Inicio » Relatos de Juguetes » Las Confesiones de Susana - 1ª Parte

Las Confesiones de Susana - 1ª Parte

Sin querer abrí uno de su cajones... Buscaba otra cosas... Se puso colorada... pero que muy colorada... Los usas? Si... dijo sonrojada... Delante de ella sigo revolviendo la ropa y descubro que tiene varios consoladores, y de distintos tamaños.

Me hizo gracia descubrir su secreto... y no era un secreto cualquiera... sino uno muy intimo...

Mi imaginación comenzó a volar... rápidamente aparecieron en mi cabeza miles de imágenes de mi novia desnuda metiéndose aquellos aparatos... Mi polla se fue animando otra vez... pero no hice ningún comentario... hice como que me olvidaba del tema...

Después de cenar puse una película porno en el vídeo... Al rato comencé a masturbarla... La encantaba que se lo hiciera mirando la tele... Cuando ya estábamos bastante calientes, la pregunté si quería que siguiera con uno de sus juguetes... Jadeando me respondió que la daba vergüenza...

Anda no seas tonta...Si ya te he metido alguna cosillas... Qué más te da que sean los dedos que el consolador?... Venga... Tuve que insistir un rato para convencerla...

Sin decir nada se levantó. Me quedé mirando su carrerilla por el pasillo...
Esos temblores de sus nalgas hicieron crujir mi polla...

Estaba muy graciosa caminando desnuda con una polla de plástico de la mano.... comparándolo con mi rabo era bastante más grande...

Estuvimos jugando un ratito con el artilugio... se lo paseaba por todo el cuerpo... se lo acercaba al coñito... a los pechos... Así hasta que volvió a ponerse caliente... Siguiendo sus instrucciones la fui metiendo aquello por el coño... Se abría un campo de nuevas posibilidades y juegos muy amplio y excitante...

De vez en cuando la preguntaba... Así? Te gusta? Lo hago bien?... Jadeando me iba contestando y me iba dando instrucciones...

Al poco tiempo mi novia se retorcía de placer en el sofá...

Tócame el culito... me pidió... Mete un dedo... dijo susurrando.... Esa petición me sorprendió un poco... nunca me lo había pedido antes... siempre había sido idea mía... Pero las sorpresas no acabaron ahí... Mi novia, que pocas veces tomaba la iniciativa me había agarrado con fuerza mi polla y su boca la buscaba con desesperación... Aquel aparato parece ser que liberaba su libido... Me estaba comiendo la polla con un ansia increíble... y no se cortaba... toca aquí... hazme esto o lo otro... muévelo así....Y tampoco me decía que no a nada... Por la forma de comportarse, ese consolador anulaba completamente su vergüenza... incluso me anuncia sus orgasmos... ya llego, ya llego...

La verdad es que estaba asombrado, nunca la había visto correrse de forma tan escandalosa...

Después de su tercera corrida aminoré un poco el ritmo del consolador... estaba preciosa con sus ojitos cerrados,... jadeando,.. respirando con dificultad,... pero con una cara de placer,... de satisfacción inmensa...

Sigue así..., despacito....

Yo jugaba muy lentamente con el consolador... haciéndola sentir todas sus formas... metiéndola centímetro a centímetro.... Ella sola se acariciaba los pechos... Su cara ya no era de tranquilidad y relajación.... era de vicio total....

Dime cosas...
¿Cosas?
Si.... cosas.... como en las películas.... llámame guarra.... dí que me quieres follar....que soy una putita...
Me hizo gracia su proposición...
Y que quieres que te diga so puta? Que te voy a meter mi rabo hasta dentro?
Fue decirlo y un suspiro más alto, fue llamarla guarra y comenzar de nuevo los jadeos...

Aquella no era mi novia... era una caja de sorpresas...

Solo con mirarla me estaba poniendo a reventar... Quiero follarte puta.... mira como me pones el rabo...
Quieres meterme el pene?
No, el pene no, quiero perforarte con mi rabo...
Como impulsada por un resorte se levantó y me llevó agarrado por la muñeca al baño.

Apoyó el antebrazo en la pared y dejó recostar su cara en el. Lentamente fue echando el culo hacia atrás... Con una habilidad increíble se volvió a meter el consolador.... Los pechos la golpeaban contra los azulejos...

Me quedé unos instantes contemplando cómo se masturbaba. Me llamó la atención el ver como se retorcía para que sus pechos se restregaran contra los azulejos de la pared al mismo tiempo que se meneaba el consolador arriba y abajo.

No tardé en arrimar mi capullo a su ojete... Estaba completamente relajado, como si me estuviera esperando....

Y siguieron las sorpresas... Mi novia apenas hablaba, pero hoy con el consolador metido hasta el fondo de su coño, no paraba de decir guarradas... Era como si la hubieran puesto una pila... y menuda pila... Me estaba mostrando su lado más libidinoso y guarro...

Perfórame el ojete... Venga hazme de todo... soy tuya... Taládrame el culo... Olvídate que soy tu novia... follame como en las películas... venga... Imagínate que soy una puta que te has encontrado en la calle.... usa mi cuerpo como quieras...

Y claro yo obedecía... la pegaba en el culo, la pellizcaba los pezones... la llamaba de todo... y ella corriéndose sin parar... cuanto más fuerte fuera la guarrada que decía, más jadeaba...

Estas gozando eh zorra?

Si... sigue así... dime más cosas... Hazme todo lo que se te ocurra... aunque sea muy guarro...

¿Guarro? ... Me quedé un momento pensando... Te voy a mear hija de puta...
Si, si, si,... ahora me meto en el baño...
De eso nada so puta... te voy a mear aquí mismo.... que te escurra por el cuerpo... y rebozarás tus tetas en el suelo... Luego voy a ver cómo te lo haces tu encima mientras me corro en tu puta boca...

Su orgasmo fue descomunal... Ya no gemía... gritaba... Tuve que taparla la boca... y sujetarla para evitar que se cayera al suelo... las piernas ni la sostenían... no podía ni respirar... su pecho se inflaba buscando hasta el ultimo resquicio de aire... creí que la daba algo...

Despacio se tumbó en el suelo.... y abrió la boca... Espera, está sucia, me la voy a limpiar... No.... dijo ronroneando.... métela así...

Contemplé fascinado como mi novia se tragaba mi polla hasta el fondo... En mi vida la había visto ordeñarme el rabo con esa cara de zorra... Cuando dejó mi polla completamente limpia, su lengua siguió lamiendo mis cojones... Y sin decirla nada, la lengua se fue internando entre mis nalgas hasta meterme una buena lamida en el culo... Y no lo hizo una sola vez... Recorría una y otra vez el mismo camino... Me gustó esa nueva sensación... era muy agradable sentir la punta de su lengua meterse en mi ojete...

Me parecía increíble lo que estaba haciendo mi novia.... pero lo que de verdad era increíble es que la muy guarra seguía moviendo el consolador en su coño... Parecía que no se cansaba nunca...

Ya no puedo más... me voy a correr....
Yo también... me falta poco...
Pon morritos de zorra...

Lentamente descapullé mi polla y la coloque en medio de sus labios... Golosa, mi novia se tragó hasta la ultima gota de mi corrida.

Sus espasmos me estaban anunciando que tardaría poco en llegar de nuevo... Sus palabras eran entrecortadas, inconexas... Hazme todo... Levantándose los pechos me estaba invitando... Cuando me corra....

Ahora... comenzó a gemir retorciéndose de placer en el suelo...

Me resultó fascinante contemplar desde arriba sus temblores, mientras esparcía una generosa meada por todo su cuerpo...

Nos duchamos juntos.... y fuimos directos a dormir.... estábamos completamente agotados....

Notenemosnick@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 25

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: