Inicio » Relatos de Heteros » Una Pareja no muy Convencional

Una Pareja no muy Convencional

 Cansado de una vida rutinaria y el encontrarme sin proyectos en común con mi pareja, comencé a notar un desgasto que poco a poco termino en una ruptura definitiva. El mismo matrimonio desgasto nuestras vida , las emociones sexuales que vivíamos de jóvenes se esfumaron y el placer se basaba solo en cosas materiales y viajes exóticos, pero el erotismo y el sexo dos cosas que me apasionaban a mi ya no existían. Por eso decidimos separarnos y reanudar nuestras vidas con nuevas metas independientes.
Volví a salir por las noches como era joven , pero esta vez era distinto, ya estaba posicionado económicamente y frecuentaba lugares para gente grande, ya no era el franeleo estúpido de la adolescencia, ahora era tomar algo con alguien y si había piel entre ambos era cuestión de dirigirse a un hotel. El tener sexo otra vez con mujeres que no fuera mi esposa estuvo interesante, pero no tanto como el día que conocí a ella.
Yo siempre busque mujeres extremadamente bellas y que fueran de una vida hogareña , como yo me había casado con una persona así y me di cuenta que no me hacia feliz, comencé a buscar algo diferente y eso fue lo que encontré, una chica de unos 25 años que tenia mucho mas experiencia que yo a los 30, mismo ella tenia un hijo sin ser casada, cosa que yo no tenia habiéndolo sido. No era la mujer mas hermosa del mundo pero tenia unos atributos físicos muy interesantes y sabia realzarlos, como su gran cola que dejaba boquiabierto a todo hombre que se le cruzara, realmente ella era muy liberal, y esa era la diferencia básica que tenia con mi ex mujer.
Ella se llamaba Susan y la conocí en un bar de capital que es frecuentado por mujeres que trabajan en la noche. Ella se destacaba del lugar por que bailaba con un grupo de amigos, con el tiempo me entere que eran amigos del ex novio de ella. Siempre salía con hombres a todos lados , no era de tener amigas, se sentía mucho mas cómoda con la compañía masculina.
Siempre me la quedaba observando y pensando como seria la vida de ella, me intrigaba saber todo sobre ella me resultaba una persona muy intrigante, pero no podía encararla puesto que siempre estaba con alguno de sus amigos, abecés en grupo o con uno solo en situaciones muy intimas. Yo siempre la observaba sentado en la barra tomando mi tradicional whisky. Hasta que un día ella sola se acercó a la barra y me pidió fuego para su cigarrillo, fue una manera muy sutil de entablar una charla.
Estuvimos charlando toda la noche , realmente me sentí muy a gusto con su compañía, no era una mujer como las otras, eso se notaba en todo sentido, hablamos de sexo muy abiertamente y no se ruborizaba ante nada, ella sabia de esos temas y a mi eso me fascino totalmente.
Esa noche comenzó entre nosotros una amistad muy particular, ya que no nos interesaba a ninguno de los dos entablar algo serio, yo venia de un fracaso matrimonial y ella de estar de novio muchos años con el mismo tipo. Igualmente siempre teníamos relaciones sexuales y es mas con el tiempo se vino a vivir a mi casa, en realidad a dormir a mi casa, puesto que su hijo vivía con la madre de ella, y compartía todos los medio días con el, como ella lo había tenido de muy chica prácticamente la abuela fue la madre substituta.
Salíamos juntos o muchas veces solos, a ella no le gustaba estar atado a nadie a si que salía con sus amigos cuando le placía.
Nuestros encuentros sexuales eran perfectos todo lo que no había logrado con mi esposa lo pude lograr con ella, todos los días hablábamos de sexo, era el tema principal, era mas importante que todo, hay días que ni comíamos por hacer el amor. Todas mis fantasías fueron realizadas una por una por ella, nada era imposible.
Un día llegando del trabajo como siempre ella me esperaba, en la cama acompañada por otra chica a quien yo no conocía, ella quería darme el placer de compartirme en la misma cama. Fue hermoso ver a las dos besándose y luego comiéndome a besos a mi. Estuvimos en la cama toda la noche, tanto así que al otro día no pude ni ir a trabajar, estaba destruido pero con una sonrisa de oreja a oreja que nadie me podía quitar, Susan sabia muy bien como darme placer y la amiga no se quedaba atrás.
Otro día fui su esclavo y tuve que hacer todo lo que me pedía, como recostarme en la bañadera y soportar que ella me orinase todo, eso era un poco sucio pero la humillación era muy placentera, o atarme en la cama y darme placer bucal sobre mi miembro pero cuando estaba por acabar me dejaba en ese estado y ella comenzaba a masturbarse con un gran consolador llegando a un orgasmo increíble, mientras yo solo podía observarla sin poder tocarla ni tocarme a mi mismo y con el pené a punto de explotar.
También solíamos ir a la verdulería y comprar frutas y vegetales con formas fálicas que después usábamos en la cama, los pepinos eran los preferidos de ella, pero yo no tuve que insistir mucho para penetrarla con un zapallo , eso fue lo mejor de todo ya que este tenia un tamaño descomunal, pero con la ayuda de aceites, logre penetrárselo hasta la mitad, ella quedo fascinada con eso y lo repetíamos cada tanto. También solía ponerle una banana pelada, pero solo cuando ella estaba bien mojada luego la comíamos juntos, y podíamos disfrutar de sus jugos vaginales que quedaban adheridos a el plátano.
Yo la sorprendía también, un par de veces contrate a un par de taxiboys para que le hicieran el amor delante mío, eso me excitaba muchísimo, verla a ella disfrutando de dos machos a pura disposición. La imagen de el semen de ellos llenando su boca, o verla hacer una doble penetración era hermosa. Ella se ponía muy feliz haciendo todo eso. Luego cuando los muchachos se marchaban ella me obligaba a besarle la vagina para que yo mismo sintiera el gusto a semen y a pija que le había quedado en sus partes intimas. Ella me empujaba la cabeza dentro de su vagina como queriéndome meter adentro impidiéndome respirar bien y obligándome a tragar todo hasta dejarlo seco, cosa imposible porque ella se mojaba continuamente por el placer causado por mi.
Pero como dije en un comienzo los dos éramos libres, pero al principio como era nueva la relación vivíamos muy pegados, hasta que yo no pude mantener el ritmo sexual que ella quería, comenzaba a flaquear y ella quería mas y mas, parecía que entre mas sexo le daba quería aún mas.
Comenzó a salir sola mas seguido y a volver tarde, claro pero como éramos mas amigos que amantes, ella venia y me contaba todo lo que hacia, como harían dos grandes amigos. Un día llego muy tarde a casa y me contó que se había encontrado con un ex novio y que el le confeso que estaba con muchas ganas de tener relaciones con ella , que extrañaba horrores las maratones sexuales que tenían cuando estuvo junto a ella. Susan inmediatamente quedo mojada por la confección de su ex, y se dirigieron derecho a un buen hotel, donde se quedaron toda la noche haciendo todo tipo de posiciones sexuales, el por lo que ella contaba tenia mucho aguante, puesto que lo hicieron como 9 veces, provocándole una gran irritación vaginal, me contaba como el le acabo reiteradas veces dentro de su vagina chorros y chorros de semen, el parecía estar guardándose todo eso para esa ocasión, en un momento, ella se dirigió al baño del hotel y cuando caminaba veía como sus piernas se llenaba de semen de su amante, que se escapaba de su vagina esto a el lo éxito tanto que la tiro en el piso y comenzó a darle ahí no mas otra vez, claro que cada vez el tardaba mas en acabar. Así estuvieron toda la noche y quedaron en verse muy pronto otra vez.
Sinceramente esa situación me provoco celos que tuve que tragarme, es que una cosa era tener sexo con desconocidos y otra con un ex novio, yo realmente me estaba enamorando de ella y quería siguiese a mi lado por siempre. Yo había descubierto con ella una forma de relación hombre mujer única. Sin reproches ni discusiones estúpidas, toda ocasión era buena para reírse y hacer lo que mas nos gustaba, el amor.
Yo le confesa mis celos y ella me contesto que también me quería mucho y mucho mas de lo que yo imaginaba y por eso hacia muchas cosas para hacerme feliz , pero ella también deseaba ser feliz, y la libertad plena era su principal felicidad, ella me prometió que nadie iba a lograr separarnos pues no había conocido en la vida alguien tan comprensivo como yo. Eso a mi me impacto y me hizo quererla aún mas y respetar aún mas sus decisiones.
Susan para alimentar mi morbo y mi confianza siempre me contaba todo lo que hacia en sus aventuras sexuales un día me llamo al trabajo y dejo su celular prendido para sentir los gritos que le hacían esbozar sus amantes de ocasión , eso en mi me provocaba una excitación tal que terminaba masturbándome en el baño de la oficina. Luego ella siempre volvía a casa o mismo aparecía en mi oficina y me hacia oler en persona su vagina irritada de tanto sexo o me besaba bien apasionadamente para que sintiese el gusto a semen que le quedaba en la boca. Yo realmente no buscaba tener ninguna otra relación es que ella era mas que suficiente para mi.
Con el tiempo nuestra pareja fue afianzándose aún mas al punto de casarnos, pero siempre mantuvimos hasta hoy en día esta relación muy atípicas para muchos pero muy placenteras para nosotros.

Alexxx
alexanderjunior@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 23

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: