Inicio » Relatos de Gays » Matrimonio de Conveniencia

Matrimonio de Conveniencia

Tengo que confesarte que me gustan los hombres, le dije a mi prometida .Si nos casamos, será solo para cubrir las apariencias.Mi familia se conforma con eso.Y así no me quedaré sin un centavo y tú podrás seguir con el ritmo de vida lujoso que tanto te gusta.¿Qué me dices?
Acepto, dijo Marina desdeñosamente.

He de confesarte que tengo un amante que me gusta mucho más que tú.Pero tu familia y la mía quieren que lo hagamos, y yo, la verdad no puedo resistirme a la cantidad de dinero que tendrás...Si te gusta más la tranca de un maromo que mi coño y mis tetas, allá tú.Aunque te entiendo:a mí también me encantan los hombres.Se echó a reir con esa manera suya tan escandalosa, y salió de la habitación, seguramente para atizarse un whisky o una raya de coca, pero no me importó.No podía renunciar a la enorme fortuna de la familia, y mis padres habían sido claros:debía casarme y tener un heredero.Si no, ¡adiós pasta!
Marina podría ser inseminada con mi esperma en una clínica.Yo donaría todo el que hiciera falta, pero nunca le pondría un dedo encima.
Las cosas así de claras, llegó el día de la boda.
Pasaron la ceremonia y el banquete, y llegó la noche de bodas.Habíamos alquilado dos suites lujosas comunicadas entre sí por una puerta.Ella había detectado un barman con cara de vicioso y se lo llevó a una, cerrando la puerta en mis narices con un golpe de su zapato blanco de novia.
Yo me reí para mis adentros.¡Si nos vieran nuestros aristocráticos amigos!Ella follando con el traje de novia aún puesto.Yo, decidido a emborracharme en la habitación contigua.


Llamé al servicio de habitaciones pidiendo una botella del mejor champagne.
Lo tendrá usted enseguida, señor, me respondió una voz grave y bien modulada.
Pero el que me trajo la botella en un cubo con hielo y dos copas fué un botones guapísimo y con más pluma que yo, lo que ya es mucho decir.No tenía la voz grave y bien modulada del hombre del teléfono pero no importaba:estaba buenísimo.
-Pasa, le dije, abriéndole la puerta...Deja la botella sobre la mesa.¿Por qué has traído dos copas?
-Es que pensé que usted y la señora...su noche de bodas...
A través de la puerta que daba a la habitación contigua, se escuchaban los gemidos y grititos de Marina follando.
-¿Oyes? Esa es mi mujer follando con el barman...Ven, dije sirviendo la bebida en las dos copas.¡Tómate algo conmigo!Deja que te cuente lo que pasa:soy gay.Me he casado por conveniencia para que no me deshereden.Tú estás muy bueno.¿Quieres follar conmigo en mi noche de bodas?Primero tú serás la novia y yo el novio, y luego cambiamos:yo soy la chica y tú el macho....
-Si no le molesta, señor, prefiero la primera opción, dijo , quitándome la copa con suavidad.
-Vamos a la cama...
No bien dije esto me tiré de espaldas sobre la colcha,y él me quitó con destreza los pantalones de etiqueta, y me bajó los calzoncillos.Mi polla estaba fláccida cuando quedó al descubierto, pero pronto se puso muy ufana gracias al chupeteo y la succión de su boca.
¿Le gusta que se la mame, señor?
-Mucho, respondí yo agarrándolo por el pelo e imprimiendo a su cabeza un ritmo más marcado.Chupaba tan fuerte que parecía que me la había absorbido una ventosa, pero me gustaba lo que me hacía, sobre todo cuando sentía la punta de su lengüita revoloteando sobre el glande.
-Seguro que la chupas mejor que Marina...oye, oye como grita de gusto.¿tú también gritas cuando te corres?
-No sabe usted cuánto, respondió con la boca llena.
Mi polla estaba apunto de estallar...Él pareció comprenderlo y me incitaba:¡córrase, córrase señor!hágalo dentro de mi boca que me encanta tragarme la leche!mmmm...proteína pura...
Chupaba y chupaba y me frotaba con sus manos tan, tan bien que le hice caso y me dejé ir, echándole una correntada de leche en la boca.Tenía acumulado mucho semen y fué un enorme placer derramarlo y ver cómo se lo tragaba con deleite...

-Bueno señor, dijo después de repasarme bien la verga con la lengua...¿le ha gustado?
-Si, pero ahora quiero probar tu culito...
Aquel tipo me ponía, no hay duda.Yo que soy de un polvo y basta, estaba empalmado nuevamente...
Nos pusimos de pie al lado de la cama, yo a su espalda,redeando su pecho con mis brazos.Sentía sus pectorales musculosos y empecé a pellizcarle las tetillas mientras miraba como se masturbaba.
-Inclínate un poco, le rogué.Quiero trabajar en tu culo.
Me hizo caso, inclinándose y ofreciéndome las nalgas redondas y carnosas.Se las abrí con ambas manos, y apareció ante mí en toda su gloria el agujero del ano.Eché un escupitajo en esa zona, y con los dedos comencé a hurgar, a frotar, ahondando más y más hasta que pude meterle dos dedos enteritos.Cuando los tuve dentro, los moví en círculo,rozando las paredes de su recto, y aquello lo puso tan caliente que me rogaba.
-Por favor, señor, métame la polla por el culo...por favor...¡Fólleme con su pene!
Coloqué la cabeza del miembro en la puertita, y lentamente fuí entrando en aquel conducto que ofrecía poca resistencia.De un golpe la metí por completo, y él gimió de placer.Empezó a balancearse apretándose contra mí para que la polla entrara por completo, y alejándose para sentir cómo salía.Con una mano se frotaba la verga, y con la otra llegaba a acariciarme las pelotas.Aceleró los movimientos y empezó a correrse gritando a todo pulmón y ganando en decibelios a mi mujercita, que por cierto había enmudecido.Le colé otro chorro de leche por el culo, y me pidió que no saliera de inmediato de su trasero


-Quiero sentirla todavía ahí atrás, dijo...
Le dí una generosísima propina cuando se marchó.Seguramente lo habían echado en falta, pero aseguró que se apañaría con alguna excusa.
Yo me metí en la ducha, cavilando.
Al fin y al cabo, mi matrimonio de conveniencia había sido coronado como es debido:con una movida noche de bodas .

silvia FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: