Inicio » Relatos de Gays » Un Profesor Hetero

Un Profesor Hetero


Una de esas tardes vacías en las que uno no tiene
nada que hacer o no tiene ganas de hacer nada,
pasé por un cyber y al verlo semi-vacío entré
para revisar los E-mails y para que voy a mentir,
de paso pensaba chatear un poco para ver si
encontraba algo con lo que distraer mi mente de
los problemas cotidianos.
Encontré varios mails de los lectores y de varios
amigos, muy pero muy eróticos y con fotos
espectaculares de tríos, dobles penetraciones y de
tipos con unas vergas divinas acompañadas de unas
bolas igualmente enormes y redonditas, todo eso
produjo en mi organismo una acelerada excitación
por el deseo irrealizable de ver eso y no poder
tenerlo al alcance de las manos, de la boca y
por que no también del culo para gozar tan
intensamente con las personas de las fotos como
lo estaba disfrutando al verlas en la pantalla.
Cerré el correo, me fui al baño de ese cyber con
la intención de hacerme una gran paja la cual
pudiese aplacar la sed de sexo que esas imágenes
habían despertado en mi cerebro.
Pasé la cortina de juncos que había en el fondo de
ese local y rápidamente me metí en el baño porque
me iba a ir en seco y no quería pasar vergüenza!
No iba a quedar bien visto que saliese a la calle
un tipo cuarentón que aparentaba ser muy serio,
muy bien vestido con una gran mancha en su
pantalón chorreado por leche de hombre...
Entré al baño, por suerte no había nadie y
recordando las imágenes que había visto unos
minutos antes, aceleré unos grandes movimientos de
mi mano sobre el glande de mi verga corriendo el
prepucio a toda velocidad y gimiendo lo más suave
posible para no despertar sospechas y descargué
unos tres largos chorros del néctar elaborado por
mis bolas el cual fue a pegar contra la pared con
tanta fuerza que al rebotar allí con esa velocidad
tan grande casi volvió al lugar del cual había
salido.
La calentura no se fue, una paja apacigua pero no
calma y más en personas que estan acostumbradas a
sexo fuerte en cantidad y calidad.
Después de esa aparente calma que me había dado la
descarga de mis fluídos, me fui a dar unas clases
y me encontré con Alvaro, un profesor casado,
hetero de unos 38 años que me dijo que estaba solo
porque su mujer había viajado al exterior, luego
de charlar un rato me invitó a cenar en un
restaurante para que la noche no se le hiciese
tan larga y tediosa.
Es un buen amigo, a pesar de que me atraía, nunca
le comenté nada porque dada su condición de hetero
no quise hacer nada que perjudicase nuestra amistad
y camaradería laboral.
Fuímos a un restaurante cerca de donde estábamos
trabajando y el plan era solo ese, cenar y
hacerle un poco de compañía porque extrañaba
mucho a su mujer.
Cenamos abundantemente pero bien tranquilos, entre
bocados y tragos conversamos de todo un poco y
cuando nos íbamos él me invitó a tomar un café en
su casa.
Mi coche estaba en un estacionamiento cercano donde
fuímos a recogerlo para luego poner rumbo al barrio
donde vive, llegando en pocos minutos, preparó el
café prometido y seguímos charlando de lo solo que
se sentía, que era la primera vez que él y su
esposa se separaban por tantos días...
Ese día habían asaltado a un taxista y lo habían
matado por eso hubo un paro sorpresivo de transporte
y las clases nocturnas se habían suspendo, serían
más de las diez de la noche cuando estábamos
charlando con un café como acompañamiento o excusa
para no quedarse solo.
Todo sucedía normalmente, los dos sentados en el
living conversando y bebiendo el café hasta que en
un determinado momento Alvaro se puso de pie y se
encaminó a su dormitorio diciéndome que lo esperase
que enseguida volvía.
La demora era notoria y ya me estaba impacientando
pero qué motivos tenía yo para sospechar que iba
a suceder algo anormal?
Al poco tiempo oí su llamado y el sorprendido fui
yo cuando me gritó desde el dormitorio diciendo que
necesitaba mi ayuda, me dirijí hacia allá para ver
para qué me necesitaba y cuando entré al dormitorio
él estaba totalmente desnudo tratando de abrir una
puerta del placard.
-Por qué estás desnudo?!
Sin mirarme me dijo que quería ponerse cómodo pero
que se le trancó la puerta del placard y no podía
sacar la ropa que quería ponerse... No estaba
excitado, o sea que su verga estaba totalmente
flácida colgando hacia abajo tapándole los huevos
que me parecieron pequeños pero bien rellenitos;
verlo así con lo que lo había deseado en todo ese
tiempo en que nos tratamos me excitó tanto que se
me paró en un instante a la vez que mi mente
pensaba:
"QUE HERMOSO QUE ES!!" "QUE BUENO QUE ESTA!!!
"Qué ganas de tocarle LA VERGA , de chupársela!
y con la calentura que tenía y toda la pornografía
que había visto esa tarde en el cyber!
Pero mi amigo resultó más audaz de lo que pensé
porque me dijo que ya que la calefacción estaba
alta por qué no me ponía cómodo así tomábamos otro
café. ???
Nunca me habían invitado a tomar un café en bolas
y menos un tipo que decía ser hetero total sin
ningun desliz homo o bi aunque sea para probar o
para saber de que se trataba.
Yo no sabía qué hacer ... tenía la pija totalmente
dura abultando de una manera escandalosa en ese
lugar de mi pantalón donde estaba oculta y donde
momentos antes reposaba tranquilamente.
Traté de controlarme, empecé a temblar por dentro,
no sabía qué era lo que quería realmente y tenía
miedo de interpretar mal su invitación. Con los
nervios producidos por ese tenso momento que
estaba viviendo se me bajó la pija, él salió a
buscar los cafés mientras me desnudaba.
Volvió con dos cafés que tomamos tirados en su
cama y mientras los bebíamos me dijo:
-Ya sabés que mi mujer no está y quiero aprovechar
para estar más en intimidad con vos ...
Me soprendieron mucho sus palabras, pensé que
querrá hacer aunque me daba cuenta de lo que
pretendía él, no podía creer que pretendiese hacer
lo mismo que yo quería hacer desde que lo conocí!
Sin esperar una respuesta o una pregunta
aclaratoria a sus palabras me agarró de la cintura,
se tiró encima mío y me dio un chupón que casi me
arranca la lengua.
Al instante se me paró y que maravillosamente dura
y parada se le estaba poniendo a él su verga! Con
cada apretón que le daba a mi cuerpo, la verga
flácida que había visto cuando entré a su habitación
se había convertido en una temible herramienta de
unos 21 cm para dar dolor y placer al mismo tiempo
a quien fuese el feliz mortal que la tuviese a su
disposición.
Y ese día, a esa hora y en ese lugar no había otro
mortal más que yo para disfrutar de y con esa verga
enorme, gruesa, bien estilizada, rosadita, tierna.
palpitante, con una gruesa cabeza chorreante y
jugosa por el precum que empezaba a manar por su
orificio uretral.
Lo que vi me fascinó, su pija era hermosa!!
Medía unos 21 cms y era bastante gruesota como
dije antes. Me encantó porque al pararse la
cabeza no se le salía del forrito, es decir que
tiene muy largo el prepucio lo cual me excitaba
bastante.
La piel de la verga también era muy rosadita y se
le marcaban unas venas azules muy pronunciadas que
resaltaban abundantemenete con una cabezota de
grosor bastante considerable acorde con el tronco
y el largo, diría yo que es una pija casi perfecta.
Me puse a chuparla porque el llevó mi cabeza hasta
allí indicándome con ese gesto que deseaba una
mamada. Estaba tan deliciosa! Con ese aroma y
sabor a verga limpia pero qeu hace horas que no
recibe nada de limpieza la cual te dan ganas de
chupar y chupar hasta que las mandíbulas digan
BASTAAAA!!
A pesar de tener su buen largo me la tragué toda
hasta sentir la cabeza de su verga en mi garganta.
Después me quedó la sensación esa. Como no estaba
recién bañado, si bien es muy limpio, pero entre
una cosa y la otra los olores del baño se esfuman,
pero me encantó porque en sus bolas y verga tenía
mucho olor a pija, fuerte pero agradable, por
suerte no tenía sabor a esos jabones que te
arruinan una buena mamada.
En un descanso porque mi garganta no daba más de
tantos golpes que recibía con cada empujón que le
daba con su verga contra ella, la sacó de mi boca
y comenzó a golpearme la cara con ella, mientras
su precum mezclado con mi saliva me iba cayendo
sobre la nariz y las mejillas mis manos movían
mi pija a toda velocidad gozando con cada golpe
que él daba sobre mi nariz.
Jamás hubiese creído que con Alvaro hiciésemos un
69 de aquellos de antología, sin mediar palabra
se fue dando vuelta hasta que mi pija estuvo al
alcance de su boca y comenzó a mamármela de una
manera torpe y temerosa hasta que yo comencé a
mamársela nuevamente y al sentir que el placer
lo invadía aceleró sus chupadas dándome placer a
mi también.
Luego de mamarnos por largo rato, nuestras pijas
se agitaron como señal de que no podían soportar
tanta excitación por esa causa interrumpimos el 69
para no terminar con nuestras bocas llenas de semen.
En ese impasse Alvaro me confesó que era la primera
vez que chupaba una verga, cosa que ya me había
dado cuenta por su temerosidad y torpesa al
comenzar el 69, no estaba arrepentido ni nada por
el estilo, me dio la vuelta y se puso a lamerme el
ano con toda dedicación y maestría notándose que
no era ajeno a esa clase de lamidas cosa que me
confesó al preguntarle:
-Dónde aprendiste a chupar un culo de esta manera?
-Estéé.... con mi mujer!! Me aficioné a ello un día
que jugando lo comencé a hacer y como nos excitó
muchísimo a los dos lo practicamos muchas veces
antes de penetrarla, pero .. hasta ahora el de
ella había sido el único ano que mi lengua había
tenido el placer de distender...
Al sentir como mi esfínter se relajaba dándole paso
a sus dedos y luego sin preguntarme si quería una
penetración ni ponerse un condón se subió arriba
mío, me lo escupió y me la metió de un solo empujón.
Sentí los tremendos empujones de ida y vuelta de
su verga en el interior de mi recto de una manera
fabulosa y deliciosa, no me dolía en absoluto, a
pesar del largo y grosor de su verga, ya que me
había dilatado tanto el esfínter con su saliva
usada como lubricante junto con el precum que le
salía en abundancia esos dos líquidos juntos me
lo lubricaron de una forma muy apta para recibir
ese "aparato".
Me excitó tanto con ese jugueteo previo que me la
hubiese tragado hasta en seco, pero con un mete
y saca rítmico y moviendo su verga en círculos
fue metiéndola hasta que logró vencer la poca
resitencia que mi intestino aún ponía a ese
visitante y allí si me dio con todo!!!!
Fue fantástico!!!. Porque la cama entre hombres
cuando hay feeling, se va dando y las posiciones
las íbamos logrando como que fuésemos una pareja
de toda la vida. Cuando me puso la puntita de la
cabeza en la puerta del agujero ... me estremecí
todo. Creo que ahí se terminó de abrir del todo.
Fue tan delicado al penetrarme y lo gocé tanto
que fue impresionante!!
Nunca me había imaginado algo así!! Alvaro la
metía y la sacaba como todo un maestro haciendo
que de mi garganta fluyesen monosílabos por el
placer que me estaba dando al estimular mi
próstata desde dentro de mi organismo.
COMO COGIA EL CONDENADO!!
Sentí muy claramente cuando se le hinchaba la
verga a más no poder, dentro de mi recto movía
su pija pero muy bien y cuando empezó a largar
los chorros de leche a través de las sensibles
paredes de mis intestinos podía sentir como la
pija de Alvaro pulsaba y cómo se hinchaba con
cada movimiento producido por la eyaculación.
Creo que tenía un tambo ahí adentro, porque
literalmente me llenó el culo de leche y no una
sino dos veces sin sacármela totalmente.
Ahora mismo cuando estoy recordándolo para tratar
de escribirlo tengo la pija durísima!!
Este cristiano tenía tanta leche que por un
momento creí que algo andaba mal porque las
contracciones de su verga no cesaban y luego de
que descansó un poco, con la verga enterrada aún
dentro de mi volvió a la carga y hasta que no
tuvo su segunda eyaculación no dejó de metérmela
y sacármela a toda velocidad.
Le pregunté si siempre tenía esas eyacualaciones
tan interminables con esos jadeos, ayes y demás
gemidos que producimos en esos momentos en que
se produce el orgasmo.
-No, Omar!! Verás, hace como una semana que no
cojo, mi mujer estaba muy ocupada preparando el
viaje y no quería... me aguanté todo ese tiempo.
No me animaba a hacerte conocer mi deseo, por
temor a que te enojaras conmigo, pero ya lo
hicímos y realmente estoy agotado....
Fumamos unos cigarrilos hasta que me la chupó
de una manera mucho mejor que el primer 69 que
habíamos hecho, aprendió rápido la lección o
realmente había quedado tan satisfecho con sus
dos polvos que quiso retribuirme y darme la
oportunidad de que yo también eyaculase porque
me aguanté sus dos polvos gozando, gimiendo pero
sin expulsar mi leche.
Me eché mi abundante polvo dentro de su boca,
pero una vez que mi verga finalizó de largar su
leche, Alvaro escupió todo en un cenicero que
tenía en su mesita de noche.
Inmediatamente nos fuímos a bañar, me enjabonó
la espalda llegando hasta mis nalgas para luego
masajearme el culo con sus dedos impregnados
de jabón, entonces me dijo:
-Que lástima que no tengo más leche por hoy,
tenés una cola muy linda y me hizo gozar más que
el culo de mi mujer...
Una ves que terminamos me hizo vestir a toda
prisa, le vino la "urgencia" diciendo que
esperaba un llamado de su mujer.
Pensé que sería esa táctica de los casados
arrepentidos que después de hacerlo se sienten
culpables y quieren que las pruebas del delito
desaparezcan rápidamente?
Su mujer no llamó mientras yo estuve allí, pero
Alvaro me dijo al otro día que había hablado con
ella ni bien había salido yo.
Cuando llegué a mi casa me fui a dormir pero lo
menos que hice fue eso porque no podía creer lo
que había sucedido, con ese macho que deseaba
tanto las cosas se habían dado sin provocar yo
el encuentro ni la situación previa para ser
cogido y chupado en la cama que compartía con
su mujer.
No podía dormir pensando en todo lo sucedido,
mi verga estaba muy dura comencé a acaraiciarla
para luego verter mi leche sobre mi estómago
imaginando que seguía de farra con Alvaro pude
lograr un fuerte orgasmo manual.
Al otro día cuando lo encontré me llevó a un
rincón y me dijo:
-Omar, anoche la pasé genial! Dormí plácidamente
y cuando me desperté me dije: que lástima que
perdí tantos años sin probar el culo y la verga
de Omar!!
Con la excusa de que no quería estar solo en su
casa me invitó a "dormir" allí esa noche y todas
las noches que su mujer estuvo de viaje,
Había sido su primera vez con un hombre en sus 38
años de vida, no se arrepintió ni yo tampoco de
pasar esa barrera tabú y disfrutar del sexo conmigo.
Cuando volvió su mujer terminaron nuestros encuentros
furtivos, pero no sé si fue en broma o en serio que
me propuso ir a un hotel y que un fin de semana nos
fuésemos a algun lado los dos solos.
Sería fantástico tener para mi solito esa verga tan
grande, pero nunca se decidió a abandonar a su
esposa por un fin de semana.
Se ve que no le alcanzaron todos esos días que
compartímos su cama matrimonial porque me hizo
esa propuesta sin que yo le insinuara nada.
OMAR
Como siempre espero comentarios y fotos en:
omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 43

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: