Inicio » Relatos de Gays » El Pelado de la Playa

El Pelado de la Playa

 Hoy les voy a contar algo que me sucedió hace pocos meses,
más precisamente el último domingo de Enero
Con David, mi compañero de depto., (ya hablaré de él en alguna
otra oportunidad), almorzamos y no sabíamos que hacer
Se le ocurrió tomar un micro y cruzamos hacia Paraná, allí
tomamos otro y terminamos en una de esas playas del Río Paraná,
esas playas familiares de río adentro
Bajamos del micro y nos encaminamos a la arena, allí plantamos
la sombrilla, bajo la mirada permanente de un chico de unos
26 años que estaba cerca
Me molestó bastante, que quería ese tipo que no dejaba de
mirarnos.
De cuerpo no estaba mal, se había cortado el pelo casi a rape,
tenía un pelo muy cortito color castaño, y la barba igual, de
dos o tres o sea que pelo y barba tendrían el mismo largo,
pero lo que más me llamó la atención fue una raya blanca en
la cabeza, ignoro si sería una cicatriz o la marca de una
operación?? Me desvestí, siempre bajo su mirada, y me tiré en
la arena, de espladas a él, con el temor de que quisiera
provocarnos alegando que nosotros lo mirábamos
Pero fue mejor, porque del otro lado había un tipo sentado en
una silla de playa mucho mejor!! Ahí estaba ese tipo, no my
atrayente, de unos 30 o 32 años, pelado, pero con la parte de
atráas de la cabeza y los lados afeitados, no sé para que se
afeitaba la cabeza totalmente?? No estaba solo, lo acompañaban
una mujer y una niña pequeña, que a ella le decía mamá, pero
a él no le decía papá.
En realidad no supe que relación los unía, porque el tipo no
era cariño con ninguna de las dos ni ellas con él.
Lo empecé a mirar, no se movía de las silla, era de un color
tostado grisáceo, no me agradó el color.
Se levantó y vi que tenía un pantalón corto de algodón y en un
lado decía Adidas, se fue al agua se metió por un buen rato.
La mayoría de lo muchachos que había en esa playa eran los
típicos argentinos ridículos que se ponen para ir a la playa
unos pantalones gruesos, hasta la rodilla o más largos, llenos
de bolsillos y todavía abajo calzoncillos de algodón.
Querido amigo yo quisiera saber que placer encuentran en estar
en una playa horas y horas empapados con esas telas que demoran
tanto en secarse.?? Dime si no es más cómodo ponerse una malla
como usan los brasileros o un short de nylon o de alguna tela
fina y cortos?? Me fui del tema.
David comentaba algo de los chicos que veía en la playa y yo
seguía mirando al pelado que salía del agua.
Se sentí en su silla, pero antes se estiró el short, como
despegándolo de un bulto chico se envolvió en una toalla y se
sentó de frente a mi. Yo seguí mirándolo y él se dio cuenta o
tal vez lo hizo así para mirarme.
Se sací la toalla, conversó un poco con sus acompañantes y medio
al descuido posó una mano en su bulto.
Emepzó a acariciarlo hasta que notó que se había crecido un poco.
David estaba en el agua y el otro ignoro que haría porque estaba
atrás mío.
El pelado me miraba, bajaba la vista a su bulto que seguía
masajeando con sus dedos, hasta que me hizo un gesto con la
mirada y la boca, indicando que lo siguiera/
Yo me estaba comenzando a excitar de solo ver como se pasaba la
mano tan disimuladamente por su bragueta. Me excitó aunque estaba
molido porque la noche anterior (sábado a la noche, como no
salímos con David, terminamos en su cama teniendo una doble
sección de sexo y estaba bastante agotado, pero esa novedad me
había despertado el sexo nuevamente/
Se levantó y se dirijió a una zona arbolada, yo lo seguí con la
mirada, en eso me sacó de mi concentración la voz de David que
me preguntaba que miraba tan obsesionado.
Le conté de esa extraña proposición en esa playa desconocida y
me dijo que si tenía ganas que no la desaprovechara.
El pelado se metió entre unos árboles, pero antes miró hacia
atrás como indicándome que era por allí.
Se perdió entre esos árboles, me levanté y me dirijí a ese lugar.
A los pocos pasos de entrar allí lo vi recostado en un arbol con
una mano dentro de su pantalón, moviéndola allí dentro con mucha
rapidez.
Choqué con una rama, él miró al sentir el ruido y cuando me
acerqué simplement bajó la parte delantera del short y me la
mostró como ofreciéndomela.
Sin palabras la miré, era una verga normal unos 18 o 19 cm, pero
bastante gruesa y pareja no era como esa pijas que la cabeza es
pequeña y se van agrandando hacia la base o como otras cabezonas
y después se achican. No, esta era pareja, la cabeza tenía el
mismo grosor que toda la otra parte, otra cosa que me llamó la
atención fue que al agarrarla y abrirle el agujero para meter mi
lengua, vi que tenía un borde parecido a unos labios, sí querido
amigo parecía una boca, un borde más oscuro rodeaba ese agujero
donde mi lengua se iba a introducir.
A indicación suya me agaché y comencé a mamársela, a veces me
guiaba empujando mi cabeza hacia atráas o adelante según le
apeteceira en ese momento.
-Al verte me imaginé que vos serías un experto chupapijas!.-fue
todo lo que me dijo.
Yo seguí entretenido disfrutando de ese caramelo tratando de
sacarle todo el jugo posible y deslicé una mano hacia abajo y
comencé a jugar con mi verga que estaba muy tensa Con la otra
mano traté de abrirme camino entre sus nalgas, pero me la
retiró y la puso sobre sus bolas por las cuales fue descendiendo
mi lengua hasta la unión de estas con el ano.
Ahí me detuvo y me dijo:
-Adelante haceme lo que quieras, pero atrás no.!
Recorrí con mi lengua el espacio entre sus dos huevos y seguí
buscando otra vez la cabeza de esa arma maciza hasta que sentí
que empezaba a latir.
El seguía con el short y lo bajó hasta las rodillas, se tiró en
la arena, intenté un 69 pero no quiso.
-Vení sentate arriba, quiero enterrártela toda hasta que me
salga la leche.
-Tenés un forro?- le pregunté.
Como no tenía ni yo tampoco, seguí chupando hasta que sentí sus
gemidos y saqué mi boca de allí.
Parecía un volcán en erupción, con una mano sostenía su pija
hacia arriba y con la otra me agarraba la mía.
Sus chorros de semen saltaron bastante alto y cayeron sobre sus
barriga y él al tratar de secarse lo corrió hacia abajo y todos
su pendejos quedaron mojados.
Seguía apretando mi pija hasta que finalmente se decidió a
chupármela.
Me puse arriba de él, con mis piernas aprisonando las suyas y me
fui acercando a su boca con la pija en la mano.
Al llegar a sus labios, los toqué con la cabeza, abrió la boca,
me pasó las manos por las nalgas y trató de meterme sus dedos,
como no entraban los apretó contra mi orifico y los dejó allí
mientras se ocupa de darme una buena chupada.
Sentí que me iba y se lo avisé, ni siquiera la sacó, me empujó
más sus dedos y me hizo caer hacia adelante. Quedé con las manos
apoyadas en la arena más atrás de su cabeza, mi pija fue empujada
hacia el fondo de su garganta, mis huevos apretados por una de
sus manos y la otra apretando mi culo. Ahí no aguanté más y
expulsé todo lo que pude de semen en las profundidades de su
garganta.
Descansamos un poco, se levantó el short y corrió hacia el agua
para lavarse el pegote que tenía y reaparecer cerca de donde
estaba la mujer y la niña.
Nunca supe quiénes eran, ya que solamente intercambiamos sexo y
unas pocas palabras. No era un tipo hablador?? O tal vez no tenía
nada que decirme solamente le interesó eso que hicimos entre los
árboles y nada más?? Cuando volví donde estaba David, noté que el
tipo que nos miraba tanto no estaba y supuse que estaría en el
agua.
David me preguntó como lo había pasado, le conté y le comenté lo
extraño que era el tipo que ni me habló.
El pelado salió del agua, hizo la misma ceremonia de secado y se
fue, al rato apareció con una botella de refresco de naranja y
le dieron a la chiquilina, mientras ellos tomaban mate.
El tipo que nos miraba, no aparecía, pero bajo su sombrilla
estaban dos mujeres un hombre y una niña.
Al rato apareció, pero como yo no miraba no supe de donde vino,
pero de algo estaba seguro de el agua no salió, porque yo miraba
en esa dirección y de allí no vino.
Mientras tanto al pelado no lo podía ver bien porque una silla
me lo impedía, ignoro si la puso a propósito o quedó al descuido
en esa posición, al rato dió vuuelta la silla y quedó de espaldas
a mí y siguií con su mate y galletas o empanadas o le que fuera
que la muchacha sacó de una caja.
David me dijo que se iba a bañar un poco antes de comer algo y
se fue al agua, casi seguido por los acompañantes del mirón que
decidieron irese a remojar un poco.
El sol me daba mucho y me cambié de lugar, quedé mirando al
mirón!! Al estar solo sacó una lapicera y anotó algo en un papel.
Se acercó a mi y sin decirme nada me lo dió y volvió a su lugar.
Intrigado, lo abrí y en el papel había escrito: "Vi lo que
hicieron entre los árboles Espero tu llamado.
Daniel" E incluía un número telefónico que me pareció que era
de Paraná.
David al volver, sacó nuestra merienda y refrescos y nos pusimos
a disfrutarla mientras le contaba lo que había hecho Daniel el
mirón, que se fue al agua encuanto llegaron sus amigos.
Nos fuimos a la parada, hicimos la fila y finalmente llegamos a
casa, cansados, llenos de arena y con la piel un poco roja y
ardiente.
Querido amigo, no pude aguantar más y esa misma noche como a las
10 y media llamé a ese número.
Me antendió unas señora, le pregunté por Daniel, me preguntó
quién lo llamaba, pensé él no sabe mi nombre, como va a saber que
soy yo.? Le dije mi nombre, pero por las dudas no le di ningún
detalle de el motivo de la llamada ni de como podí identificarme.
Finalmente atendió el dichoso Daniel, no se acordaba de ningún
Omar, le dije si era el el que había estado en esa playa.
Cuando comprobé que era él, le dije que era el que recibió su
papelito.
Me dijo que esperara, que se llevaba el fono para su cuarto y
hablaríamos más tranquilos.
Así fue como me enteré de por qué miraba tanto.
-Me gustaste desde que llegaste, y al ver que te ibas para atrás
de los árboles siguiendo al pelado te seguí y me oculté atrás de
un arbol, al ver lo que estaban haciendo me excité tanto que me
tuve que hacer una paja pensando que era yo que estaba
chupándotela a vos y no él pelado ese, cuando terminaron y se
fueron me quedé oculto terminándome la paja y me dije que tal
vez tendría suerte contigo.

No sabía como entrar en conversación contigo y al verte solo se
me ocurrió darte mi telefóno.
-Sí, a mi me molestó tu mirada tan fija en nosotros.
-Esa chica es mi novia...., la acepto por mi familia que es muy
estricta y me matarían si saben que me gustan los hombres. Me
gusta que me la metan hasta las bolas y que me pajeen mientras
me la meten y me la sacan...
Ahí lo interrumpí y le dije que yo no era Taxi boy..
Al final siguió hablando y me dijo que querí estar un rato
conmigo, de dónde era y donde podríamos encontrarnos.
Le dije que viviía en Santa Fé, Capital y para sacarmelo de
encima le dije que lo volvería a llamar.
Que te parece amigo, lo llamaré? No me apetece mucho, era
atractivo, pero otro más...
Basta por hoy, ya te conté lo último que me sucedió.
De David te lo debo, en otra oportunidad te hablaré de él.
Un abrazo
OMAR
Si quieren comentar algo mi dirección es: omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 42

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: