Inicio » Relatos de Trabajo » La Enfermera

La Enfermera

Me dedico a la Medicina estetica, y atiendo por lo general a mujeres. Las enfermeras son un grupo de pacientes muy fieles. Cierta vez una de ellas, soltera y cerca de los 40 años a quien atendia ya algunos meses. Muy linda de cuerpo por cierto, tetas grandes, culo un poco grande pero duro, pidio el ultimo turno de la noche: 21 hs.

No era raro que diera turnos tarde, pues debido a los horarios de trabajo, solia atender hasta tarde a ciertos pacientes. A las 21:10 sono el timbre. Mi secretaria se habia retirado ya, asi que conteste y abri desde el portero electrico. Cuando tocaron el tiembre del consultorio y abri a puerta, veo a Alejandra, con una botella de vino en los brazos. Vestia como siempre, un vestido largo hasta los tobillos, una remerita blanca bien apretada que dejaban ver sus enormes tetas y una especie de chaleco encima.

La hice pasar y no pude dejar de sonreir y preguntarle
- ¿Y la botella? ¿es para celebrar algo?

ella sonrio, maliciosamente, y dijo que se la habian obsequiado en el trabajo por navidad.
que bueno dije, y la invite a pasar.

Tuvimos la consulta, y al ir saliendo ella me pregunto si queria brindar con ella por navidad. un poco sorprendido, y contento, le dije que me encantaria. Ella me dio el vino, y lo lleve a la cocina. Ella me acompaño. Y mientras lo abria me pregunto como estaba.

Comenzabamos a tener una conversacion mas intima. saque dos copas y servi el vino tinto. Asi, con las copas en nuestras manos, le pregunte, porque brindariamos. A lo que ella respondio rapidamente, por nosotros. sonrei y brinde con ella. Sus cabellos largos y con rulos me comenzaban a exitar.

Despues de la segunda copa y luego de varias preguntas y respuestas, nos quedamos mirandonos un rato largo. Lentamente me acerque a ella y la bese. ella simulo sorpresa, como queriendo resisitirse, pero al segundo beso se agarro fuertemente de mi cuello. La abrase apasionadamente, nuestras lenguas se fusionaron. lentamente baje mi mano derecha hacia su culo. Era durito como lo imagine, muy grande, asi que baje mi otra mano y la tome por las dos nalgas, que comence a a cariciar en forma de circulos.
Alejandra se apretaba hacia mi, haciendo que mi pene comenzara a crecer. ella sintio mi ereccion, y me abrazaba mas fuerte contra su cuerpo. subi una de mis manos y aprete sus teta derecha, dura y grande, lo deslize bajo su remera y en un rapido movimiento estuve bajo su corpiño, tocando su piel de durazno. Ella se exitaba cada vez mas.

Le quite el chaleco. y la remera, le baje el corpiño sin destrabarlo y quedaron sus dos tetas ante mi vista, eran blancas y con pezones rosados y duros, deslize mi lengua por uno de ellos y comence a chuparselo.
mmmm...aahhh... ignaciooo, -gemia-

la lleve hacia el sofa de la sala de espera, y la sente. Alli segui chupandole la otra teta, se la mordia, la succionaba, y ella se volvia loca.
Levante su pollera y note que tenia unas medias cancan y botas....
Le quite las botas rapidamente y luego ella levanto la cola para que le sacara las medias. quedo a la vista una tanguita celeste con encaje. en ese momento comence a tocarle su vulva, estaba depiladita. Mientras ella me desabrochaba el cinturon y el pantalon, su mano experta busco y encontro mi pija, que estaba al palo, lo tomo con su mano y sus ojos se tornaron mas vivaces.
-estas reduro, me dijo.
-si mamita

separe sus piernas, hice a un lado la tanguita y la penetre de un solo movimiento. estaba super mojada, y aunque se quejo al principio, luego me apreto contra su concha, mientras separaba mas las piernas.
-haaaaa estas reduro....como me calentas....
-vos me pones asi, mamita
-haaa..siii...dale...asi

La coji primero despacio hasta que se mojo bien y luego empece a metersela rapidamente. Gemia como loca, estaba sacada la enfermerita
mientras me la cogia, le tocaba las nalgas, los muslos y las piernas, estaba redura por donde la tocara, un poco rellenita, pero durita.
gemia ya con mas fuerza y me besaba con mas desesperacion...
su lengua se movia por mi boca como una culebra.

Asi pasamos cerca de 20 minutos, hasta que la llene con semen, y en una explosion de placer me clavo sus uñas en mi trasero. Asi las cosas, esa noche festeje con mi enfermera, que se dejo vacunar por navidad.


Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: