Inicio » Relatos de Heteros » Barbara, la Vecina Indiscreta

Barbara, la Vecina Indiscreta

 Estoy espiando a mi vecina Bárbara que está follando en la sauna de su casa con su primo Alejandro.
Nadie se ha dado cuenta de que esos dos se lo montan a diario a escondidas del marido de ella.Nadie, salvo yo.
Soy muy observadora (en mi familia siempre me dicen que debería haber montado una agencia de detectives)y pesqué ciertas miradas entre ellos que eran manifiestamente eróticas.
Empecé a espiarlos y pronto mirarlos se convirtió en una obsesión.Un día me dí cuenta de que iban mucho a la sauna que tienen al lado de la piscina y me las ingenié para encontrar un puesto de observación.Lo logré:había una pequeña rejilla de un respiradero contra el seto que linda con mi casa, y si me acercaba mucho, y pegaba el ojo veía lo que pasaba dentro.¡Y vaya si pasaba!
Pero hoy...están más lanzados que nunca.Él ya entró empalmado, y ella mojada, y no precisamente por el vapor.
Ahora están sentados en el banco adosado a la pared, con la toalla puesta a medias y él le acaricia las tetas enormes y duras con ambas manos...El flujo me gotea a mí por las piernas y aún no hemos empezado...Bárbara se está echando agua fría sobre los pezones con un cucharón de madera, y desde aquí veo cómo se contraen y se paran.Alejandro se los chupa con fruicción, como si saboreara un caramelo...Yo también lo haría de estar allí, y a falta de otra cosa llevo la mano a mis tetas y acaricio mis mugrones.
¡Ahora él se está levantando y se pone entre las piernas de mi rubia vecina, que las abre todo lo que puede!Veo la lengua del macho salir de su boca como la de un camaleón y posarse sobre la vulva hinchada de la mujer, que se ha depilado por completo y que rezuma por la raja gotas de flujo brillante y transparente.Alejandro las lame con deleite, mientras abre los labios con los dedos y deja la grieta abierta a tope.El interior es de un rojo oscuro, y me gustaría chupárselo todo.Me acaricio el sexo porque estoy reventando de ganas de follar...Él le frota la vulva con los dedos al tiempo que la lame, mientras ella le pide con voz ronca que le toque el clítoris con la lengua.
-¡Chúpame el clítoris!quiero que me lo frotes con la lengua....¡pon tu dedo dentro de mi culo!y cuando su primo obedece y lo hace, entra en éxtasis y gime.
-Asiii, oh, por favor, no puede haber algo más bueno que esto...Sigue, amor mío, sigue chupándomelo todo.Me vas a hacer correr en tu boca...
-Eso, ¡córrete que me voy a comer todos tus flujos!responde él con la voz ahogada porque tiene la cara sepultada en el coño...
Bárbara se corre frenéticamente agarrada a la cabeza de su primo, mientras yo sigo el mismo camino detrás del seto, sintiendo los espasmos del orgasmo y el líquido que baja por mis piernas, y casi no me puedo tener en pie..El tipo se incorpora y le veo la verga hinchada, enorme y curvada hacia arriba.Él también está depilado y eso me gusta:puedo apreciar la piel de los cojones y del pubis, entre rosa y tostado, y me gustaría tenerla dentro de mi coño o de mi culo.Alejandro se sienta en el banco y Bárbara empieza una mamada que le hace rechinar los dientes de placer
-Ahghh, zorra, ¡no hay nadie que la mame como tú...!exclama.Y tiene razón:las manos de la rubia van arriba y abajo a lo largo del pene y su boca sube y baja, tragando la polla y soltándola...
Menea el rabo con ritmo y velocidad, mientras da lengüetazos rápidos y fuertes a la punta.Su primo ha cerrado los ojos, concentrado en la sensación de su polla.Su nalgas se contraen cuando intenta meter aún mas la enorme minga dentro de la boca...Ella mete la mano dentro de la raja del culo y le mete un dedo en el ano mientras lo va mamando.
-Ohhh, puta,eso sí que mola...y mueve la pelvis empujando una y otra vez, hasta que eyacula en la boca de su prima.
Veo la leche escurrirse por la comisura de los labios, mientras la rubia traga todo lo que puede, pero al parecer la corrida ha sido de caballo y su boca no da abasto...
Yo estoy ardiendo nuevamente, y me masturbo mientras mi vecina limpia a lametazos la punta de la verga y lo pone caliente nuevamente...Se hurga con los dedos la vagina.
-Follemos de nuevo, suplica...se pone en cuatro patas y el joven la ensarta por el culo y luego por el coño.
Ver lo que hace me desquicia...estoy tentada de entrar y unirme al dúo.Mi mano frota muy fuerte mi vagina...Ahora él se estira en el suelo y ella se le pone encima y se ensarta en la tranca vertical y enorme...
Ohhh, esto sí que me gusta, gime mientras sube y baja apretándose la tetas con las manos.Alejandro no puede resistir la visión y el roce contra su verga y se corre gritando.Veo la leche que baja por los muslos de su prima mientras ésta se retuerce galopando sobre la polla, en una corrida monumental...
-Ohhh,¡cerdo!me estás haciendo correr...ohhh, siii, siii, me corro, me corro...
Yo también me corro y me muerdo los labios para no gritar y que me descubran.
No miro más y me vuelvo a mi casa a darme una ducha y remojar mi clítoris inflamado de tanta paja...Supongo que saldrán, como siempre, a darse un chapuzón en la piscina que borre el rastro de lo que han hecho...Si me ven, me saludarán con la mano, ignorantes de que les espío siempre que puedo, y que esos momentos son los más sabrosos de toda mi jornada...


silvia FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: