Inicio » Relatos de Lesbianas » Como descubri que mi Cuñada era Lesbiana

Como descubri que mi Cuñada era Lesbiana

25.11.2007. 00:00

 Como descubrí que mi cuñada Eva es lesbiana

Me llamo Sonia. Os voy a contar una historia que me ha ocurrido hace unas semanas con mi cuñada. Tengo veintisiete años y estoy casado con el hermano de Eva, mi cuñada. Hace tres años que nos casamos y aún no tenemos hijos. Yo estoy muy enamorada de Juan, mi marido y siempre me he llevado muy bien con Eva, una chica de treinta años, muy independiente y la verdad, muy mona.


El caso es que un día quedamos las dos para comprarle el regalo de cumpleaños a Juan. Juan es el pequeño de la casa y Eva siempre se ha sentido muy unida a él. Se parecen mucho. Eva es rubia y pecosa como él. Muy pecosos. Mi marido tiene pecas por los brazos, la cara, el cuello...En cuanto le da el sol le aparecen. Eva es igual. Tiene el pelo rizado en tirabuzones. Es delgada, muy delgada, y tiene poco pecho. Tiene unas tetitas juveniles. Es más bien estrecha de caderas y de brazos y piernas esqueléticas. Cada parte del culito le cabe en una mano. Suele usar ropa muy ancha o quizás es que todo le queda así por lo delgada que está. Tiene unos labios delgados y cortos y la nariz recta. Su mandíbula es triangular y sus ojos, grandes, almendrados y marrones.


Yo la he tenido siempre por una persona muy agradable. Es muy distinta a mí, pues yo soy morena de pelo. Me oscurezco fácilmente a sol. Soy algo más alta que Eva, y más ancha de caderas, y tengo más pecho. Tengo unos labios anchos, sensuales. No estoy gorda, pero al lado de Eva parezco rellenita, por que mis caderas son una vez y media las suyas y mis muslos, como el doble que los suyos. Cuando vamos las dos juntas yo siempre me llevo los piropos. Ella se enfada. Recrimina a los hombres su falta de respeto. Yo finjo ofenderme por lo que le pueda decir a mi marido, pero en el fondo me pongo muy ufana.


Como os he dicho, ibamos a comprarle un regalo a mi marido y a la salida de la tienda, nos tropezamos con una chica de nuestra edad, que sé que es lesbiana por que me lo han dicho muchas veces. Yo nunca había hecho esas cosas, ni siquiera en mi pubertad. El caso es que se tropezó con Eva y se saludaron con un beso. Fue un beso muy formal al principio, pero sus caras se tardaron demasiado en separar. Empezaron a hablar de algunos chicas que no conocía. Hablaban en una jerga extraña. Que si Pepita está, que si Juanita ya no está. Hablaron de quedar en un bar "El Armario". Yo no me atreví a preguntar a Eva, cuando se despidieron pero me dio la sensación de que mi cuñada conocía esos ambientes.


Aquella cita me impactó y desde esa tarde me intrigó mucho la manera de pasar el tiempo de Eva. Yo no sabía nada de lesbianas. Nada de nada. No sabía con quién consultar el tema, con quien desahogarme. Naturalmente, para mí era una cosa "muy gorda", pero por otro lado, me llamaba la atención, como si se tratara de una jovencita curiosa.


Una noche tuve un sueño. Estaba en la cama en camisón. Eva estaba a mi lado y de repente me besó en la boca. No rechacé sus besos sino que dejé que metiera su lengua. Sentí en sueños la sensación electrizante de sus labios sobre los míos. Luego sentí su mano sobre mi pecho y después, como se deslizaba hacia mi sexo... Me desperté sobresaltada. Había tenido un sueño erótico. La escena lésbica me produjo un poco de repugnancia. Mi marido se despertó y tuve que decirle que había tenido una pesadilla. Pero al pasar las horas, a la mañana siguiente, el sueño lo único que hizo es despertar aún más mi curiosidad.


Tenía un incomprensible deseo de averiguar si Eva era realmente lesbiana. Tenía un inconfesable deseo de saber en qué consistía eso de ser lesbiana, cómo se sentía el placer y el amor con una mujer, la sensación de lo prohibido... No sé. No puedo explicarlo.


Lo primero que hice fue averiguar si el bar ese, "El Armario". Un bar situado en una céntrica calle de la ciudad, era un bar de lesbianas...Un bar de ambiente. Una tarde me dirigí hacia allí. Era un bar cafetería que había visto abierto por las tardes. Yo nunca había visto nada raro. Incluso he de decir que las personas que había visto entrar me parecían de lo más normal.


Intenté vestir de la manera más convencional posible. Mi instinto me dijo que debía buscar ropa ceñida pero no provocativa. Una ropa elegante que dejara ver mi figura y mi exhuberante figura sin caer en lo ordinario, en lo hortero. Entré en el bar que estaba adornado de una forma muy cálida y acogedora. En seguida me atendió una camarera joven, delgada, vestida con un pantalón ceñido y un corpiño que dejaba desnudos los hombros. Me atendió correctamente. No veía nada raro. Un par de chicos bebían en la barra un café.


Al rato entró una mujer de unos cuarenta años, rubia, muy pintada, vestida con unos vaqueros y una cazadora de cuero negra. Tenía unos botos camperos . Se sentó en la barra y desde ese momento no me quitó los ojos de encima. Yo no me atrevía a mirarla descaradamente. Hablaba con voz aguardientosa y más alto de lo necessario. Se quería hacer la graciosa. Pretendía llamar la atención. Al poco rato comenzó a decir cosas que intuía se referían a mí.


- ¡Vaya! ¡Hoy no se si decir si el armario está medio lleno o medio vacío.- Decía esto y llamaba a la chica de la barra. -¡Preciosa!.-


La camarera le puso un whisky con hielo y pro primera vez pude ver sus ojos rasgados, que se clavaban en mí mientras me saludaba.- Buenas Tardes.- A lo que yo devolví el saludo con cortesía. Su personalidad me vencía. Tenía miedo. No me salía la voz del cuerpo.


Los dos muchachos sonreían cada vez que aquella mujer soltaba una ocurrencia. Al final, uno de aquellos chicos de cara y ojos brillantes habló con una voz demasiado melodiosa.- Hoy la Rubia está dispuesta a todo.-


-Es que Hay veces que el armario está lleno, pero es como si estuviera vacío...Pero hoy, con la poca gente que estamos, está en su punto.-


el otro chico habló, con una voz que ya no dejaba sospecha sobre sus tendencias.- ¿No me dirás ahora que vas a sacar a alguien del armario? Jijiji.- Evidentemente, era yo ese alguien.


-La tarde es larga.- Dijo la mujer mientras se acercaba a mi mesa con su wisky y apartando la silla que había frente a mí me dijo simplemente un -¿Puedo?.-

-Si, si...- Le dije temblando.

- ¿Esperas a alguien?.-

- Bueno...he quedado aquí con una amiga... Eva, no se si la conoces.-

- Aquí suelen venir varias "Evas", aunque la mayoría de las que vienen no se llaman en realidad así...¿Tu como te llamas?.-


Un segundo en silencio me delataba, pero a la chica, que decía llamarse Tania, no le importó demasiado.- Me llamo Juana.- Comenzamos a hablar del tiempo. Una chica entró en el bar y me miró fijamente. Miré al par de chicos que estaban en la barra. Una mano de uno de ellos se deslizaba por el trasero del otro. Sus labios entraron en contacto y se separaron lentamente. Un cosquilleo recorrió mi nuca y de repente sentí una necesidad de escabullirme.


- Tengo que irme.-

-¿Ya te vas?.-

-Se me hace tarde...-


Me levanté y me fui pidiendo rápidamente la cuenta. La mujer me seguía. La sentí detrás de mí. Sentí su vientre en mi trasero y su pelo en mi mejilla. Sentí su aliento,


.-¿Vas a volver otro día?:-

- No creo.- Le dije apartándola de mí ligeramente pero con determinación.

- ¡Otra que sale del "Armario" por la puerta de atrás!.-


Salí andando rápido y con miedo a que me vieran salir. Salí por que no sabía si sería capaz de decir que no. Sabéis. Yo nunca le digo que no al sexo. No le soy infiel a mi marido. Pero incluso cuando algún hombre me ha hecho propuestas, he sentido la necesidad de hacerlo enseguida con mi parido, pues me he puesto muy cachonda. Me fui a casa con el rabo entre las piernas, pero al menos había comprobado que el famoso armario, era un bar frecuentado por chicas y chicos de ambiente "raro".


Por la noche no podía dormir. Estaba muy cachonda. Me había sucedido, como ya os he dicho, con chicos, pero nunca me había tirado los tejos una mujer. Me lo intenté curar con una ducha de agua fría, pero no tuvo efecto. Luego lo intenté con una tila. ¡Yo que sé! Mi mente estaba ocupada en averiguar cómo hacen el amor las mujeres y empecé a acariciarme con toda la maldad que podía, los pechos, los muslos, el vientre, el sexo...Imaginaba que era una mujer, aquella del bar, o tal vez mi cuñada, o mi amiga Rosa, la que tan guapa me parecía. Ya no era curiosidad lo que sentía, sino la excitación, el fuego en mi interior. Mi marido dormía. Puse una mano sobre su hombro. Se despertó. Comencé a comerme su boca y metí la mano en su pijama. Estaba dormida pero no tardó en despertar.


Mi marido se imaginó que no quería contemplaciones. Se bajó el pijama y los calzoncillos y yo me deshice del camisón. Se puso el preservativo. El odiado y necesario preservativo. Lo esperé desnuda con las piernas abiertas y dejé que me embistiera. Sentía la improrrogable necesidad de ser penetrada. Necesitaba ser follada. La picha se abrió paso dentro de mí. Coloqué mis manos en sus nalgas. ¿Cómo serían las nalgas de una mujer? ¿Cómo sustituiría una mujer el placer de la penetración en su amante?.-


Juan comenzó a agitarse, después de penetrarme lenta pero inexorablemente. Sentía alguna molestia pero la aguantaba gustosa, deseando que se moviera dentro de mí. Juan me miraba fijamente. Yo le apartaba la mirada y al rato me volvía a encontrar con él. Pensé en cómo se parecían ambos hermanos, Juan y Eva. Miré sus pecho y por un momento imaginé las tetitas blancas de Eva ¿Cómo le colgarían? ¿Tendría pecas hasta los mismos peones? ¿Tendría los pezones pequeños y definidos...O grandes y difusos?. Agarré los cachetes de mi marido y los apreté contra mí.


Mi parido, al sentir en sus nalgas mis dedos, comenzó a moverse más rápido. Es una señal involuntaria que él ya conoce. Mi orgasmo se aproximaba. Sentí una presión en mi estómago, en la nuca en la superficie y el interior de mi sexo. Sentí aflojarse mis rodillas, mis hombros, la lucidez de mi mente...Y de repente, comencé a correrme con la respiración entrecortada, aprovechando la salida de aire para emitir un placentero lamento de amor detrás de otro, mientras mi marido se vaciaba en mi interior, respondiendo a mis gemidos con los suyos propios.


Siempre que he tenido alguna fantasía y he hecho el amor con mi marido, se me pasa. Pero esta vez, no. Hacer el amor con Juan, aunque de una forma muy satisfactoria, había enardecido mi curiosidad por saber si Eva era lesbiana. No comprendía que Eva buscara placer distinto al que un hombro pudiera proporcionar, especialmente, al que amas. Me sentía atraída por saber las formas de amar de las lesbianas. No quería exponerme, así que se me ocurrió utilizar el medio más anónimo que conozco: Internet.


Puse la palabra lesbiana y el buscador me devolvió decenas de miles de direcciones. Me costó un poco encontrar algunas direcciones gratuitas de fotos. Las mujeres no somos tan sensibles como los hombres a las fotos y a mí la mayoría de las fotos porno me parecen ginecológicas. Las chicas eran divinas, algunas...pero otras eran "vacas viejas". "pencas". Empecé a visionar galerías de fotos de lesbianas y a ver algunas fotos de una sensualidad que yo no conocía. Me gustaba ver fotos de chicas besándose. Al verlas se me venía a la cabeza el sueño con Eva. Aquel muerdo en los labios.


Me pareció realmente horrible lo que veía después. Lametones en el sexo, dedos que se introducían en ambos agujeros, miré dos o tres galerías y salí de internet con rapidez y angustia, pero eso sólo duró unos minutos. La segunda vez estaba más preparada. Me acordaba de cuando siendo una chiquilla aún me dijeron en qué consistían las relaciones entre un hombre y una mujer. La repugnancia que aquello me produjo y eso me dio ánimos. No es lo mismo verlo que sentirlo.


Unas galerías más y mi campo de conocimiento se habría por completo. Vibradores, consoladores, sesenta y nueves... ¿Usaría Eva consoladores? ¿Haría sesenta y nueves? ¿Amaría o se dejaría amar? ¿Haría el papel activo o el pasivo? Una página daba la opción de ejecutar unos "movies". Abrí uno. Se tardó algunos segundo en cargar. Vi diez segundos de amor entre los mujeres. Una estaba de rodillas sobre una mesa, la otra, detrás, le lamía todo. Sentí repugnancia y una extraña excitación, una morbosa necesidad de seguir viendo. Cerré la página y salí de internet. Estaba sóla en casa y no pensaba esperar a mi marido. Me metí en la ducha y me masturbé mientras el agua caía sobre mi cabeza.


Decidido. Por el bien de mi cuñada tenía que conseguir adivinar si era realmente lesbiana y apartarla de tan depravadas costumbres. Hablaría con ella y le buscaría un novio. Lo importante era, sobre todo, que me explicara qué sentía, por qué lo hacía, cómo lo hacía, dónde lo hacía,...Me propuse un plan para dejarla en evidencia y forzarla a declarar sus tendencias licenciosas y degeneradas. Después la abrazaría, le pediría que me lo contara todo, que se apoyara en mí. Sentiría su mejilla sobre mi cara, sus pelos, el olor de su perfume, de su piel. Tal vez sus pechos sobre los míos, sus manos en mi cintura...


Mi plan era sencillo. La provocaría y ella no podría contenerse. Yo no podría contenerme si me provocaban. Entonces, Eva tendrá que contárselo todo. Pero ¿Cómo ligan las lesbianas?. Sólo tenía la corta experiencia con aquella impetuosa dama del "Armario". También me metí en un chat de lesbianas pero llegué a la conclusión de que allí habría dos o tres chicas, todo lo demás eran tíos. Bueno, pues seduciría a Eva con las mismas mañas con que seduciría a un hombre. La provocaría.


Mi plan era sencillo. Aprovecharía uno de esos viajes que hacía mi marido para pedir que Eva viniera a casa. Normalmente, yo iba a casa de mis padres, pero en verano, ellos están en la playa y es más difícil que les acompañe. Primero le enseñaría mi cuerpo, se lo pasaría por los morros, luego le daría confianzas, le dejaría que me tocara, que ella decidiera por las dos, y esas cosas. Luego vendría la fase de calentamiento a tope, buscaría su roce, su contacto... Y al final seguro que no se aguantaría. Entonces la descubriría y me tendría que contar todo y prometer que se iba a reformar.


Antes de que mi marido iniciara uno de esos viajes de negocios a Italia, yo ya comencé a poner en marcha mi plan. Un día la invité a que viniera de compras conmigo. Empecé por comprarme una pulserita de plata. Le pedí su opinión. No me la quería dar por que decía que yo hago siempre lo contrario de lo que ella me dice.


Hice que ella me pusiera la cadenita. Sentí las yemas de sus dedos en mi muñeca y luego, extendí el brazo para que la viera, pero colocándome delante de ella, de manera que sentí su vientre en mi trasera y sus pechos en mi espalda. Son quizás memeces, pero no cuando la finalidad era poner caliente a Eva, y la verdad es que me sentía terriblemente seductora. Como estas le empecé a hacer varias y a diario. Compré la pulsera que ella eligió sin rechistar.


Mejor fue cuando decidí comprarme el conjuntito de ropa interior. Le pedí opinión. Era un conjunto muy picarón. Era el conjunto más atrevido. Eva se decía extrañada por mi elección, aunque le parecía fabulosamente sensual. Me lo llevé. Antes de volver a casa tomamos un café. Lo mismo. Le rozaba los muslos con mi rodilla y me hacía rozar de la misma manera. Ella no apartó la silla, pero tampoco descubrí ningún tipo de intencionalidad en su cara. Al llegar a casa, comprobé que Juan no estaba y le pedí que subiera. Quería que me lo viera puesto. Mientras ella esperaba en el salón, con un wisky con hielo "Como el de la mujer del Armario" yo me desnudaba y me probaba el conjuntito. Realmente estaba provocadora. Mis nalgas asomaban redondas, exhuberantes, mis pechos aparecían deliciosos. Yo, por mi parte, no había descuidado detalle. Ni las uñas de los pies, ni el vello de mi pubis.... La llamé


Mi cuñada apareció con el baso en la mano. Estudié cada expresión de su rostro. Me pareció gratamente sorprendida. Me miró de arriba abajo. Pensé que e Eva le gustaba "mi mercancía", para luego esbozar una frase hecha "Lo verás pero no lo catarás". Era la misma frase que me repetía cuando a veces me tenía que desnudar ante el médico.


Le pedí a Eva que me diera su opinión. Me acerqué a ella decididamente, casi asaltándola. Eva sonrió benévolamente y me dijo que estaba espléndida. Di un paso más en mi plan y sin decir nada me quité el sujetador. Mis pechos salieron libres y comprobé en la cara de Eva la sensación de sorpresa, no se si grato o más bien de no explicarse lo que hacía. La verdad es que siempre he tenido mucho cuidado con que las chicas ni los chicos me vieran los pechos, pero por otro lado, hay mujeres que no le dan tanta importancia. Lo bueno era que Eva tendría en que pensar esta noche. Cuando fui a bajarme las bragas, Eva se dio la vuelta con disimulo. Era una tontería, por que me veía por un espejo, aunque ella bajó la cabeza y salió de la habitación.


"Hoy te vas a masturbar pensando en mí" pensé mientras me ponía unas braguitas más discretas y un albornoz. Seguí "enseñándole mi mercancía". Me senté en el sillón delante de ella mientras me tomaba una lata de refresco. Hice lo posible por que se me viera todo y mo cuerpo no le pasó desadvertido a mi cuñada. Lo presentía y aquello me hacía ser aún más provocativa en mis posturas.


Pero la verdad es que esperaba que Eva se tirara sobre mí y eso no se produjo. Yo, que había hecho un plan a semanas vistas estaba furiosa por que a la primera, mi cuñada no se me había declarado. Me enfurecí y hasta lloré, aunque luego me consolé pensando en lo bien que había empleado el dinero en comprar aquel conjuntito con el que no pretendía seducir a mi marido en absoluto, sino a mi cuñada.


Un día quedamos mi marido, yo y su hermana. Me puse muy mona, un poco provocativa. Mi marido me echó unas indirectas. -¡No me gusta que te pongas esa minifalda ni ese suéter! ¡te miran mucho los tíos!.- Él ignoraba que yo buscaba la atención de Eva. Fuímos a un bar y se me ocurrió una idea. Pedí que Eva me acompañara al servicio. Me recreé mientras me bajaba las bragas y me subía la falda. Que me mirara con detenimiento., que comprobara mi cuerpo, mis muslos suaves.


Empecé a percibir el efecto de mi plan en que Eva, que siempre ha sido muy independiente y nunca se ha podido contar con ella empeó a quedar más con nosotros. Un día fuímos a la playa los tres. Mi marido se fue a dar una vuelta por la playa. Era una playa larga, llena de extranjeras despechugadas. A mi no me dejaba hacer top-less. Yo, que ya tenía premeditado mi plan, me puse apartada de la gente y cuando mi marido se fue le pedí a Eva que vigilara por si regresaba y me puse a hacer top-less. Eva me dijo que era una barbaridad tomar el sol en top-less sin protección. Yo esperaba ese consejo y me puse a echarme la crema protectora con detenimiento, con toda la malicia y sensualidad. Luego, como había partes de la espalda a la que no llegaba, le pedí a ella que me la untara. Y así sentía la yema deminuta y suave de sus dedos acarciar mi espalda. Al cabo de un rato me di la vuelta y me puse de espaldas al sol. Me sentía observada.. Pienso que eran tonterías, y que me sentía así para animarme a seguir. Metí el bañador entre las nalgas para que me diera el sol en el culo.


Eva no se atrevía pero yo se lo pedí.- ¡Anda! ¡Dame crema en las nalgas!.- Mi cuñada extendió la crema discretamente. Nada en su actitud la delataba, pero yo intuía que ella me deseaba cuando me tocaba. No puedo explicar por que yo avanaba en mi plan. Me sentía tentada por mi cuñada, pro ser codiciada por ella, aún sin considerarme no entonces ni ahora lesbiana. Me engañaba diciendo que hacía aquello, que soportaba los roces de Eva para desenmascar sus tendencias y ayudarla. La realidad es que deseaba sentirme deseada por ella y me encantaba que em tocara.


La siguiente parte de mi plan era el otorgarle ciertas confianzas. Ya le daba algunas, como permitir que me tocara en determinadas situaciones, como cuando me untó la crema. Más bien la obligaba a hacerlo, pues pienso que de ella nunca saldría. Era más bién yo la que se tomaba la confianza y la que hacía cosas cada ve más atrevidas. Un día comencé a hablar de sexo con ella.


Eva esquivaba responderme a las preguntas que le hacía, sobre si se excitaba si le tocaban el pecho. – Yo me pongo a cién cuando Juan me come el pecho... comienzo a ponerme mojadita mojadita.-


No tenía mucho éxito, pero a fuerza de cabezonería conseguí que Eva me comentara diversas experiencias masturbatorias. Le pregunté por los consoladores, por los vibradores, pero cuando me acercaba al prácticas sexuales hombre-mujer me decía que sin duda yo tenía más experiencia. Y si hablába de sesenta y nueves o cosas que pudieran hacer pensar en prácticas lésbicas, se hacía la loca. Luego hablamos de nuestrso novios. Me dijo, naturalmente que no tenía novio. Me contó lo de un novio que tuvo que le partió el corazón. Aproveché para besarle la mejilla. Caminamos largo rato cogidas de la mano por la playa solitaria.


Después de este día, Eva dejó de llamar. Al repentino acercamiento le sucedió un alejamiento radical. Yo la entendía. No podía explicarle a Juan que su hermana no era tan caprichosa commo pensaba, ni estaba enfadada por nada. Lo que le sucedía es que huía de mi por que estaba a punto de sucumbir. No estaba dispuesta a quitarle la mujer a su hermano, ni siquiera por una noche.


Bueno, se acercaba la tercera aprte de mi plan. La oportunidad del viaje apareció. Mi marido se iba a Italia unos días, a culminar las firma de importantes contratos de suministro y mis padres estaban lejos, en la playa. La ciudad, con la gente de vacaciones, estaba medio vacía. Me hice la miedica y le pedí que llamara a Eva para que viniera a dormir a casa. Eva respondió si no era mejor que yo fuera a su casa esos días. Acepté. De esta forma yo metería en la maleta la ropa que me hiciera irresistible, y ella no podría olvidarse toda la suerte de juguetes: vibradores, consoladores... de los que me había hablado.


Eva se había esmerado en cuidarse y cuidar la casa. Me dio un beso en la cara al entrar en su casa y noté que me miraba de reojo. No deseaba perder el tiempo. Un par de días se pasan corriendo. Así que lo primero que hice fue "ponerme cómoda y fresquita". Así que me dirijí al dormitorio, el único que había. Eva tenia un sofá-cama que seguramente pensaba que usaría. Yo de ninguna manera iba a dormir sola. Dejé el bolso en el dormitorio y me quité la camisa y el sujetador para ponerme una camiseta vieja, ancha y pasada. Mis pechos se adivinaban mejor, más sujerentes. Me quité la falda y me coloqué unos pantaloncitos cortos ajuntados, de una tela fina, que me llegaban un dedo por debajo de las ingles y se abrían por la parte exterior de los muslos.

Me quité los zapatos y me puse unas chanclas. Había observado que Eva miiraba mucho a los pies de las chicas , y también los míos.


Me dejé las pulseritas de las muñecas, y la del tobillo, esa de plata que Eva me ayudó a elegir. Me hice una coleta con el pelo. Todo estaba estudiado para causarle a mi cuñada el mayor impacto posible. Cuando salí del cuarto por poco se le cae la taza que tenía en la mano. - ¿Tu no te pones fresquita?.- Le dije sonriendo.


Le pedí a Eva que me enseñara de nuevo, las fotos de su niñez, con Juan y mis suegros. Estuvimos las dos sentadas. Yo sentía rozar mis muslos con los suyos. Yo sugerí a Eva que me sirviera un cubalibre de ginebra. Luego otro. Ella me acompañaba. Yo necesitaba reunir valor para hacerle una proposición que significaba un paso adelante en mi plan .- ¿Por qué no me enseñas los juguetitos que tienes por ahí? ¡Si! ¡Los vibradores y los consoladores!.-


Tuve que pedirselo varias veces.-¡Anda! ¡Por fa!.- Al final aceptó. Comenzó por los vibradores. Me los hizo sentir en la palma de la mano, y en la parte interior del codo. Me enseñó dos vibradores y lugo dos consoladores, más largos, más ortopédicos,- más adecuados para...- Eva acabó la frase con un silencio que en mi interior sabía lo que contenía "Más adecuado para meterselo a las amantes..." Estuve viéndolos un rato y Eva, como si se tratara de un tesoro o un arma o algo entre peligroso y apreciado, tenía prisa por guardarlo. Me los cogió de la mano con suavidad y los guardó en uno de los cajones de la cómoda de su dormitorio.


Después de comer me fui a dormir la siesta. Yo esperaba que Eva me siguiera. Ella. Como una buena anfitriona se quedó durmiendo en el sofá. Yo esperaba que se portara como una buena anfitriona de verdad y me hiciera gozar como yo presumía que ella sabía. Cuando desperté, Eva dormía. Estuve un rato aburrida y se me ocurrió probar de verdad los juguetes de Eva. Cogí un vibrador del cajón y me quité los pantalones y lass bragas. Lo encendí y me lo acerqué. Era un placer distinto, artificial pero muy efectivo. Lo posé sobre mi sexo e hice que buscara mi clítoris.. Era electriante. Lo separé y lo puse sobre los pezones.Los sentí erizarse, levantarse.


Miré intuyendo actividad. Eva me miraba. No sabía si estaba enfadada. -¿Qué haces? .- Me dijo

-Perdón, quería ver que se sentía.-

-No, no importa...prueba.- Y diciendo esto se dio la media vuelta. Eva era una roca de hielo contra la que me estrellaba.

- ¡Es que... Es que no sé...No me atrevo....¿No me puedes ayudar?.-

- ¿Ayudar? ¡Pero si es muy fácil!.-

-¡Ya! ...pero yo soy mmuy inútil...¡Anda! ¡cógelo tú!.-


Eva titubeó, pero al final, su carácter complaciente la venció y se acercó. –Túmbate en la cama con las piernas abiertas.- La obedecí y Eva encendió el aparato y lo colocó en la parte interior de mi muslo, encima de la rodilla.


-Tienes que hacer que vaya avanzando lentamente hacia tu coñito.- Al decri esto, Eva se aclaró la garganta. Estaba nerviosa, excitada. Conocía el oficio y pronto, lo que para mí era un cosquilleo insoportable, se convirtió en el más placentero estímulo. Metí la mano dentro de la camiseta y mis dedos pellizcaron miis pezones. Mi otras mano separaba los labios de mi sexo y dejaba al descubierto mi crestita que pronto comencé a estimular por mi cuenta. El cosquilleo me subía por el muslo y pronto lo sentí en la parte baja de mis nalgas y luego, sobre uno de los labios, dirigirse al clítoris.


Recibí las vibraciones con expectación. Sentí los pechos robustecidos, exultantes por el roce del vibrador. Mi sexo estaba húmedo. Yo confiaba en Eva y no me decepcioonó. Pronto el vibrador esstaba entre ambos labios. El instrumento se hundía en mi vagina como tres dedos. Las vibraciones se hundían en mi vientre y no tardé en comenzar a correrme. En un moomento de lucide, busqué algún tipo de contacto con ella que sabía sería incapaz de negasrme en esos momentos. Coloqué mi mano sobre su muslo, mal tapado por la falda que había quedado desordenada al sentarse sobre la cama. Eva movía el vibrador con suma delicadeza, a pesar de lo que el cosquilleo consiguió hacer que me corriera.


Fue un orgasmo increíble. Deseé que Eva me hundiera el vibrador hasta el fondo, pero ella seguro que reservaba eso para sus amantes. Se agachó sobre mí. Le ofrecñi mi boca, pero se contentó con darme un fraternal beso en la frente y la mejilla. Me decepcioné de nuevo.


Miraba a Eva de reojo, pensando en cuál sería la causa de que me rechazara. Estaba seguro de que le gustaba. ¿Sería por respeto hacia mi marido, su hermano? De cualquier forma yo ya me había propuesto llegar hasta el final, sobre todo al compbrobar el placer que me podía proporcionar mi cuñada y el no sentir tantos remordimientos como yo pensaba por haberlo hecho con una mujer. Al revés, he de confesar que me resultó excitante.


El caso es que Eva no me hacía todo el caso que yo quería. Llegó la hora de dormir y apenas si me miró cuando aparecí en el dormitorio procedente del cuarto de baño vestida con aquel conjuntito de ropa interior que ella me había ayudado a comprar. Me acosté en la cama, a su lado. Un hombre hubiera entendido la indirecta, pero Eva se dio media vuelta. Destapé un poco la sábana para ver como iba vestida y me dí cuenta de que sólo llevaba las bragas, sin pijama ni camisón, así que yo también me deshice del sujetador, que me estorba un montón para dormir y ya de paso, me quité delante de ella el camisón, para quedarme como ella, sólo con las bragas.


Esperé inútilmente su seducción. Esstaba muy caliente y desengañada, pero de repente me acordé que a mi marido bastaba con ponerle la mano en el hombro para que entendiera lo que deseaba. Eva parecía dormir. Me ofrecía unna espalda desnuda en la que se marcaba la columna y los músculos en su delgada silueta. Pasé mi mano por su espalda y luego se la puse en el hombro. Pareció despertar.


- ¿Eva?-

- ¿Si?-

-No me puedo dormir.-

-¿Por qué?-

- Estoy muy caliente.... lo de los "mete-saca" esos me ha puesto muy cachonda... No se cómo bajarme el calentón. ¿Tú Podrías...?

- ¿Podría qué?.-

- Pues hacermelo.-


Eva se dio la vuelta, me miró extrañadísima y entonces comenzó con una retaila, hablando bajo pero visiblemente enfadada.- ¡Mira! ¡Yo no sé que te has creído! ¡Llevas semanas provocándome! ¡Que si la cremita en la espalda, que si la manita por la playa...! ¿Se puede saber que coño quieres?.-


Eva me miraba con los ojos brillantes, enfurecida. Yo no sabía que deecirle. No era momento de contradecirle. Se enfadaría y perdería mi oportunidad de saber si era lesbiana. Yo ni me pensé lo que le decía.- Es que...es que creo...que me he enamoorado de ti.-


Eva se cayó y se me quedó mirando. Luego hizo un gesto despectivo. -¡Venga hombre!¡No me vengas con pamplinas!.- Se levantó de la cama pero no fue lejos. Se puso de pié junto a la cama y me miró de arriba abajo. Parecía pensarselo, quizás sucumbir a la tentación hasta que finalmente susurró.-¡Esta bien!¡Tú lo has querido!.-


Eva se tumbó sobre uno de mis lados. Sentí su pecho caer suave sobre el mío. Tenía uno pecho diminuto, juvenil, Las pequtas de las que os hablé casi le llegaban a los pezones. Unos peones pequeños, bien definidos y puntiagudos. Los sentí ardeersobre mi propio pecho, y luego su boca, que se posó sobre la mía y se fundieron sus labios con los míos. Me entregué a un beso como no me lo daban desde que era una jovencita del instituto. Sus labios eran deliciosos, dulces. La miré a los ojos mientras nos besábamos. Fue una mirada en la que ambas abrimos y cerramos los párpados al mismo tiempo, lentamente. La imagen de su cara se me retuvo en la retina mientras empecé a sentir sus dedos suaves sobre mi pecho, apretarlo lentamente, suavemente, moviendo su palma de la mano y arrastrándo mi seno con ella.


-Eres una mujer muy bonita. Mi hermano tiene mucha suerte.- Aquellas palabras me llenaron de satisfacción. Ya no pensaba en reprenderla por sus inclinaciones sexuales, sino en ser iniciada pro ella esa misma noche.


-¡Hazme tuya!.- Le respondí.


Eva colocó su muslo entre mis piernas y comenzó a besarme sensualmente el cuello y los lóbulos de la oreja, hasta que de repente, sentí cómo su lengua se hundía en el agujero de las orejas. Un cosquilleo recorrió mi nuca. Se agachó un poco y sentí sus labios en mis clavículas mientras su mano bajaba lentamente por mi vientre. Su pequeña mano me daba seguridad. Nunca había valorado la longitud y estrechez de sus dedos. Me parecían unas manos hermonas.


Pegué un pequeño brinco al notar que las manos sobrepasaban la línea de mis bragas. Noté que ponía sus dedos sobre mi sexo, encima de mi prenda íntima y sentí el esstímulo de sus dedos sobre mi clítoris a través de la delgada tela, mientras me mordía el cuello.


Eva tomó mis bragas desde delante y tiró de ellas hacia arriba. Sentí cómo la tela se me clavaba en la raja. Me miraba fijamente y yo no podía ocultar mi excitación. No la oculté. Chillé en voz baja y moví mis caderas. No tardó en soltar las bragas, pero me quedaron descolocadas, pues Eva comenzó a estimular de nuevo mi sexo con sus dedos, pero esta vez sin el estorbo de las bragas. Sentí la yema de sus dedos, suave, delicada, rozarme casi sin apretar, mientras su boca se separaba de mi cuello y se dirigía hacia mi pecho.


Estuve a punto de rogarle que me soltara, que no lo hiciera, pero pudo más el morboso deseo que la decencia inculcada durante decenas de años. Su lengua apretaba la piél de mi pecho, hasta alcanzar mis pezones, empeñándose en contrarrestar hundiendo, lo que el deseo se empeñaba en hacer repuntar. De repente sentí cómo abriendo su boca se emgullía todo mi pezón y lo apretaba entre los labios. Me retorcía de placer y musitaba.


Parecía que aquella era la señal conveenida y cuando mayor sensación sentía en el pecho, Eva comenó a hundir sus dedos dentro de mí. Sentí la palma de su mano apretar mi crestita y las yemitas de sus dedos introducirse, y luego, girar a un lado y otro mientras los metía y los sacaba. Cada vez los hundia más hasta que yo no pude más y el placer que comenzó en el interior de mi vientre como un vacío qque había que llenar, se transformó en un volcán de deseo ardiente.


Comencé a moverme contra su mano. Me hincaba ssus dedos y yo deseaba que me penetraran más. Eva no soltó mi pecho a pesar de mi movimiento. Al revés. Se echó sobre mí para evitar que me moviera mucho y apretó mi peón entre los labios. A la excitación del bocado se unía la sensación de estirazón de mi pecho. Me sentía tan mojada que me parecía sentir mis nalgas mojadas por mis flujos.


Cuando Eva notó que me corrí, se puso sobre mí y tomó unas de mis piernas. Me pareció indicar quie la mantuviera ligeramente doblada. Eva me tomó las manos y las puso sobre mis hombros y sin soltarme comenzó a moverse encima mío, como una loca, frotándo su cuerpo contra el mío y buscando que mi muslo le rozara su sexo. Yo apreté el muslo corta ella y sentí su mata de pelos pincharme y luego cómo se me humedecía la piel por sus fluídos. Sus tetitas me rozaban y sentí su rodilla entre mis muslos. Busqué su contacto hasdta sentir que se me clavaba ligeramente en el sexo. Al cabo de un rato, Eva se corrió, terminando de humedecer mi muslo y de mezclar en nuestros cuerpos, nuestro sudor.


Quedamos tumbadas.. Ya me podía dormir. No tardé en cerrar los ojos y no me desperté hasta el día siguiente. Me pareció que oía llover en la calle. Recuperé la conciencia. No mecreía lo que había hecho. Anoche me había acostado con mi cuñada. La lluvia que oía era la de la ducha. Posiblemente Eva se estaba duchando.


A las mujeres nos gusta más el sexo de noche. Eso dicen. Yo, por mi parte, esta mañana me debatía entre salri de casa de mi cuñada sin desedirme a entrar en el baño. De cualquier manera, mis bragas estaban sucias por los restos de los flujos de la noche. Me las quité. Después, fue mucho más fácil decidir. Entré en el baño comoo despistada, preguntando por mi maleta. Eva me miró incrédula. Se preguntaría, detrás de la manpara de la ducha cuál era ahora mi opinión sobre el sexo entre mujeres. Abrí la mampara y me metí en la ducha con ella mientras ella me miraba sonriendo pícaramente.


Bajo la ducha, Eva me parecía aún más delgada y menuda. El pelo mojado achataba su figura. Su piel brillaba. Su vientre era plano y los hombros y los huesos de las caderas se le notaban mucho, pero sus pechos me atrían y me acerqué a ella para acariciarlos.


Me las quise dar de seductora y me metí sin contemplaciones. Me puse al lado de ella, recibiendo el agua templada en mi cuerpo. Estaba excitada por la proximidaad de su cuerpo menudo. Cogí el bote de gel y lo eché sobre mi mano y me atreví a hacerle una proposición- ¿Te froto la espalda?.-


No esperé que me contestara. El hecho de volverse y ofrecerme la espalda era suficiente. Eva apartó su peo del cuello. En su nuca despuntaba alguna vértebra. Comencé a acariciar su espalda por la ona de los pulmones, pero pronto estaba recorriendo sus riñones y no pude evitar, al ver sus nalgas redondas, diminutas, respingonas, frotarlas, acariciarlas, estrujarlas mientras posaba mi boca sobre su cuello.


Le cogi de los pechos y me la traje contra mí. Eran suaves, pequeños, deliciosos y dulces. Sus nalgas se me clavaron en mii vientre y le mordí la oreja, como ella había hecho la nohe anterior. Respondió a mi estímulo dándose la vuelta y abrazándome a mí. Nos besamos mientras el agua resbalaba por nuestro cuerpos. Nuestros pechos se pegaban para poder recibir ambas el chorrito agradable de la ducha.


Eva puso mi manos sobre mis hombros y me invitó a agacharme. Yo acepté su sugerencia, doblando ligeramente las piernas y posando mia labios sobre sus pezones. Nunca había probado el pecho de una mujer. Su calor, la textura y suavidad. Me sentía enormemente excitada de saber que aquello pondría a Eva aún más excitada que lo que yo estaba, y cuanto más me excitaba yo más me empeñaba en excitarla a ella. Eva continuó empujándome hacia abajo. Comprendí lo que deseaba. Nunca lo había hecho. Me daba un poco de repelús, pero cuando vi asomar su crestita entre los dedos de su mano, que se separaba los labios de su sexo, que se me ofrecía entre sus piernas, que se esforzaba en abrir colocándo una de ellas sobre el borde de la bañera, me pareció un pastel exquisito, y una justa recompensa al placer que me había proporcionado la noce anterior.


No se me ocurría otra manera de hacer que pasar mi lengua despacio, una y otra vez por su rajita, sintiendo en mi punta las depresiones y la cresta de su coñito, que sin estar totalmente depilado, sí estaba muy afeitado y cuidado. Empecé a notar un olor penetrante, a pesar del agua, y un saborcito agrio. Luego sentí la melosa sensación de sus flujos, mientras ella comenzaba un suave balanceo. Abrí los ojos y miré hacia arriba. Me miraba fijamente mientras se magreaba el pecho. Estuve unos instantes mirándola mientras apretaba con mi lengua su clítoris. Luego me volví a concentrar en mis lamidas cuando seme ocurrió meter ligeramente uno de mis dedos índices en su rajita mojada.


Eva comenzó a agitarse. Sentí su mano sobre mi cabeza, apretarme contra su sexo, mientras ella cada vez se corría más violentamente y comenzaba a respirar aceleradamente, corriéndose silenciosamente, sin escándalo.


Estaba muy orgullosa de mi mismo y me dejé sacar de la ducha por mi cuñada, que me llevaba de la mano hacia su cama. Puso una toalla sobre el colchón y me tendió en la cama, de manera que mis piernas quedaban colgando. Sacó de la mesilla de la cómoda uno de sus juguetes, un consolador de color rosa intenso que puso a su lada, mientras se ponía de rodillas frente a mi sexo.


- ¿Qué vas a hacer con eso?.- La pregunté


-Ya lo verás.-


Eva puso mis piernas sobre sus hombros estrechos. Mis muslos ocupaban bien su espalda y veía asomar su cara por encima de mi vientre .-Te vot a enseñar como hay que comer los coños.- Me dijo, y dicho esto, comenzó a lamer mi sexo con fuera, como empeñada en arrancarme el clítoris a lametones. Eva me separaba los labios con sus dedos y yo comprendía por qué se empeñaba en frotarse los pechos en la ducha. Es como si existiera un nervio que conecta el clítoris con el pezón. Sentí la necesidad de tocarla y enredé mis dedos entre sus pelos mojados.


Eva hundía su lengua dentro de mí. La sentía en la parte interior de mis labios, de una forma excitante. No se concentraba sólo en mi clítoris. La parte de detrás de mi sexo parecía que era uno de sus lugares favoritos. Sentí hincar sus dientes en la parte baja de mis nalgas y en el interior de mis muslos, al lado de mi vientre, y de nuevo, sus labios en mi clítoris. Lo atrapó con decisión y estiró de él con los labios apretados. Gemí de placer.


No deseaba correrme hasta no sentirme ensartada por el consolador que me aguardaba al lado de las rodillas de mi cuñada, pero Eva parecía decidida a hacer que me corriera. Estaba ya más que caliente, aguantando cuando de repente puso su cara entre mis muslos y me separó todo lo que pudo los labios. Sentí como no había sentido hasta ahora mi humedad. Entonces sacó la lengua todo cuanto pudo y comenzó a mover la cara a un lado y otro con velocidad. Aquello fue paraa mí irresistible y me corría mientras ella continueba con su movimiento alocado.


De sobra hacía minutos que comprendía que eva me follaría con el consolador después de correrme. Yo le pedí que me dejara. Le confesé mis temores de novata, pero Eva ni me contestó. Colocó el consolador entre mis piernas que me esforzaba en separar, hasta ayudándome con las manos, y presionó contra m i sexo abierto por sus dedos y los míos.


Sentí la cabecita penetrarme. Abrirse paso dentro de mí sin dificultad, por la lubricación de mi sexo durante mi orgasmo. Eva comenzó a mover el consolador dentro de mí. Sentía toda mi vagina rozarse y recibir ese placer mientras yo misma me relajaba y me abandonaba a Eva. Eché la cabea hacia detrás y me dediqué a acariciar la cabeza de Eva, entrelazando su pelo con mis dedos mientras yo misma me pellizcaba los pezones. De repente, empecé a notar que el cuello de Eva y su cabeza se movían a la misma velocidad y a la vez que sentía meterse y sacarse el consolador de mi sexo. Miré hacia mi sexo y me dí cuenta de que Eva me estaba follando con la boca. Tenía el consolador entre los dientes y con ellos me metía y sacaba el aparato.


Puse mis manos en mis piernas pero Eva me las cogió y tiraba de ellas, de mis brazos y de todo mi cuerpo hacia ella, hacia su boca y la estaca que sostenía entre sus labios y yo me sentía totalmente ensartada, penetrada. Sentía la dureza del consolador recorrer mi sexo y la dulzura de lsus labios estrellarse entre mis muslos. Sentí un nuevo orgasmo, esta vez profundo, intenso, fuerte y duradero. Volví a sentir derramarse mis flujos por la parte baja de mis nalgas. Una gota se deslizaba viscosa hacia la sábana mientras jadeaba y apretaba las manos de eva entre las mías. Comencé a dar chilliditos mientras hacía lo posible por sumergir el consodalor en mi sexo, buscando el momento en que Eva apretaba el aparato contra mí para estrellar mi sexo contre su boca y mis nalgas contra su barbilla mientras arqueaba la espalda y sentía fuego en mi vientre, en mi vagina y en todo mi cuerpo, que comenzó a sudar copiosamente.


Cuando Eva soltó el consolador, yo me había corrido. Le pedí que lo sacara de mi sexo, pero se negó. Seguíamos agarradas de las manos y yo pretendía sacarme el instrumento de mi interior, pero no me dejaba. Me besuqueaba los pechos y me lamía todo el cuerpo, provocándome un cosquilleo profundo, insoportable, que conseguía hacerme retorcer de placer. Finalmente, ella misma, volvió a poner su boca frente a mi sexo y tiró del consolador fuera de mí. Sentí un gran alivio y me concentré en el momento, en la sensación de estar totalmente saciada, de descanso después de la tormenta, de corredor que se ha corrido media maratón y ahora descansa en la meta.


No sabía como justificarme por lo que acababa de ocurrir. Aquella mujer que estaba tumbada detrás mía y que me acariciaba la espalda era mi cuñada. Me había acostado con ella. ¿Cómo íbamos a cenar juntos en Navidad?.


-De manera que realmente eres lesbiana.- Le dije haciéndome de nuevas, y en unn tono de reproche.

-Hombre, no sé. ¿Tú que dirías?.-


Me quedé pensando.-Pues que deberías buscarte un hombre.-

-¿Ah si? ¿Un hombre?.- Eva cayó y luego me respondió .-¿Cariño? ¿Eres tonta o qué? ¡Me has estado calentando durante meses, me has pedido que te masturbe, te he follado como a una gata en celo...Y me reprochas que sea lesbiana!.-

-¡Es que me da pena!-

-¡Pues yo me lo paso muy bien...Y a mí me parece que tú no te lo has pasado nada mal.-


Me quedé callada. Eva comenzó a cogerme del pelo y a atusármelo. Entonces se levantó de pronto. Yo estaba un poco ensimismada y no me dí cuenta de lo que sacaba de un cajón de la cómoda. No tardó ni medio minuto, cuando la miré, Eva se había puesto una faja en la que le colgaba un consolador comoel que me acababa de meter. Eva empezó a hablar melosamente, suavemente.-¿Sabes? No eres la única que se ha dedicado a hacer aveiguaciones...Yo también he preguntado sobre ti. Juan me cuenta muchas cosas... como que te gusta hacerlo como los perros.-


Al verla así, armada, venir hacia mí con su figua tan menuda, femenina, diciéndo aquello, sentí mi cuerpo estremecerse. Me cogió de la coleta que cuidadosamente había estado haciéndome y tiró de mí hacia ella. Me puse sobre la cama a cuatro patas. Eva avanzó de rodillos sobre el colchón hasta hacerme sentir entre mis muslos la punta del nuevo instrumento


Pasé un par de días junto a mi cuñada en los que me sentí saciada totalmente. Probé todas las prácticas sexuales que Eva quiso hacerme probar y poco a poco aprendí a proporcionarle yo a ella placer. Eva me proporcionó una vivencia exquisita, aplicando con sensualidad la información que le había sonsacado a mi marido. Cuando Juan volvió, hicimos el amor de una manera desbocada, pero la verdad es que eché en falta esa dulzura y valentía con la que Eva me hace el amor y he pensado que lo ideal sería sentirme como un emparedado entre los dos, ser suya a la ve. Bueno, esa es una fantasía a la que no renuncio. Por otra parte, espero ansiosa el próximo viajes de negocios de mi marido.


egarasal1@mixmail.com1

Polux on 06.04.2011. 10:44

Muchas felicidades, es uno de los relatos que mas me ha exitado... es verdaderamente una joya... me han puesto a mil...Felicidades

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: