Inicio » Relatos de Trabajo » Compañeras de Trabajo - Parte 3

Compañeras de Trabajo - Parte 3

Llego el domingo yo vería a Marta como había acordado con ella en la semana y pero no podía dejar de pensar en Alejandra, algo era seguro tenia que sacarla de mi mente ya que la que me interesaba verdaderamente era Marta y si empezaba algo con ella no quería serle infiel, no ese mi estilo, cuando estoy en pareja soy para una sola mujer, pero cuando me encuentro solo soy de la que se me cruce y acepte mis propuestas.

Nos encontramos en un bar cerca de la casa de ella tomamos unos tragos y fuimos a caminar un rato, nos sentamos en una plaza a charlar mientras nos besábamos le dije que me gustaba mucho y tenia intenciones de comenzar una relación estable, a lo que me respondió diciendo que ella se encontraba a gusto conmigo pero quería tiempo para conocerme y mientras tanto no quería que nos sintiéramos atados ya que la reciente experiencia que tuvo con su novio no la había dejado con ganas de iniciar otra tan pronto, lo que yo respete y por esto no volví a tocar el tema.

Después de haber estado casi una hora o mas hablando y besándonos en la plaza, me comento que en su casa no habría nadie hasta muy tarde ya que sus padres y hermanos fueron a visitar a unos familiares por lo que interprete que a ella como a mi le había subido la temperatura, deduzco que mas en su caso ya que yo venia de una aventura bastante intensa y placentera, pero como la deseaba ni dude en aceptar su invitación.

Cuando llegamos a su casa nos acomodamos en la sala en unos sillones bien amplios y comenzamos la acción, ella estaba muy caliente y me besaba con fuerza, fue quitando mi camisa y recorrió mi cuerpo con su boca, luego me saco el pantalón junto con el slip, tomo mi pija que ya estaba dura y palpitante con sus manos comenzó a masturbarme, me miro a los ojos y vio el placer que esto me provocaba y se excito aun mas, en ese momento comenzó a chupar mi verga que parecía que reventaría en cualquier momento, pero yo sabia que podría soportar bastante mas gracias a la descarga reciente que tuve con Alejandra, Marta chupaba mi pene con ganas de comérselo todo, podía ver mi miembro entrando de forma increíble en su boca casi por completo, aclaro, si bien no soy un hombre con atributos extraordinarios, se puede decir que 20 cm no son nada despreciables, y nunca tuve reclamo alguno por parte de ninguna mujer, estaba tan excitada que creo que acabo un par de veces, ya que mientras sostenía mi verga con una mano y la chupaba, se acariciaba su almejita con la otra, me enloquecía verla mientras hacia esto, ya que sus ojos estaban fijos en mi rostro mirando mi reacción, no pude y la tome de sus larga y rubia cabellera guiándola hacia mi, la bese, la fui acomodando en el sillón para comenzar a desnudarla, una vez recostada desabotone su camisa, le quite su minifalda, suavemente fui besando sus hermosas piernas, ya que era lo que mas enloquecía de ella, junto con su cola, sus tetas eran redonditas y firmes de un tamaño nada despreciables, pero a mi me excitaba la perfección de sus glúteos, la simetría de sus piernas, eran únicas, las bese y las acaricie sin dejar un centímetro sin recorrer con mi boca, me fui deslizando por sus muslos hasta quedar frente a su pequeña tanga que cubría con lo justo su sexo, pase mi lengua por el sin quitarle la tanguita, esta estaba totalmente húmeda con sus jugos y disfrute saboreándolos, ella se movía y me tomaba con sus manos de los pelos presionándome contra su sexo, retire mi rostro solo un poco y le quite la tanga para dejar ante mi su almejita con una escasa mata de pelos puvicos debido a que se había afeitado su entrepierna, comencé a comerme esa almeja que me ofrecía para mi deleite, estuve un poco degustando tan exquisito manjar y sin temor a equivocarme puedo afirmar que acabo por lo menos dos veces, ya que podía sentir su sexo mojado de una forma asombrosa, me incorpore delante de ella y desnudo, con mi pija dura al limite le fui quitando la camisa y el corpiño que tenia prisioneros sus redondez y perfectas tetas, con lo pezones duros desafiantes incitando a devorarlos cosa que hice con mucho gusto, me acomode entre sus piernas que se encontraban abiertas hasta donde mas podía abrirlas esperando recibir mi miembro, la sujete de las caderas y la traje hacia mi verga que fue penetrándola sin ninguna dificultad, ella gemía y se entregaba por completo, yo metía y sacaba mi pene casi por completo de su concha, y a cada embestida dejaba escapar un gemido, esto me calentaba tanto que fui aumentado la fuerza, me movía de una manera mas violenta que parecía ir disfrutando conforme aumentaba la intensidad de mis embates, ya estaba a mil no soporte mas y acabe inundando su vagina con mi leche ella, dio un grito y se aflojo había acabado una vez mas pero esta era mucho mas intensa que las anteriores, yo me tendí a su lado abrazándola.

Nos encontrábamos abrazados y callados ella de espaldas a mi, quietos disfrutando la tranquilidad que nos daba el momento que acabábamos de vivir, cuando note que Marta tomo mis manos y las guío hasta sus tetas dándome a entender que quería que se las masajeara, lo que hice de inmediato presionándolas suavemente y pellizcando sus pezones que se estaban poniendo duros, acerco su culo contra mi pija y comenzó a frotármelo, yo sentía mi miembro dentro de ese canal y viendo que me lo ofrecía sin yo haberlo pedido que me lo entregara me excite, y la erección de mi verga no se hizo esperar, la deje jugar un poco mas hasta que tuvo mi instrumento listo para la acción entonces sujete una de sus piernas y la levante hasta la altura del respaldo del sillón en que estabamos recostados, dejándola apoyada sobre el mismo, en esa posición sus nalgas se encontraban separadas dejando a mi disposición su ano, sujete con una mano mi verga y la lleve hasta la entrada de su orificio, preparada para penetrarla de un momento a otro ella solamente se dejaba guiar por mis manos sin oponerse a nada, entregada por completo a mi voluntad, con una mano le acariciaba las tetas y con la otra empece a acariciar su almejita que ya estaba húmeda y caliente, no pude esperar mas y de un solo golpe le metí toda mi pija en su culo, grito y me sujeto fuerte las manos luego las soltó, y se afirmo con ellas del respaldo del sillón para de ese modo soportara mis embestidas las cuales movían todo su cuerpo por la violencia con que yo le daba, pero era lo disfrutaba, sus gritos de dolor poco a poco se transformaron en gemidos de placer, disfrutaba tanto el sentir mi miembro dentro de ese culo perfecto y estrecho, presionado de una manera uniforme que a cada movimiento provocaba una sensación indescriptible por la fricción que ejercía en todo mi pene que no tarde mucho en inundar su ano con mi lecho, lo que ella disfruto por completo, yo permanecí dentro de ella hasta que mi miembro predio su rigidez, Marta se quedo quieta sintiendo este cambio, podía sentir que contraía su ano presionando mi pija y de ese modo aprecia el cambio de la misma.

Al rato me separe un poco se dio vuelta y estando frente a frente le dije que tenia que irme puesto que en cualquier momento llegarían sus padres y no era conveniente que nos encontraran solos en su casa, ella estuvo de acuerdo, así que me levante me vestí y me fui a casa a descansar, ya que al ida siguiente debía ir a trabajar, pero con las ganas que da el hecho de haber pasado un muy buen fin de semana.

Pero esto no terminaría ahí, mi sorpresa seria mucho mayor con lo que acontecería esa semana. Llegue el lunes al trabajo con una tranquilidad y unas ganas de trabajar poco comunes para un Lunes no era para menos durante el fin de semana, mi ego aumento tanto por el hecho de que me había cogido dos de las solteras mas deseadas del trabajo pero no podía contarle a nadie, si no quería arruinarlo todo así que me dispuse a trabajar, empece con mis labores rutinarias atendiendo pedidos de los sectores operativos para resolver inconvenientes de rutina, en eso me llaman de una oficina en la cual trabaja una chica con la que nos hicimos amigos y a pesar de estar muy buena nunca intente nada con ella, puesto que es casada y conozco a su marido y a su hijita así que por eso siempre conserve la distancia y ella también siempre se encargo de marcar la línea que nos separaba, cuando llegue a su oficina entre y la encontré hablando con una chica que trabaja con ella y que tiene un cuerpo escultural el mejor de toda la empresa, aunque no es muy sociable, siempre comentamos entre los muchachos que con ese cuerpo no sabemos como esta trabando en esta empresa y no como modelo, pero bueno no viene esto al caso, la cuestión es que saludo a las dos y le pregunto a mi amiga Ana, que sucedía con su maquina y me respondió que no sabia porque se estaba colgando cuando corría una aplicación de la red, entonces me puse a rebizar la pc, y buscar la falla, entretanto ella me pregunto como me había ido el fin de semana, ya que me veía muy contento, le dije que bien, tranquilo, a lo que acoto comentando que le parecía que mas que tranquilo había sido movido, y debía haber tenido una &quot..alegría&quot.. para estar tan contento, yo en mi interior pensaba - si supieras - , además ni yo podía creer lo que paso, bueno resolví el problema se lo informe y me fui. Les comento que mi amiga es bajista pero de esas mujeres que todos se dan vuelta a ver ya que es delgada pero tiene buena figura siempre viste de minifalda y camisa muy holgada, ya que tiene unos pechos muy grandes para su contextura física y a pesar de usar prendas sueltas no puede ocultar sus tetas, tiene pelo largo totalmente lacio y ojos verdes grisáceos, es una muñequita.

El día termino tranquilo sin mayores novedades, no me cruce en todo el día con Marta y mucho menos con Alejandra, así que a las 17.30hs me retire como de costumbre y me fui a casa.
El Martes llegue temprano al trabajo y me dispuse a trabajar cuando mi jefe me dijo que tenia que ir a revisar la maquina de Ana que estaba andando mal, entonces sin perder tiempo fui, llegue y la salude revise su maquina y para variar me di cuenta que el problema era del Windows 95 así que le avise que para solucionar el problema tenia que reinstalarlo, ella me dijo que no había problema y que mientras tanto iría rebizando unos papeles, entonces comencé a reinstalar el regalo del Amigo &quot..Bill&quot.., Ana se sentó en su escritorio, y mientras rebizaba sus papeles, me dio charla, me pregunto como estaba el trabajo en mi sector, le comente que teníamos demasiado ya que estabamos desarrollando una nueva aplicación, y que mayormente me iba tarde pero trataba de que no fuese todos los días, ya que sino terminaba la semana destruido, aprovecho esto para preguntarme que había pasado el fin de semana que tenia tan buen humor, le dije que nada, dijo que no me creía pero si no quería comentarle, lo entendía, no era su intención incomodarme, termine de instalar el programa y me fui.

Ese día tenia que quedarme hasta tarde así que tome el día con tranquilidad. alrededor de las 19.30 sonó el teléfono, estaba solo, lo atendí y para mi sorpresa era Ana que me dijo que la maquina tenia problemas, dejo todo y fui a ver que pasaba cuando llegue le pregunte que hacia tan tarde me dijo, que tenia trabajo atrasado y hasta que no terminara no se iba, ella estaba vestida con una camisa blanca que dejaba ver su corpiño con encaje, sosteniendo aquellas enormes tetas, note que estaba desabrochada mas que de costumbre, no le mayor importancia en ese momento, revise la maquina y note que faltaban unos archivos ella estaba para detrás mío y apoyo sus manos en mis hombros, haciéndome masajes yo agradecí esto, me pregunto por que estaba tan tenso, le dije que era por el cansancio, continuo con los masajes acercando su cuerpo al mío, dejándome sentir sus tetas rozando mi espalda, no pude evitar excitarme, pense que ella lo hacia para relajarme, y sin otra intención, pero sus manos empezaron a recorrer mi pecho no podía creer lo que estaba pasando, ya estaba excitado, ocultar mi erección ya era imposible, Ana tomo el respaldo de la silla y me giro dejándome frente a ella a la altura de sus tetas, desabroche los botones de su camisa, lo pocos que quedaban abrochados, se la quite, que hermosos y grandes eran sus senos, le quite el brasier, y luego me interne con mi boca entre aquellas enormes cumbres, sus pezones eran grandes rodeados por unos pequeños círculos rosados, estaban duros, por favor no podía creerlo, tenia ante mi los pechas mas grandes y redondos que me habían ofrecido nunca y la propietaria era una amiga, casada, y de la que nunca podía esperar eso pero la oferta era irresistible, aparte yo tenia una calentura increíble, por eso me concentre en enfocar todos mis sentidos en ella, ya que sabia que seguramente seria la única oportunidad que tendría de disfrutar todas sus beldades, de repente se alejo un poco me miro sonrío y se arrodillo delante de mi, desabrocho mi pantalón bajo el cierre y me lo quito, también me saco el slip dejando mi garrote frente a su rostro, sin perder tiempo lo introdujo en su boca hasta donde pudo, y de ese modo comenzó a chupármelo, por dios que sabia como chupar una pija me acelero tanto que la tuve que detener para no acabar en ese momento, quería que eso dure, la tome de los hombros y la lleve hasta el escritorio que estaba al lado nuestro hice lugar y le dije que se recostara, cosa que hizo de inmediato, estaba espléndida sus enormes pechos eran dos montes que yo quería escalar y me estaba dando esa oportunidad, le quite la minifalda y la pequeña bombacha que cubría su sexo ya tan húmedo por sus jugos que era imposible no notarlo a simple vista, acto seguido comencé a comerme su almeja era sabrosa ella no hablaba, no emitía ni un solo sonido, supuse que era por que no quería que nadie oyera fuera de la oficina, yo había trabado la puerta para evitar algún posible incidente si alguien nos llegaba a ver en esa situación, me detuve después de unos minutos y comencé el ascenso hasta esas tetas que tanto deseaba escalar, las saboree como si fuese la ultima vez, seguramente seria la primera y ultima, y volví a detenerme me senté en la silla donde comenzo todo y ella supo de inmediato cual era mi intención, allí me encontraba sentado totalmente desnudo y con pija dura esperando que ella la montara, se acerco y se sentó sobre mi verga metiéndosela toda de una sola vez, yo sujete sus pecho pero estos superaban mi capacidad de mis manos, las apreté y se las chupe, mordiendo sus pezones suavemente, mientras Ana subía y bajaba de forma que mi pene entrara y saliera por completo de sus vagina, no tarde en inundar su conchita con mi leche, me abrazo fuerte y dejo escapar un grito haciéndome saber que acabo en ese momento, se quedo sentada sobre mi, con mi pija dentro, se movía suavemente, no me quedaba duda que sabia lo que hacia ya que mi pija no tardo en recuperar su rigidez por completo, empezó a moverse, con mas fuerza, yo la abrasé y me pare sin sacar mi miembro de su caliento cueva la senté en el escritorio y saque mi verga mojada y dura la bese la hice para frente a mi la tome de la cintura y la di vuelta, agarre sus largos cabellos la incline boca abajo sobre el escritorio, ofreciéndome en esa posición su culito redondito, y firme, me distancia un poco y la observe era una imagen única la que podía apreciarse estaba boca abajo sobre su escritorio dejando sus pechos apoyados sobre él, y dejando su culito listo para recibir mi pija, me calentó tanto verla así que me acerque hasta ella la sujete de los pelos tirando su cabeza hacia atrás, con la otra mano acomode mi verga a la entrada de su ano, me incline sobre ella la bese, y le dije al oído que me la iba a coger por el culo, Ana asintió con la cabeza como dándome a entender que eso era lo que estaba esperando, entonces de una sola embestida le metí mi pija completa hasta sentir mis huevos contra su concha, intento incorporarse pero la tenia sujetada de los pelos y no la deje, comencé a meter y sacar mi pija en una forma salvaje, no podía contenerme, ella gemía, y me pedía no pare, yo no tenia intenciones de hacerlo pero el oírla decir esto me excitaba cada vez mas, seguí así un poco mas, la tenia sujeta de los pelos no iba soltarla, la estaba montando y sus cabellos eran la riendas para guiarla a donde yo quisiera, tire de ellos y la pare sin sacarle la pija de su estrecho culito, empece a caminar suavemente hacia la silla y lentamente me senté ella empezó a moverse metiendo y sacando mi verga de su culo, yo le sujete lo pechos desde atrás acompañando sus movimientos, no podía mas iba a estallar y se lo dije, dijo que no todavía quería que le acabara en la boca se levanto de un salto y se arrodillo ante mi, y me la chupo con unas ganas increíble no resistí mas y deje salir toda mi leche dentro de su boca no dejo escapar ni una gota, unas vez que los dos habíamos terminado, se vistió yo hice lo mismo, arregle la computadora, ya que la falla era unos archivos que ella había cambiado de directorio, le dije que estaba el problema resuelto, me dijo que sabia resolver muy bien los problemas, y que seguramente ahora la maquina funcionaria bien.
Me fui a mi oficina apague todo y termine la jornada laboral ahí mismo, no sabia como pero en menos de 15 días había ligado, tres de las mejores mujeres de la empresa y lo mas asombroso es que no tuve que hacer nada ya que prácticamente fueron ellas las que me abordaron.

FOTOS

1

dura dura on

dioooooooooossssss.....

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 25

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: