Inicio » Relatos de Juguetes » Las Confesiones de Susana - 2ª Parte

Las Confesiones de Susana - 2ª Parte

Capítulo segundo. Su primer juguete.

Por la mañana desayunamos en la cama... Y nos pusimos a hablar... Comentamos lo bien que nos lo habíamos pasado... Algo avergonzada me preguntó si estaba enfadado... la pregunté por qué iba a estarlo....
No enfadado no... no se... me he portado muy guarra .... no te molesta?
No que va... ha sido bestial...
Y te ha gustado?
Ha sido tremendo...
No se.. pensé que a lo mejor no te gustaba que fuera así...tenía miedo por si te enfadabas...

Nos pusimos a hablar sobre nuestros gustos, sobre nuestras fantasías... Al rato la pedí que me contara cómo se masturbaba con aquellos trastos...

Me contó que cuando se pone muy caliente, se desnuda y se mete en la cama. La encanta sentir el tacto de las sábanas por toda su piel... Nada más meterse y comenzar a tocarse, sus pezones se erizan como escarpias...

Con una mano se acaricia las tetas... con la otra el culo, alternado sus caricias con el coño...
Coloca el consolador cerca de su agujerito, no lo usa aún, solo quiere sentirle cerca, hacérselo desear ella sola, sabe que acabará con él hasta dentro, pero no quiere precipitarse, quiere excitarse ella sola....

Sus palabras me excitan, pero la pido que me diga en qué piensa cuando se mete esos aparatos por el coño....

Me cuenta como descubrió esa extraña y contradictoria sensación.... Fue el día que compró su primer consolador...

Estaba en Madrid haciendo la tesis... Fue un día al volver de la Universidad en el Metro... Estaba lleno de gente... Roces... empujones... Se enfada y se cabrea por que la manosean... Un baboso se colocó a su lado... en el barullo siente como se acerca a su oído y la susurra... la dice tetazas, te las comía a mordiscos...

Sale indignada... enfadada pero luego en cuanto empieza a pensarlo no puede evitar ponerse cachonda. Se pone muy nerviosa porque no se entiende, se desespera, su sexo la arde, está como nunca, sabe que se está mojando las bragas, siente como sus pechos se ponen duros y se tensan los pezones... En la blusa se notan perfectamente sus puntas... Tetazas... resuena una y otra vez lascivamente en su oído... Y sus pezones se siguen replegando sobre sus aureolas... hasta la duelen de excitados que están, al mínimo roce la tiembla todo el cuerpo... bajar un bordillo, un botecito... una tortura...

No puede seguir caminando, tiene que pararse y tomar aire, respirar tratar de tranquilizarse... basta que quieras y no puedas para que la sensación continúe... Si en ese momento aparece alguien y la mete en el portal, se la cepilla... por que es lo que estaba deseando...

No sabe qué hacer, mira para los lados, tiene la sensación de que todo el mundo la mira, de que todos saben lo que está pasando por su cabeza... de que todos los hombres miran su entrepierna...

Cada vez que recuerda al baboso restregándose contra su culo se pone enferma, pero al tiempo... La cuesta reconocerlo, pero no puede negarlo... por mucho que la disguste... la ha gustado... Y encima no lo puede evitar, no se lo puede quitar de la cabeza y cuando más lo piensa más la arde el coño... La están entrando ganas hasta de entregarse a cualquier hombre que pase...Ahora es ella la que mira con disimulo los paquetes ... Se siente una puta e inexplicablemente la agrada esa sensación...

Todas las imágenes de las películas porno que la excitan acuden sin llamarlas... todos los relatos eróticos se mezclan en su cabeza... Ella es la protagonista, la victima, la que disfruta, a la que se follan de mil formas... Sus gustos más secretos, sus imaginaciones más obscenas... Sus posturas más groseras, sus aventuras más morbosas y lascivas... todo se mezcla en su cabeza....

Y aun la queda un viaje en metro y otro en autobús. Se desespera pensando qué a lo mejor se pone aun más cachonda. Jamás se ha sentido tan turbada, tan caliente sin sentido...

El frío de los pasillos del metro la tranquiliza un poco. Sube al vagón y espera agarrada a la barra a que arranque el tren... El pitido... las puertas se cierran... Un frenazo brusco... la inercia lleva su cuerpo hacia delante sin poder evitarlo...Sus tetas se estrellan contra la espalda de un señor mayor.

Un gemido que el viejo interpreta como doloroso y se disculpa... No, no pasa nada es que casi me caigo le responde colorada, el viejo sabe que se ha dado con las tetas, vamos se las ha estampanado en la espalda. Afortunadamente no hay mucha gente en el vagón aunque sabe que en cuanto llegue a la siguiente estación y haga el trasbordo al autobús, todo cambiará. Allí suele llenarse siempre y su coño se prepara sin que ella pueda poner remedio...

Empujones, sacudidas, fricciones, manoseos ... Varias personas rozan sus pechos de forma accidental, no sabe si son hombres o mujeres pero es lo mismo... el efecto es el mismo... No se protege los pechos como otras veces... los deja descubiertos para recibir esas furtivas caricias.. Se siente mal al desear que la metan mano... pero está muy excitada...

En ese momento la gustaría no llevar sujetador para poder sentir mejor las caricias, no mejor aun, la gustaría estar completamente desnuda... El rubor la sube por las mejillas al pensarlo, al desearlo...

Un hombre intenta agarrarse a la barra, al hacerlo la ha tocado todo el pecho... se disculpa... ella pone cara de circunstancias dando a entender que no se ha molestado... Ha sido un mero accidente... algo comprensible... Pero si supiera que por ella podía tocarla las tetas, que lo está deseando, que casi la falta pedirlo... La gustaría gritarlo, sobarme las tetas, tocarme cabrones, usarme, follarme aquí mismo...

Disimuladamente comete su primera travesura... Un botón de su blusa... Las copas del sujetador se verán si se abre un poco la blusa... y parecerá un accidente... un descuido... No es suficiente... Un extraño hormigueo la sube por la espalda... Suelta el seguro de la bragueta... Sabe que la cremallera se irá bajando... ¿Y si pasara como en los relatos que ha leído en Internet?...¿Qué pasaría si alguien la mete la mano en el coño?... ¿Se dejaría?... Lo está deseando pero no sabe cómo reaccionará... Eso no pasa nunca son solo cuentos... fantasías de la gente...

Otra parada... Más gente... Por fin alguien la toca en el culo. La caricia ha sido muy breve, aunque indudablemente no ha sido fortuita. Quien fuera, quería tocarla el culo y lo ha hecho. Ha sentido toda la manaza en la nalga... Ni se vuelve... Ójala lo haga otra vez... Ha sido suficiente para acabar de fundir sus plomos.

Sus pechos rozan un cuerpo que está delante de ella, y se dejan llevar por el traqueteo del autobús. Alguien la pellizca en el culo... A lo mejor es el mismo... No la importa... todo lo contrario...está deseando sentir furtivas manos sobando su cuerpo... clandestinas caricias... y cuanto más íntimas y atrevidas mejor que mejor...

La siguiente es su parada...

En una esquina, sin que la vean, disimuladamente hace como que se coloca la blusa por dentro del pantalón. Realmente lo que está haciendo es bajar los elásticos de su braguitas... Sabe perfectamente que con la cremallera abierta algo de su vello púbico asomará... Se mira en un escaparate... No es suficiente... apenas asoma... Tira un poco más de las bragas hacia abajo... todo lo que puede... Casi asoma la mitad de su peludo chochito...

Se siente muy traviesa y excitada al tiempo... Dos chicos pasan a su lado... Escucha perfectamente su risas y sus burlas... ¿ tío has visto a esa guarra? Se la veía el felpudo!

Ya es inaguantable... siente que va a hacer cualquier burrada...Es capaz de todo...

Entra en un bar y pide una cerveza... Pregunta por los baños.. Sabe que el camarero ha mirado su entrepierna...

Necesita calmarse como sea... Entra en el servicio de Señoras... se lava la cara, se echa agua en la nuca... en el pecho...

Se siente ridícula y avergonzada, allí, de pié en el W.C. de la cafetería sin saber qué hacer...

Se sienta sobre la taza y comienza a orinar... La loza está fría y aun se excita más... No puede contenerse... Por fin lo hace... se rinde y se deja arrastrar por la lujuria... Precipitadamente se baja los pantalones hasta los tobillos... Su mano se mueve sola buscando los rincones más placenteros de su sexo... La otra mano acaricia los pechos... abre la blusa... les saca del encierro del sujetador... Un leve roce contra la pared... Un gemido contenido... La ha gustado esa sensación... Prueba ahora con su culito..

En la puerta del servicio hay dibujos obscenos... Escritas groserías de todo tipo... Las que meais aquí sois unas putas... Si... repite en voz baja... soy una puta...

Se siente extraña, allí, en los servicios de un bar masturbándose y restregando sus tetas contra los fríos azulejos...

Unos ruidos detiene su mano...

¿Y si fuera el camarero?... El morbo la domina... Ójala fuera él... Se dejaría follar...Con cuidado sujeta el pestillo y comienza a descorrerlo... Pero las voces femeninas la dicen que no es él y se detiene...

Está como loca... Necesita algo dentro de su coño y no se contenta con los dedos... Rebusca sin saber el qué en sus bolsos... Prueba con la barra de labios... al menos es cilíndrico...

Pero es muy pequeño...Tal vez en su agujero posterior la cause más placer...

Tiene que irse de allí... Ya está tardando demasiado... Tres pajas seguidas que apenas la calman... Casi es peor el remedio que la enfermedad... Físicamente está algo más relajada... Pero su libido continúa subiendo.... Algo la impulsa a quitarse las bragas... irá sin ellas por la calle... Tal vez con la bragueta bajada...

Camina sin rumbo ni sentido sintiendo como a cada paso se la abre la bragueta y el aire acaricia la desnudez de su sexo...

Lo ve a los lejos.... Su primer sex shop... Se acerca... mira con morbo el letrero... Da una vuelta a la manzana... Duda... otra vez los nervios... Tarda en decidirse más de media hora...

El morbo... el miedo... la impaciencia... parece que la mira todo el mundo...

Por fin se decide y entra...

Dentro solo está el dependiente... Recorre los pasillos... Está segura de que nadie la ve... Se toca los pechos mirando las carátulas de los vídeos... las portadas de las revistas... de vez en cuando se pellizca el clítoris...

Una pena que no haya nadie... si hubiera algún hombre en las cabinas... Se sorprende a si misma pensando esas guarradas... Si antes pensaba que solo los locos o los pervertidos iban a esos sitios... Y allí estaba ella... en medio del pasillo, mirando a ver si se encontraba con algún asqueroso salido... con algún cerdo degenerado...si uno de esos que tanto odiaba.... pero que sabía que acudían a estos sitios... Y lo que más la sorprende... está deseando cruzarse con uno, la es igual que sea joven o viejo, solo la basta que tenga un rabo dispuesto... pero no aparece nadie... Y entonces los ve...

Desde la caja el dependiente sonríe cuando la ve acercarse con la bragueta abierta... Seguramente piense de ella que es una zorra hambrienta... y lo malo es que en ese momento no se equivoca...

Sale y el aire en vez de calmarla la hace sentir más su piel... Camina rápida por la acera... Hasta el roce de sus muslos la calienta... La bolsa es anónima, discreta... pero siente como si todos supieran lo que hay dentro...

Está deseando llegar a casa y estrenarlo...

En el ascensor se desabrocha la blusa... Impaciente saca los pechos de las copas del sujetador... Les roza contra las paredes... Quiere sentir los botes de sus tetas al caminar...

Abre apresuradamente la puerta... Va tirando la ropa por el pasillo... Se sienta en el borde de la cama y desenvuelve precipitadamente, atropelladamente el paquete... Apenas lo mira, simplemente lo acerca a su destino.... y se lo introduce lentamente ahogando un placentero gemido... enterito... no la costó trabajo....Estaba completamente abierta y chorreando...

Un orgasmo contenido por las mezcladas y confusas emociones de todo el día la domina, y tardó muy poco en llegar.... No necesitó poner ninguna película ni leer ningún relato... simplemente se corrió...

La primera vez que lo usó se pasó jugando con él toda la noche, incluso se quedó dormida con el adentro... y a mitad de la noche se despertó... tuvo que hacerse otra paja...

Los viajes en autobús ya no eran una tortura... todo lo contrario... deseaba que se acercara la hora... deseaba que la volvieran a tocar... no la gustaba pero no paraba de pensar en ello.... y cada vez que lo pensaba usaba su nuevo juguete... Tardó menos de un mes en volver al sex shop... Instintivamente recordaba el camino...

Volvería a entrar... Pero esta vez sería distinto... Impulsada por esa nueva fuerza que la dominaba entró dentro de un portal, escondida tras un rincón oscuro, bajo las escaleras, guardó su sujetador y las bragas en el bolso... Ni siquiera se subió la cremallera...

Cuando entró había varios hombres por los pasillos... El dependiente ni se fijó en ella... Se cruza varias veces con uno de los clientes en los pasillos.... Tiene pinta de baboso... la come con los ojos... La desnuda con la mirada...

Llega a la sección de consoladores. Los mira con lujuria... Les imagina dentro de si.... trata de calibrar cual la dará más placer... Los hay de mil formas... Descarada aproxima su mano a la entrepierna. Sus dedos saben el camino... No se masturba simplemente quiere sentir su excitado clítoris...A lo mejor la ven, no la importa... El tamaño será casi el doble...

Pasea con el bajo el brazo, sin molestarse en ocultarlo... Vuelve a cruzarse con el mismo hombre... seguro que la está siguiendo, puede que la haya visto tocándose el coño... y si no por la forma de mirarla de arriba abajo ya habrá descubierto lo que lleva al aire...

Otro botón de la blusa... ya el canalillo es exagerado... la mitad de su pechos son visibles...

Se ve reflejada en un expositor ... Zorra... se te nota que vas pidiendo guerra... se dice a si misma y sonríe satisfecha...

Se detiene en la sección de revistas y coge una al azar... El hombre que la miraba se ha puesto a su lado...

Hola guapa...No se corta en cerrar la revista... Devuelve el saludo y sigue mirando fotos de mujeres desnudas que muestran obscenas sus tetas...

Seguro que las tuyas son mejores...

Se vuelve hacia el.... y le sonríe por el grosero piropo... Si se lo llega a decir hace un mes le rompe la cara...

Juntos ojean la revista... En la página central aparece una tía abierta con el coño depilado
Te gusta así?
No...
Ya veo, dice metiendo el indicie por el lateral de la bragueta y separando sus bordes... menuda melena tienes aquí abajo... Su dedo se interna entre sus piernas sin pedir permiso...

Así la gusta... vulgar... machista... guarro... descarado... decidido...

En la siguiente foto la chica se esta comiendo un rabo. Te gusta hacer esto?... Indiscreto, directo, sin tacto.... al grano... Asiente con la cabeza... A mi novio le gusta mucho le dice...
Y eso que llevas ahí, qué es?... Ya ves... para cuando estoy sola en casa...dice mostrándole provocadora el consolador...
Y no prefieres uno de verdad?... la dice agarrando su mano y llevándosela a su bragueta para que palpe su miembro.
Arquea las cejas y pone carita de resignación mientras le permite que la suelte un botón de la blusa...
Sigo? La pregunta con cara de estúpido cuando ya ha soltado tres botones... Se encoge de hombros y le permite que se la abra...
Bonitos pechos...
Me dejas probarlos? No contesta. Quien calla otorga. A dos manos la palpa las tetas y se deja hacer...
Estás muy buena... Seguro que follas muy bien... No le contesta... simplemente sonríe... Cobras mucho?
No.
Que es no, que cobras poco o que no es mucho lo que cobras?
No, que no cobro... si me apetece lo hago y ya está... Ha sido suficiente... esa frase es la invitación. Esa escueta declaración de principios es el salvoconducto para usar su cuerpo...

El tipejo sonríe como si le hubiera tocado la lotería... menuda cara de salido...
Suelta el botón del pantalón... Su mano se introduce decidida en la entrepierna... Bastan dos leves caricias en su coño para hacerla estremecer...
Que buena estás so zorra ... dice arrastrando despectivamente las letras...
Ven conmigo.
A donde? ...
A una cabina... la dice agarrándola por el brazo y sin darla tiempo a colocar la ropa. Bueno ella tampoco hace el mínimo gesto por taparse... La excita caminar medio desnuda por el sex shop.

Nada más entrar en la cabina la baja los pantalones hasta los tobillos. Sonríe al descubrir que no lleva bragas... La hace girar sobre si misma contemplando su figura... Buen culo... si señor.... Un par de azotitos para comprobar su dureza...
Luego agarra su blusa y tira de ella hacia atrás descubriendo su hombros... Su boca se lanza ansiosa y sus pezones se pierden entre sus dientes haciéndola gemir...
Ella no hace nada, no dice nada... Es un simple objeto que se deja manipular a su capricho...Lo que el quiera hacerla... Es suya... Ya no tiene voluntad...

Observa como se desabrocha el cinturón... Mira lo que te tengo preparado...

Una polla completamente rígida asoma entre los faldones de su camisa.... Te vas a comer mi rabo...

El dependiente abre inesperadamente la puerta... Les ha visto meterse dentro de la cabina... La pilla in fraganti ..arrodillada.. el pantalón por los tobillos... con las tetas fuera y a punto de comerse ese rabo....
La bronca es tremenda.. voces.. insultos...
El hombre sale disparado de la tienda no sin antes decirla que la espera en el portal de la esquina... El vive allí... . Ella se medio coloca la blusa indiferente, como si no fuera con ella...no la abrocha... solo se la mete por el pantalón...
Y tu puta, fuera de aquí...
No soy una puta... no cobro... es lo único que atina a decir...
Me da igual.... a mi como si te operas.... Mira guarra, la dice mientras la empuja hacia la puerta, jueguecitos raros en tu puta casa....

Bruscamente la quita el consolador de la mano. Si lo quieres lo pagas y si no te vas igual, y por aquí no vuelvas .

Está muy mosqueado... pero cuando ve lo que ha escogido...hasta el dependiente pareció asombrase... Por primera vez siente que la mira a las tetas...

Se la come con los ojos... El bulto de su pantalón es más que notorio...

Ahora te das cuenta? Piensa para si misma...Vete a la mierda le suelta en medio de la cara sin molestarse en ocultar sus pechos... Insultos... auténticas burradas...

Que te jodan so guarra!!!!

Si pero no será tu rabo el que lo haga...

No la importan las caras del payaso aquel... Es lo mismo no piensa volver... Si necesita otro juguete... buscará en la guía de teléfono... Se niega a volver sin el a casa...

La emoción, la excitación es tan fuerte que no puede aguantarse ni esperar a llegar a casa... estrena el consolador en los baños de un bar... No la importa que el baño no tenga cerrojo... Mejor... más excitante....

Y vuelve feliz y sonriente...

Esta noche estaba descubriendo demasiadas cosas.... Iba de sorpresa en sorpresa... tuve que confesarlo... lejos de enfadarme al descubrir lo puta que se estaba haciendo mi novia me excitó... No puedo evitarlo tengo que follarla inmediatamente...

Notenemosnick@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 18

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: