Inicio » Relatos de Gays » El Panzon que no se le levantaba

El Panzon que no se le levantaba

 Hay experiencias desagradables o poco placenteras,
gente que promete una cosa y en los hechos es la
antítesis de lo que ha dicho o prometido.
Hoy quiero relatar algo que me sucedió en las
vacaciones de verano en las cuales hay días
aburridos y uno no sabe que hacer.
Ese día me fui a un cyber y me puse a chatear
para pasar el rato y de paso "enganchar" algo
para satisfacer mis impulsos sexuales los cuales
se hallaban en alto grado de excitación a causa
de la temperatura, del ocio y vaya uno a saber
que otros factores determinaron que ese día
tuviese la necesidad de un encuentro cercano
de cualquier tipo.
Encontré un tipo que tenía de nick "SALVAJE",
empezamos a chatear y entre las cosas que me
escribió, me dijo que tenía 28 años que era casado,
que trabajaba en una constructora en el área de
Recursos humanos y que estudiaba Licenciatura de
Informática Administrativa, lo cual no le dejaba
mucho tiempo libre como para mantener una relación
paralela a su vida matrimonial.
Entre todas las cosas que me iba diciendo me podía
hacer una idea de como era su vida, el pobre casado
bisexual que sufría por no poder dar rienda suelta
a sus deseos sexuales con otro hombre.
Agregó que no era de Montevideo, pero no especificó
de que ciudad o pueblo del interior provenía luego
acotó que en los tres años que llevaba en Montevideo,
pocas habín sido sus "escapadas" con algun hombre.
Como yo insistí en saber que había pasado me dijo que
fueron dos en tres años y que deseaba comenzar el 2004
con una nueva experiencia que lo dejase satisfecho ya
que las anteriores no fueron de su agrado.
Me dijo que tenía la tarde libre porque trabajaba de
mañana y estaba solo en su casa porque su mujer
estaba de licencia y se había ido a ver a su familia.
Aburrido se había puesto a chatear para ver si
encontraba algo o para conversar con alguien que lo
alejara de su solitaria estancia en su hogar.
Indagué más sobre el lugar donde se encontraba y por
suerte vivía en el centro en un edificio de
Departamentos por la calle Paysandú a unas ocho
cuadras del cyber donde yo estaba
Nos pusimos de acuerdo para que fuese a su depto. y
debo confesar que acepté un poco temeroso de que fuese
alguna broma o de encontrarme con algun tipo raro
que quien sabe que le gustaría hacer.
Pero como no tenía nada que hacer y con sus
confesiones calientes aceleró la excitación que me
acosó durante gran parte del día y fui a su encuentro.
Como demoró en abrir pensé que era una broma y me
había dado la dirección de un depto vacío.
Insistí hasta que finalmente apareció en el umbral de
la puerta un tipo totalmente diferente a la
descripción que me había dado chateando.
Me abrió la puerta un tipo panzón, nada de 28 años,
parecía de 40 por la enorme cantidad de cabello que le
faltaba en su semi-calva cabeza, tenía los pocos
pelos que le quedaban totalmente mojados y su cuerpo
estaba cubierto por una toalla verde anudada bajo
la protuberancia que formaba su panza por eso pude
verla inmediatemante cuando abrió la puerta.
Me pidió disculpas por la demora en abrir, se estaba
duchando para recibirme bien "limpito" para tener una
buea sección de sexo conmigo.
A pesar de la decepción que me produjo su aspecto,
ya que esperaba encontrar lo que había descripto en
el chat, me excitó su sinceridad al decirme que hizo
eso para esperarme a mi, por lo que me dieron unas
ganas tremendas de abalanzarme sonbre él, quitarle
la toalla y prenderme de su verga como nos habíamos
dicho en el chat, pero me aguanté, ya que él era
el anfitrión, creo que él debía dar el primer paso
en agasajarme.
Me señaló un sillón y me dijo que lo esperase unos
minutos porque cuando dejamos de chatear se había ido
a bañar y había dejado la computadora encendida y el
messenger abierto. Se despidió de esas personas,
luego apagó la computadora y al volver me dijo:
-Listo, ya podemos pasar al dormitorio o antes querés
tomar un refresco, porque te veo agitado por el calor
o estás agitado por las ganas de chupármela?
Como en el chat hablamos claramente y sin tapujos,
me preguntó directamente sin ninguna clase de reparos,
como si hubiésemos sido intímos amigos de mucho tiempo.
Acepté el refresco, nos sentamos en el sillón mientras
yo miraba la toalla que se abría pero solamente me
dejaba ver parte de su pierna y de su cadera pero
nada de su "armamento".
A mi se me estaba parando con toda la calentura que
llevaba desde que nos dijimos tantas cosas excitantes
por el chat y por último tener su cuerpo tan cercano
al m¡o apenas cubierto por esa toalla.
Finalmente me dijo que fuésemos al dormitorio, cuando
yo iba a dejar el vaso sobre la mesa me dijo que lo
llevase conmigo por si necesitaba líquido para
reponer ya que gastaríamos mucha saliva!!!
No voy a perder tiempo describiendo la habitación que
vi, ya que no tenía nada de particular, era decente
pero modesta y allí me comencé a desnudar.
Mi pija estaba superparada, con los chateos calientes,
luego conocerlo a él y esa toalla que no me dejaba ver
el armamento que había ido a disfrutar, no necesité
de más afrodisíacos para que mi verga estuviese en
ese estado de total erección.
El me miraba pero no se sacaba la toalla, empecé un
show exhibicionista de acariciármela a lo largo y a
lo ancho hasta que comencé a correr el prepucio hacia
atrás y asomó la cabeza húmeda por el pre-cum.
Creo que ese fue el detonador que lo liberó porque al
verme hacer eso tiró la toalla y pude verle la verga.
La tenía caída y doblada hacia un lado, la empezó a
apretar, luego cerró la mano y la empezó a sobar un
poco hasta que se le puso morcillona, siguió con la
pija dentro de su mano y se acostó boca arriba.
-Vení, chupámela!
Gustoso acepté su invitación, ya que esperaba hacerlo
desde que intercambiamos los primeros mensajes.
Por más que lamí y chupé esa verga no crecía mucho.
después de un rato sin éxito, le dije que me la
chupase él, como seguía con la espalda sobre el
colchón me puse de rodillas sobre su pecho y se la
acerqué a la cara, abrió la boca para ir tragando
centímetro a centímetro, aunque hubiese querido
protestar de que era muy larga, no pudo hacerlo
porque lo fui cogiendo por la boca y se la metí
totalmente sin esperar su respuesta.
Allí de rodillas sobre él apoyé mis manos en la
pared y la fui metiendo y sacando de su boca con
bastante ritmo, hasta que aceleré el mete y saca
mientras el la recibía con una cara de placer
inmenzo, sentí que en cualquier momento iba a
producirse una explosión porque las contracciones de
mi pija eran cada vez más fuertes.
-Tenés condones?
El movió la cabeza en señal negativa y luego agregué:
-Que lástima!! porque tengo ganas de metértela,
con el apuro ni me acordé de pasar por algun lado
y comprar.
Sacó mi verga de su boca, por suerte!!! Porque ésta
había acelerado sus movimientos y con esa acción
se calmó lo suficiente como para no eyacular.
-Seguí chupándomela, ya que no tenemos condones,
por lo menos disfrutemos con nuestras lenguas y
gargantas.
Salí de arriba suyo y vi que su pija se había reducido
bastante, todo el trabajo que le había hecho resultó
en vano, porque estaba casi como al principio.
Aunque chupé un buen rato, no logró una erección, le
quedó gordita, pesada, tensa pero no dura.
Me cansé, mejor dicho me aburrí de chupar ese órgano
estúpido y me puse en posición de 69 acercándole mi
verga a su boca hasta que él la tomo con sus manos y
comenzó una cadena de lamidas, succiones y chupadas
las cuales me pusieron nuevamente a punto de la
eyaculación.
Con mis manos jugué con su verga lo suficiente, hasta
que no pude aguantar más y exploté en su boca con una
copiosa cantidad de leche concentrada que pugnaba por
salir desde hacía unas horas.
Escupió todo lo que había depositado en su boca
mientras mi mano iba, venía y apretaba su pija
semi-erecta hasta que vi salir una gran cantidad de
líquido transparente, que lo menos que parecía era
semen.
Miré como caía por su verga hasta que llegó a sus
pendejos, los mojó y se acomodó muy plácidamente
entre ellos mojdo su piel púbica.
Salí de arriba suyo y me acosté a su lado, tenía
razón, necesitaba del refresco!!
Extendí la mano, agarré el vaso y tomé un generoso
trago para saciar la sed y el mismo tiempo enjuagarme
la boca que la sentí pegajosa aunque su eyaculación
no se había producido dentro de ella.
Encendí un cigarrillo, sin pedirle permiso si no le
molestaba y quedé un buen raro mirando su cuerpo
inerte cubierto por la leche de ambos, la mía se
estaba licuando sobre su pecho y garganta y la suya
que no tuvo necesidad de licuarse porque había
salido líquida seguía entre sus pendejos.
Ninguno de los dos hizo comentario alguno, yo por mi
parte había gozado bastante al acabr dentro de su
boca, pero no lo suficiente y él ni idea tengo si
gozó algo.
Me gustaría saber si tiene esposa como me dijo en el
chat, si la tiene tendrá ese problema!!!??
Como hará para dejarla satisfecha?
O a lo mejor con ella no le pasa eso?
Me lavé un poco la verga porque al secarse los rastros
de semen, empezaron a producir ese olor característico,
él se baño mientras yo me lavaba, porque su cuerpo fue
el que más leche había recibido.
Me acompañó hasta la puerta y al despedirnos, le dije
que me comunicaría con él nuevamente, cosa que hasta
el día de hoy no he hecho.
Lástima que le suceda eso, porque podíamos haber pasado
un rato muy agradable, o tal vez le faltó el estímulo
necesario para que se le parase, porque a lo largo de
mi vida me han tocado tipos que eran nulos al recibir
agasajos en la verga, pero cuando recibían mi verga
dentro del culo, se les paraba y en que forma.
O tal vez fue como el escribano que conocí hace muchos
años, que necesitaba una lapicera en el orto para
lograr que se le parase.!!???
OMAR
Como siempre espero comentarios en omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: