Inicio » Relatos de Amigos » Pasamos de Amigas a Amantes

Pasamos de Amigas a Amantes

Las dos son contadoras y, a su vez, profesoras en el mismo colegio. Se hicieron muy amigas ya que tienen muchas cosas en común. Coinciden prácticamente en todo, tanto laboralmente como en sus vidas privadas. Tienen gustos similares para vestirse y concurren a la misma boutique (aunque cuidan al máximo el detalle de no elegir la misma prenda). Tratan de ir a los mismos lugares de vacaciones, tienen hijos adolescentes de casi las mismas edades y problemas y son las que prevalecen sobre las otras amigas al momento de elegir las películas u obras de teatro que van a ver.
Son tan compinches que despiertan la envidia de sus compañeras de escuela, que no puedan concebir que nunca tengan un desencuentro y sean tan amigas.
Un día, accidentalmente, esa amistad se convirtió en algo más, lo que cambiaría sus vidas. Mary le regaló a su amiga Nora una bonita blusa cuando ésta fue a su casa para coordinar una tarea. Inmediatamente se la quiso probar y, como iba abotonada atrás, requirió la ayuda de su amiga. Cuando sintió las manos suaves de ella sobre su piel mientras ésta colocaba los botones en cada ojal un escalofrío le recorrió la espalda.
No se explica cómo, se despertó en ese momento una atracción sexual muy especial hacia su querida amiga. Deseó inesperadamente que las manos de ella le recorrieran todo su cuerpo. Algo que no le había ocurrido nunca con ninguna mujer y menos con Mary no obstante la amistad tal especial que las unía. Giró, la miró dulcemente a los ojos y casi sin pensarlo posó sus labios en los de su amiga, quién se sorprendió pero aceptó el beso que le daba Nora en la boca. Casi sin quererlo se empezaron a tocar y comenzaron a quitarse lenta sus blusas y corpiños. Al observar los pechos de Nora, que ya tenía los pezones erectos Mary se los acarició y besó.
Sin decirse palabra alguna caminaron abrazadas hacia el cuarto de dormir de la dueña de casa para estar más tranquilas y fuera del alcance de miradas indiscretas, se desnudaron totalmente y ya sobre la cama se acariciaron por todo el cuerpo terminando cada una con su cabeza hundida en la entrepierna de la otra en un 69 interminable.
Cuando nadie lo hacía prever y fuera del horario normal de llegada, apareció el marido de Mary, quien se sorprendió en un primer momento al ver a su mujer acariciándose con otra pero, lejos de pensar en retirarse se sumó a la fiesta sin perturbarse. Las saludó con un beso en la boca a cada una y, ante la sugerencia de su esposa de que se uniera a ellas se sacó rápidamente su ropa dejando al descubierto un buen físico trabajado en el gimnasio y un enorme miembro al que Nora no podía sacarle los ojos de encima. Por más que estaba teniendo esta experiencia con su mejor amiga no habían dejado de gustarle los hombres.
Percatado de la situación el Raúl acercó su miembro erguido a la boca de Nora, quien miró a su amiga como dudando y ante un gesto afirmativo de ésta se lo puso a chupar golosamente. Mientras ello ocurría Mary se dedicaba a acariciarle los testículos y lo masturbaba aceleradamente como si quisiera que acabara dentro de la boca de su amiga.
Tal fue el movimiento y los lenguetazos y chupadas que recibía la verga que el hombre no se pudo contener y derramó su leche dentro de la boca de Nora, quien sin amilanarse primero la sacó cuando fue sorprendida por el chorro y luego se la volvió a meter para succionarla hasta que saliera la última gotita de esperma.
Las mujeres continuaron luego besándose y acariciándose mientras el hombre se recuperaba en silencio. Al rato nomás Mary comenzó a chupársela y la pija a agrandársele rápidamente. Era todo un semental. Luego lo recostó sobre el sofá y se lo montó cabalgando frenéticamente mientras Nora los besaba y acariciaba.
A esta altura a Mary no le importaba compartir al marido, es más, la excitaba, así que dejó la posición en que se encontraba para que esa fenomenal verga se introdujera en la vagina de su amiga. Entonces Raúl, ni lerdo ni perezoso, optó por metérsela un rato a cada una y cuando se dio cuenta que estaba por acabar la dejó dentro de su mujer.
Después se ducharon, tomaron un par de copas y quedaron en encontrarse otro día.
Cuando ello ocurrió jugaron las dos mujeres primero y luego se acopló el varón. Lo hicieron muchas veces hasta que un día pensaron que sería interesante incorporar un segundo hombre al juego. Nora les confesó que ella siempre había tenido la fantasía de ser penetrada por dos hombres al mismo tiempo por lo que le parecía excelente la propuesta. A su amiga le entusiasmó la idea, ya que pensó que conocería y jugaría con otro hombre además de su marido, al que ya le sabía todas las mañas.
Lo que sucedió después lo sabrán en otra oportunidad.


Piru FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: