Inicio » Relatos de Familia » Mi linda Cuñada

Mi linda Cuñada

Daban las doce del medio dia y aun seguiamos en el trabajo, por la hora solo quedabamos unas tres personas en el trabajo; entre ellas estaba mi cuñada una linda mujer, de estatura mediana delgada buenos pechos y unas caderas bien contorneadas, estaba bien conservada a pesar de tener que ser mama. Ninguno de los dos pasamos de los 25 yo hace un par de años que estoy casado con su hermana mayor, pero de vez en cuando me entran unas ganas de comerme a la hermana que da miedo y al parecer esta seria la oportunidad.

Melisa, que asi se llama, habia terminado la relacion con su marido recientemente asi es que se sentia afligida y muy decaida; y yo como un buen amigo me sente a su lado para conversar con ella. Poco a poco me conto la razon por la cual habian terminado su relacion y de repente se puso a llorar, no tuve mas remedio que abrazarla y consolarla, pero en ese momento mientras sentia el olor a rosas de su perfume algo en mi cambio completamnete. Desperto aquel sentimiento que habia sentido por tanto tiempo y de manera inconciente empeze suavemente a acariciar su cabello y su espalda; ella levanto los ojo y me miro directo a los ojos, ya no lloraba; ahora tenia una mirada confundida entre la gratitud y el deseo. 

Al ver aquellos labios no pude resistirme mas y la bese, a lo que ella correspondio primero timidamente y luego con pasion.Sus manos ahora apretaban mi nuca y se paseaban por toda mi cara como tratando de descifrar que era lo que sentia. El roce de su piel era cada vez mas excitante mis manos recorrian su espalda por debajo de la blusa, mientras ella se estremecia cada vez mas.Uno a uno fueron cediendo los botones de la blusa hasta de jar al descubierto aquellos pechos que tanto habia deseado el recorrer de su cuerpo con miboca fue algo realmente intenso centimetro a centimetro saboreaba su piel me embriagaba con su olor .

Cada gemido suyo hacia latir a mi corazon a mil, cada beso mio era un arrebato para ella, cada beso suyo era como probar un pedazo el cielo prohibido. Poco a poco la ropa desaparecio por completo dejando ver la comisura de su labios. Aquello que habia tenido solo en sueños Comence a besar sus muslos mientras suavemente me adentraba en su intimidad humeda de tanto placer con besos muy pequeños saboree el nectar que guardaba su sexo mientras mis manos se perdian en sus pechos. Sus pezones duros por la excitacion acompañaban a la humedad de su sexo.Con la delicadeza de una virgen poco a poco fue penetrada hasta lo mas hondo de su ser. Cada embestida nos llevaba a tocar el cielo.

Asi pasaron varias horas en el reloj que nos avisaba que ya llegarian los demas y no teniamos mas tiempo. Tomamos juntos una ducha mientras una vez mas disfrutabamos de aquella sensacion del roce de nuetros cuerpos juntos sabiendo que aquello era prohibido, fundidos en un interminable beso nos despedimos quedandonos con aquel sabor en los labios el sabor de la delicia de lo prohibid. 


FOTOS

1

miguel on

Me ha emocionado este relato y creo que sentiria lo mismo si algun dia logro poseer a mi cuñada. dios como la deseo....

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 36

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: