Inicio » Relatos de Trabajo » La Recluta Caliente

La Recluta Caliente

¡Te juro que la tía nos folló a los dos de noche, en la garita de vigilancia!
-Anda ya, una tipa que viene a follaros a vosotros dos, pringados en un turno de vigilancia nocturna...Y ella iba de uniforme, y todo eso...¡Seguro que era el comandante travestido para una noche loca!Ja, ja,ja,¡permíteme que no te crea!
-Bueno, yo sé lo que nos pasó...y también como disfruté.Allá tú si no quieres creerme...Cuando veas a Gómez, que está de permiso se lo preguntas y él te dirá lo mismo...como también se la folló...o más bien fué ella la que nos folló a los dos...
-Vale, cuando lo vea, si me acuerdo, le preguntaré.
Pero no tuve tiempo de preguntarle, porque a mí me pasó lo mismo.No en la garita, sino en una galería solitaria, cuando todos estaban en maniobras.
Denis y yo nos las ingeniamos para quedarnos, argumentando urgentes tareas de oficina que resolver, y como el cabo que nos tenía a sus órdenes se piraba a la ciudad no bien podía, estábamos entretenidos jugando a cartas, cuando una vocecilla suave nos interrumpió:
-Chicos, ¿está vuestro comandante?Tengo que entregar unos papeles en la oficina.
-No, sólo estamos nosotros..el cabo ha ido a la ciudad..
La chica era bonita y estaba muy bien.Llevaba un uniforme que no reconocí,sus botas no eran de militar...la memoria me lanzó un aviso...ese aspecto...¿no sería la tía de la que me había hablado Duarte?Me incliné hacia Denis y le dije al oído:Me parece que es la tía que se folló a Gómez y a su amigo Duarte en la garita...
Me miró como si yo estuviera alucinando,pero cerró la boca y me dejó seguir con el diálogo.
-¿Eres una recluta?pregunté
-Podría decirse que sí...respondió sonriendo.Amo el ejército.Soy hija de un coronel y lo llevo en la sangre.
Aquello era rarísimo, pero yo llevaba encima la calentura típica de los soldados, y decidé correr el riesgo.
-Tú eres la que estuvo en la garita con Gómez y compañía el otro día, ¿verdad?
-Oh, sí...nos lo pasamos de miedo...Me gusta hacer felices a los soldados.
No podía creer lo que oía, y mi compañero tampoco.Tenía los ojos abiertos como platos.
-¿Y no harías lo mismo por nosotros?El ejército te estaría muy agradecido...
-Claro, respondió...¡todo por la patria!
Denis, que no había dicho una sola palabra, es un hombre de acción, y la chica no había terminado de hablar cuando ya le había subido la falda.¡La muy guarra no llevaba bragas!Sólo unas medias de seda negras que le llegaban a los muslos.
Mi amigo le abrió las nalgas con ambas manos metiendo la nariz y la lengua en su raja, y diciendo sus primeras palabras:
-Estás chorreando...y empezó a chupar y lamer su coño y su ano a plena luz del día.Yo estaba empalmado al máximo, y aunque por la cabeza me pasó alguna imagen apocalíptica como "estamos en plena faena y llega el cabo y nos pilla", la dejé de lado al instante.Me importaba mucho más meterle el rabo hasta los huevos a aquella recluta del amor.
Entre los dos la pusimos con el culo para arriba para supervisar sus encantos, y puede ver su chocho depilado y rosa, los labios mayores y menores abiertos y mojados, y el agujero del culo que latía a impulsos de su calentura...
Hundí los dedos en su coño, y los moví rozando las paredes de la vagina.Denis le metió un dedo en el culo, y ver a poca distancia de la cara aquel sexo y el ano rellenos de dedos nos volvió locos a los dos...Teníamos que follarla, y de prisa, antes de que alguien llegara y nos arruinara el pastel.
-Folladme,¡folladme, exigía la chica perentoriamente...Había que obedecerle...
Mi compañero se abrió la bragueta, sacando una verga grande y tiesa.Yo hice lo mismo, y con la polla al aire me levanté dispuesto a ensartarla por cualquier agujero...el que primero se me pusiera a tiro...Ella ya se había amorrado a la minga de Denis, que seguía sentado...Mientras la mamaba, le metí el nabo por el chichi abultado y caliente, y sentí que entraba deslizándose con suavidad en su vagina empapada.Ella se tocaba el clítoris mientras chupaba la polla de Denis, y yo le metí un dedo en el culo para completar la escena...
-Mmm, mmm, siii, decía cuando soltaba la verga...pero volvía a metérsela en la boca al instante..
-Chúpala, zorra...¡te lo ordena tu comandante!gemía Denis a punto de correrse...
-¡A la orden! decía ella retorciéndose contra mi polla...
-Toma, toma, casi gritaba yo, pero al tercer¡toma! me derramé en su interior llenándola de leche...toda la que había acumulado en una larga temporada de abstinencia obligada.
Ella se corrió al sentir el derrame, y chupó frenéticamente la polla de Denis, que empezó a soltar ante mi vista chorros de esperma que la chica tragó y que en parte se escurrieron por su cara...
Aquel fué un polvo rápido pero muy suculento...nos hubiera gustado repetir, pero no hay que tentar a la suerte.La chica se fué, dejando los papeles sobre un escritorio.Miramos el contenido, y era oficial...¿de dónde habría salido?¿quién era aquella chica tan caliente?¿Sería parte de algún experimento militar?¿Un arma de destrucción masiva?...No importaba.
Era una recluta caliente,una soldado del sexo,y había cumplido su misión...

silvia FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 41

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: