Inicio » Relatos de Gays » A Serafin se lo rompieron en un Cine Porno

A Serafin se lo rompieron en un Cine Porno

 Mi amigo Serafín me contó lo que le sucedió un
día que andaba caliente y con muchas ganas de
tener una buena sesión de sexo que lo dejase
exhausto por un tiempo y que no tuviese esa
necesidad imperiosa de chuparse una buena verga,
pero el destino como siempre le jugó una de sus
jugarretas, deshaciendo su matrimonio y pagando
con su culo el precio de su gran deseo o
necesidad de vergas, que no pudo esperar a
conseguir alguna conocida.
Ese día, mejor dicho esa tarde dejó su trabajo
con la excusa de que no se sentía bien y salió de
su oficina rumbo a la terminal de Tres Cruces, una
vez allí se puso a caminar por las calles laterales
hasta que pasó por un Cine Porno, su deseo reprimido
desde hacía bastante tiempo lo tentó obligándolo a
entrar a ese lugar.
Realmente el sabía lo que había ido a buscar a ese
cine, pero su orgullo de macho casado no le
permitía admitir que quería VERGA, VERGA a más no
poder y sabía que allí las encontraría en gran
cantidad para satisfacer su deseo o sus ganas de
sentir en su boca el calor y el sabor de una pija
hirviente y para rematar todo eso quería sentir la
leche caliente deslizarse sobre su rostro y nariz
para finalmente ser lamida por su lengua voraz y
ansiosa del sabor del néctar que hacía bastante
tiempo que no tenía el placer de degustar.
Pasó oteando para todos lados para ver si pasaba
algún conocido y cuando se aseguró de que nadie
lo veía, entró al oscuro recinto, en el momento
que su vista se acostumbró a la semipenumbra
divisó la boletería, pagó su entrada pasando
inmediatamente a la sala, sentándose en la última
fila donde no había ninguna persona ubicada allí.
Se puso a mirar la película la cual lo excitó más
de lo que estaba, ya que en la pantalla se
proyectaban imáagenes de cuatro hombres en una
orgía de muy alto voltage, en la cual no faltaban
chupadas y dobles penetraciones anales a uno de
los protagonistas.
Serafín no pudo evitar que su verga deseosa se
pusiese dura al ver esas imágnes, comenzó a
acariciarla por encima de su pantalón sin atreverse
a bajar la cremallera para poder pajearse a gusto.
Todos su movimientos fueron observados por un señor
que había entrado atrás suyo y lo miraba semioculto
detrás del cortinado, pero fueron pocos segundos en
los que fue observado porque este señor se sentó a
su lado poniendo su mano sobre la suya y apretando
el bulto que se le había formado a Serafín.
Luego ese señor que era mas audaz que mi amigo o
más ducho en las costumbres de esos cines,
lentamente le bajó el zipper extrayendo su verga
completamente empapada de precum y sin preámbulos
o palabras como si aceptaba que se la chupase, lo
empezó a hacer, claro para que iba a preguntárselo
si estaba allí se suponía de que a buscar eso o
algo más había ido.
La chupó un buen rato en los cuales Serafín se
sintió en la gloria, mirando como dos pijas al
mismo tiempo le entraban en el culo al rubio de la
película él sentía el placer del conocido
cosquilleo en la punta de su verga, causado por
las ardientes libaciones de la lengua experta de
ese desconocido; ese gozo morboso iba acompañado
por el placer visual el cual le hacía imaginar
que era él el que tenía esas dos enormes vergas
alojadas en lo más profundo de su ano.
Cuando el cosquilleo aumentó anunciando la
eyaculación contenida por esos interminables
minutos de gozo, el tipo al darse cuenta de la
situación abandonó el largo caramelo que estaba
agasajando y le propuso de ir al reservado.
Le hizo esa invitación y luego desapareció en uno
de esos reservados, corrió la cortina mientras
Serafín guardó como pudo la pija superdura y
empapada por la saliva de ese hombre mezclada
con su precum, mientras lo hacía pensó:
"Vine para esto... mejor aprovechar... se nota
que el tipo es un habitué de este lugar, conoce
todos los rincones,... mejor me voy al reservado
así termina de chupármela y si me deja... se la
chuparé a él y luego me voy a casa satisfecho y
tranquilo de haber gozado..."
Una vez que Serafín pasó la cortina vió un lugar
muy oscuro, no divisó al tipo ni a ninguna otra
persona o cosa que pudiese haber en ese cubículo,
inmediatamente sintió unas manos que lo agarraban
del pantalón a la altura de las caderas y una
nariz se le incrustaba a la altura de la bragueta.
El tipo buscó el cinturón lo desprendió y a
continuación le bajó los pantalones, luego agarró
la verga de Serafín con sus manos y se la llevó
nuevamente a la boca para seguir con la mamada que
había comenzado en la sala.
El placer que estaba sintiendo Serafín era muy
elevado en decibeles, no sabía por que sentía
tanto placer si miles de veces le habían chupado
la pija tanto hombres como mujeres, pero al poco
tiempo de gozar tan intensamente descubrió que
era lo que estaba pasando.
Sintió que una pija enorme le golpeaba los huevos
por detrás, entonces se percató que en ese
reservado había otro hombre además del que se la
estaba chupaando.
Le vino como un ataque de pánico a pesar del
placer infinito que sentía, quiso huir pero las
manos fuertes del tipo que tenía atrás suyo se lo
impidieron, a los pocos segundos el tipo aumentó
los embestidas de su pene contra las bolas de
Serafín, éste podía sentir como ese enorme glande
se frotaba en su escroto justo en el medio, podíaa
sentir ese pene entre sus dos huevos a una velocidad
cada vez mayor la cual aumentaba sus golpes por la
fuerza y rapidez con que el tipo cada vez aceleraba
más sus movimientos.
El hobre que se la chupaba de rodillas comenzó a
sentir como esa verga pasaba entre las bolas de
Serafín y le pegaba en su cara, entonces se puso a
chupar las dos verga alternando una y otra.
Llegó un momento en que el tipo que estaba de pie
se excitó demasido y comenzó a ser violento con las
embestidas hasta que a Serafín le dolió el glande
porque su chupador no daba a basto chupando dos
vergas al mismo tiempo y en un cambio brusco de la
pija de uno a la del otro erró y se la mordió.
La mordida le dolió, pero el morbo lo llevó a gozar
más, por esa razón no trató de zafarse de ellos y
siguió siendo chupado y golpeado con esa verga por
un rato más.
La pija del tipo estaba totalmente empapada, no sólo
por la saliva del que chupaba sino por una enorme
cantidad de precum que se notaba que salía sin parar,
pero tanto líquido que saliese de ella no era normal
o natural, Serafín se dio cuenta que se había puesto
algun gel o lubricante porque esa verga empezó a
recorrer la raya de su culo empapándole las nalgas y
ese líquido pegajoso se deslizó por sus bolas y por
sus piernas a una velocidad muy lenta.
Serafín estaba caliente al máximo, era virgen anal,
porque siempre había actuado de activo aunque lo que
más placer le daba era hacer un 69 sintiendo un dedo
en su orifico anal o metiendo los suyos en el ano de
algun hombre antes de penetrarlo o si este no quería
que lo cogiese él se conformaba con chupar y ser
chupado.
En esa oscuridad no pudo ver los rostros ni los
penes de sus acompañantes pero pudo sentir que un
enorme pene estaba intentando meterse por su culo
virgen, iba a quejarse pero en ese momento su pija
empezó a descargar unos gandes chorros de leche en
la boca de su chupador, el placer que esto le provocó
le hizo contraer su esfínter anal atrapando allí la
punta del glande de su penetrador.
Una vez que su eyaculación finalizó el tipo le dijo
que se aflojase y cuando lo logroó metió todo el
glande arrancándole un grito de dolor que fue
apagado por la boca del chupador que ya estaba de pie
y le dio un beso con su propio semen para que sus
gritos no llegasen a la sala.
Serafín a pesar de estar entre los dos hombres perdió
el equilibrio y se inclinó hacia adelante cosa que
su cogedor no desaprovechó y le mandó media pija
para adentro de su recto.
El creyó desmayarse porque a pesar de la lubricación
su culo era apretado y no había sido dilatado ni
preparado para recibir ese órgano de gran tamaño,
en realidad para recibir ningún órgano del tamaño
que fuese.
Nunca había sentido dolor tan grande, las piernas
le temblaban y al msimo tiempo su verga se levantó
noevamente cosa que el chupador notó inmediatamente
porque ésta golpeaba sus pantalones, al sentir eso
duro que tocaba su bragueta se agachó para volver
a chuparla y tratar de extraer algo más del jugo
blanquecino que minutos antes había fluído de su
interior y había sido expulsado por allí.
Su verga se bajó porque el dolor aumentó al tope
cuando esa verga enorme se instaló totalmente en su
interior desgarrándole las entrañas, Serafín ya no
sentía placer ninguno.
El chupador al ver que no tenía más nada para chupar
por el tamaño reducido en que había quedado la
verga de Serafín comenzó a hacerse una paja para
luego verter su semen sobre las nalgas del cogedor.
El cogedor al notar que no había nadie delante de
Serafín lo dio vuelta y lo puso contra la pared con
las palmas de las manos apoyadas en la áspera pared
mal revocada y a pesar del dolor y de los quejidos
que profería Serafíin, comenzó un mete y saca a
toda velocidad haciéndolo gemir por el dolor que
le provocaba cada vez que aumentaban sus embestidas.
No recuerda cuanto tiempo duró esa tortura, a lo
mejor le pareció más de lo real por el dolor tan
intenso que sentía en sus entrañas, le pareció
interminable mientras su súplicas de que no se la
metiese más fueron en vano ya que su cogedor hizo
oídos sordos a su estado físico, solamente le
importaba gozar él aunqe Serfín estuviese
destrozado por dentro.
Súubitamente detuvo las embestidas quedando su
pija totalmente incrustada en el recto de Serafín y
en ese momento comenzó con otra clase de movimientos
más suaves pero dolorosos por el estado sensible en
que había quedado su intestino.
-Nunca sospeché que tuvieses un culo tan apretado!!!
Serafín no pudo contestar a ese comentario de su
cogedor a lo que este agregó:
-Eras virgen? Putito...
Y le comentó al otro :
-Primera vez que me topo con un tipo virgen en
estos cines...
Los ojos de Serafín estaban llenos de lágrimas,
de su culo salía algún líquido que mojaba sus
piernas pero como no lo veía sospechó que sería
el gel o lubricante que el tipo había usado o el
semen porque el tipo había eyaculado mientras
comentaba esas cosas sobre su virginidad.
Nunca había imaginado que pudiese sentir en las
paredes de su intestino el recorrido de una verga
y menos sentir cuando esta se hinchó al máximo
antes de verter su descarga láctea y jamás se le
hubiese ocurrido que la leche al salir de una
verga pegase tan fuerte en la delicada piel de su
intestino de la manera que esta le había golpeado
haciéndole sentir como si fuesen balazos los que
le habían disparado en su recto; a pesar del
intenso dolor la sensibilidad de sus tejidos no
pudo aplacar todas esas sensaciones que recibió
su cerebro a través de las terminales nerviosas
de sus recto.
Había disfrutado de la mamada que anteriormente
le había hecho el otro hombre pero esa penetración
no le había hecho gozar en lo más mínimo, aunque
varias veces su recto quedó totalmente vacío porque
el tipo la sacaba por completo para volver a
meterla inmediatamente ni en esos momentos de
alivio pudo sentir placer.
Cuando esa verga comenzó a expulsar su leche, el
tipo lo tenía en el aire ya que había logrado que
despegase los pies del suelo y la descarga se
produjo cuando estaba luchando por mantenerlo
con los pies separados del piso.
Una vez que el tipo sació su deseo y la descarga
fue total, desapareció por la cortina rumbo a la
sala o rumbo al algun baño que seguramente había
por allí.
El otro aprovechó que lo tenía en alto y apoyando
su verga en sus nalgas le expulsí sobre ellas toda
su leche, desapareciendo antes de que el tipo sacase
su verga del ano dolorido y lastimado de mi amgio
Seafín.
Una vez que sintió el alivio de tener su ano
nuevamente vacío annque totalmente dilatado se
subió los pantalones y se dirigió hacia la sala
para buscar la salida y allí alguien que estaba
en la oscuridad le gritó:
-Un toro te rompió el culo!!! Ese es tu merecido
por venir a buscar vergas aquí,. Sí querés más pija
vení otro día... hoy me dejaste muy cansado....
Abandonó el reservado rengueando por el dolor y
apenas oyó ese comentario y esa propuesta porque
estaba muy agitado a la vez que dolorido.
Serafín cruzó una puerta pensando que era la
salida y cuando la pasó se encontró en el baño,
aprovechó que ahí no había nadie y se bajó los
pantalones tocándose el ano dolorido tratando de
saber que le pasaba que le dolía y ardía tanto,
al retirar la mano la sintió mojada imaginando que
era el lubricante o el semen de su cogedor que
salía de alli, pero al mirarse la mano la vio roja,
miró sus calzoncillos y estos estaban en las mismas
condiciones.
Sus calzoncillos estaban hechos una inmundicia,
sangre, semen, lubricante y hasta residuos de
excrementos tenía alojandos en esa prenda íntima.
Se limpió como pudo con unos papeles que había por
allí y se fue inmediatamente a su casa donde trató
de ponerse una pomada para las heridas.
Su esposa preocupada porque él había llegado antes
de la hora en que habitualmente acostumbraba a llegar
lo siguió al baño y al ver el estado en que estaban
sus calzoncillos trató en vano de averiguar lo que
le había sucedido.
Con repuestas a medias y evasivas Serafín trató de
calmarla pero de su culo manaba un hilillo de
sangre que se escurría traviesamente por sus
piernas velludas, mojándole los pies y por ende
manchando las baldosas del baño.
Su esposa se asustó mucho y se puso furiosa porque
su marido jamás había sufrido del culo ni de los
intestinos.
Ella cada vez más asustada pensando que a su marido
se le había despertado alguna enfermedad maligna o
alguna úlcera que ignorase que él la tuviese se le
había perforado o alguna enfermedad desconocida lo
aquejaba, lo convenció de ir al al médico.
En la emergencia de su mutualista le cauterizaron
una venita que fue la causante de esa hemorragia
que el tipo ese tan bruto y pijudo le había
reventado al cogerlo tan violentamente.
La mujer oyó las risas burlonas y los comentarios
de las enfermeras enterándose de esa forma que a su
marido se lo habían roto en un Cine Porno y por esa
causa lo abandonó.
En esa época Serafín tenía 38 años, han pasado
cuatro años de ese infausto acontecimiento, aunque
ha seguido frecuentando Cines Porno y otros lugares
de "levante" nunca más permitió que le tocasen su
dañado culo por temor al dolor y a otro desgarrón
como el que le prvocó ese tipo.
Después de esa calentura momentánea recapcacitó y
se hizo toda clase de analisis porque el tipo que
se lo había roto no había usado preservativo, pero
por suerte para él todos esos estudios dieron
negativo porque el tipo no tenía ninguna enfermedad
que le podía haber transmitido a través de las
heridas provocadas en su intestino.
Hace unos meses que nos conocimos, él me contó esa
historia de su primera y única experiencia en
penetraciín anal, que a pesar del dolor que sintió
en ese momento, cada vez que la relata o la
rememora se excita tanto que termnina masturbándose
a toda velocidad en el sitio donde se encuentre.
En nuestro primer encuentro me hizo una deliciosa
mamada y cuando traté de penetrarlo me contó lo que
le había sucedido y a pesar de mis palabras
tranquilizadoras no quiso saber nada del tema.
En otro encuentro logré penetrarlo pero esa
historia la narrraré en otra oportunidad.
OMAR
Como siempre espero comentrios y consultas en:
omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: