Inicio » Relatos de Heteros » Mi Primera Novia

Mi Primera Novia

Recuerdo que me la presentó un amigo de la infancia. Fuimos a un picnic en Villa Elisa durante las vacaciones de invierno de la Facultad. Nos encontramos en Constitución y emprendimos viaje por la mañana. Hicimos hacia el mediodía un asado mientras nos entreteníamos conversando y contando anécdotas y vivencias de nuestros estudios y gustos de la infancia y adolescencia.

Desde que la vi por primera vez me impactó. Era alta, delgada y distinguida. De cabello castaño oscuro, rostro agraciado y ojos pardos, su mirada trasuntaba su carácter y su desconfianza para mostrar su verdadera personalidad. Era como si escondiese algo en su interior, y le costase contar sobre de su pasado reciente. Tenía un cuerpo casi perfecto, de caderas estrechas, vientre plano y senos firmes no muy voluminosos que denotaban a través de la blusa la agudeza de sus pezones. Sus piernas torneadas de rodillas huesudas, y sus finos y delicados pies, me impactaron y traté por todos los medios de seducirla, aunque en un principio me resultó esquiva.

Hacia la tarde luego de merendar, nos pusimos a bailar, lo que aproveché para intimar y con la música romántica de”Extraños en la noche” le di mi primer beso. Me respondió primero tímidamente, pero luego todo fue pasión y sensualidad. Su boca se fundió con la mía y mis labios y la lengua fueron suyos. Bailamos apretados mientras nos besábamos y frotábamos nuestros cuerpos, hasta que su súplica al oído de no continuar para no arrepentirnos, hizo que volviésemos a la mesa prometiéndome encontrarnos en el futuro. Terminamos el día retornamos a la Capital con la promesa de salir el sábado siguiente.

Ansioso como estaba me comuniqué en la semana, pero no atendió el teléfono pese a mi insistencia. Me pareció que se negaba a pesar de lo vivido en la quinta, cosa que entendí tiempo después. Pensé que había sido una aventura frustrada de una tarde, hasta que, quince días después, recibí el recado de mi amigo que me decía que María quería disculparse por el desplante.

La llamé inmediatamente y quedamos en vernos el fin de semana siguiente para tomar algo e ir a bailar. Busqué un sitio apropiado en Flores para parejas donde se podía gozar de un reservado con escasa luz y disfrutar de un ámbito para prodigarnos besos y caricias en la intimidad, alejado de miradas indiscretas. Allí comenzó nuestro romance. Prácticamente concurríamos casi todas las semanas y yo esperaba ansioso el momento del encuentro. Llegábamos y ya nos tenían reservado un lugar al fondo del local. Un sillón en ele, una mesa ratona y una luz tenue que apenas iluminaba el reservado, constituían el mobiliario. Pedíamos las bebidas, y salíamos a bailar. Los besos y las caricias nos provocaban una excitación creciente. La proximidad de su cuerpo despertaba en mí el deseo de poseerla. La oscuridad del ambiente me impedía verla con nitidez, pero el calor de sus mejillas y la humedad de su boca ardiente demostraban su calentura. Tomados de la mano, nos sentábamos, y luego de pasarle el brazo por alrededor del cuello, la atraía y continuábamos besándonos. Con mi mano derecha le acariciaba el muslo, y recuerdo que en la primera oportunidad en que luego de separar la bombacha acaricié su vulva, me confesó su noviazgo con un estudiante del interior quien sin previo aviso había llegado a su casa la semana en que ella se había negado a atenderme. Eso me excitó aún más y al sentir la humedad de sus labios y al abrirse de piernas para incitarme y facilitarme la caricia, no lo dudé introduciendo uno, luego dos y hasta tres dedos, demostrando la ausencia del himen su experiencia anterior, algo que ella sutilmente me había insinuado, pero que a mi nunca me importó. La deseaba y la amaba justificando su pasado. Nos masturbábamos mutuamente y luego su boca acariciaba mi pene lamiéndolo y besándolo hasta eyacular para finalmente limpiarlo delicadamente con su pañuelo. Sus senos pequeños, endurecían sus pezones ante mis besos y caricias que tanto la excitaban, y yo lamía su vulva y olía sus pringosos jugos de un sabor agridulce tan característico para terminar la velada, sudorosos, satisfechos y felices.

Luego de cinco meses de noviazgo tuvimos nuestra primera experiencia sexual en Mar del Plata, donde habíamos decidido veranear. Luego de algunos contratiempos con su madrina que la había invitado, alquilamos una habitación en un modesto hotel céntrico cerca de la plaza Mitre. María estaba radiante y bellísima. Su cuerpo esbelto, su pelo suelto su boca carnosa y la mirada sensual presagiaban un magnífico veraneo, e insinuaban lo que ocurriría.

Apenas instalados, en una habitación pequeña cuyo mobiliario consistía en una cama matrimonial algo antigua con respaldo de hierro forjado, un ropero con un amplio espejo en su puerta, y dos mesas de luz donde dejamos nuestros documentos, Desempacamos el equipaje y nos besamos, seríamos amantes. María decidió bañarse. Esperé que saliese del baño y entre mi ansiedad y mi timidez, no atiné a desvestirme. Salió y viendo mi turbación se acercó, y me ayudó a quitarme la ropa. Cuando se despojó de la enagua pude admirarla por primera vez totalmente desnuda, era hermosa. Se arrodilló tomó mi pene, lo beso y lo succionó como tan bien lo hacía. Con mi miembro rígido y palpitante la coloque de espaldas y ella con un movimiento entreabrió sus piernas invitándome a penetrarla. Torpemente apoyé el glande acariciando el clítoris hasta que en un susurro me pidió hacerla suya. Le introduje la verga dilatando las paredes de su vagina mojada por el deseo. A mis oídos llegaba el jadeo y los gemidos de Maria que se deshacía en palabras de amor y placer, finalmente un orgasmo prolongado coincidente con mi eyaculación y un grito contenido de felicidad reflejaron la consumación de nuestra primera relación sexual.

Nos bañamos juntos y durante esos 10 días vivimos momentos inolvidables de amor y pasión aprendiendo nuestros secretos y fantasías para gozar más intensamente del sexo, practicándolo en todas las formas y posiciones posibles. Era verdaderamente mi primer amor durante una semana inolvidable.

Al retornar mantuvimos relaciones donde podíamos. En hoteles alojamiento, en su casa donde en el piso alto donde nos reuníamos a estudiar y a gozar del sexo, aprovechando la soledad de la habitación. Cualquiera ocasión y lugar eran propicios para amarnos y hacer el amor. Recuerdo que a veces se ponía un vestido suelto sin la ropa interior por lo que sentada sobre mi miembro, hamacándose, abrazados y besándonos, teníamos una relación profunda y placentera.

Todo transcurrió hasta nuestro matrimonio años más tarde con toda felicidad y la fogosidad propia de nuestro amor y juventud.

Munjol FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: