Inicio » Relatos de Gays » El Miron

El Miron

Querido amigo:
Como estás?
Como te conté en mi carta anterior, no pude aguantar más y
esa misma noche como a las 10 y media llamé a ese número.
Me antendió unas señora, le pregunté por Daniel, me preguntó
quién lo llamaba, pensé él no sabe mi nombre, como va a saber
que soy yo.?
Le dije mi nombre, pero por las dudas no le di ningún detalle
de el motivo de la llamada ni de como podí identificarme.
Finalmente atendió el dichoso Daniel, no se acordaba de ningún
Omar, le dije si era el el que había estado en esa playa.
Cuando comprobé que era él, le dije que era el que recibió su
papelito.
Me dijo que esperara, que se llevaba el fono para su cuarto y
hablaríamos más tranquilos.
Así fue como me enteré de por qué miraba tanto.
-Me gustaste desde que llegaste, y al ver que te ibas para
atrás de los árboles siguiendo al pelado te seguí y me oculté
atrás de un arbol, al ver lo que estaban haciendo me excité
tanto que me tuve que hacer una paja pensando que era yo que
estaba chupándotela a vos y no él pelado, cuando terminaron y
se fueron me quedé oculto terminándome la paja y me dije que
tal vez tendría suerte contigo.
No sabía como entrar en conversación contigo y al verte solo
se me ocurrió darte mi telefóno.
-Sí, a mi me molestó tu mirada tan fija en nosotros.
-Esa chica es mi novia...., la acepto por mi familia que es
muy estricta y me matarían si saben que me gustan los hombres.
Me gusta que me la metan hasta las bolas y que me pajeen
mientras me la meten y me la sacan....
Ahí lo interrumpí y le dije que yo no era Taxi boy...
Al final siguió hablando y me dijo que querí estar un rato
conmigo, de dónde era y donde podríamos encontrarnos.
Le dije que viviía en Santa Fé, Capital y para sacarmelo de
encima le dije que lo volvería a llamar.
Que te parece amigo, lo llamaré? No me apetece mucho, era
atractivo, pero otro más....
Te repetí algo de mi carta anterior por si te olvidaste de
que se trataba.
No muy convencido de sus intenciones lo llamé nuevamente,
recuerdo que fu el jueves último.
Lo llamé bien tarde, par apoder encontrarlo, no sabía sus
costumbres, si salía todos los días con la "novia" o que...
Por suerte atendió él. Se puso muy contento al saber que era
yo quien lo llamaba. Pensó que no lo iba a llamar más.
Me dijo que el sábado de tarde vendría por Santa y nos veríamos.
Le conté a David y le dije que le parecía hacernos una fiestita
a costas del Daniel ese.
David aceptó y el sáabado después de comer nos preparamos para
nuestra visita.
A eso de las 3 de la tarde sonó el timbre y ea él. Lo presenté
con David, Daniel me hizo una seña, me llevó a un rincón y
bajito me dijo que el creía que estaríamos los dos solos.
Le expliqué que con David la pasaríamos mejor a lo cual se negó.
David se fue a visitar a sus padres y nos quedamos solos.
Como seguía haciendo calor, me pidió cerveza, traje dos latas
y enseguida se sacó la remera aduciendo que no aguantaba más
el calor.
Yo estaba vestido unicamente de short y remera, así que lo
imité y como al descuido me bajé un poco el short dejando
libres algunos de mis vellos púbicos que se asomaron por arriba.
El me contó que tenía 26 años, estudiaba ingeniería, que le
faltaba un año para recibirse como ahora estaba de vacaciones
fue a esa playa cerca de la casa de sus padres.
Llevaba como 10 años de noviazgo con esa chica, los padres de
ella eran muy ricos, hacían el amor, pero a él nunca lo dejaba
satisfecho como lo dejaban los hombres.
Había cogido con muchos compañeros de estudios en Buenos Aires
pero allí no se animaba a entablar una relación por temor de
que su familia se enterase.
Yo le gusté desde que me vio, pero no sabía como entablar
amistad por el miedo a equivocarse, cuando me vio ir hacia los
árboles pensó que iría a orinar y me siguió con la intención
de espiarme y si se daba la oportunidad hablarme.
Ya te conté que se excitó mucho con lo qu evio y terminó
pajeándose de lo lindo.
Cuando vio eso, pensó que yo tenía esos gustos y no lo iba a
rechazar y escribió esa nota.
Paró de hablar, dejó la cerveza sobre la mesa del living, se
acercó a mi y me besó en los labios, fue tan inesperado que
se me dio vuelta la lata de cerveza y la derramó sobre su
pecho y pantalones.
-Sacatelos y los ponés a secar.
Quedó en calzoncillos, en los cuales sobresalía una erección
fenomenal!!! Ya que venía por juerga yo se la iba a dar, sino
para qué lo cité??? Se sentó nuevamente a mi lado, dejé los
preáambulos de lado y la charla, y posó mi mano en su paquete.
Creí que era lo que él buscaba, pero me equivoqué retiró mi
mano y me dijo que la pija era de su novia, que si quería que
le hiciese todo lo que tuviera ganas pero en el culo!!! Ante
tan extraña contestación no supe que hacer, pero el se encargó
de meterme la mano por la pierna del short en busca de lo que
había venido a buscar.
Agarró mi verga con una mano mientras con la otra atrajo mi
cuerpo hacia él y me besó otra vez por un largo hurgando mi
boca con su lengua.
Yo le pasé las manos por las nalgas y traté de bajarle los
calzoncillos, muy poco los pude bajar ya que él tenía sus
nalagas muy afirmadas en el asiento.
Me soltó, se paró y así pude bajarlos y empecé a contemplar un
bello ejemplar de herramienta humana muy apetecible pero
prohibida para mis labios y lengua.
Hice lo mismo y me saqué el short, al quedar los dos en ébolas
él me agarró la verga con sus manos bajó la cabeza y a chupar.
La chupaba muy bien, lamiendo el glande, el frenillo siguiendo
por el agujero en el cual introducía la lengua mientras con su
mano me apretaba la base, yo lo dejaba hacer solamnete le pasaba
la mano por detrás de su cabeza y la empujaba hacia abajo, con
la otra mano recorría su espalda tratando de llegar lo más
cerca de su agujero.
Estuvimos un gran rato así, hasta que le dije que en la cama
estaríamos mejor.
Ya en el dormitorio se puso en cuatro patas sobre mí
ofreciéndome su ano para que le hiciese lo que se me antojara,
según sus palabras.
Comencé una buena lamida de nalgas, mientras el seguía ocupado
con mi verga y los huevos, los lamía a lo largo y a lo ancho
para detenerse entre medio, los separaba con los dedos y seguía
por ese canal hasta llegar a la cabeza de mi pija para luego
metérsela toda en la boca.
Yo lamí el agujero rosado que me ofrecía con tanta desesperación,
lo trabajé un poco con los dedos y metí mi lengua lo más
profundo que pude.
Empecé a sentir palpitaciones en mi herramienta y le dije que
parase, que si quería que se la metiese en su hermoso orto no
me hiciese acabar en su boca.
Paró la mamada y me pidió algo que me dejó atónito.!!! Querido
amigo, ni te imaginas que se le ocurrió pedírme?? Mejor te lo
digo porque no acertarías ni en un millón de años!! Yogurt!!!
Sí, un pote de yogurt!!.
Yo no tomo, pero David sí, por eso había unos cuantos en el
refrigerador.
Quedé pensando, a este se le ocurre antes de la cojida ponerse
a tomar yogurt? Al ver mi cara de desconcierto, insistió y me
dijo que me iba a hacer algo muy rico!!! No tuve otra solucuón
que ir a la cocina y volver con el pote.
Era de frutilla, en fin fue el primero que encontré y ni se me
ocurrió preguntarle de que sabor lo prefería.
Se lo dí, lo abrií, me hizo sentar en la cama y me lo tiró en
el pecho, por la ley de gravedad se deslizó hacia abajo
llegando a mis vellos píbicos y por ende a mi tronco que
seguía duro pero más tranquilo después de la interrupción.
Querido amigo, ya te lo imaginaste! Me empezó a lamer el pecho,
bajó hasta el ombligo lamiendo y limpiáandome todo el yogurt
que su lengua encontraba a su paso.
Te diré que mi pecho y estómago quedaron limpios, pero la
grasitud no la pudo sacar por eso mi cuerpo tenía ese brillo
húmedo que da la manteca de la leche.
Cuando llegó a mi pija la lamió y la dejó lubricada por esa
grasitud, pero como le pareció poco, metió los dedos en el
pote y la cubrió toda, me dijo que le untara el culo con el
yogurt restante que era un buen lubricante.
Le dije que a mi no me gustaba el yogurt...
-No importa, lo metés lo más adentro que puedas y después te
ponés un forro y me la metés.
Eso fue todo lo que me dijo, se puso en cuatro patas con una
mano cerca de su agujero, para que si caía algo yo lo pudiera
agarrar y meterlo allí bien adentro.
El culo lo tenía bastante dilatado por mis lamidas y dedos,
por eso no hubo problemas y el yogurt entró bastante facilmente.
Hasta unos pedacitos de las frutillas le entraron!!!! Lo que
caía lo recogía con sus manos y se mojaba toda su verga hasta
que metí todo adentro y probé con mis dedos, entraron tres
dedos, le dije que estaba listo y me puse el forro.

Apoyé la cabeza y entró con un gemido de parte de él, que más
bien parecía de dolor que de placer.
-Ahora!!! Metela toda!!! Casi con deseperación me pidió que lo
penetrara rápido que quería sentir una pija en su culo, que
hacía más de un mes que no tenía ese placer.....
Apreté y mandé la mitad para adentro, cuando él se dejó caer
sobre la cama y casi se le salió, sólo unos milímetros de mi
arma quedaron en contacto con su esfínter.
Caí sobre él y por el peso y la rapidez que lo hice quedó toda
dentro de sus entrañas.
-Ahhhhhhhhhhh!!!..Ohhhhhhhhhh!!!!!, seguí no pares!!!! Fue todo
lo que me dijo y nos acomodamos de costado, porque en esa pose
no podía manipular su verga. Yo de atrás traté de agarrarla,
estaba muy resbalosa por el yogurt.
Con una mano la movía, mientras el me lamía los dedos de la
otra manos untados de yogurt.
Estuvimos un buen rato así hasta que sentí mucho cosquilleo en
la cabeza de mi herramienta y le avisé que me iba a correr.
-Dale, hacelo quiero sentir tu leche salir!! Aceleró su paja
parecía que era una paja automática por lo rápido que su
prepucio iba y venía tapando y destapando la cabeza de su verga.
-Ohhhhhhhhh!!........Uyyyyy!!!!!! Acabé bastante, él sintió mi
leche pegar contra el condón y me levanté un poco para verle
la pija, estaba ultra colorada, brillosa por el líquido
preseminal y el yogurt.
-Ahhhhhhhhhh!!!!!.......Ohhhhhhhhh!!! Fue su exclamaciín y vi
salir un torrente blanquecino que se deslizó por su mano
llegando a mojar algo de la sábana. Lo otro que no llegó a la
sábana que era la mayor parte fue despositado por su mano en
su pecho, lo mojó todo con su semen y cuando sentí que se me
bajaba, ella sola salió de su prisión.
Todavía me quedaba algo del yogurt que mi amigo se encargó de
hacerlo desaparecer entre sus labios.
Amigo te diré que no fue todo, porque quería más.
Le propuse llamar a David y no quiso tenía miedo de que se
enterase su familia, cosa estúpida, por quien se iban a
enterar? Pero hubo que aceptar.
Nos bañamos, pero no me dejó que le enjabonara la pija.
El sí me la enjabonó y cuando se puso dura la metió en su boca,
mientras el agua le caía por la cara y mis dedos enjabonados
metían espuma para lavarle bien su recto.
Nos secamos un poco y nos fuímos a la cama.
El aroma a limpio era muy excitante. Al llegar a la cama ya
teníamos nuestras pijas bien paradas, apuntando hacia el techo
por el pre-calentamiento que habíamos tenido en la ducha.
Apoyó sus espaldas en la cama, levantó las piernas ofreciéndome
su agujero agrandado para que nuevamente le hiciera todo lo que
quisiera.
Le propuse que me la metiera un poco para excitarme más, pero
no quiso, dijo lo mismo que su pija era de su novia.
Levantó las piernas un poco más y las agarró con sus manos para
que no cayeran. Las flexionó tanto que sus rodillas casi
llegaron a la sábana.
Así se la metí sin forro ni nada, escupí en mi mano y mojé mi
glande y para adentro.
Con el jabón y el yogurt que comenzaba a salir no necesitaba
más lubricación.
Al sentir que mis pendejos tocaban sus nalgas, se dio cuenta
que toda estaba adentro, pasó las piernas por mi cintura y me
aprisionó con ellas.
Así apretado mi cuerpo cayó hacia adelante y nuestras bocas se
unieron.
Yo sentía su pija sura frotarse entre su cuerpo y el mío hasta
que sentí que nuestros cuerpos se mojaban, ninguno de los dos
pudo gemir porque nuestras lenguas unidas ahogaban los sonidos
que emitiríamos.
En ese momento la estaba sacando y la metí tan rápido que no le
di tiempo a reaccionar y mi verga eyaculó una menor cantidad de
semen dentro de él.
Nuevamente extendió su semen en su pecho y se tiró a mi lado.
Subí arriba suyo, puse mi pija mustia arriba de la suya y
lo besé.
Querido amigo, ni te cuento otro baño y cuando estábamos bien
secos nos fuímos al living a tomar otra cerveza.
Se fue como a las 8 de la noche, porque iba a ir a cenar a la
casa de su novia....
Le dí mi fono, por si quería otra vez!! Dijo que volvía a
Buenos Aires a estudiar. Ja!!!! Jaa!!!! Y que allí tenía muchos
amigos para esas cosas, y que allí no había peligro de ser
descubierto y .....
Se despidió y se fue.
Fue uno más en mi lista, no se podía esperar nada más de un
encuentro accidental como fue el suyo.
Te mando mis saludos y espero que hayas disfrutado de mi relato,
como yo disfruté con el culo de Daniel, aunque no me gustó eso
de andar pegoteado por el yogurt, pero que le vamos a hacer
todos tienen sus gustos preferidos.....
Un abrazo
OMAR FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 39

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: