Inicio » Relatos de Trabajo » La Profesora de Matematicas

La Profesora de Matematicas

Mi nombre es Santos tengo 24 años y esto me paso hace 9 años, fue mi debut sexual.
yo como buen adolescente era muy vago en el colegio y una ves llegado fin de año me encontré con que me había llevado muchas materias. Una de ellas era matemática materia que me costaba mucho en la escuela y como mis padres no querían que perdiera el año me contrataron una profesora para que me explique.
Era pleno febrero un calor de morirse, si mal no recuerdo era un lunes el primer día que la vi, fui junto a mi madre a la casa de la que sería mi profesora particular. Cuando me abrió la puerta me encontré con una tremenda hembra de unos 30 años aproximadamente pero muy linda. Al cabo de unos minutos de charla con mi madre ésta se retiró para que yo pudiese empezar con las clases.
Durante 2 semanas yo iba a su casa con fascinación para poder observar esos pechos que tanto me calentaban y ese culo que de por si era bastante grande pero muy contorneado y firme.
Todos los días religiosamente yo llegaba a mi casa con una excitación inusual y me masturbaba pensando en esta mujer que tanto libido me despertaba.
Un día al llegar a su casa me encuentro que me abre la puerta envuelta en una toalla, porque acababa de salir de la ducha, me pidió disculpas y me hizo pasar a la sala de estar para que la espere un par de segundos.
Ese día hacia un calor poco usual así que yo había ido con traje de baño que no me dejaba disimular la erección que me causó verla de esa manera y ella se percató de esto.
Al cabo de 10 minutos ella bajó vistiendo solamente un vestido muy suelto blanco de lino que me dejaba ver el contorno de sus pezones y el dibujo de la tanga en culo.
Empezamos la clase y yo no podía disimular lo que me estaba pasando debajo del pantalón, y ella parecía divertirse con esto ya que se colocaba en posiciones en las que yo pudiera admirar sus grandes pechos.
Ella al rato vino y se sentó al lado mío con el fin de explicarme un ejercicio en particular que no me salía, cuando ella se sentó al lado mío y me hablaba yo miraba hacia abajo mirándole las piernas y en uno de esos instantes mi mano se deslizó instintivamente hacia su pierna intentándola acariciarla. Ella se exaltó de mi acción pero sólo se sonrió luego sin decir nada, al ver que su reacción no me impedía seguir con el juego mi mano fue subiendo lentamente hasta su entrepierna en ese instante ella sostuvo mi mano y se la colocó en su depiladísima vagina, ella empezó a gemir al mismo tiempo y yo como buen principiante eyaculé de una manera feroz.
ella al darse cuenta de esto se hecho a reír se paró y dejó caer su vestido completamente quedando solamente en una tanga blanca que se le escondía en ese culo hermoso que tenía.
Se agachó bajó mi traje de baño y con una sonrisa picara empezó a lamer la leche que había quedado en mi pene luego de la eyaculación, no necesité ni dos segundos para que mi verga esté erecta de vuelta. Ella siguió relamiéndome la pija por unos segundos mientras que se masturbaba ferozmente.
Yo estaba muy excitado y el hecho de que en ningún momento habíamos omitido ni una sola palabra me excitaba aun más, ella se bajó esa tanguita y se montó sobre mi yo estaba congelado no sólo que no hablaba sino que no podía ni moverme, tenía miedo o no se que, pero estaba completamente rígido de pies a cabeza. Ella montada sobre mi, tomó mi verga y se la fue introduciendo de a poquito para disfrutarla cm a cm, una ves toda adentro empezó a hacer movimientos circulares muy suaves acelerándolos de a poco a un ritmo constante y firme.
Al cabo de unos segundos ella tomo mis manos y las colocó sobre sus senos donde yo me abalancé vorazmente para besarlos por completo.
el ritmo se aceleraba y la intensidad y fuerza también.
el jugueteo suave inicial se había convertido en un salvaje galope sobre mi verga.
Ella gemía de una manera muy especial es el día de hoy que todavía recuerdo su chillido infernal. Su jadeo acelerado y su salada transpiración.
de un momento a otro ella se incrustó mi verga hasta el final desahogándose en un abrazo fuerte haciendo presión contra mi cuerpo.
Así estuvo un par de segundos hasta que se salió de mi verga y me la empezó a mamar ferozmente haciéndome acabarle toda la cara. Ella se recompuso tras esto se levantó y se fue a bañar nuevamente cuando volvió a bajar me vio muy sonriente me tomó de la cara y dándome un tierno beso me susurró al oído, ya es tarde mejor seguimos mañana. FOTOS

1

nicolas on

este relato es uno de los mejores k e leido en mi vida mollaaaa

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: