Inicio » Relatos de Trabajo » De Profesion Informatica

De Profesion Informatica

Soy una chica de Madrid en 2ª curso de Informática. Soy alta, rubia de ojos verdes.
Cierto día quedé con mi compañero para hacer unas prácticas. Era verano, y mientras le esperaba parecía que iba a llover. Habíamos quedado cerca de su casa. Cuando apareció comenzaba a tronar. Empezó a llover, una típica tormenta de verano. Yo llevaba un vestido largo rojo, bastante escotado, y por ello el me comentó:
-Hoy estás muy guapa.
Llegamos a casa cuando había comenzado a llover. Sequé mi escote con la mano en un gesto sensual, provocándole. Le comenté para ir preparando:
-Estoy húmeda.
Él, un poco cortado me dio una toalla para que me secase. Me sequé el pelo un poco y la cara, pero volví a comentarle:
-Mi ropa está mojada.
Él me dijo que si me quería cambiar de ropa, que el me dejaba algo, y le dijé:
-Tienes braguitas también?
Entonces él se me acercó, me besó apasionadamente en la boca mientras me acariciaba el culo. Eso sí que me ponía cachonda. Retiró los tirantes del vestido y me besó las tetas, mis pezones que se endurecían y se levantaban. Yo le quité la camisa besando su cuello. Nos separamos un poco y nos desnudamos del todo. Me tumbó en su cama y se puso a comerme el coño. Aquel tío sí que sabía comer coños. Lo hacía de vicio.
Primero lamía mis muslos y mientras acercaba su lengua a mi coño, yo sentía que me lo iba a pasar muy bien. Lamió mi raja de arriba a abajo y a la contra. Yo sentí un escalofrío. Abrió mis labios y se dispuso a comerme ya en serio. Beso mi clítiris, lo acarició con sus dedos. Comenzó a  comerme el clítoris como nunca nadie lo había hecho. Metió en mi coño dos dedos los metía y los sacaba, mientras yo gritaba de gusto, de placer . Cogió mi clitoris en su boca cuando yo ya me corría, le acercaba mi coño y él lo agradecía. Parecía como si me mease en la boca de ese cabrón.
Luego, se dispuso y me la metió por el culo, mi orgasmo había sido el más placentero de mi vida, jamás había sentido nada igual, y por ello le dejé mi culo para que me sodomizase a gusto. Su pene era especialmente ancho, al principio dolía mientras comenzaba a penetrarme, pero luego disfruté con su vaivén. Mi culo era de nuevo objeto de placer. Siguió sodomizandome largo rato mientras yo gritaba de dolor a veces y de placer todo el rato.
Luego, cuando él estaba a punto sacó su polla de mi culo y el masturbé con mis tetas hasta que se corrió salpicándome en mis pezones y en mi cara.
Fue mi mejor experiencia. FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 35

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: