Inicio » Relatos de Trabajo » La Hija de la Cocinera

La Hija de la Cocinera

Mis padres me dejaron interno en un colegio de curas, cuando iniciaron uno de sus frecuentes viajes de trabajo. Debo decir que ya estaba acostumbrado a ello. Por este motivo no tenía problemas en relacionarme con el resto de alumnos. En este colegio había un pequeño grupo, formado por chicos que, como yo, pasaban temporadas alejadosd e sus padres.

Lo cierto es que al comenzar el curso se incorporó a la cocina una mujer de unos 40 años, con su hija que tenía 18. Se trataba de una muchacha menudita, de mirada tímida que, como era de esperar hizo que a todos los alumnos se nos abriera la imaginación.

Lo cierto es que, mi grupo, comenzó a madurar una idea para hacerse amigo de esta chica y, si era posible, llegar a convertirla en nuestro juguete sexual. Por este motivo planeamos la forma de llegar a tomar contacto con ella.

Lo que se nos ocurrió fue introducir a uno de los nuestros en la cocina, para poder tomar contacto con Carmina, que es como se llamaba la chica. Cuando pidieron voluntarios para ayudar en cocina nos presentamos varios chicos y, por suerte, me eligieron a mí.

Dicho y hecho, comencé a trabajar en las tareas auxiliares como ir a la despensa, ordenar los cacharros ( había lavabajillas), etc. De esta manera contacte con Carmina. Me di cuenta que se trataba de una muchacha tímida que miraba al suelo cuando hablaba conmigo. En cierta ocasión le pregunté por su pasado. Me dijo que su madre había estado de cocinera en un colegio de curas y allí se quedó embarazada de ella. Es decir que su padre bien podía ser uno de los hermanos. esta confesión me permitió saber que sería fácil hacerle hablar de sus experiencias con chicos.

De forma que comencé a preguntarle cosas sobre los novios que había tenido, etc. Me contestaba bajando la voz y poniéndose colorada, que no había tenido novio. Ya, que tenía 17 años, no me lo podía creer, de manera que se lo dije. "No me lo creo, ¿Nunca te ha besado n chico?. No, nunca". Estábamos en la despensa y me pareció que podría darle un beso. De manera que me acerque a ella por detrás y la llamé, cuando se volvió le di un beso en los labios.

Espere su reacción un tanto asustado, pero no dijo nada. "¿Te ha gustad?, Si, es e primero que me da un chico, pero no quiero que me des mas, podría vernos mi madre".

De esta forma inicie un tiempo de acercamientos a Carmina, tomándola de la mano cuando sabía que nadie nos veía. Un día, dentro de la despensa me atrevía a abrazarla.

Se quedó quieta y le di un beso en la boca. Ella no me rechazó, de manera que seguí abrazandola y besandola. Los siguientes día repetí mis abrazos, hasta que uno de ellos, le puse la mano en el culo. Miro hacia abajo y se puso colorada, "¿quieres que te lo toque mas veces?" le pregunté ella me dijo que no, pero yo no estaba dispuesto a dejar de hacerlo, de forma que lo repetí el resto de los días de la semana.

Una vez, cuando trataba de abrazarla, se dio la vuelta y la toque los pechos. Me dio la sensación que estaban duros. "No, dejame," dijo ella, pero yo persistí y la perseguí. Comencé a hablarla sobre la necesidad que los chicos toquen a las muchachas, para hacerla mujer. Lo cierto es que era una conversación de lo mas tonta, pero ella no me rechazaba cuando yo la iniciaba cada día. Con el paso del tiempo logre abrirle la camisa y tocar sus pechos con libertad. En cuanto teníamos un rato libre nos metíamos en la despensa y yo la tocaba, abrazaba y, poco a poco, desnudaba.

Para cuando llegaron las vacaciones de Navidad ya le tocaba el coñito, por encima de sus bragas. Este era el momento esperado para que mis compañeros pasaran a disfrutar de esta muchacha.

Uno de los días de Navidad, nos quedamos en el colegio aquellos chicos cuyos padres no había podido ir a recogerlos. De nuestro grupo nos quedamos 5 y maquinamos la forma de llevar a Carmina a un lugar donde pudiéramos estar todos con ella. Por suerte, el día 20 los curas se fueron a una celebración a otro colegio y, en el nuestro nos quedamos 20 alumnos, la cocinera y su hija, y varios novicios con un cura como responsable.

Esto quería decir que nos quedaríamos sin vigilancia por la noche, de manera que podríamos salir de nuestros dormitorios y acceder al de Carmina, que dormía al otro lado del colegio y, por suerte, su habitación quedaba separada de la de su madre. Como faltaban muchos curas, entre la habitación de la hija y la de la madre había 3 mas vacías.

Esperamos que dieran las 12 y, cuando calculamos que todos estaban dormidos nos dirigimos los 5 a la habitación del achica. Yo la había dicho que quería ir a verla, de forma que en cierto modo estaba esperando mi visita. Lo que ella no sospechaba era que nos presentaríamos 5. Cuando llamé a su puerta mis amigos se escondieron y ella, al verme solo me dijo que quería, "Solo quiero estar contigo un rato, como en la despensa". "Ya lo estás, vete, mi madre puede oírte. No lo creo pues duerme varias habitaciones mas allá. déjame entrar!", Con estas y otras palabras conseguí que me franquease la puerta.

Una vez dentro comencé a abrazarla. Ella estaba en camisón de dormir y se la veía francamente atractiva. Mi pene se erizó como un palo y, al abrazarla ella se dio cuenta. "¿Que te pasa?, Tengo dolores le contesté y puse su mano sobre mi polla erecta. La retiró y dijo que eme fuera. Como podéis imaginar no pensaba hacerlo, de forma que volví a tomar su mano y ponerla sobre mi polla. Ella me dejó hacerlo y, con paciencia conseguí llevarla a la cama donde la tumbé.

Comenzó un periodo de varios minutos para levantarle el camisón, cosa que conseguí después de quedarme yo desnudo. Ella se quedó parada y aproveche para quitarle la ropa. Se quedó en la cama, tumbada mirando mi polla erecta. "¡Tocala ! le dije" y ella lo hizo. Así seguimos un rato, hasta que pude acercarme a la puerta y entreabrirla.

Volvía junto a ella y la bese. Sabia que cerraba los ojos cuando me besaba. En esos momento mis 4 compañeros entraron en la habitación. Ella, al abrir los ojos quiso dar un grito, pero le tape la boca. "¡Cállate!, ¿Quieres que tu madre tenga que explicar qué hacen 5 chicos en tu habitación?". Con estas palabras se quedó quieta.

Mis amigos se dieron cuenta de la situación y se desnudaron como yo. Estábamos los 6 desnudos, ella tumbada en la cama y nosotros rodeándola. Comenzamos los 5 a tocarla por todas partes, las tetas, el culo, el coñito, la boca. Finamente , con cada mano estaba tocando dos pollas. Con la boca chupaba otra, mientras dos mas le chupaban a ella los pezones.

Se tranquilizó y comenzó a correrse. Hasta 6 orgasmo tuvo. Nos chupo la polla a todos y nos corrimos en su boca. Finamente terminó con el cuerpo lleno de semen, que le repartimos por el pelo de la cabeza y del coñito.

Hacia las 3 de la mañana nos fuimos a nuestros dormitorios, no sin antes quedar con ella para el día siguiente en nuestro ala del colegio. Nos marchamos satisfechos pensando que, si venía le haríamos elegir uno par que la desvirgase.

A la noche siguiente se presentó en el ala y la llevamos a la habitación del vigilante que, en esas noches, no estaba dado el pequeño número de alumnos que nos quedábamos en el colegio. Como habíamos pensado, una vez que estuvimos en la habitación todos. la desnudamos y le pedimos que eligiera al que mas le gustase. No se si por que tenía confianza me eligió a mi. Salieron los otros y yo me desnude y me metí en la cama con ella. Comencé a acariciarle el coñito, hasta que sentía que estaba húmeda. En ese momento me subí sobre ella y apunte mi polla a su vagina. Hice un poco de presión y penetre dentro. Puso cara de dolor pero yo no estaba para pensar y se la metí hasta dentro. Me corrí rápidamente al igual que ella.

Se la saque cuando descanso y me marche "¿Donde vas? preguntó. Ahora veras" Y di paso a mi compañero. Yo entre con él para tranquilizarla. Cuando se metió en la cama ella hizo un intento de rechazarle, pero él le puso la mano en el coñito y comenzó a masturbarla. Se tranquilizó y se dejo montar. La penetro hasta el fondo y se corrió dentro de ella. Luego dio paso al siguiente hasta que la follamos los 5. Luego entramos todos a la habitación. "¿Te ha gustado?. Al principio me he asustado, pero luego me ha gustado que me lo hicierais todos". Con esta declaración quedamos para el día siguiente.

A la siguiente noche repetimos todo igual y así lo hicimos hasta que llego Enero. Nos la follamos los cinco cada día entre el 20 y el 31 de diciembre. El día 1 de enero, a la noche , nos pareció que estaba preparada para darle por el culo. En esta ocasión nos quedamos los cinco dentro, mientras u no de nosotros le untaba aceite en el ojete. Como ya la había desvirgado por delante, me correspondió hacerlo también por detrás. El caso es que le endiñe mi polla hasta dentro, después de superar la resistencia de su esfínter. Ella se corrió entre gritos pues le gustó. Luego tomo mi lugar otro chico, y así hasta los 5. Hasta el día 6 de enero le dimos por delante y por detrás cada noche. En total la follamos 70 veces en esos 15 días.

Cuando comenzó el curso de nuevo nos las ingeniamos para quedar con ella una vez cada semana y nos la seguimos follando por turnos. Así seguimos hasta que un profesor se dio cuenta de nuestros manejos y quiso participar. No nos quedó mas remedio que dejarle. Se la follaba cuando quería. Ella no era capaz de negarse a una buena polla.

Antes que terminase en curso se quedó embarazada. Como, para entonces era un putón, pero no era tonta. Le dijo al profesor que era suyo. El otro, que pensaba que era el único lo admitió y se casó con ella, llevandola a vivir fuera del colegio.
Desde luego que el tipo era tonta, desde que se corrió la voz de que follaba, se la tiraba todo mi dormitorio, en total 25 chicos. A saber quién era el padre de la criatura. FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: