Inicio » Relatos de Trabajo » En la Oficina del Jefe

En la Oficina del Jefe



Todo empezó de la nada, mi compañero de trabajo y yo nos hemos envuelto en un torbellino de pasión incontrolable, nacido………………de la nada.

Todo empezó una tarde como cualquiera en las oficinas de nuestra empresa, siempre hacíamos bromas subiditas de tono, pero jamás imagine que pudiera despertarme tales pasiones, una tarde sin mas ni mas comenzamos a chatear y a preguntarnos como seria un beso entre nosotros y de chateo en chateo nos pusimos de acuerdo, aprovechando que el jefe no estaba en la empresa entramos a su oficina, el a acomodar libros y yo a archivar documentos en un compartimiento de segundo nivel, y ya arriba y a oscuras nos besamos apasionadamente y en medio de ese beso lleno de calor, nos sumergimos en un río de caricias, comenzó a tocarme con las manos mi trasero, yo sentía un calorcito recorrer mi cuerpo, un calorcito diferente al que siento al hacer el amor con mi marido, no se que estaba sintiendo el, pero mi mente volaba ya muy alto, ese beso nos apretaba como si quisiéramos fundirnos, su pene me acariciaba la conchita sobre la ropa y la sentía dura y grande, tal como la imaginaba!! Después sin medir mas palabras ya que el tiempo apremiaba y todos los demás compañeros estaban en la empresa, saco su enorme pene y me lo mostró, sentí tal emoción al verlo rasuradito, se miraba increíblemente delicioso, apetecible, me invitaba a chuparlo, pero no me atrevía, lo toque suavemente como si fuera de cristal y fingiéndole un poco no le deje notar que me moría por tenerlo dentro de mi, lastima que llevaba pantalón puesto!!, de lo contrario se que me hubiera dejado coger exquisitamente. El me toco suavemente por encima de la ropa y sentí brotar de mi esa agüita caliente que emanaba desde mis entrañas, salimos de inmediato de la oficina pero ya había sembrado en mi el deseo de que me tomara entre sus brazos y me hiciera suya, al salir entre al baño de mujeres y me masturbe perdida de ganas y en un par de minutos ya estaba completa.

Pasaron unos cuantos días y desde aquella mañana no podía dejar de pensar en lo delicioso que se veía ese pene, en lo grande que era y que me moría por quitarme las ganas de que me acariciaran sus manos, sus labios, todo el.

Otro día nuevamente ante la ausencia del jefe, aprovechamos el momento, yo esta vez astutamente traía un vestidito color azul ligero, una tanguita azul que sabia que le iba a poner el pene a reventar en cuanto la viera, estaba decidida a todo por probar un poquito de esa exquisita barra de placer que sabia de antemano que sabría complacerme. Sin bacilar nos besamos, sin medir palabras, solamente escuchábamos nuestra respiración agitada por las ganas, se arrodillo y me beso suavecito pero rico, yo uhhhhhhh!!!, no podía ni moverme al sentir su lengua rozar mi clítoris despacito pero con ansiedad, mmmmmmm!! riquísimo, a la vez en una reacción sin explicaciones lo tome por los hombros y lo subí hacia mi, besando sus labios, buscando ese sabor a mi que tenia en ellos!! Necesitaba que me penetrara ya!, no podía esperar más, las ansias de tenerlo dentro de mi eran mas fuertes que todo lo demás!! Y por fin sucedió, sentí como todo su miembro se deslizaba por mi clítoris haciéndome explotar en un éxtasis indescriptible, luego agachándose un poquito me penetro, allí parados!, me introdujo todo su miembro hasta hacerme perder la razón, hasta perder todo pudor y me deje coger delicioso, me corrí en un instante, siempre se controlarme y disfrutar por mucho tiempo, pero esta vez fue demasiado el deseo que sentía que a la primera me corrí de inmediato, aprieto mis piernas al escribir esto, casi la vuelvo a sentir!!. Otro día nos dirigimos a ese nuestro lugar de amor (la oficina del jefe) y allí nada mas que en la puerta me deleite chupándole todo el pene, la ropa me impedía mamarlo como yo quería, tragarlo, morderlo, succionarlo, acariciarlo con mi lengua, rozarlo por mi rostro y pechos, comérmelo todo!!

Pero no quedo allí, no todo quedo en eso, una mañana desperté y me sentí con deseos de regalarle una fotografía digital de mi cuerpo al desnudo y si!!! me la tome, y se las envíe, y ohh!! Sorpresa se tomo una serie de fotografías para mi, mostrándome todo su miembro viril en las mejores posiciones, casi caigo del shock, lo vi desde mi computadora y me moría por lamberlo por tenerlo otra vez dentro de mi pero mas despacito, mas rico………….

Y así fue, nuestro ultimo encuentro a sido mejor, en el baño de la oficina del jefe, sin pudores, bajó mi pantalón y mamó mi clítoris riquísimo, esta vez lo deje actuar mas tiempo, disfrutando del placer que me regalaba, besó mis pechos, los chupó tan delicioso que hizo que cerrara mis ojos y me perdiera entre el suculento manjar de sus labios. Luego rozo todo su miembro en mi conchita hasta hacerme sentir mujer!! Después me penetro hasta correrse entre mis piernas, yo me corrí al sentirle respirar, al sentir sus fluidos recorrerme, lo sentí mío!!, se que no lo es, pero en ese momento nadie podía evitar que nos hundiéramos en el océano de pecado en el que navegamos y nos ahogáramos en el, y si….fui suya también.

Seguirá ocurriendo lo se porque cada vez le deseo mas, solo esperamos el momento para que siga acomodando libros y yo seguiré archivando en la oficina del jefe!!!...

by Ingrid. 

FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 34

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: