Inicio » Relatos de Gays » El Gerente y La Miel

El Gerente y La Miel

Pasó como un mes del encuentro en que el Gerente vino a
retibuírme y no tuve más noticias de él.
Un día sonó el teléfono y era él que quería venir a mi casa
porque estaba solo.
Abrí la puerta me besó como siempre lo hacía al entrar.
-Mirá lo que traje!! En su mano traía un paquete, parecía un
frasco pero por el papel no podía ver de que se trataba.
Abrió el envoltorio y dentro había un frasco de miel.
Lo miré como diciéndole "Esto para qué es? No respondió
simplemnte me tomo de la mano y me llevó al dormitorio, donde
continuó besándome, pero esta vez metió un dedo en el frasco
me lo hizo chupar y luego nos dimos un beso de lo más dulce.
Volcó el frasco sobre su boca y una gran cantidad de miel fue
a caer dentro, nuevamente nos besamos intercambiando la miel
de boca a boca hasta quedar todos pegoteados los labios y la
cara por la cual se había escabullido la miel.
No tardó en quedarse en cueros y yo también lo imité.
Con tanto beso e intercambios del líquido dulce mi pija ya se
había puesto dura.
Yo me acosté boca arriba mientras el se dedicó a volcar miel
sobre mi "herramienta" que a esas alturas estaba apuntando
hacia el techo.
Fue un enchastre total la miel cayó sobre mi glande, cubrió el
agujerito, se deslizó pija abajo hasta que mis pendejos
quedaron como engominados, pero ahí no se detuvo ese pegajoso
deslizamiento llegó a mis huevos y a la cama.
El Gerente no dijo nada solamente se dedicó a lamer toda esa
parte de mi anatomía, chupó mi pija increíblemente!! Se
deslizaba dentro de su boca con una facilidad que nunca me
había sucedido. La miel es un buen lubricante!!! Cuando mi
cuerpo no tenía más restos de la miel, agarró el frasco
nuevamente y me puso en el pecho y con su mano la fue
deslizando hacia abajo hasta que llegó a mi ombligo.
Me dió un placer enorme sentir como se deslizaba su lengua por
mis tetillas, bajando, bajando hasta que se metió dentro de mi
ombligo.
Cosquillas va, cosquillas viene yo me pajeaba sintiendo su
lengua caliente, húmeda y pegajosa introducirse en mi ombligo,
siguió bajando hasta que nuevamente se metió mi verga en la
boca para chuparla, morderla y lamerla todo al mismo tiempo.
Quedaba muy poca miel en el frasco, cuando me dijo que le
chupara el culo y con la lengua le metiera la miel para
adentro porque quería que lo cogiera otra vez.
Se puso boca abajo con una almohada bajo el vientre, abrió las
piernas y levantó el culo.
Volqué la miel y le cayó justo en el agujero, empujé con un
dedo y vi como le iba entrando, empecé a pasarle la lengua y
abriéndole el camino.
Deliraba bajito y gemía mientras cogía la cama con su pija
que estaba muy dura y húmeda por sus jugos naturales Cuando su
esfínter estuvo lo suficientemente dilatado metí la pija en el
frasco de miel casi vacío, la cabeza chocó con el fondo del
frasco quedando adherida la poca miel que allí había.
La apoyé en ese agujero abierto y empujé, entró la cabeza y
El Gerente se quejó de que le dolía pero quiso que siguiera.
Había miel por todo el agujero, sus bolas también estaban
chorreadas por la miel que se deslizaba por toda esa zona.
Empujé más fuerte venciendo la resistencia de ese esfínter,
entró casi las tres cuartas partes de mi verga, quedaba por
entrar la parte más gruesa pero no había problemas con unos
empujoncitos más ya estaba toda adentro.
Empecé los clásicos movimiento de vaivén y de mete y saca con
una increíble facilidad.
Nunca me había imaginado que la miel fuese tan buen lubricante.
No había rozamiento ninguno mi pija entraba y salía divinamente.
El Gerente estaba en la gloria y para que lo voy a negar yo
también, no quería acabar quería disfrutar al máximo de esa
inesperada forma de coger.
Uyyyyyyyyyyy...!!! mMMMMMMMmmmmm!!! Cunado se la saqué para
meterla más violentamente, no pude meterla porque el se había
dado vuelta , quería chuparla otro poco. Estaba fuera de sí,
tenía razón cuando me dijo que quería gozar como un loco!! Me
puse boca arriba mientras lo miraba a él tragarse mi verga.
Se deslizaba por su boca de igual forma que dentro de su culo.
Con una suavidad y una facilidad que me hacía sentir mucho
cosquilleo, creí que iba acabar allí en ese momento, por eso
le dije que quería descansar un poco.
Se puso en cuclillas sobre mi, se acomodó mi verga a la entrada
de su culo y se sentó allí.
Entró muy rápido por la miel y porque todavía lo tenía dilatado
por la cogida anterior.
Al levantarse vi como la miel salía de su culo y se deslizaba
por mi pija hasta llegar a mis pendejos, pero enseguida el bajó
tragándose toda la carne dulce y jugosa de mi instrumento y no
pude ver más el delizamiento de la miel.
FABULOSO!!!! MARAVILLOSO!!! Esas son las únicas palabras que se
me ocurren para describir el placer inmenzo que sentí en esos
momentos y que siento ahora al recordarlo cuando lo estoy
escribiendo.
Empezó a subir y a bajar sobre mi pija que seguía dura
apuntando hacia el interior de su cuerpo. Con mis manos le
sostenía las piernas para facilitar ese movimiento de bajar
y subir.
Se levantó la pija y los huevos para que yo viese como le
entraba y le salía hasta que cayó sobre mi vientre quedando
pegado a mi cuerpo.
Mi pija seguía dentro suyo, me besó metió su mano entre
nuestros cuerpos y empezó a pajearse.
Sentí que no aguantaba más, él también sintió que mi pija se
movía mucho, latía y empezó a contraerse pero no pasó nada.
Gozaba inmensamente pero sin poder acabar, pero más me hizo
gozar sentir la aceleración de su mano entre nuestros cuerpos
que fueron mojados por una tremenda eyaculación que salió de
su pija.
Pude sentir el golpear de ese líquido caliente sobre mi vientre.
Mi verga se encontraba medio dormida porque estaba allí dentro,
pero la lubricación era tanta que no sentía ningún roce contra
sus tripas.
Al terminar su eyaculación ese esfínter se contrajo y echó al
intruso de su interior.
-No acabaste!! Qué te pasó? -No sé, no pude... gocé tanto que
creí que iba a acabar y se me cortó...
Ni corto ni perezoso me la empezó a chupar de nuevo, metiéndome
un dedo en el culo. Me lo revolvió allí dentro en un mete y
saca hasta que pude largar mi leche sobre mi cuerpo.
Descansamos un rato, porque quedamos agotados. Su lengua le
dolía de tanto lamer y chupar y ni que decir de su piernas por
haber cabalgado tanto rato sobre mi.
Nos dimos un baño muy prolongado y caliente para sacarnos todo
lo pegajoso de nuestros cuerpos.
-Omar, estuviste fabuloso!! -No, él que estuvo fabuloso fuiste
vos porque con tus inventos me hiciste tener una de las mejores
gozadas de mi vida.
Después del baño fuímos nuevamente a la cama, pero para
descanzar, ni se les ocurra que teníamos ganas de otra sección.
Empezó a hablar de la mujer, que ya no quiere coger más que
esto que lo otro que el hijo le da problemas, etc, etc.
En resumidas cuentas su vida y su casa son un quilombo.
El se desquita conmigo de la tanquilidad que no tiene en su
hogar. Dice que conmigo pasa ratos muy tranquilos y placenteros.
Le gusta inventar cosas nuevas, para gozar de todas las formas
posibles.
Hoy inventó lo de la miel.
Me dijo que mi pija parece un pancho!!
Pero más grueso, que un día le va a poner mostaza, porque a él
los panchos le gustan con mostaza!!!???
Si algún lector probó esas cosas, me gustría recibir sus
comentarios.
Un abrazo
OMAR
Mi E-Mail es: omarkiwi@yahoo.com

Omar Sorondo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 20

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: