Inicio » Relatos de Trabajo » El Profesor de Natacion

El Profesor de Natacion

17.04.2007. 16:01

 Esta historia puede llegar a ser criticada, desvalorizada y hasta negada, pero nadie puede decirme a mi que no fue real. La vivi en carne propia, la senti a flor de piel y la ejecute sin prejuicio alguno porque, quien se anima a decirme que no es lo que alguna vez fantaseo ¿?

Bueno, esa fantasia enorme que tiene mas de un hombre en su vida, esa de voltearse a una nena, esa de desvirgar a una adolescente, la hice realidad. Después vendran los reclamos, las injurias y los deshonores, pero mientras tanto disfruten, no se si tanto como yo, pero al menos algo de todo lo que pueda transmitirles en este relato.

Durante diez años di clases de natacion en el colegio " Bachiller Las Lomas " de la capital, diez años en donde mi conducta fue ejemplar y nada tenia que decirse de mi. Era un colegio mixto a donde concurrian chicas y chicos de 13 a 17 años.

Como comprenderan, he visto desfilar ante mis ojos cuerpos y cuerpos de adolescentes y al mismo tiempo, fantasias inmensas poblaban mi mente cada vez que debia marcar algun estilo a las chicas en forma personal o simplemente, cuando las veia salir de la piscina e ingresar a los vestuarios.

Nunca fui mas alla, siempre quedo todo en las fantasias normales de un hombre de 35 años como yo, saludable y lleno de vida.

Hasta que aquel año ingreso al primer curso del colegio una adolescente increíble. Su cuerpo no era el de una niña de 14 años, habia desarrollado mas alla de lo normal, era casi mas alta que mi propia esposa y ni que hablar de la generosidad de sus curvas.

Sus pechos eran perfectos, el traje de baño que usaba denotaba esta perfeccion y la dureza de los mismos, su vientre plano daba paso a unas piernas larguisimas y casi modeladas con pincel.

Tenia ojos pequeños, cejas profundas, piel morena, morenisima y unas pocas pecas en su varicita redonda que le daban un aire mucho mas aniñado de lo normal.

Lila solo tenia 14 años y toda la inocencia del mundo …., o al menos eso parecia.

En el Instituto se dictaban 4 horas semanales de natacion por la mañana y dos veces por semana estaban las practicas del equipo colegial, que luego competia dos veces al año en los campeonatos intercolegiales e interregionales del pais.

Lila habia entrado directamente al equipo, recomendada por el otro colegio de donde venia.

Desde el primer dia crei que su mirada hacia mi no era igual a la de las demas chicas, pero como estaba tan impresionado con su belleza fisica, quizas podia confundirme y creer que su interes hacia mi solo era el de alumna – profesor. Hoy aprendi que hay que confiar siempre en las primeras impresiones, que casi nunca fallan.

Comenzaron las clases en Marzo y los entrenamientos eran los Miércoles y Viernes, de 19 a 21 hs.

Lila tenia una condicion fisica envidiable y parecia que habia nacido para la natacion, no habia estilo que no pudiera dominar ni velocidad que le pareciera imposible alcanzar.

Asi las cosas, en muy poco tiempo se convirtió en mi alumna favorita y su imagen aparecia siempre en mi mente, cada vez que pisaba el colegio.

Mis ojos no podian dejar de mirarla cada vez que entraba en la piscina, cada vez que salia, cada movimiento que ella efectuaba era una distracción para mi vista y no tardo en darse cuenta, lo cual solo hizo que se moviera con mucha mas cadencia frente a mi.

Cierto dia tuve que quedarme a entrenar a un grupo de chicos del ultimo año para una competencia y me retire algo mas tarde de lo habitual del colegio. El vestuario de los varones quedaba de pasada al de las chicas así que, al terminar el entrenamiento y dirigirme hacia los baños, escucho a un grupo de chicas ( entre las cuales estaba Lila ) charlando animadamente en su vestuario.

Hablaban de chicos, de quien les gustaba mas, de quien menos y fue inevitable que rozaran el tema del sexo, de la virginidad, de las relaciones y de quienes les despertaban alguna que otra fantasia.

La mayoria de las chicas mencionaron a compañeros de clase, Lila no menciono a nadie en especial, pero quedo claro que todas declararon ser vírgenes y no desear mantener esta situación hasta el matrimonio.

Charla de adolescentes, pensaran ustedes ….., hace rato que deje de creer que a esa edad se es completamente adolescente para empezar a creer que, en algunos casos, mas de una chica ya es mujer o al menos, tiene pensamientos muy maduros respecto al sexo.

Hice todo lo posible para que nadie me viera y lo logre. Me fui a mi casa, tuve sexo con mi esposa ( como siempre, normal, sin sorpresas ni sobresaltos ) pero he de decir que en mi mente no dejaba de retumbar la idea de la virginidad de esa diosa hecha mujercita, llamada Lila, mi alumna preferida.

Después de unos dias y prestando demasiad atención a sus reacciones, me fui dando cuenta de que, con una excusa u otra, Lila siempre se quedaba media hora mas después de terminados los entrenamientos, pero nunca habiamos tenido ocasión de quedarnos a solas, siempre habia alguien mas dando vueltas por la piscina.

Es el dia de hoy que no se si fueron mis mas intimos anhelos o una realidad inevitable, lo cierto es que el ultimo viernes del mes de Mayo, Lila y yo pudimos quedarnos solos después del entrenamiento.

Mientras yo me dedicaba a guardar las cosas del natatorio en las gavetas correspondientes, ella me aviso gentilmente que se retiraria a las duchas.

No pude evitarlo ni quise tampoco, así que después de unos minutos me acerque a las duchas desde un rincón que solo yo conocia y pude observarla discretamente mientras se duchaba.

Su cuerpo era mas maravilloso todavía de lo que yo mismo pensaba y de lo que el traje de baño dejaba entreveer. Sus pechos , vistos de perfil, lucian un color café increíble, sus pezones muchos mas oscuros y por causa del jabon, lucian brillantes y tentadores.

Su cola era firme y sostenia un par de piernas mas perfectas de lo que hubiera creido cualquier persona. Pero lo mas maravilloso de aquella vista se revelo ante mis ojos cuando Lila giro en la ducha y su vientre y bajo vientre quedaron de frente a mis ojos.

Sus caderas eran las de una mujer hecha y derecha y solo su pubis angelical denotaban la edad que realmente tenia. Su pubis estaba apenas cubierto por una seda oscuro, un manto de seda que no podia dejar de mirar, un manto de seda que encendio una ereccion en mi difícil de controlar.

La forma en que Lila se enjabonaba me estaba mareando, sus manos recorrian su cuerpo en una actitud casi lujuriosa, como invitando al pecado, llamandome al tacto.

Cuando levanto sus piernas para enjabonar sus muslos, pude ver sus pequeños labios vaginales dejando resbalar gotas de agua hacia el suelo y de forma inconciente, escuche que de mi propia boca se escapaba un gemido de excitación.

No se como, pero me escucho. Se quedo quieta un segundo en la ducha y después de una fraccion de segundos, continuo bañandose, pero esta vez su mirada se dirigia exactamente hacia donde yo estaba escondido.

Mientras seguia enjabonandose, su lengua habia comenzado a humedecer sus labios, sus ojos pequeños se entornaban y una semi sonrisa cubria su rostro.

Era posible que supiera que estaba espiandola ¿??

Era posible que conociera ese escondite ¿?

Era posible que me provocara de esa forma y yo me estuviera enloqueciendo de calentura ¿

A esa altura de las cosas, me di cuenta de que todo era posible pero aun asi, decidi retirarme lo mas calladamente posible de ese rincón y salir disparado hacia el vestuario de los hombres.

No podia salir a la calle con esa erección que apretaba mi entrepierna así que, eligiendo el mas escondido de las duchas, me encerre en ella y comence a acariciarme lentamente, con la imagen de Lila bañandose, calculando que ella ya se habria ido a su casa.

Que manera tan grosera de equivocarme ¡!! Que manera tan estupenda de darme cuenta de que aun permanecia en el colegio y lo que es mejor aun, buscandome ¡!

Cuando mis manoseos eran ya furiosos, escuche su sensual voz :

" Profe ¿?"

Dios mio ¡! Y ahora que hacia ¿?? Desde donde me estaba llamando ¿? Su voz sonaba tan cerca que no me quedo mas remedio que abrir el grifo del agua y pretender que estaba bañandome.

Quien es ¿??

Soy yo, profe ……. Lila ¡!!

Ya voy, esperame afuera ¡!!

Deje pasar unos minutos y abri la puerta de la ducha, creyendo que se habia ido al natatorio. Mi ereccion ya no era notoria, lo cual me tranquilizo bastante pero igual los nervios me traicionaban y, a decir verdad, la lujuria no me dejaba pensar.

Grande fue mi sorpresa cuando encontre a Lila sentada en un banco, en el medio del vestuario, solo con una toalla alrededor de su cuerpo.

Lila, que haces asi, aca, en el medio del vestuario de hombres ¿?

Que pasa, profe ¿?? Esta mal ¿??

Como podia preguntarme eso, con esa expresión de inocencia y perversión al mismo tiempo ¿?? Ahí comprendi que estaba jugando conmigo de la forma mas cruel pero no podia ceder a la tentacion y perder mi lugar.

Por favor, Lila, vestite y si queres, después charlamos de lo que necesites.

Es que lo que necesito no requiere que este vestida.

Lila, por favor, retirate del vestuario.

Esta seguro Profe que eso es lo que quiere?

Si, segurisimo.

Y si esta tan seguro de eso, por que me estaba espiando mientras me bañaba?

De pronto senti que mi cara se encendia de vergüenza y me di cuenta de que mi voz salia temblorosa de mi garganta.

Lila, por favor, de donde sacaste eso ¿

Profe, de verdad cree que no me di cuenta de que me estaba espiando? De verdad cree que no conozco ese escondite donde Usted estaba metido?

Si sabe de lo que le hablo, como tambien sabe de las ganas que siente cada vez que me ve, como tambien sabe que en mas de una oportunidad se detuvo a escucharnos a nosotras charlar en los vestuarios de chicos y de sexo.

Dios mio ¡ esa chica no era normal, no podia ser que me estuviera hablando asi desde sus catorce años, como tampoco podia ser cierto que mientras me hablaba, se acercara peligrosamente, solo envuelta en la toalla.

Que pasa, Profe ¿?? No le gusto ¿?

Lila, por favor, andate.

De verdad quiere que me vaya ¿??

Dicho lo cual acerco su cara a la mia y me beso angelicalmente en los labios.

Fue solo un segundo pero un rayo me traspaso el cuerpo y no pude reaccionar. Parecia congelado pero por dentro sentia que mi sangre hervia. El aroma del jabon y el perfume natural de la piel de esa criatura habian conseguido que empezara una nueva ereccion a nacer entre mis piernas.

Lila, que haces ¿?

Lo que los dos queremos, no ¿? O acaso me va a decir que cuando me mira no piensa cosas conmigo ¿? No le despierto ninguna fantasia ¿? No le tienta mi cuerpo, mi cara, mi virginidad ¿?

Lila, por favor …… .

La debilidad de mi voz era cada vez mas evidente y eso le dio paso a ella para seguir avanzando. Solo se acercaba cada vez mas y llego a pegar su cuerpo al mio, lo unico que nos separaba era su toalla y la mia de aquellos pequeños besos que me daba en mis labios.

Profe, por favor, no me deje aca sola con tantas ganas de estar con usted.

Quien hubiera podido resistirse a ese pedido ¿? Quien hubiera sido capaz de tener semejante nena entre sus manos y dejarla pasar ¿?? Yo no pude, no quise, no se me dio la gana y me vencio el deseo.

Lila, esto es una locura ¡!

No, Profe, los dos tenemos ganas …..

Pero vos no tenes experiencia, sos una nena ¡!

De verdad cree que soy una nena ¡?? Es cierto que no tengo experiencia, pero no creo que sea una nena.

Dicho esto y sin darme tiempo a reaccionar, dejo caer su toalla y mi pecho quedo aplastado contra los suyos, contra esos pechos adolescentes que se alzaban desafiantes ante mis ojos, que me tentaban a hacer las mejores y las peores cosas que mi imaginación hubiera elaborado nunca.

Profe, quiero aprender con usted, quiero que me acaricie, quiero que me haga sentir bien.

Ay Lila, por Dios, me vas a volver loco ¡!!

Si, eso es lo que quiero ¡!! Quiero que los dos hagamos una locura, quiero ser suya, quiero dejar de ser una nena, quiero aprender con usted a ser mujer, quiero que me enseñe todo ¡!!!

Con estas palabras dejo caer ahora mi toalla y nada separaba mi piel de la suya, nada me impedia sentir ese cuerpazo pegado al mio, nada me impedia ocultar mi excitación ante sus ojos, nada me impedia saborear a esa pequeña virgen que se me ofrecia sin ningun tipo de pudor para todo lo que quisiera hacerle. Y les juro que lo pensaba aprovechar.

Le gusto, Profe ¿??

Lila, sos preciosa ¡! Como no me vas a gustar ¿?

Acaricieme, acaricieme donde quiera.

Sin que me diera tiempo a nada, llevo mis manos hacia sus pechos. Al tacto de ellos perdi la compostura, me olvide de su edad y me deje llevar.

Lila, que tetas hermosas, por Dios ¡! Dejame besarlas ….

Siiiiii, quiero que me las beses, besalas, besalas mucho.

Hummmmmmmmm, que sabor, que ricos pezones ¡

No tienen idea de lo que eran esas tetas vírgenes, eran de un sabor dulce, estaban tibias, me las queria comer despacio, degustarlas, darle y darme todo el placer que pudiera.

A medida que mi cabeza descendia y mi boca se apoderaba de ellas, fuimos caminando asi, pegados hasta la ducha nuevamente, donde nos metimos y nos encerramos para poder disfrutar a pleno de esa experiencia.

Dame mas, Profe ¡!! Me gusta que me mordisquees, nadie lo hizo antes.

Sos tan linda, tan rica ¡!

Si, verdad ¿?? Te gusta comerme las tetitas ¿??

Quiero que sean mias ¡!

Y segui mordiendolas, lamiendolas y sintiendo como esos pezones pequeños se agrandaban bajo mi lengua, se erizaban con mi saliva, se endurecian con mis dientes. Era enloquecedor sentir esa piel entre mis labios.

Profe, yo tambien quiero que vos disfrutes. Enseñame, que hago ¿?

Queres que de verdad te enseñe ¿?

Si, quiero tocarte donde a vos te guste ¡!!!

Veni mi nenita linda, dame tu mano.

Le tome la mano derecha y la coloque sobre mi pija, la deje reposar alli pero el reposo solo duro un segundo porque sin decirle nada mas, ella comenzo a mover sus manos de mariposa sobre mi pija y a acariciarla por completo.

No tarde en mojarme nuevamente y entre el placer de morder sus tetas y el tacto de su mano tocando mi miembro, mis suspiros no cesaban de salir de mi boca.

Asi mi linda, asi ….. acariciame despacio, sentila dura como esta, ves que esta mojada en la punta ¿?

Si, me gusta eso …

Bueno, asi debes estar mojada vos …..

Queres probar ¿? – me incito diabólicamente.

A ver ……

Ahora fue ella quien dirigio mi mano hacia su pubis y por un instante no supe que era mejor : si seguir comiendome esas tetas maravillosas o comenzar a hurgar en su vagina adolescente.

Estas muy mojada ¡! Hummmmmmmm, eso me encanta ¡!!!

Te gusta ¿?? Te gusta tocarme asi mojada ¿?? Te gusta que no tenga casi pelitos ¿?

Me encanta tu conchita mi vida ¡! Me encanta que seas tan nena y tan mujer ….. me encanta que me seduzcas …

Tocame Profe, tocame mas …..- su voz era ronca, estaba llena de deseo, de pasion.

Asi ¿? No tenes miedo, linda ¿

No, quiero mas …. Acariciame mas, por favor ¡!!

Con suma delicadeza abri los labios de su conchita hermosa y cuando deje deslizar un dedo por dentro, senti que daba un pequeño salto hacia delante.

Duele ¿?

No, no, nooooooo, no pares ¡!

Habia llegado a su clítoris, estaba palpando la dureza de su clítoris, la ternura de ese centro que nadie habia tocado nunca, estaba recorriendo con mis dedos toda la zona para poder esparcir lentamente todo ese flujo angelical que la estaba inundando y asi facilitar cualquier maniobra, tanto para mi como para ella.

Los gemidos de ambos estaban retumbando por las paredes de la ducha, el aroma a sexo de esta nena me estaba mareando y mi pija se habia convertido en una columna que estaba empezando a separarnos, dada la magnitud de la ereccion.

Fue imposible contenerme y meti suavemente un dedo en su interior.

Hummm, que lindo, que rico ¡!!!!!!

Te gusta, preciosa ¿??

Si, me gusta, move el dedo adentro, por favor, movelo ¡!

Mi dedo comenzo una loca carrera por dentro de la concha de Lila y al poco tiempo se le sumo otro mas. Lejos de asustarse, Lila abria las piernas cada vez mas para dejar que mis manos actuaran con comodidad.

Por favor, no aguanto mas ¡!! Quiero que me cojas ¿??

Si ¿??? Seguro ¿?? Estas preparada ¿??

No pienso en otra cosa, quiero dejar de ser virgen, quiero que vos seas el primero.

Nena, por favor, no me enloquezcas ¡!!

Por favor, cogeme ¡!! Quiero sentirte adentro, no ves que no puedo mas ¿?

Convengamos que una ducha dentro de un vestuario no es el mejor lugar para iniciar a nadie en el sexo pero dado el nivel de calentura de los dos, todo fue posible.

Abrazada a mi cuello, la tome de la cintura y la apoye en vilo contra la pared. La bese apasionadamente en la boca, le lami una vez mas esas tetas maravillosas que me ofrecia y me dispuse a terminar de hacerla mujer de una vez por todas.

Con sus piernas alrededor de mi cintura y después de pedirle que se sujetara a mi lo mas fuerte posible, sin pensarlo dos veces, comence a penetrarla lentamente.

Relajate, linda, relajate ¡!

Shhhhhhhhhh, no hables mas, cogeme ¡!!!!!!

Después de aquel pedido deje que mi instinto terminara lo que habia comenzado y de un solo empujon mas, deje que mi pija entrara por completo.

Ay Dios ¡!! – escuche que decia Lila entre suspiros.

Duele mucho, mi vida ¿?

No, no, nooooooo, no la saques, por favor ¡!

No la voy a sacar ….

No la saque, solo comence a moverme dentro de ella. La vision del cuerpo de Lila apoyado contra los azulejos de la ducha y su espalda resbalando mientras subia y bajaba, montada prácticamente en mi pija, me nublaba la vista. No podia creer lo que estaba sucediendo, estaba desvirgando a aquella criatura que me habia calentado como pocas mujeres en mi vida.

Asi, asi, asi …… metela mas, sacala solo un poquito, metela mas, por favor ¡!!

Los ruegos de esa nena me estaban matando, mi pija actuaba sola, mis labios iban desde los suyos hasta sus tetas, mis dientes seguian mordisqueando sus pezones, su lengua mojaba toda mi cara, sus ruegos eran ordenes para mi.

Me gusta tu pija, Profe ¡! Me gusta mucho ¡!!!

Como podes hablarme asi, como podes enloquecerme asi ¡! Toma, tomala toda ¡!!

Y no tuve mas compasión, la penetre tantas veces como pude, deje que mi pija le llenara por primera vez su conchita hermosa para que no se olvidara de lo que era su primera vez con un verdadero hombre, le demostre lo que es ser cogida de verdad para que después pudiera comparar.

Me olvide de mis pudores y me entregue a hacer realidad esa fantasia que rondaba mi mente desde hacia tanto tiempo. Cuando senti que mi leche inundaba toda mi pija y que estaba por estallar sin remedio, cuando me di cuenta de que ese cuerpo adolescente se habia sacudido con un orgasmo incomparable, la deje bajar de aquella prision en la que se habian convertido mis brazos a su alrededor y estaba dispuesto a derramar mi leche en el piso del baño cuando su mano me freno en seco.

Que vas a hacer ¿?

Dejame Lila por favor, quiero acabar ¡!

Si, pero quiero que me des todo, entendes ¿?? Todo, todo ¡!!

Como ¿???

Si, quiero tu leche tambien, quiero todo lo que me des ¡!!

No podia ser verdad, no podia ser cierto ¡!! Tambien queria mi semen ¡!! Era chica era el demonio en cuerpo de nena, me trastornaba los sentidos.

No me dio tiempo a nada, se agacho y coloco su boquita a la altura de mi pija y antes de mostrarme su rosada y henchida lengua, escuche su voz diciendome :

Quiero tu leche, aca, en mi boca ¡! Termina de hacerme mujer, Profe ¡!!

Y la deje salir, a borbotones, sin control, directo desde mi pija hasta su boca, bañando su carita de nena, ahora su cara de mujer.

Cuando los espasmos termiaron con mi cuerpo, cuando mi orgasmo llego a su fin, vi con el mayor deleite posible que su lengua saboreaba mi semen, que limpiaba las comisuras de su boca e incorporandose lentamente, me dijo :

Ahora no es necesario que sigas espiandome cuando me baño, Profe. Podes pasar a enjabonarme cuando quieras.

Sin mas discursos, me guiño un ojo, salio de la ducha, se ato la toalla que habia quedado tirada en medio del vestuario y desaparecio.

Desde ese dia y hasta fin de año, tuvimos mas de un encuentro furtivo pero no solo en el colegio, sino en varios lugares mas.

Al año siguiente me contrataron de un club y me fui de la secundaria. No supe nada mas de Lila pero todavía recuerdo la sensación de su cuerpo virgen apretado contra el mio.


Sabrosa
mis_relatos@hotmail.com

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: