Inicio » Relatos de Heteros » La Gata Caliente

La Gata Caliente

El viejo rico se echó hacia atrás en el enorme sillón de cuero, detrás del escritorio:-quiero que siga a esta mujer.
Miré la foto que me tendía e identifiqué a una vieja conocida mía y de la policía pero no dije nada.Esperé a ver que más decía.
-Es mi novia desde hace meses.Pero desde que salimos juntos he sufrido una serie de robos inexplicables.En mi casa, en la casa de la playa, y sospecho que pudo haber tenido algo que ver.Sígala.Me han dicho que es usted muy bueno en su trabajo, y por eso le he llamado.
Alargó un fajo de billetes diciendo:
-Esto es un anticipo.Cuando acabe su faena, me dirá lo que le debo.Le doy una semana.Después venga a verme con lo que haya descubierto.
Salí de allí no muy convencido .Tenía la impresión de que hubiera debido pasarle el caso a un colega.Pero era mucho dinero para despreciarlo así.
Seguí a la sujeta durante unos días sin que hiciera nada sospechoso.Lo acompañaba a todos lados, se iba a la cama con él, pero nada más.Inocente como una gatita...
A la tercera o cuarta noche, mi instinto me dijo que iba a pasar algo.Los vigilé mientras cenaban en un restaurante desde una mesa medio oculta por una columna, y ví que cuando el vejestorio iba al lavabo, ella le echaba disimuladamente unos polvos en la copa.El tipo volvió, y al poco rato estaba cabeceando en la mesa, tanto que tuvo que pagar ella la cuenta y llavarlo hasta el coche como si estuviera borracho... Lo metió en el asiento trasero como si fuera un fardo, y se puso al volante.
-Vaya, tendremos movida esta noche, dije en voz alta mientras giraba la llave de encendido de mi coche.
Condujo hasta el complejo de oficinas totalmente desierto a esas horas, salvo por un vigilante papanatas que siempre estaba viendo la tele y comiendo bocadillos.Como tenía las llaves del viejo, lo encerró en el automóvil después de aparcar,y yo también bajé y la seguí sin que se diera cuenta de mi presencia.
Abrió silenciosa como un felino, y se dirigió a la nave principal anexa a la oficina del viejo.Yo iba detrás, oscuro y sigiloso como un ninja.Abrió un escritorio metálico, y sacó un maletín que puso sobre la mesa.Vi de lejos cuando levantaba la tapa que estaba lleno hasta el borde de fajos de billetes.Cerró el maletín y fué entonces cuando le grité:¡eh, gata, quédate donde estás!Te he descubierto y voy a llamar a seguridad.Deja el maletín sobre la mesa....
Estaba levantando el teléfono para avisar al guardia jurado, cuando saltó sobre unos contenedores que había a mi lado diciendo con voz calma:
-De eso nada...¡cuelga el teléfono!...Tenía una pistola en la mano.Yo me había descuidado porque nunca pensé que fuera armada, pero la gente cambia con el tiempo y ésta no parecía la muchacha algo ingenua que había conocido hacía ya tiempo.Al contrario, parecía de todo menos ingenua....
Altísima,morena, escultural, podría haber posado como modelo para las mejores revistas de moda del mundo.Y sin embargo estaba aquí, robándole el dinero a su amante, un viejo ricachón que no se hubiera comido un rosco si no fuera por la pasta.
-Hola, Fred.Hace mucho tiempo que no te veía...¿cómo estás?
-No tan bien como tú, dije con sorna...¿qué piensas?¿matarme?Sólo te queda este camino porque si no cuando te vayas daré parte a la poli, y terminarán cogiéndote...
-A la poli le gustaría saber algunas cosas de tu pasado...¿no es cierto,Fred?
-No sé de qué hablas, dije haciéndome el despistado...
-Oh, sí lo sabes..y muy bien...aquel dinero que según tú desapareció en el incendio del piso de tu socio...te lo quedaste tú.
-No tienes pruebas..
-Sí que las tengo.Tengo una grabación en la que lo sueltas creyendo que sólo yo (una pobre boba) te escuchaba, cuando en realidad te estaba grabando.Era un recurso para cubrir mis espaldas porque no me fiaba de tí...
-Es un farol..
-Prueba y verás.
-Está bien, vete..pero deja el dinero.
De eso nada, monada.
-¿Y cómo explico yo este robo?
-Ya te apañarás.Pero antes...¡acércate!No temas...¿ves como dejo la pistola?¡Acércate, anda!Quiero revivir viejos tiempos contigo.Fuiste muy malo al abandonarme...
-¿Abandonarte yo? Pero si te liaste con mi mejor amigo...
-Es igual...Me abandonaste .Te fuiste sin ninguna explicación.Y te he echado mucho de menos...sobre todo en la cama.
A mi mente volvieron las imágenes de nuestros dos cuerpos desnudos y follando como perros en celo.Mi polla también revivió como si tuviera memoria propia, y se empinó de golpe como siempre pasaba cuando estaba con esa mujer.
Se sentó en una caja abriendo mucho las piernas.¡La muy guarra no llevaba bragas, de modo que pude verle el chocho depilado y brillante de humedad...esa vulva hinchada que tanto placer me había dado en el pasado...
-Ven y chúpame el coño, me pidió con su voz sensual y grave.
Como si me tieraran de una correa, fuí hacia ella, subiéndome a las cajas y alcanzando su cuerpo.Me arrojé sobre su escote y sacándole las tetas con las manos, empecé a chupar y lamer sus pezones.Siempre me habían enloquecido sus tetas:redondas, suavísimas, mullidas pero firmes, de pezones lisos y puntiagudos.Hay mujeres con los pezones como tornillos.Ésta no..Los tenía tiernos y jugosos, especiales para chuparlos, parecía que se te iban a deshacer en la lengua...Y las tetas maduras, pesadas pero tiesas...las podías sostener en la mano y sentir que aquello sí que era una teta...hecha para calentarte,alimentarte, mecerte...
-Siempre te han vuelto loco, dijo apretando mi cara sobre su pecho....
Mientras le chupaba los pezones, mi mano fué hasta el coño desnudo, ahora manifiestamente chorreante de flujo.Noté sus labios ondulados que se abrían a mis dedos.Metí el dedo gordo por el agujero, mientras que con el resto de la mano le frotaba el clítoris.Sabía que aquello la enardecía mucho...
-¡Cabrón! musitó mientras frotaba la pelvis contra mi mano...No pudo parar de frotarse y empapándome la palma, tuvo su primer orgasmo.No me extrañó:siempre había sido una mujer de orgasmos rápidos y múltiples.
Con la mano empapada por sus flujos, abrí mi bragueta y saqué la polla hinchada, que se apresuró a coger con su mano, sopesándola, complaciéndose en el tamaño y en el peso.
-Ahora me la vas a mamar,le ordené.Me senté en una caja y ella se puso abajo, de modo que mi polla quedaba a la altura de su boca.Me la chupó con arte, metiéndosela toda en la boca, mientras agarraba mis huevos, y sorbiéndola con fuerza, para después retirarla mientras seguía succionando el tronco del pene poniendo los labios como una O hasta llegar a la cima, al glande.Allí sacó la lengua, lamiendo la punta del capullo y el frenillo, y volviendo a bajar, hasta tocar los huevos.Los lamía, chupaba y mordisqueaba apenas con los dientes mientras su mano agitaba furiosamente mi picha.
-¿Te gusta?preguntaba...dime que soy la mejor...la que te la chupa como nadie...¡dímelo!
-¡Eres la mejor!¡Chupa, chupa, puta....chúpame la verga que me voy a correr en tu boca y tú te vas a tragar mi crema por completo!¡Chupa!me la agitó y chupó tanto y tan bien que me corrí en su boca, sobre su lengua con borboteos lentos y largos sintiendo que se me escurría la médula con cada chorro de leche...
-¿Quieres probar mi culo? me dijo cuando nos calmamos...antes no me dejaba, pero ahora me gusta...¿Quieres?
Se iba quitando la ropa que le quedaba, a excepción de un cinturón ancho, y yo hacía otro tanto con los pantalones...
Se giró, poniendo su espléndido trasero contra mi polla, y pude sentir en el glande la carnosa superficie de aquellas nalgas redondas y tersas, y también su calor.Inmediatamente quise clavarle la verga por detrás.Le abrí la raja y apareció el culito redondo y oscuro.Se lo lamí aspirando su olor y el del coño vecino, y lo froté con los dedos para que se dilatara...
-Mmmm, mmmm, decía mientras su esfínter se abría y se cerraba contra mis dedos...Me cogí la polla con una mano, y la ensarté violentamente sin hacer caso de sus gritos
-¡Bestia!gritaba, pero se movía para que la polla entrara más y más.La enterré profundamente, tanto que mis cojones chocaron con el muladar, y empecé a bombear en su interior a todo trapo, mientras le sobaba el clítoris y le metía un dedo en el coño.
-Siii, jódeme asi, rómpeme el culo con tu polla...¡no pares!suplicaba...
Salí de su ano y me tendí sobre las cajas depués de arrancarme la camisa a tirones, y se sentó sobre la polla esta vez mirándome, clavándose la tranca sin parar hasta que la alojó otra vez por completo en el culo.Allí subió y bajó, mientras se masturbaba frenéticamente y yo le metía los dedos en la raja y le estrujaba las tetas.Nos corrimos a la vez, mezclando nuestros jugos y nuestros gritos de placer...
-Aquí hay dinero suficiente para irnos muy lejos y vivir sin trabajar...dijo cuando nos estábamos vistiendo.
-No lo creo...
-Mira...además del dinero está esto..y me mostraba una bolsita de terciopelo negro..diamantes de primera...hay la tira..¿todavía crees que no podemos desaparecer?
-Nos buscará la poli...argumenté.
-Es todo negro.No puede denunciar el robo.Tendrá que aguantarse.Tengo una avioneta esperando.Directos a Belice.¿qué me dices?Lo de hoy, y más, todos los días.
Pensé en aquella gata caliente, en los polvos, el placer,el Caribe,y lo comparé con mi vida actual:vigilar a maridos y esposas, espiar,ir a lugares sórdidos, esperar en mi oficina polvorienta, no follar más que de vez en cuando y mal.
La suerte estaba echada.
La cogí de la mano y fuimos juntos hacia la puerta... FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: