Inicio » Relatos de Heteros » Un Semental para Puri

Un Semental para Puri

-Purita,me dicen las viejas del barrio cuando me las encuentro por alguna acera o en el mercado:¿a qué esperas para tener un novio y casarte?Ya tienes una edad.¡Y eres tan guapa!¿Cómo es que no sientas cabeza?
-Señora María, o señora Juana, les contesto, todo se andará.Por el momento no necesito ningún novio.¡Si supieran!
Siempre que puedo me escapo a casa de Stella, que tiene un vecino que es un verdadero semental.Él me deja tan saciada que no necesito novios, ni maridos, ni nada de nada.Es una maravilla.
Mi semental es vecino de Stella.Es pintor, trabaja en casa y siempre está disponible.Es el tío más caliente que he conocido.Y lo conocí porque Stella me pidió colaboración en la cama.
-Verás Puri, te parecerá extraño, pero con Marcel no doy abasto.
Tú sabes que soy muy ardiente, incluso tú y yo hemos tenido algún escarceo sexual juntas, pero éste me ha superado.
Un polvo está bien, dos es una maravilla, tres te dejan bien pero cansada, cuatro ya es un poco demasiado...pero aunque no te lo creas, es capaz de correrse siete u ocho veces en una noche.Me deja el coño y el culo como si los hubieran triturado, eso para no hablar del agotamiento al día siguiente...
-¿Y por qué no lo dejas?
-Mujer,porque folla de maravilla, es guapo, atento, tiene un acento divertidísimo(es rumano)me trae flores, cocina...la única pega que tiene es esa.Pero si lo comparto contigo, dividimos sus fuerzas y cada uno tendrá una parte del pastel sin empacharse.
Y me lo presentó.
¡Vaya con el rumano!Alto, musculoso, guapo, simpático...
-Tú ser Trini, dijo al darme la mano y dos besos.Tú eres rubia muy guapa...
-Gracias, le dije...tú también eres muy guapo.
Marcel cocinó un plato típico de su país,con hojas de col envolviendo una mezcla de carne y especias.No soy experta en cocina, pero estaba muy bueno.Después de comer nos fuimos a la cama.Los tres.El tío puso música como la que suena en las danzas del vientre, y mientras Stella y yo, (desnudas debajo del edredón)lo mirábamos divertidas, comenzó a desnudarse con un estilo y una gracia que le hubiera copiado , (de haberlo visto)Demi Moore para rodar la película Striptease.Pero cuando apareció su polla tiesa yo dejé de reírme.Aquello era muy serio.Mi coño empezó a segregar líquido sólo con pensar que esa polla me penetraría.Y antes de que mi mano lo tocara , y cuando ya estaba pensando en ello, sentí la mano de Stella frotándome el clítoris, y por supuesto, la mía voló al instante al suyo.
Marcel se acercó a la cama, apartó el cobertor, y nos miró desnudas y tocándonos.Se pasó golosamente la lengua por los labios, mientras decía algo así como:-a mí pone caliente mujeres follando...y su polla crecía mientras hablaba.
-Te vamos a chupar esa polla tan tentadora, le dije, incorporándome en la cama, y Stella se rió y me siguió: Sí, te vamos a ordeñar como una vaca, dijo.Será la primera vez que pidas tú clemencia...
-¿Clemencia?...yo no entiendo. Ohhh, siii, dijo- esto sí lo entiendo.. -cuando las dos bocas le chuparon el miembro.Stella le lamía las pelotas y yo el tronco, y luego las dos el glande.El rumano aullaba de placer, y nosotras casi, casi.
-Lamed, lamed, decía, cogiendo nuestras cabezas e imprimiéndoles el movimiento que deseaba...Mientras lamíamos, nos tocábamos, yo a ella y ella a mí.Aceleramos nuestros movimientos, y al final, justo cuando las dos explotábamos en un orgasmo violento, el semental aquel echó sobre nuestras bocas , cuerpos, cama y suelo una increíble cantidad de esperma.Comprendí en parte que Stella lo llamara así,porque era la cantidad de leche más grande que había visto en la vida.Aquello, aunque no lo crean, contribuyó a que mi orgasmo fuera más potente...
Pero aquel superdotado no paró.Nos puso en fila sobre la cama y comenzó a chuparnos el coño y el culo, y la tranca se le puso tiesa en un santiamén.
-Te voy a meter esto por el coño dijo señalándomelo y cogiéndolo con la mano.Lo acercó a mi raja, que todo he de decirlo, aún no estaba a punto,y lo fué metiendo con una suavidad increíble.La sensibilidad de los bordes de mi vagina aumentó y aumentó, y notaba como aquello iba entrando milímetro a milímetro, mientras Stella lo contemplaba, fascinada.Al final, yo sólo quería que me la metiera entera, hasta el fondo, de un golpe, pero aquel cabrón no lo hacía, seguía empujando muy de a poco y calentándome cada vez más.
Con sus grandes manos me abrió las nalgas, y sentí la punta de su dedo hurgando en mi ano.Aquello fué demasiado para mí.De un golpe brusco me apreté contra él y terminé de meter en mi interior aquella morcilla apetitosa que tanto se había hecho desear...
Entonces se desató su ímpetu:metió y sacó su polla en el mete saca más brutal que había visto/sentido nunca.¡Y me encantó!Lo acompañé en la galopada hasta el final, la cumbre de la que ambos nos despeñamos gritando a todo pulmón.Siiiiiiiiiiii, a dúo.Supongo que nos habrán oído hasta los australianos.Pero no me importó.Todavía con la polla dentro mío, y sintiendo las últimas oleadas del orgasmo, lo miré, y él ya estaba mirando embelesado a Stella, que se estaba frotando el clítoris a toda marcha.Nos habíamos olvidado de ella...Pero Marcel la compensó de inmediato.La puso a cuatro patas y mientras ella se daba en el coño, le lamió y masajeó el culo con los dedos hasta que vió que estaba por correrse.Entonces la ensartó de nuevo por el coño, y a la segunda embestida de su polla, Stella tocaba el cielo con las manos, corriéndose como en éxtasis.
Aquel hombre era un portento.Cuando yo pensaba que la fiesta había acabado, fué a la nevera, se hizo un bocadillo de jamón, se lo comió, y luego se zampó dos yogures y una mandarina.Las dos lo mirábamos comer con los ojos como platos.Se ve que la comida lo había reanimado,porque vino a buscar más guerra a nuestra cama.
Después del cuarto polvo, Stella y yo nos negamos a seguir, y lo mandamos a su piso, que queda en la misma planta.
Ahora ya le he cogido el truco.Follo con él y con Stella cuando me apetece,y cuando ya no puedo más, me levanto, me visto y me voy, porque si no no hay manera de pararlo.
Así que, cuando las viejitas me dicen :Purita, búscate un novio...yo pienso-te presentaría a Marcel, que hasta a tí sería capaz de hacerte un favor y ponerte contenta-

silvia FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 35

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: