Inicio » Relatos de Heteros » DEMASIADO MORBO

DEMASIADO MORBO

YO: Pero no seas asi.. la ultima no?.. tengo la noche libre para salir contigo de copas y te vas a las 4.. Venga no seas… AMIGO: Que no.. que mañana me voy a la playa y tengo que llevar yo el coche… YO: A ti lo que te pasa es que te ha mandado un mensaje tu novia y vas a lo que vas!!.. no si tonto no eres pero un poco mal amigo si… claro como yo no te doy tema.. AMIGO: jajaja…que bobo!.. no en serio, tengo que irme.. YO: Bueno venga, pero el 1º me lo dedicas eh?... AMIGO: jajaja.. me correré pensando en ti … YO: jajaja…bueno pues nos vemos… AMIGO: Venga campeón pásalo bien…   Las 4 de la mañana y mi amigo se va con la novia… Pensaba después de intentar convencerle para que continuásemos la fiesta sin lograrlo.   Un sábado de verano a las 4 de la mañana y solo en una discoteca hasta arriba de gente, la verdad, no era la situación mas cómoda asi que engullí el ultimo trago de mi Martini, y fui caminando hacia la puerta de salida de aquel disco bar de moda que mezclaba una música house realmente buena con un cierto agobio por el calor que esa noche hacia en la ciudad.   Yo, atabiado con unas zapatillas de marca, mis vaqueros desgastados y un polo, todo a juego me ví abriendo con el mando a distancia las puertas de mi coche. Justo habiendo subido en él, hice el ademán de cerrar la puerta cuando una voz de mujer semigritó mi nombre.   No acerté a adivinar de quien se trataba hasta que tras un momento de duda un golpe en el cristal del copiloto hizo que por fin comprabase que se trataba de Marta; una joven morena de cabello y piel, ojos verdes oscuros, amplia sonrisa siempre en su cara, naricilla delgada y muy sexy y un cuerpo que no era muy habitual de contemplar. Fina espalda que marcaba su voluminoso pecho y un trasero que parecía estar hecho con compás debajo de una relativamente fina cintura.   Marta era la camarera de un bar de copas de mi ciudad y con quien yo había compartido noches de trabajo en alguna que otra discoteca.   Hacia tiempo que no nos veíamos asi que procuré un saludo frío ocultando la ilusión que me hacia volver a verla e intentando no distraer a mi mirada con el impactante canalillo que asomaba por su pronunciado escote.   YO: Martita.. cuanto tiempo.. mua mua. MARTA: Hola guapo. mua mua. YO: Que tal te va todo preciosa?.. MARTA: No me quejo, pillé curre en una agencia y lo puedo compaginar poniendo copas, ya sabes.. unas pelas.. YO: Ah.. pues de lujo no?.. MARTA: Si, y tu que.. sigues pinchando buenos temitas?.. YO: Si hija, de algún sitio hay que pagarse los vicios.. MARTA: Anda viciosillo.. jejeje YO: Si yo te contara… jejeje… Bueno chiquilla pues va a ser que me voy a la camita. MARTA: Y eso?.. ah, ya, la edad.. jajaja.. YO: Si será eso.. que va.. un colega que me ha hecho la 13 14 y se ha ido. MARTA: Espera anda…  (teléfono)  Oye que me voy a casa… ya te contaré guapa..                  Ale ya!.. donde me llevas?..   Cogió mi brazo sonriendo.   YO: Al fin del mundo cari… jajaja.. MARTA: Oye tio vas al gimnasio eh?.. YO: Se hace lo que se puede… MARTA: Se nota se nota (apretando el bíceps de mi brazo derecho). YO: Pues si notaras otras cosas… (sacando la lengua en actitud bromista). MARTA: Habrá que comprobarlo…   Mi sonrisa se freno de repente ante su último comentario. Yo no supe que contestar asi que abrí manualmente la puerta de mi coche y con voz quizá algo chulesca le pregunte…   YO: Bueno que… donde te llevo?... MARTA: Al fin del mundo decias no?...   Se subió al coche dejando ver un poquito mas de lo que ocultaba su nimia falda.   MARTA: Tu iras al gimnasio pero yo me he dado uvas e?... a que estoy morenita?... YO: Morado me iba a poner yo… (entre dientes)… MARTA: Como?... YO: nada, nada, que estas veraniega total…   Arranque el coche y automáticamente sonó en el CD de este: " I like the way you move.." perteneciente a la canción que lleva por titulo esa misma frase.   MARTA: Hala como se sale este tema!!... YO: Si eh?...   Marta se tocaba moviéndose como una verdadera go-go…   MARTA: A mi me parece super sensual.. vamos que esta canción me pone.. (pasando uno de sus dedos por sus labios).   Inmediatamente subí el volumen del stereo y baje las ventanillas para que entrara el aire porque me estaba empezando a calentar.   YO: Marta fenomena... no me has dicho donde quieres ir aun… MARTA: mmm… sabes donde vivo?... YO: No… MARTA: Pues yo te indico…   Automáticamente pensé en lo siguiente y por este orden: desodorante y condones… 3 condones y huelo de lujo…al lio!! pensé.   MARTA: Vaya calores que hace en esta ciudad… YO: Ya te digo… 38 grados marcaba esta tarde… MARTA: Si es que me están sudando las tetas!!... Mira toca…   Ipsofacto cambié de marcha y dirigí mi mano derecha a su sublime canalillo comprobando lo duras que estaban ese par de tetas y comprobando a la vez lo dura que se me estaba empezando a poner a mi.   YO: Joder Marta…Vaya par que tienes… MARTA: Te gustan?... YO: pfff ya ves… a ti te estarán sudando pero a mi me esta empezando a sudar otra cosa.   En ese momento dirigió su mano a mi entrepierna y tras palpar la zona con suma delicadeza murmuró:   MARTA: mmmm.. joder que rica… YO: Y eso que no lo has probado…   Desabrochó los botones de mi pantalón y la sacó mordiéndose el labio mientras bajaba la piel de mi erecto miembro.   YO: Marta que nos la damos… MARTA: Tu conduce que yo voy metiendo las marchas en tu palanca…   Se desabrochó el cinturón y agachándose empezó a mamarla de una manera elegantemente suave. Yo notaba como el piercing de su lengua rozaba mi frenillo y hacia que sin querer revolucionara el coche mas de lo normal.   MARTA: Date prisa en llegar… me esta empezando a molestar la ropa y el tanga parece una esponja…   Si me llega a parar la policía no me libra de la multa nadie, fijo.   Aparqué de mala manera en la calle anterior a la suya y nos dispusimos a subir a su casa. En el ascensor besos sin control se repartian como en una batalla a 300 grados. Mordiscos en los labios, en el cuello. Ella agarraba mi trasero y lo apretaba mientras yo subía su corta falda palpando esas nalgas tan duras.   MARTA: Shhhh… los vecinos…   Con sigilo entramos en su casa y justo en el momento que ella cerró la puerta la agarré, la di la vuelta y la quité su camiseta escotada. Su espalda tersa, morena y dulcemente bonita fue lamida por mi lengua mientras mis manos desabrochaban un sujetador que dejó al descubierto al quitarse unas tetas redondas y perfectamente situadas  para que mis manos no quisieran separarse de ellas.   Pezones pequeños pero durísimos indicándome que ya estaban listos para ser deborados. Comí, comí y comí a la vez que sin darme cuenta ya no tenia pantalones ni boxers. Marta masturbaba mi pene respirando fuerte y mordiendo mi oreja.   MARTA: Me vas a follar?...di.. me vas a follar?... YO: Te voy a follar, claro que te voy a follar…   Un tanga minúsculo tapaba mínimamente su rajita… estaba empapada… literalmente..   MARTA: Me la vas a meter toda?... todita para mi?... YO: Entera, la quieres?... MARTA: Metemela, vamos, follame…   Se me olvido por completo el condón.. siempre soy precavido pero joder… su flujo resbalaba por sus piernas… creo que pocas veces he estado tan cachondo.   YO: Ponte de rodillas preciosa… MARTA: A 4 patas?... YO: Si, ¿quieres?… MARTA: joder que si quiero…   Mientras ella se arrodillaba yo me quité el polo viendo como ella separaba su tanga para permitirme ver y posteriormente adentrarme en su rasurado coñito. Estrecho tras su duro culo. Ella se frotaba el clítoris y el ano moviendo su cabello y encorvando su espalda ofreciéndome ese pedazo culo que agarré con fuerza mientras la penetraba. Dios que coñito mas rico… totalmente rasurado, estrecho, mojado y caliente como el solo. No se las veces que la embestí de aquella guisa pero ella se estaba corriendo viva… su flujo resbalaba por mi escroto… caía al suelo... era increiblemente morboso..   MARTA: Folla, folla, llename…   Sinceramente yo estaba a punto de estallar y notando un espasmo suyo acerté a saber que ella estaba satisfecha por eso y por que se corrió como una verdadera fuente…   MARTA: Tumbate..   Asi hice sin dilación.., ella aun de rodillas solo se giró y agarró mi polla mas que dura mirándome a los ojos y diciéndome:   MARTA: Te quieres correr?... quieres correrte?...   Yo apenas pude pronunciar palabra y mirándola a los ojos, asentí. Ella me la chupó indescriptiblemente aun mojada con su flujo y se le movían las tetas mientras subía y bajaba la cabeza..   YO: Me corro…me corro…   Quito su boquita de mi falo y cerrando los ojos empezó a moverla de arriba a abajo tan deprisa que el sonido que ello producía podría hacer despertado a medio vecindario…   MARTA: Si… si… correte… asi… damelo…   Todos los músculos de mi cuerpo se tensaron a la vez y eyaculé de una manera escandalosa, llenando su cara y pelo con mi esperma. Ella restregaba mi pene por sus labios y tras relajarse mis nalgas lo lamió, lo chupó, abrió los ojos, me guiñó uno y sonrió…   Su cara sonriéndome llena de mi semen no se me olvidará jamas.  deseopoderquerer FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: