Inicio » Relatos de Heteros » Un Muchacho Timido

Un Muchacho Timido

Juan Pablo o Juanpa como le dicen sus amigos es un joven de 22 años, el
más joven en la oficina, ingreso con 17 años como mandadero y fue ascendiendo
por su esfuerzo, hoy es administrativo, trabaja en un horario en que le
permite continuar su formación, en los ratos que le quedan concurre dos
días por semana al gimnasio para hacer músculos, sus ojos claros hacen que
sea codiciado por sus compañeras de trabajo, pero su timidez no le facilita
las cosas.

Aquella tarde Juanpa estaba terminando su jornada cuando Claudia una compañera
le pidió que la ayudara a hacer unas fotocopias de unos documentos. Claudia
era una de las chicas más deseadas por los compañeros.

Se dirigieron al cuartito donde estaba la fotocopiadora y comenzaron a realizar
el trabajo, Claudia le hablaba de su novio y que se habían peleado y que
se sentía muy sola, se arrimaba a Juanpa se apoyaba en él, frotaba su cuerpo
contra el del muchacho, Juanpa se dejaba hacer y hasta alguna palabra de
cariño y consuelo le dedicó llego a abrazarla pero su timidez no le permitió
seguir adelante.

La cercanía del cuerpo de la joven le produjo una erección a la que Claudia
no fue extraña, se arrimaba más y frotaba su cuerpo con sensualidad provocando
en el joven una excitación difícil de controlar, cuando terminaron el trabajo
ya era la hora de terminar y ambos se fueron con mucha calentura.

Juanpa tenía que estudiar con una compañera por lo que se dirigió directamente
a su apartamento, llego, la saludo y se pusieron a estudiar, pero la excitación
del muchacho era muy notoria y su amiga Lucia la notó y pensó que esa era
la oportunidad que estaba esperando, pues siempre le había gustado Juanpa,
pero nunca habían estado juntos, lo invito a descansar un rato. Preparó
un té y pasaron al living, se sentaron en el sillón y la conversación se
fue animando, ella le hacía cada vez referencia a su estado, se fue acercando
al muchacho hasta que se animó a tomarle la mano y se la posó sobre su rodilla.

Juanpa dejo la mano donde la ubico su compañera luego ella se arrimo de
forma de que la caricia fuera más arriba, sobre su entrepierna, mientras
acercándose definitivamente le desabrochó la camisa y comenzó a besarlo
en el pecho, la timidez del joven comenzó a desaparecer, se animó a acariciar
las entrepiernas de la joven, luego tímidamente alzó su mano y comenzó a
acariciar los senos de su amiga, quien no llevaba soutien. Ella lo ayudo
sacándose la blusa y dejando sus senos disponible, el comenzó a besarla
con cariño, lambia sus pezones mientras su mano recorría el sexo de la joven.

Al poco tiempo estaban los dos desnudos y tirados sobre el sofá, Juanpa
se deslizó por el cuerpo de Lucia desde sus senos a su sexo, la mano de
Lucia lo ayudo a separar los labios de la concha para que la lengua llegara
con felicidad al clítoris, la lengua de Juanpa sabía que hacer en esa situación,
recorría el clítoris, se introducía dentro de la vagina, volvía a acariciar
el clítoris mientras con las manos jugaba con los pezones, Lucia no podía
creer lo que sucedía, cuando sintió que dos dedos penetraban su vagina no
pudo resistir más, se dejó llevar y tuvo un orgasmo exquisito, pidió por
favor que le permitiera besarle la pija, Juanpa obedeció enseguida, irguió
y arrimo su pija a la boca se Lucia la cual luego de lamerla un poco se
la metió en la boca, la pija era lo suficientemente grande como para que
Lucia tuviera que abrir mucho la boca para poder comérsela toda, en algún
momento hasta le dificultaba para respirar.

Lucia sabía chupar una pija, por lo que la acabada del muchacho no se hizo
esperar, Lucia recibió todo el esperma en su boca, era bastante espeso,
se lo tragó todo, incluso recogía con su lengua las gotitas que se le escapaban
de su boca y las que aun quedaban en la cabeza de la pija del muchacho.

Descansaron unos minutos casi sin cambiar una palabra, hasta que ella sintió
que la pija del joven recuperaba su turgencia, con la boca y las manos lo
ayudo a ponerla bien dura otra vez y esta vez su concha la que recibió dentro
suyo aquel hermoso miembro, la penetraba con una mezcla de fuerza y delicadeza,
dándole tiempo para que la dilatación fuera la mejor, pero penetrándola
hasta el fondo, tanto que ella sentía en lo profundo de su cuerpo las embestidas
de aquel miembro, sus bocas estaban pegadas por un beso, sus lengua se recorría,
sus jugos se mezclaban Juanpa tenía sus manos en las nalgas de Lucia y la
apretaba para que la penetración fuera lo más profunda posible, cuando ella
tuvo su segunda acabada, estaba tirada hacia atrás y entregada totalmente
ante la habilidad de su amante.

Juanpa se aguantó como pudo para no acabar dentro de la concha de Lucia,
antes quería saborear los jugos de la mujer, sacó su pija y se dedico a
chuparle la concha, comiéndole todos los juguitos, introdujo un dedo en
la concha de Lucias se lo mojo bien, luego de lo puso a ella en la boca,
Lucia lo chupo con fruición. Después Lucia se dio vuelta, ofreciéndole la
cola, el muchacho se mojaba sus dedos en la concha de la joven y le humedecía
el culito, hasta que pudo meterle un dedo dentro.

Cuando estuvo bien mojado comenzó a meterle la pija dentro del culito, cuando
lo pudo tener todo dentro comenzó a pujar fuertemente al ratito tuvo una
segunda acabada, luego se bañaron y por esa tarde no estudiar más.

Juanpa se dirigió a su casa, se tiró en la cama y quedo dormido como estaba
vestido, a la mañana siguiente se despertó, miró el reloj, las 9 y 1/2 ,
se tiro de la cama y se estaba vistiendo cuando recordó que era sábado y
por lo tanto no trabajaba, se distendió, se puso sobre su cuerpo desnudo
una bata y se dispuso a desayunar, estaba en eso cuando sonó el timbre,
fue a abrir, era su compañera de oficina Claudia, que con un pretexto cualquiera
lo venía a ver, le preguntó si había estudiado mucho porque lo había llamado
la noche anterior por teléfono, el inventó una excusa, la joven fue directa,
le dijo que había quedado muy caliente la tarde anterior, que no había podido
dormir, que solo después de masturbarse se pudo dormir.

El la abrazó, ella le abrió la bata, lo vio desnudo se arrodillo y comenzó
a lamer su pija, a besarla de arriba abajo, hasta que se la puso toda en
la boca, se la chupo un buen rato, hasta que el la tomo de los hombros,
la hizo girar la desnudo, y comenzó a penetrarla por detrás, ella se inclino
para que su concha quedara en posición de ser totalmente penetrada, la joven
estaba gozando, pedía más, pedía ser penetrada más fuerte, Juanpa la penetro
con todo la fuerza con sus manos acariciaba su clítoris y sus tetas, mientras
ella lo tomaba de las nalgas para ayudarlo a penetrar más, dos fueron las
acabadas de Lucia antes que Juanpa sacara la pija aun dura y la introdujera
en el culo, Lucia intentó poner alguna resistencia, pero su deseo era mucha
más fuerte que cualquier resistencia, y entonces ella sintió dentro de su
culo toda la pija del joven, quien tuvo una acabada que lleno aquel agujerito
de leche.

Luego de una buena ducha pasaron la tarde juntos y la vida en la oficina
desde ese momento fue muy diferente, al igual que en la facultad.


Autor alb jhonpaul@adinet.com.uy FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 29

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: