios vaginales; luego cuando ya había lamido lo suficiente, me detuve a poner la punta de mi lengua en su orificio vaginal, y empecé a presionar para entrar, ella sentía como intentaba penetrarla con mi lengua y gemía contrayendo su vientre, soltando el peso de su cuerpo hacia atrás sosteniéndose en sus brazos encima la cama y entregando su vagina a mi boca para que pudiera darle todo el placer que quería.

 

Mi lengua tiesa en cada intento por penetrarla se impregnaba de su abundante secreción vaginal, lo que mantenía su vagina empapada, el exceso de flujo hacia que mi lengua resbalara pero al mismo tiempo permitía que con sus flujos en la punta de mi lengua pudiera entrar más lubricaba, poniendo mi lengua lo más firme que pude entre tanta humedad, hacia más presión sobre su entrada vaginal y sentía como alrededor de la punta de mi lengua ya cedía su entrada abriéndose y recibiendo el borde de mi lengua. Aproveche el instante para disfrutar de su vagina por dentro, sentir esa cálida entrada vaginal con la punta de mi lengua, luego hice el esfuerzo de llegar lo más adentro que pude, su vagina lubricaba más mi lengua y los músculos de su vagina se contraían alrededor del borde de mi lengua, eso me excitaba y me daba ganas de intentar penetrarla aun con más ganas, ella gemía descontrolada y yo metía más mi boca al interior de su vagina, hundía el borde de mi lengua hasta más no poder y sentía ya parte de las paredes de su vagina que se cerraban destilando flujo sobre mi lengua, hasta que ella sin contenerse y gimiendo más fuerte, lanzo una buena descarga de su vagina y todo fue a dar a mi boca, yo apoye por completo mis labios, me aferre a su vagina y me hice de esa su descarga, lamiendo con mi lengua el interior de su vagina hasta dejar despejado el borde de sus labios vaginales que quedaron empapados de su baba blanca.

 

Mi boca en su zona intima cubría toda su vagina y para terminar de comérmela por completo, pasé mis manos debajo de sus muslos  cerca de sus rodillas y eleve un poco sus piernas, esa su posición hizo que su vagina encajara mejor en mi boca y yo pudiera lamerla hasta sentir su entrada vaginal en medio de mi lengua y ahí pueda darle lametones hasta dejarla libre de todo fluido que saliera de su vagina. Mis labios cubrieron sus labios vaginales, sujete con mi boca a los costados sus labios vaginales, chupándome sus pliegues llegue hasta casi lamer y chupar sus entrepiernas de ambos lados y luego volví en medio de su vagina para dar las ultimas lamidas que saciaran tanto su vagina como mi boca; lamiendo aún por debajo de su entrada vaginal me encontré aquella delicada piel que separa su vagina de su ano y ahí me puse a lamer, degustando ese su otro saborcito de piel tan oculta que ni siquiera ella debía haber pensado que tocaría, menos con mi boca, pero ahí estaba dando mis últimas lamidas chupadas y besos a su zona intima. Y así fue como termine dándole el mejor sexo oral que ella nunca siquiera hubiera podido imaginar.

 

Y luego yo mismo le puse su tanga y bajando su falda de su uniforme de colegio deje que se marchara satisfecha, con una sonrisa manifiesta entre sus labios, dejándome dicho cuando seria nuestro próximo encuentro para hacerle sentir más placer.

 

Si eres orureña puedes escribirme a: ellibrodegonzo@gmail.com

FOTOS

hawaianas

Comentarios (0)

Desde los 12 años uso sandalias hawaianas, siempre hétero,alto, delgado y semi-musculoso, la conocí a los 14 y era la bella entre las bellas, bajita de estatura, pechos grandes, caderas y muslos  que con el tiempo se hicieron mas anchos y el mismo gusto que yo por usar hawaianas. A los 15 éramos pareja, sus padres y los míos eran amigos y no nos criticaban. Pensaban que era peor prohibirnos. A los 18 éramos mas maduros pero siempre muy apasionados, ella había sacado cuerpo de hembra y el amor hizo lo suyo también. Enormes pechos, muslos y nalgas que me engancharon para siempre. A los 25 nos casamos, nacieron dos hijos varones que hoy tienen 19 y 17 años que nos han soprendido varias veces haciendo el amor a mil y nos animan a mantener siempre el  espíritu jóven, a ser pareja, amantes totales, a usar zunga y tanga sin avergonzarnos en la playa; nos dicen que desean encontrar parejas tan ricas como su madre y eso me llena de orgullo. Ella ahora es mas madura pero su cuerpo sigue siendo hermoso y atractivo, la adoro, es una muñeca que me llena plenamente. Hace poco, ambos nos tatuamos el nombre de uno en el otro y nos implantamos piercings en los pezones y bajo la remera sin sostén o la tanga veraniega se le ven hermosos, se ve tan mujer, tan mía y ambos seguimos usando hawaianas en primavera y verano, cada día. Hemos formado una colección de casi 100 pares y siempre las combinamos con remeras musculosas y shorts diminutos. Pero lo mas exótico es que seguimos haciendo el amor aunque desnudos, con hawaianas puestas, escogidas especialmente para cada ocasión.Es como una magia que no entendemos pero que nos dio un secreto misterioso y fascinante. Te amo Ernestina. FOTOS

era muy decente2

Comentarios (0)

nunca  te imaginas que sorpresa te tiene preparada la vida .nuestros encuentro con  doña noemi se hicieron mas frecuentes a veces hasta tres o cuatro veces por semana nos encontrabamos en la misma cafeteria a charlar y a tomar cafe siempre la recibia con un ramo de rosas y algun chocolate .fue asi como nos fuimos envolviendo en un viaje sin retorno .tras de dos meses saliendo por fin tome. la desicion de declararmele y pedirle que fuera mi amante .fue un dia viernes salimos a desayunar y entonces le dije que necesitaba hablar con ella y me dijo esta bien haber dime de que se trata y la tome de la mano y por una extraña razon no protesto .le dije " no se como lo tome pero ya no puedo callar lo que le voy a decir y si usted decide dejar de hablarme pues esta en todo su derecho .y dijo ya dime me tienes en suspenso y le dije esta bien ya sin tantos rodeos la verdad estoy enamorado de usted y deseo que sea mi novia .bueno si se puede y me dijo - pues la verdad de se  puede .y yo tambien siento algo bien lindo por ti tambien te amo me he enamorado como una quinciañera pero tu sabes mi situacion. que estoy .y le dije entiendo pero para  todo hay espacio en esta vida y no le pido que este conmigo las 24 horas pues ambos sabemos que tenemos obligaciones y responsabilidades .y me dijo lo voy a pensar y por la noche te doy una respuesta y le dije no hay mucho que pensar solo diga si o no y le dije te doy 5 minutos para decidir y dijo sonriendo por que tanto tiempo esta bien te lo ganastes a pulso mereces una oportunidad haz hecho mucho para merecertela eres muy buen muchacho esta bien acepto ser tu novia y ya veremos que pasa en el futuro .nos tomamos de la mano y nos dimos un beso .nos quedamos charlando y me pregunto como me gustaban las mujeres con vello en su vajina o depiladas .le contestes que  con vello.pero si estaba depilada no habia ningun problema y le pregunte como estaba ella y me respondio eso sera mi sorpresita para ti .cuando estemos en la intimidad lo vas a descubrir .nos terminamos el cafe y fuimos a un centro comercial y entramos a una tiende de ropa intima para mujer y lenceria .le compre varias tangas y tambien algunos baby dolls.tambien ligueros .pague y nos fuimos para nuestros.apartamentos .me bañe y me fui para mi trabajo .cuando sali me llamo por telefono y me dijo que tenia muy buenas noticias .y le pregunte de wue se trataba y me dijo que don carlos habia viajado a mexico de emegencia pues su mama estaba muy grave y no le daban mas que tres dias de vida .y me dijo se fue carlos y ariana .el va a estar un mes y medio y mis hijos solo una semana .y me dijo ven ami departamento estoy sola .me bañe y le mande un mensaje que me abriera la puerta que ya estaba listo .me asegure que  no hubiese algun testigo y nos pudiera comprometer .entre y nos besamos y nos sentamos en la sala .nos tomamos de la mano y me dijo que habia llegado el momento de consumar nuestro amor.estaba recien bañada tenia puesta una bata azul  corta y medias negras .nos abrazamos y nos besamos mientras me  bajo mi pants y quede en boxer nos estabamos comiendo a besos y le desate la bata y que sorpresa me lleve tenia un bra azul media copa y una tanga azul y un porta ligas azul y le desabroche su bra y quedaron ami dispocision sus pechos grandes y firmes .se acosto y recorri cada centimetro de su cuerpo con mi boca hasta llegar a su parte mas intima con la boca hice a un lado su tanga y wue paravilla estaba muy velluda .sus vellos eran negris y risados .le di una lamida y con mucho amor la despoje de su tanga y le dije cuanto tiempo tiene que carlos no te coje y me dijo dos semanas abri su vajina y comence a hacerle sexo oral y me dcia que sentia raro pues carlos nunca se lo habia hecho .ufff que rico muchacho me vas hacer venirme no aguanto mas y vi como su cuerpo se estremecio y quedo sin fuerzas .seguia trabajando su clictoris y me dijo ya mi amor damelo no me hagas sufrir ya lo necesito por favor .se sento y me quito mi boxer y cuando vio mi pene dijo hay esta muy gruesa y cabezona .abri sus piernas y lubrique un poco su vajina y poco a poco se comenze a meter y miraba como mi pene iba penetrando su vajina .una vez toda adentro comenze a bombiarla tenia una mezcla de gemidos de dolor y de placer .acelere un poco y se la saque y talle  mi verga  en su clictoris pego un gemido de placer y la volvi a penetrar acelere.me comenzo a decir asi niño asi lo estas haciendo muy bien llename mi panocha con tu leche no pares asi mi amor " sigue sigue " no aguante mas y tuve tres en uno .o sea tre eyaculaciones sin sacar mi pene de su vajina.espere hasta que saliera la ultima gota de semen y se lo saque .y me dijo !uy mi amor se ves que la traias atrasada mira como me dejastes de llena la panocha de leche.se limpio y me limpio la verga .se coloco de perrito y se lo volvi a meter y comenze a penetrarla mientras la sujetaba del porta ligas le daba de nalgadas se puso como braza .seguia bombiandola y comenzo a gemir tarde unos 20 minutos y terminamos juntos nuestros gemidos se fundieron en uno solo .nos limpiamos y en cuanto mi verga estuvo erecta la tomo con su mano y la puso derecha y  poco a poco fue sentandose hasta que se la metio toda comenzo en sube y baja y a hacer movimientos circulares.ufff sentia que me quebraba la verga mientras se tomaba sus pechos y me los ofrecia para que se los chupara .despues de 20 minutos volvimos a terminar juntos .edperamos unos 5 minutos y mi pene volvio a estar erecto y se acosto y lo hicimos de ladito .estuvimos15 minutos y volvi a eyacular rendidos nos quedamos abrazados y me dijo que nunca penso en descubrir el verdadero amor y que jamas  se imagino que otro hombre la llevara ala gloria y la hiciera gozar como. nunca en sus 17 años de casada con carlos .nos quedamos dormidos y ya alas 5 ama me fui ami departamento .al otro dia me llamo pars desayunar me bañe y se miraba tan segura y tan decente vestida con subpantalon gris y un saco del mismo y una blusa azul .se miraba muy linda pero esa panocha ya tenia dueño .continuara FOTOS

Primer anal a mi esposa

Comentarios (0)

Este hecho real sucedio aproximadamene hace 6 años, amnbos teniamos 6 años, ambos teniamos 25 años, uds sabrá, como esta el vigor y libido a esa edad............. 
Para esa tarde ella llevaba una falda naranja larga y una blusa escotada,las mismas que acentuaban su cintura y dejaba ver esas curvas de esa nalga maravillosa, la blusa ni hablar me enseñaba las curvas de sus seno, solo faltaba verle los pezones....Ya en detalle,la arrime a la pared, la puse de frente cosa que su espalda y culo quedaba frente mio, aproveche besandole el cuello, mientras apretaba sus nalgas, que rico sentirlas duras y amoldadas, mientras subía su falda y empezaba a sobarle mi miembro en ellas...Como me encanta cuando brota el culo, deseando sentir mi pene erecto y lubricado de tanto libido...No perdía mis esperanzas en poder probar ese ano virgen, apretado,rosado que tenia..de pronto súbitamente se volteó y escuche algo similar a un "te amo" para mí; me dijo: QUIERO QUE ME LO METAS POR DETRAS...
Mi pene se puso a mil, me impresionó, que con solo oir esas palabras se puso de una forma indescriptiblemente duro..obediente le desnude y empecé a darle un buen sexo oral, le chupe esa concha hasta que mi lengua se irrite,ella no aguantaba mas me halaba el cabello, presionaba con fuerza mi cabeza en su chepa, roja de tanto mamar....hasta que la vire, hice que se recueste en el escritorio con el CULO brotado , que delicia, abrir con mis manos sus nalgas y encontrarme frente a frente con su ano,cerrado y reseco, al mismo que lo atendí humedeciéndolo con un suculento beso negro, de tanto andar en su culo mi lengua entro en el, mientras ella gemía y pedía ser penetrada..empece a acariciarselo con un dedo, el mismo que lo punteaba hasta que despacio fue entrando a punta de saliva, para el segundo dedo le empezó a doler y toco usar crema lubricante, poco a poco entre el para y sigue entraron dos dedos. creanme no aguante le pedí que se abra el culo y que arrecho ver q mi mujer me abria su culo para yo clavarle mi mazo;lubriqué la cabeza y punteando fue entrando, lo hice hasta que llego a la mitad y ella me dijo "para que duele" ;que fatal en pleno gusto de uno que te plante de esa forma, pero igual pare pero con media verga dentro de su culo.
Esperamos a que el dolor sea menos intenso y empece de nuevo a bombearselo, no quería sacárselo, xq conociéndola no iba a queres más, asi que, la mitad q estaba afuera le puse casi todo el lubricante, poco a poco y aguantando las ganas de romperle el culo a mi esposa entro todo..que delicia culearla y masterbarla a la vez, mientras ella ponía su mano en mi pelvis, la misma que dependiendo el dolor la ponia firme y no me dejaba empujar más..
Así en esa faena estuvimos cerca de 45 minutos, los mismos que fueron bien aprovechados, tuve un orgasmos fenomenal, bote toda mi leche dentro de su culo, mientras ella mojada totalmente  tenia mis tres dedos dentro de su coño.........
Fue así como disfrute por vez primera el culo de mi esposa, con la excitación que te da el miedo  de que pronto llegaría la mamá o uno de sus hermanos..
Espero lea halla gustado.
FOTOS

La Descartuchada

Comentarios (0)

La Descartuchada Soy Mia una mujer común, casada hace 23 años, cuatro hijos, me diagnosticaron una enfermedad psiquiatrita (de la cabeza) y me obligan a tomar remedios. El tema es que mi marido se aburrió de mi. Y bien merecido lo tengo le cargue siempre la mano en todo. Consecuencia me dieron el ultimátum o me pongo las pilas o se divorcia. Y yo no he trabajado nunca fuera de la casa.Acepté la condición, total solo se trata de un trabajo “part time” y en mi currículo puse que estoy disponible desde las 15 a las 21 horas de martes a sábados.Después de entregar mi CV en media ciudad durante un par de meses. Me llamaron de varias partes a entrevistas, pero no quedaba por la edad y la falta de experiencia. Un día me llaman de una multitienda de construcción. Me entrevistó una señora y al parecer le caí simpática así que quedé a prueba.Llevaba trabajando como una semana y me llamaron de la oficina en el segundo piso. Ahí me entrevistó un señor, por lo del contrato. El tipo me ponía nerviosa sobre todo cuando me miraba fijo. Me pidió que me cambiara las ropas que tenía puesta por el uniforme. Como no vi ningún closet le pregunté donde me podía cambiar?. Y me contestó que allí mismo. O acaso tenía algún problema? De mala gana me quite la blusa y el pantalón quedando en ropa interior, supongo que no estoy tan mal de físico, por que sentí los ojos del tipo en todas mis partes intimas. Me puse el uniforme que es una especie de bata como de hospital, claro que con los colores corporativos y mas gruesa ahí me sentí mas tranquila. Después de eso me hizo firmar el nuevo contrato y proseguí el día normal haciendo de reponedora, el aseo y cuanto me mandan.Ese día llegue ganosa y quería tener algo con mi marido, pero el anda de malas conmigo y eso me tiene muy frustrada así que me serví un pan y una bebida y me bañé para enfriarme. Me metí a la cama, él ya estaba dormido, igual le corrí mano, me gusta pasarle la mano por su lomo y si está en posición le agarro el paquete como que no quiere la cosa.Así pasaban mis días cuando me mandan a buscar de la oficina de arriba nuevamente. El tema era que el tipo fue ascendido y ahora era el jefe del área y entre otras mi jefe también. Se fue de chachara un rato y me tenía latea, de repente se paró de su asiento y me acosó, yo tan nerviosa que no cache na’ lo que decía. Lo que pretendía era lo que cualquier hombre con poder. Si quería progresar y ganar más lucas tenía que estar dispuesta. Yo seguía turbada y sin entender. Dispuesta a que? Pensaba para mi y se me salió en voz alta. Y que tendría que hacer? Y ahí no me dijo nada, con una mano me tapo la boca y con la otra me manoseó las bubys y el trasero… comentando que estaba bueno. Se separó de mi cuerpo, me miró fijo a los ojos y me dijo nos estamos entendiendo? Yo sólo atiné a mover la cabeza afirmativamente. Salí de la oficina colorada no se si por el bochorno o calentura. Me fui al baño, me refresque y disimule siguiendo con mis actividades.Fin de mes… me pagaron y al revisar mi cheque venía con un bono…no mucho pero para el trabajo estaba bueno.Ese lunes me fui contenta, me sentía algo eufórica, era mi primer sueldo. Ya el mono de mi marido no podría palabrearme o sacarme encara que soy una mantenida. Esa noche llegue tarde a casa con regalos para mis hijos y también para mi. Toño se había dormido, las noches se habían tornado cada vez más calidas y yo sin poder sacarme las ganas. Y eso me hacia mal dormir y para remate en la mañana entraba a trabajar, así que me desnudé y le sobé el pene, el que no tardó en estar a punto. Toño tiene un buen trozo de herramienta cuando lo tengo dentro de mi conejo lo disfruto cualquier cantidad hasta acabar. Con todos los años de servicio lo sigo gozando, por lo que me subí a horcajadas sobre él y me lo introduje, yo ya estaba muy caliente y mojadita. Me movía lento para no despertarlo… iba rebien y no se despierta y me saca de encima y ahí quedé con las ganas. Para no hacer escandalo me quedé calladita y no molesté más.Seguí el día normal y me fui al trabajo. De repente se me pasaba por la mente que me llamen o subir a la oficina. Ese día no pasó nada. Nunca en mi vida me había masturbado pero esa noche me metía al baño y me la toque estaba agarrando velocidad y al Toño se le ocurre entrar al baño y me pilla… No me dijo nada. La noche la pasé mal, con cuarenta años encima y con ganas sin apagar.El día me pasé haciendo las cosas de la casa y de la pega hasta que me llamaron de la oficina. El jefe me informó en el momento que había un reclamo por contestar mal… yo pedí disculpas pero no sabia quien podía ser porque había trabajado sola. El jefe se me fue encima y me dijo esto hay que arreglarlo inmediatamente. Me puso sus manos encima, me reclinó sobre el sillón, me levantó el uniforme y me dio una feroz nalgada a la altura de mi conejito.Me miró y a mi se me salieron las lagrimas. No estaba llorando, eran sentimientos confusos, impotencia, dolor, que se yo. Al verme así me abrazó y me consoló, me decía palabras suaves y me acariciaba. Volvió a levantarme el uniforme para verificar el daño y efectivamente su mano estaba marcada en color rojo en mi piel blanca. Él se levantó echo seguro a la puerta buscó una crema en su cajón. Yo comenzaba a sollozar… no se porque… se me acercó me puso en sus piernas con la colita hacia arriba, ni me preguntó cuando siento que me baja el calzón y me unta con la crema las nalgas. Sus manos eran grandes pero suaves y recorrían masajeando cada una y de paso un roce a mi conejito desnudo. La crema se asimiló en mi piel y dejó de arder. Claro que ahora ardía mi concha. Un extraño me había manoseado (pensaba) y eso no era todo. Escucho en artefacto eléctrico como una rasuradota y me volteo a mirar… efectivamente era una de esas maquinas para afeitar la barba.Otra vez sin mediar un permiso me la mete en el conejo con cuidado y lentamente empieza a rasurar centímetro a centímetro mi conejito. El proceso me hizo electrizar y aumentar mis deseos. El meticulosamente siguió en su faena hasta conseguir dejarme bien desnudo mi sexo. Mientras yo ya mostraba señales notorias de la excitación provocada. Seguido de la limpieza se acomoda y me mete su lengua por la rajita unas pocas veces… lo escucho saborearse y decir algo con una voz ronca y baja. Luego se vuelve a su nueva tarea y con toda la confianza se pierde en mi sexo. Yo empecé a disfrutar de una manera. Sentía su lengua gorda, larga y caliente y me estaba dando un placer y sacándome todo el fuego retenido casi dos meses. Ay!!! Que cosas mas ricas…ya mi respiración era un jadeo, mis manos apretaban la cubierta del sillón, se me salían gemidos como perra en celo y me vino un orgasmo fuerte y profundo y él se dio a la tarea de tomarse todo el néctar de mi fuente. Que satisfacción. Me limpió con unos pañuelos y me agradeció confesando que hace años que no se comía un coño. A lo que agregó, que el mío estaba delicioso, buen olor y buen sabor, tal como a él le gusta.Me subí el calzón me abrió la puerta y me retiré prácticamente no quedaba nadie. Llegué en taxi a casa todos descansaban mire la hora 23:30 no era tan tarde, pensé.Me metí al baño y me revisé si habían marcas de la nalgada y me vi la desnudez de mi conejito, me lo había dejado fantástico, realmente me gustó el trabajo de peluquería, algo tendría que inventarle a Toño para explicarlo. Aunque no fue necesario, cansado todos los días era imposible… con alguna mina me debe estar cagando, me dije a mi misma.Curiosamente no me percaté que yo también lo había hecho, no sentía ningún remordimiento, culpa o vergüenza por lo de hoy. Mi cabeza estaba relajada y me acosté durmiendo como tronco.La semana iba pasando casi en su totalidad y en el trabajo normalidad. El sábado me vuelve a llamar a la oficina. Ni se notaba porque todo el día llamaban a alguien fuera hombre o mujer. Cierra la puerta tras de mi y me comentahas sido una buena mujer??? En tono de pregunta.Si, respondo con algo de timidez.Creo que si…vindica y añade, no he escuchado ningún chisme de lo que aquí ocurrió el otro día. Eso me gusta, habla bien de ti, así me gusta la mujer, ubicadita.Sigue en pie mi oferta de que te irá bien si sabes hacer tu trabajo.Se paro de su asiento y se me acercó tal como en las otras oportunidades, con esa mirada de depredador frente a su presa y yo quieta como el animal que sabe que hasta allí llegó. Me rodea y me levanta el uniforme hasta la cintura, baja mis calzones (yo no uso colaless) baja a mi sexo y no le gustó porque ya habían crecido su poco de bellos, sin mediar palabra me indica que me recline sobre el sillón con la cola hacia él, saca su rasuradota y me la vuelve a dejar como potito de guagua.Después se posiciona y me faena la concha y el ano con esa lengua mágica. Estaba a punto del clímax cuando decide intencionalmente retirarse dejándome encendida como caldera. Se saca su pene y me lo introduce se siente como el de Toño. Pensé que sería algo más espectacular, en todo caso no era malo y lo estaba disfrutando bastante. Su mete saca al principio era lento y eso me provocaba más. Sentir la longitud de inicio a fin y como se lubricaba milímetro a milímetro. Con sus manos me tomaba de las caderas, me acariciaba las nalgas. Luego el ritmo se aceleró un poquito y atiné a relajarme un poco llevando mis dedos a mi clítoris. Mientras él se puso osado y me acaricio el anillo anal. Eso causo más provocación. Ya Toño me había poseído en muchas ocasiones por ahí y me resultó rico. Lo dejé hacer, quería acabar en un orgasmo como el del otro día. Al rato su dedo había violado la seguridad del anillo y me follaba cuidadosamente el ano. Lo introducía tal cual lo había hecho su pene en mi conejito. Yo lo estaba pasando de lujuria. Seguía dándole tratamiento a mi clítoris mientras que el me saca el pene de mi conejo y me lo posiciona en la entrada del ano empujando con suavidad para penetrarlo, yo me relajo lo mas posible para permitirle ingresar. Estaba un poco grueso y eso lo hacia más interesante. El invasor anal logro penetrar la tensión del anillo y sus centímetros investigaban la profundidad de mi recto. Curiosamente no me dolía. Además pronto sus dedos estaban dando un buen masaje a los labios exteriores e interiores. Eso sumado a la situación misma extramarital me tenía al borde de la locura y placer. Sin darme cuenta me empecé a mover y mi ano se apoderó de ese pene como niño a su chupete. Sentía gran placer anal, un hambre anal, un hormigueo que me obligaba a clavarme lo cada vez mas profundo. Sin sacármelo de mi ano giré y lo senté y yo me acomodé de manera de tener el control de la clavada. Entonces miré como me lo metía yo misma. Me auto enculaba en ese pene grande y largo, subía y bajaba hasta sentirlo bien profundo y sin ningún apuro. Con una mano lo tocaba para sentirlo y acariciaba los huevos todos peludos con rizos muy negros. Que calentura tan grande!!!….Como pudo metió nuevamente sus dedos para darle masaje a mi coñito. De mi fuente chorreaban los néctares del placer por las paredes interiores de mis piernas. Seguro que estaba en un orgasmo de esos suaves pero largos. Estuvimos así bastante, lo suficiente para que se derramara en mi interior la lechita. Mantuvimos nuestra copula hasta que su pene volvió a su estado relajado natural. Al igual que las veces anteriores salí de la oficina como si allí no hubiera pasado nada. Me fui al baño y me limpié. En casa miré a Toño que descansaba y las imágenes de lo que había pasado me volvieron la exitación. Que me estaba pasando? Como tan caliente? Ah! Para que me casé pensé… como seguía con mucho ardor en mis entrañas y una comezón anal inexplicable…me desnudé y después del respectivo levantamiento de la herramienta de mi marido me la clave por el ano. Con la leche del jefe lubricando mi ano la penetración no fue difícil y el placer anal volvió a apoderarse de mi. Mis movimientos empezaron lento gustando de la longitud del falo masculino y hundiéndolo hasta mis más profundos deseos. Luego cabalgue como una posesa hasta que mi placer se expresaba en sonidos guturales y bramidos roncos. Mi calor era como fuego, me sentía afiebrada, lujuriosa, estaba sudando, mi piel brillaba en la oscuridad con los reflejos de luz de mi ventana. Aproveché bien el tiempo. Seguro que Toño se hacía el dormido. Menos mal que su pene no…finalmente masaje mi vulva chorreante y me llegó mi orgasmo tan deseado. Este fue diferente no tengo palabras en este momento para describirlo. Entiendo que fue el famoso orgasmo anal. Mis orificios se contraían desordenadamente. Mi ano desalojo el pene y me recosté de espalda a los pies de la cama y me quede profundamente dormida. FOTOS

LIBERADA

Comentarios (0)

LIBERADAHola chicos! Soy una mujer casada, de unos 25 años, No una top model, pero los hombres me piropean bastante. Mi esposo es mayor por cinco años. También él es atractivo. Somos un matrimonio nuevo sin hijos y con poca experiencia de vida.Lo que les contaré es algo que nos sucedió para las vacaciones de verano. Arrendamos una cabaña de veraneo al Sur cerca de un lago. Cuando llegamos al lugar las cabañas estaban demasiado juntas. Eso no me gustó mucho.La primera noche fuimos testigo de cómo una pareja de vecinos se comían descaradamente el uno al otro. De complexión como la nuestra aunque un poquito mayores. Durante tres noches seguidas observamos esta conducta lo que nos excitaba y ayudaba a nuestra propia relación. Yo me sentía más sexi y con un calor interno que no conocía. Veía imágenes de la pareja en mi cabeza cuando estaba en pleno acto con mi esposo. Y llegaba a un orgasmo fuerte, casi suplicante.Como al tercer día ya hablábamos con varios de los que estaban en las cabañas, incluso con los de los shows nocturnos. Todos de comportamiento cordial y amable, auque con sus ojos me comían entera. Podía sentir sus ojos intruseando entre mis partes púdicas. Eso me inquietaba de una manera que empezaba a andar mojada casi todo el día.Al día siguiente nos invitaron a reunirnos en una de las cabañas para variar un poco la rutina. Quedamos a las ocho. Y con un OK aceptamos la oferta. Jorge estaba inquieto. Él pensaba que no me daba cuenta a si que le dije que se adelantara yo mientras me daría un baño y me iba a demorar. Terminé y me puse una falda lisa, una blusa y una chalequina para el fresco de la noche. Entre la ducha y vestirme me debo haber tardado una hora.Me fui a la cabaña y al llegar a la puerta me percato que esta abierta así que entro y me dirijo al “living”. Iba distraída con la música y viendo que era un poco más grande que la que arrendábamos. Cuando al frente me encuentro con un revuelto de cuerpos desnudos entrelazando manos bocas y sus sexos. Uno era mi marido… uauh!!! Me quedé estupefacta… totalmente inmóvil. Veía a la tipa con el pene de mi marido en su boca succionándolo mientras que el marido o su pareja le besaba su cosito. Auque los lengüetazos recorrían toda su raya delantera hasta la trasera, con movimientos de cabeza como taladrando cada uno de sus orificios. Al rato se cambiaron de posiciones. Jorge quedó tumbado sobre su espalda y la tipa se ensartó literalmente el pene en su vagina. Ya sus cuerpos mostraban sudor del esfuerzo gastado. Ella sin freno alguno se movía como culebra sobre él. Cada uno me miraba con ojos furtivos buscando algún tipo de reacción de parte mía. Pero nada…. El tipo se puso detrás de ella…. No podía creer lo que estaba por suceder. Apoyó la punta de su pene sobre el rosadito ano de ella. Y presionó un poco… otro… y otro hasta que el esfínter cedió y permitió su penetración. Lentamente se movía detrás de ella buscando acoplarse con el ritmo que llevaban. La estaba sodomizando… yo nunca había tenido una experiencia así… los colores se me subieron… La cara la sentía roja y caliente también mis tetas, tanto que los pezones se me notaron sobre la blusa y pedían a gritos ser liberadas y sobadas para relajarlas. Comencé a sentirme muy lubricada, los jugos mojaban mi thays. Más y más subía mi excitación acompañada de los sonidos de placer de la boca de esa hembra. Ella lo estaba disfrutando a todo dar. Contrario a lo que suponía doloroso.Una mano desconocida recorrió mis piernas magreando mis glúteos y perdiendo sus dedos en mi rajita. Me sobresalté, pero el agarron liberó un orgamos insolente. De mi boca escaparon los jadeos delatándome. El tipo se situó detrás de mi y con hábiles manos me masturbó cada orificio y cada parte erógena que encontró a su disposición. Cuando apretó mis pechos, palpitó fuerte mi jugosa gruta deseando tener algo dentro que la calmará. Sus dedos pronto satisficieron mi deseo…. Ah!! Mis tímidos gemidos se acoplaban al disfrute de esa hembra. El vecino le saco el pene del ano a su mujer y se dirigió hacia mi. Mis ojos entrecerrados capturaban las imágenes de Jorge con la vecina follando placidamente. Contemplarlos me subió más la libido. Comencé a escuchar palabras lasciva que me provocaban más. Ya eran cuatro manos las que se afanaban por darme placer. Mi gruta ya no paraba de enjugarse y como estaba recién bañadita no tardaron en bajar con sus lenguas hasta mis rajitas. El desconocido se comía literalmente mi grutita recorriendo con su lengua desde mi ano hasta mi clítoris, mientras el vecino me mamaba como un bebe que busca su lechita.Entre ambos me cargaron hasta la alfombra de piel frente a la chimenea, cerca de donde estaba la otra pareja me quitaron toda la ropa. Dejaba que me hicieran todas esas cosas mientras con el buen ángulo de observación que tenía no perdía detalle de lo que hacían los otros. El desconocido se situó debajo de mi con su boca en mi papayita y siguió con su procesión. El otro se subió arriba de mi y con su lengua se ocupo de mi ano. Esta siendo follada por un par de lenguas expertas, la sensación es indescriptible. Estaba tan colorada que sentía como que hervía e iba a explotar.La pareja se situó a nuestro lado en la misma posición para tener los detalles cerquita. El vecino vuelve sobre su pareja introduciendo su pene por su ano y con su mano alcanzó mi trasero y hurgaba con sus dedos gordos en mi agujero, presionando más y más hasta que cedió. Intercambiaba jugos desde mi fuente hacia mi esfínter dilatándolo cada vez. Primero con un dedo hasta que introdujo dos. Eso me dolió un poco y me incomodó hasta que se transformó en lujuria. Le pedí al desconocido que girara para introducirme su pene y hecho eso lo cabalgué. La otra pareja nos imitó. Ah! Eso estaba rico!!... El vecino volvió a la carga e introdujo su pija en el culo de su pareja. Esa hembra bramaba de la calentura y yo iba por las mismas. Mientras enculaba a la vecina con sus dedos me daba tratamiento al mío.En un momento el vecino se puso tras de mi y empezó a presionar mi salida posterior. Sólo lo hacia con mis movimientos. Cada vez que yo me asía hacia atrás el intentaba encularme. Eso se volvió un juego para mí y pensé que no lo haría. Pero lo que yo no sabía es que mi anito se dilataba más con cada enviste. Y no me di ni cuenta cuando todo su glande había traspasado la barrera de mi esfínter. Al principio se escuchaba un sonido como cuando uno juega con el dedo en la boca. Luego comencé a sentir que mi recto se llenaba y una sensación de placer me invadió el interior de mi culo. Un cosquilleo fuerte en las paredes de mi vagina provocado por el pene en mi recto anunciaba un orgasmo descomunal. Pero empezó otro juego. él lo saco de mi trasero y rápidamente se lo hundió en el de la vecina. Varias veces lo hizo y cada vez más profundo intensificando mi placer.  Entre temblores musculares y el baiben de estos machos me vine como nunca. Pero ninguno de ellos lo hizo. Sin embargo me dejaron respirar porque me faltaba el aire sentía que me incendiaba.Mi esposo se me acercó para relajarme, mientras ellos hicieron rápidamente un nuevo trío repitiendo el procedimiento con aquella mujer. Jorge me besaba entera y yo solo jadeaba. No pude evitar sentirme perra. Menos cuando Jorge bajo a mi gruta usada por otros y se dio un banquete. Su lengua me tenía loca. Me penetraba intercaladamente ambos agujeros. Me puso de varias posiciones y me penetraba como jugando. Su pene no me daba tregua parecía de fierro. La posición que más me gusto, me pone unos cojines en la panza mirando al trío como si se tratara de una película porno. Sentí su pene en mi ano y sus dedos en mi papayita. Fue tierno, me lo introdujo despacio. Sus movimientos fueron gradualmente aumentando y yo descubrí que podía disfrutar analmente activando voluntariamente mi esfínter. Y además agregue movimiento de mis caderas para adelante y para atrás aumentando el placer de ambos. Él llegó al climax con un gemido gruñón lo que me provocó un último orgasmo.Asi nos quedamos pegados un rato mirando como el trío terminaba su faena. FOTOS

REPRIMIDA

Comentarios (3)

Como llegue a la situación en la que me encuentro, no se… bien dice el dicho “ como pecas pagas”. Bien… primero que todo me llamo Valkiria. Tengo 40 años, de contextura mediana. No se le puede pedir mas a la vida después de parir 4 hijos. Casada 20 años, pero hace más de 10 que no me siento feliz. Sufro de esquizofrenia, según los psiquiatras con el tratamiento ando normal.Mi matrimonio lo quise llevar a mi pinta, pero como mi esposo era minero. Después de cada turno me daba como si el mundo se fuera a cavar. Eso me molestaba mucho y cada cierto tiempo lo dejaba con la excusa de irme de vacaciones. La última de las arrancadas, me fui a ver a mis padres, me lleve a mi hijita de 4 años y el hijo mayor, de 18 años,  me acompañó. Pero él se quedó en casa de su abuela paterna.Los días empezaron a pasar y así las semanas entre visitas a los familiares y paseos varios. Pero eso no me llenaba. Me empecé a sentir excitada, típico de los fines de mes, antes de que me llegue la famosa regla. Mis hermanas que son mayores me trataban de animar porque obviamente mi esposo se quedo en casa con los otros dos hijos y con un enfado de los diablos. Tanto, que no me daban ganas de regresar. Sabiendo que tiene razón y la reprimenda que me va a pegar cuando regrese. Aunque por celular ya me las cantó… No estoy ni ahí contigo y tus huev…. La chusca, mi hermana separada, es una gorda simpática. No siempre fue gorda. Cuando estuvo casada se mantuvo regia, topisima ella.

 

Era un viernes temprano. Y la llama un conocido… si se animaba a una fiesta. Poquita cosa dijo, es que celebraré mi cumpleaños 45 y vienen unos amigos y amigas. Ya poh! En que topamos contestó la chusca. Así que me animó para que la acompañara.No tenía ganas de salir a bailar o fiestecitas, echaba de menos a mi pierno, pero me daba un coraje las cosas feas que me decía. Así que le dije a mi hermana que iría con ella… Ah!! Que bueno así se te pasa toda la penita me dijo. Ya veras que lo pasaremos super.A todo esto el tipo que la invitó nos pasó a buscar para que no nos perdiéramos con la dirección. Cuando entramos a la casa había un ambiente normal. Una que otra pareja y uno que otro tipo. Solo uno me llamó la atención. Era alto, como de un metro ochenta, con una espalda de esas de película. No era de rostro muy agraciadito el cristiano. Más me gustó cuando se quito la chaqueta y quedó en polera. Se notaba bien cuidado, con músculos bonitos… Ya era tarde y se veían algunos atraques de las parejas, yo con la chusca puro cuchichiando, hasta que alguien me tocó la espalda y con voz ronca me invitó a bailar. Cuando se acercó sentí un escalofrío y de puro gusto mi palomita se enjugo…era el tipo que me llamó la atención cuando entramos. No se porque tan excitada…bailamos música de los ochentas. Serían como las una cuando tocaron un lento que me encanta así que no me resistí a seguir bailando. El tipo era alto, mi cara le llegaba al pecho y andaba muy perfumado. Estaba rico el momento, así que me dejé llevar y lo empecé a disfrutar.Me dijo que sentía calor… por que mejor lo acompañaba al patio. En realidad era de esas noches calurosas y no vi mala intención. Graso error… una vez en el patio, solos, se tiró al dulce con todo el repertorio. Hablaba bonito, me ponía en las nubes. Hace rato que no me sentía de esa manera. De repente me tomo entre sus manos y me rodeo con sus brazotes y me besó fuerte y húmedo… yo quería resistirme pero mi cuerpo me traicionó.Ahí empezó mi actual martirio. Los besos llevaron al manoseo, me sobó toda. Sus manos y dedos se metían por todas partes.

 

Cuando se metieron en mi palomita los sacó enjugadísimos y se los chupó con ganas. No reclame… sólo lo deje hacer. Se quitó los zapatos y los pantalones con agilidad, levantó mi falda y bajó mis calzones (si, calzones de mujer casada) y en posición de pie me la encajó. Su miembro era grueso y se sentía muy rico. Yo jadeaba, mientras mis pensamientos divagaban comparando este instrumento entre mis piernas con el de mi pareja. Nunca había hecho algo así por lo que no sabía lo que tenía.Estaba cansado de esa posición por lo que me volteo y me tomo por atrás, a lo cucharita pero de pie. Yo me incliné como para recoger lago y apoye las manos contra la pared. De esa manera la penetración la disfrutaba mucho más. Sentía ese miembro fuerte dentro de mi y me estaba llegando el primero de mis orgasmos…. Con un Ah!! gutural, más como bramido de bestia me salió…. Pero él no había terminado. Generalmente en mi matrimonio el que termina da las disculpas se baja y se duerme… total mañana le toca al otro… En cambio este potro no aguantó. Me agarró firme de las caderas y siguió arremetiendo lo que me llevó a una excitación mayor de la que ya tenía.Para seguir acomodó unos cojines en el suelo se recostó y me acomodó sobre él. En ese momento no me importaba que nos pillaran o algo… me estaba comiendo un manjar. Sentía mi cara roja como fuego y una desesperación por el sexo, me chorreaban los jugos por todas partes. Y me movía con desenfreno.No había pasado mucho cuando siento una lengua follandome mi ano… Fue una exaltación que hizo incrementar aun más mi deseo. Fuera lo que fuera seguí con lo mío estaba demasiado rico para parar. Al rato la lengua salió para dar lugar a un pene que se coló con facilidad a mi interior. Ahora enculada como puta. Ya no podía creer de donde salía tanta calentura. Eran don tipos desconocidos los que me estaban dando guerra. En eso siento el espeso semen en mi esfínter trasero y la salida del intruso.Siento nuevamente una lengua pero muy diferente. Me incorporo para sapear y para mi asombro… un labrador se alimentaba de los residuos del reciente intruso. Me dejó bien limpiecita y con mucho ardor… ardor que no se calmaba. Un tercer intruso llega a unirse a la fiesta privada en el patio, era el cumpleañero. El que ni tonto ni perezoso se ocupó de darme tratamiento anal.Tantas veces que negué este placer de tirar desenfrenadamente con mi marido y aquí … tres desconocidos me tenían vuelta loca. Y ni así se me calmaba el apetito. Quería salir preñada. Que locura…El segundo tipo tenía al labrador de su correa y se puso frente a mí para que le chupara su pene… otra de las tantas cosas que no había hecho. Estaba en eso cuando escucho la voz de mi hermana…. “que le están haciendo a mi hermanita huev … #$&@#0)….”

 

Del puro susto el cumpleañero soltó su chorro de semen sobre mi espalda.Aquí comienza a quedar la grande. Los otros dos se separan de mí para evitar que la chusca le pegue al cumpleañero. La gorda se las trae cuando está de malas. Así que entre los tres la sujetan para que se le pase. Mientras llora al verme toda sucia en el suelo con mis agujeros bien follados. El único que atina a hacerme un cariño es el perro, que me pega unos lengüetazos por la cara y después se ocupa de limpiar todo mi cuerpo. Yo con una calentura y un cansancio que no me podía ni parar, con la mente ida de este mundo y los ojos a medio cerrar veía como entre los forcejeos a la chusca la estaban tranquilizando. Un parpadeo profundo y siento como la legua del perro me satisface los orificios. Abro los ojos y veo que la chusca está recibiendo el mismo tratamiento que hace un rato me estaban dando a mí.

 

Uno follando su boca, el otro por su ano y uno por su palomita. Vuelvo a parpadear profundo y duermo un poquito, no mucho porque el perro sigue afanado en mi paloma que no deja de chorrear.Sus quejidos me obligan a abrir los ojos y siguen dándole a la gorda pero han cambiado de lugar… ya ni se… el perro gime y molesta… me hago con los cojines un apoyo para poderme enderezar. Pongo mi panza sobre ellos y subo las piernas pesadas para arrodillarme cuando este perro satánico me brinca encima enterrándome su pene en el culo. Eso no me dolió sino las garras de sus patas al asirse fuertemente de mi cadera. Perro huev … #$&@#0)….” No tenía fuerzas para sacarme a la bestia intrusa… Me metió todo lo que pudo, pero como no estaba en muy buena posición se salió. Igual se volvió a subir pero esta vez me la encajó en la palomita jugosa. Uyh!!! Se sintió re-rico. Que vergüenza… una mujer casada sentir tan re-rico la buena tula del perro, me estaba calmando el ardor que me dejaron. Hay de solo acordarme se me suben los colores al rostro. No se…. Estoy muy re-loca.No duro mucho ya que el dueño del perro, lo cacho, así que para disimular comencé a gritar auxilio, mas fingido… por lo que los que había terminado con la gorda fueron en mi ayuda. La gorda quedó igual que yo…pa la caga!... como no nos podíamos el cuerpo nos llevaron como pudieron al baño.

 

El dueño de casa preparó la tina y nos bañaron. Si así no más. Serían como las dos treinta y le dije a mi hermana que nos fuéramos. Hubo un trampeo con los tipos pero llegamos como a las tres a casa de mis padres…. Derechito a la cama… al otro día me levanté como al medio día.De ahí me vino el arrepentimiento… llamé a mi marido… quería contarle todo pero no pude. Hablé con mi hermana, nos juramos no contar lo sucedido, morir con el secreto. Pero este mundo es chico. Todo se sabe. Una semana después uno de los tipos nos reconoció en la calle y se fue por el chorro. Y lo peor es que andábamos con mi hijo mayor. El que cacho todo el mote. El se regresa a la Capital a estudiar y obvio que le va a contar al padre en lo que andaba la mamita del año.Me la he llorado toda ya no me quedan lagrimas… Pero saben una cosa…  lo malo es que no me siento mal. Bueno si… pero no como para cortar mis venas. Más lo siento porque mis hijos ya no me verán con respeto… 20 años cuidándome para perderlo todo en una noche de lujuria.Mi esposo se quiere divorciar… yo no, pero es cuestión de tiempo… cuando junte la plata me dará el divorcio unilateralmente. El me dice que me perdona pero debo arrepentirme de verdad… y me exige que lo demuestre restituyendo el mal que hice...

 

Esa es mi única oportunidad… que puedo hacer?

 

Que consejo me dan?

FOTOS

Los Mensajitos

Comentarios (1)

Hola, me llamo Marco y ahora tengo 18,  mi primera vez, y hasta ahora única, fue y será inolvidable. Soy de piel aceituna y apuesto, mi herramienta no es espectacular, pero tampoco vergonzosa. Bueno, a lo que vinimos; Yo tenía 14 años cuando esto pasó.

Mi mejor amigo Pablo es más bajo que yo y de piel blanquecina, al igual que toda su familia, especialmente su madre, ella era una cuarentona exquisita, asistía de vez en cuando al gimnasio por lo tenía un trasero exquisito y un vientre deseable, se llamaba Marta y era muy cariñosa conmigo.

Todo comenzó con una burrada mía, tal vez lo encontrarán extraño pero yo escribía en mi celular, pequeñas declaraciones de amor y sexo a ella y los guardaba en Borrador; ya se imaginan lo que pasó después, sí, sin querer envié uno. Me quería morir, estaba desesperado, ella le podía contar a mis padres y ellos me retarían, y mucho. Pasaron los días y yo creí que no le había llegado. Hasta que pasó. Yo iba al instituto en jornada tarde, de las 3:30 de la tarde hasta las 8 de la tarde, en la mañana me despertaba  a las 9 para “estudiar”, eran como las 11 cuando recibo una llamada de Marta.: M:-Aló?, ¿Marco? Yo:- Sí, hola tía ¿Cómo ha estado? M:-Yo, bien y tu Yo:-También ¿Qué necesita? M:- Sabes, tu amigo Pablo quiere que vengas a casa (Eso ya me pareció extraño ya que Pablo iba de las 8 AM hasta como las 5 PM) Yo:-Ya, ¿Cuándo sería? M:-Cuando puedas, es que está enfermo Yo:-Ahora mismo voy para allá M:-Gracias Marquito, tú siempre tan preocupado, te esperamos, chao Yo:-chao.

Yo fui corriendo a su casa que no quedaba tan lejos de la mía y se podía ir caminando. Al llegar toqué la puerta y estaba abierta, pasé y dije:-ALÓ?? Marta me respondió:-Estoy en el dormitorio, ¡Pasa! Entré al dormitorio y estaba ella con vestido y su celular en la mano. Yo:- ¿Y Pabl… me puso su índice en los labios y dijo: Shtt! Me miró a los ojos y me llegó un mensaje al celular que decía: YO TAMBIÉN SIENTO LO MISMO, AHORA ESTOY MUY CALIENTE Y QUIERO QUE COMENZEMOS. Yo quedé impactado y me dí cuenta de que sí le había llegado mi mensaje, estaba pensando en eso cuando me llegó otro. TÓCAME decía, ambos mensajes me los había mandado ELLA, mi amor casi platónico, yo la pensé dos veces pero cuando me decidí Marta estaba de pie y hablándome al oído: ¿Es verdad lo que dice este mensaje? Me dijo abrazándome. Sí le respondí, nervioso. Ella me susurró entonces: ¿Y por qué no? Yo ya estaba a mil, pensé que era un sueño y me dijo: Tócame, vamos soy toda tuya. Y se acostó en la cama.

Yo no sabía como empezar, así que como había visto en los videos porno acerqué mi cara a sus senos
y empecé a olerlos, ella me dijo entonces: ¿Te gustan? Yo:-Muchísimo. M:-Tócalos entonces Yo estaba con mi polla que rompía el pantalón y comencé a masajearlos circularmente mientras los sacaba de su vestido y sostén. Ella estaba a mil también porque tenía los ojos cerrados y se tocaba la vagina de vez en cuando, cuando lo hacía gemía.

Comencé a chuparle los pezones cuando le dije:-¿Te ayudo allá abajo? Ella dijo, por favor, y se bajó  los calzones
, bajé mi cabeza y empecé a tocale y  chuparle su hermosa vagina, ella gritaba como loca mientras literalmente se rasgaba el vestido. Tenía la concha roja y peluda lo que siempre he encontrado más excitante. Sin pensarlo 2 veces y ya que estaba ahí, en su zona, me desabroché el pantalón y le metí mi verga. Yo creo que todo el vecindario escuchó su tremendo grito. Yo la dejé ahí dentro de sus ser, sentía su pálpito y estaba mojadísima, comencé entonces con el clásico mete-saca  viéndole su cara de excitación, así mismo le robé uso cuentos besos. Realmente hicimos historia, hicimos todas las poses habidas y por haber, menos con el sexo anal.

Al terminar eyaculé en su cara y se tragó todo. Después se fue a lavar la caray lo hicimos de nuevo en el baño, realmente nos amábamos, vi la hora: 4 de la tarde, había faltado a clases pero ya nada importaba lo hicimos toda la tarde, realmente TODA la tarde hasta más o menos las 5. Después, en las noches nos mandamos ESOS mensajes mientras no masturbamos al mismo tiempo, y en los días, a veces una vez a la semana, repetimos lo que hicimos esa hermosa tarde de otoño.
FOTOS



Estadisticas Usuarios

  • Online: 56

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: