Inicio » Relatos de Trabajo » Compañeras de Trabajo - Parte 2

Compañeras de Trabajo - Parte 2

Bueno como les había dicho me sorprendió la invitación de una compañera de trabajo a la que no conocía prácticamente y acepte, debido a que estaba muy buena, así que acordamos vernos el viernes por la noche, era Miércoles y tenia que encontrar el modo de organizarme para poder salir con Alejandra el Viernes y que Marta no sospechara nada, además tenia que asegurarme que Alejandra no dijera nada a nadie en el trabajo.

El mismo día a la tarde, arregle mi horario para coincidir con Alejandra en la salida y decirle que me gustaría que nadie supiera en el trabajo que teníamos una cita, a lo que me contesto que me quedara tranquilo ya que no le interesaba que su novio se entere, como se imaginaran esto me dejo sin palabras, se despidió y se fue.
Hasta el momento todo prometía que este fin de semana seria uno de los mejores para mi. Por la noche llame a Marta para invitarla a salir el Domingo con la excusa que el Viernes jugaría al fútbol con amigos y nos reuniríamos en casa luego para jugar a las cartas, y el Sábado iría a visitar a mi familia.

Y llego el gran día me encontré con Alejandra en la puerta del Pub donde había ido la semana anterior con Marta y sin muchas vueltas entramos, ella estaba vestida con un vestido ajustado al cuerpo y que dejaba ver su hermosa figura es delgada y estilizada, sus curvas no son exuberantes pero hacen que uno quiera recorrerlas con todos los sentidos, una vez dentro del lugar nos sentamos unos minutos ha tomar algo y conocernos, mientras hablábamos yo la desnudaba con la vista hecho este que ella había notado ya que no me preocupaba en disimular mis deseos, al mismo tiempo me hablaba y actuaba de una manera muy sensual logrando acelerarme mucho mas, no pude resistir mas la tome de la mano la guíe hasta donde estaba lo que podría decirse la pista de baile la sujete de la cintura pegando mi cuerpo contra el suyo, por lo que pudo notar mi erección, y como toda una gata dispuesta a conseguir lo que buscaba comenzó a frotar con sus piernas mi miembro para calentarme aun mas, con un a mano la tome de la nuca y le di un beso intenso el cual fue correspondido, después de un rato me murmuro al oído que había mucha gente y sentía ganas de estar en un lugar mas tranquilo, le propuse ir a mi departamento, lo que asintió dándome un beso tan intenso o tal vez mas que el que yo le habia dado anteriormente, nos fuimos en ese momento sin demorar un minuto, yo trataba de ocultar mi bulto, ya que bajo el jean el me pedía libertad y acción.

En el ascensor ella me abrazaba y acariciaba mi paquete de un modo un tanto ansioso, yo solo correspondía esto, estaba un poco nervioso por que no me vieran mis amigos del edificio para evitar que se enterara alguien de esto y por consecuencia Marta que a pesar de no ser novios tenia ganas de que con el tiempo esto cambie, pero mientras tanto había que aprovechar la buena suerte y el ligue del momento, una vez adentro de mi departamento ella se quito el vestido sin perder un minuto dejando ante mi su cuerpo cubierto con una pequeña tanga y un corpiño de encaje que dejaba ver sus pezones duros ansiosos por ser liberados, yo hice lo propio me quite la ropa quede solamente con el slip bajo el cuela se encontraba mi pija dura y apunto de estallar, era hermosa tenia una figura armoniosa y capaz de calentar a cualquier hombre, no entendía el porque me había elegido a mi, ya que ella no era muy sociable en el trabajo y tenia fama de no involucrarse con gente del trabajo, pero bueno a quien le importaba en ese momento, a mi NO, me tomo de la mano y me pidió que la guié al dormitorio, lo hice de inmediato, la tome por la cintura y fuimos caminando torpemente ya que yo no dejaba de abrazarla y pegando su hermoso culito a mi dura verga, a lo que Alejandra respondía frotando sus duras y firmes nalgas contra mi miembro, llegamos al dormitorio estabamos a mil por todo el juego previo se dio vuelta y se sentó en la cama quedando mi pene frente a ella, me bajo el slip y comenzó a chupar mi instrumento desesperadamente, y sin tocarlo con sus manos ya que las usaba para sujetar mis glúteos para tratar de sostenerme mientras intentaba tragar todo mi pene, yo no podía dejar de gemir, sentía un placer enorme viendo a esa mujer tragando mi aparato y mi glande rozando su campanilla, pense que en cualquier momento iba dejar brotar mi leche y de ese modo inundar su boca, pero los dos queríamos que ese momento fuera tan intenso, que parecíamos sincronizar como pocas veces me ha pasado, buscábamos los mismo y no habíamos dicho una palabra desde que entramos al dormitorio, dejo de chupármela se quito en brasier y se recostó, dejándome a mi la tarea de quitarle la minúscula tanga, que agradable sensación fue el ver esa hermosa almeja totalmente afeitada sin un solo pelo, comencé a comerme esa concha preciosa y saboreaba sus jugos que eran exquisitos tan deliciosos que me embriagaban de una forma que deseaba mas a cada momento, ella se arqueaba mientras mi lengua disfrutaba el sabor de su increíble almeja, y la escuchaba gemir y viendo su excitación la aproveche para meter un dedo en su ano lo que pareció agradarle, por lo que mientras chupaba su jugosa vagina mi dedo preparaba el terreno para después, poco a poco fui dejando su entrepierna y me dirigí a sus hermosos senos me detuve en ellos unos instantes y me puse sobre ella la bese, acomode mi pene en su conchita y la penetre, me abrazo fuertemente, con sus uñas me recorrió la espalda no me lastimo pero me hizo sentir como estaba disfrutando la penetración, no besábamos y nuestras lenguas se movían en nuestras bocas de forma que nuestros gemidos se apagaban, solo en esos momentos, no pude mas y acabe dentro de ella haciendo que ella acabara junto conmigo, estuvimos en esa forma unos minutos, saque mi pija de su húmeda conchita, no tan dura como hace unos momentos brillaba, porque se encontraba mojada por sus jugos.

Estabamos recostados de lado uno frente al otro mirándonos cuando ella se acerco y me beso y empezamos nuevamente con la caricias, sin decir nada, pronto estuve recuperado y mi erección ya era total, como para no serlo estaba con una mujer que no tenia desperdicio, la recorrí lentamente con mi boca y fui bajando hasta su entrepierna la recorrí de arriba hacia abajo y a la inversa y penetrando con mi lengua hasta donde era posible se había excitado nuevamente y jadeaba muy agitada baje de la cama e hice que se pusiera al costado de al lado de la misma quedando enfrentada a ella, yo me encontraba parado detrás de Alejandra con pija dura, con las manos la tome por los hombros la incline sobre la cama quedando su perfecto culito delante mío, fui acercando mi pija hasta su ano y comencé a penetrarla ella lo disfrutaba, daba gritos mezcla de dolor y placer yo me estaba encantado con ese culo, mi verga encajaba justo en ese culito, y ella parecía disfrutar se movía salvajemente no pude mas y la inunde, llene su ano con mi leche los acabamos al mismo tiempo. Nos acostamos uno junto al otro y nos dormimos por el agotamiento que nos había causado tanto placer.

A la mañana me levante mientras ella dormía y fui a bañarme me estaba duchando cuando ella entro y se paro bajo la ducha conmigo y comenzamos a recorrer nuestros cuerpos con las manos, yo le bese y mordí suavemente los pezones y después ella chupo mi pija, la tome de los brazos la puse de frente a la pared de pie y la sujete de las caderas separando dejando su culito tirado hacia atrás, tenia sus dos orificios a mi disposición, comencé por culo arremetiendo sin miramientos, luego se la metí en la vagina y ella la recibió con gusto, ya no podía mas y estaba a punto de acabar, al notarlo Alejandra me miro y me dijo que quería que le acabara en la boca quería probar mi leche, no pude hacerla esperar y me separe un poco de ella para pudiera acomodarse para recibir mi semen, se arrodillo, le acerque mi pija y comenzó a chuparla y enseguida mi semen lleno su boca ella no dejo caer ni una sola gota, parecía disfrutar tanto que me dio la impresión que acabamos a la vez.-
Después del baño nos vestimos ella se fue pero no sin antes aclarar que tenia novio y esto lo había hecho porque yo le resultaba un tipo muy agradable, pero no quería involucrase con gente del trabajo y que yo era el primero y el ultimo puesto que necesitaba el trabajo, me dio un beso, me dijo que había sido una noche espectacular que tal vez en otra ocasión podríamos repetirlo pero no me lo aseguraba. Yo me quede tranquilo ya que esto implicaba que iba a poder seguir viendo a Marta y nadie sabría lo de Alejandra. Pero esto recién empezaba.....
continuará... FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 44

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: