Inicio » Relatos de Gays » El Cuidacoches del Puerto de Buceo

El Cuidacoches del Puerto de Buceo

 El otro día me levanté un chabón en el Puerto del
Buceo cerca de la costa y quiero compartir lo que
me sucedió, con todos mis amigos.
El que me levanté era un cuidacoches, un chico de
unos 20 años, bien negrito por efectos de los rayos
solares ya que su trabajo lo mantiene bajo los
efectos del astro rey por varias horas al día.
El chico tenía el torso no muy grande pero si bien
definido ocultado por un buzo de algodón muy colorido
que se lo marcaba bastante ya que era una talla más
pequeña que su propietario.
Yo iba para la casa de mi hermano Leo que queda en
Malvín una playa más adelante que el lugar que elegí
para hacer tiempo y para contemplar el Río color de
León que ese día por causa del viento tenía unas olas
enormes y se apreciaba sobremanera el color amarillo-
marrón que acostumbra a tener este Río de la Plata en
los días ventosos.
Estacioné el coche cerca de la orilla en un recoveco
que hay en este puerto deportivo; cuando me bajé para
estirar las piernas se acercó el chico que antes
mencioné, un poco transpirado por el calor que hacia a
pesar de que era primavera y el verano ni tenía deseos
de aparecer.
-Le cuido el coche, señor?
Muy sonriente se apresuró a decirme cordialmente.
-No gracias, no lo voy a dejar acá.
Empezó a darme conversación, hablándome del tiempo, del
calor, del viento hasta que finalmente me dijo que allí
era un lugar de "cojedero" porque iban muchas parejas
en sus coches y se estacionaban en lugares apartados
para hacer el amor.
A mi que me importaba todo eso, cada uno que haga lo
que quiera y donde quiera, pero como no tenía nada que
hacer lo escuché mientras él se tocaba la bragueta cada
vez más descaradamente.
-Aunque usted no lo crea, eso lo veo acá todos los día
y a veces hay tipos que me pagan para hacer algo con
ellos o con sus "novias"...
Detuvo sus confesiones y moviendo más la mano sobre su
bragueta me dijo:
-No quiere algo más... ya que no quiere que le cuide
el coche?
Lo miré, le sonreí y en broma le dije:
-Y ese "MAS".. que puede ser, y cuanto cuesta?
Lo que usted quiera, mi cuerpo está a su servicio si
lo que ofrece es razonable...
Por las inmediaciones no se veía gente, mejor dicho las
personas que se veían por allí estaban bastante alejadas
y como yo hice una mueca de incredulidad o de algo
parecido el se bajo el cierre de su vaquero y saltó
hacia afuera su pija que ya estaba pronta para el ataque.
No tenía una pija particular en ningún sentido, era de un
tamaño comun, para decir una longitud diría que unos
17cm muy finos, pero que sorpresa me llevé después....
Me puse nervioso porque a pesar de que la gente estaba
distante alguien nos podría ver o los marineros que
custodian la zona podían intervenir y me abortarían la
visita a la casa de mi hermano.
-Guardá eso!! Nos pueden ver y vamos a ir presos!!!
-No te preocupes, los marineros son piolas, me dejan
trabajar tranquilo, estacioná más allá que es mi
lugar "privado".
Me señaló el lugar donde tenía que estacioanr, guardó
la pija y se subió al coche conmigo.
Una vez que llegamos al lugar indicado me dijo que
fuésemos al asiento trasero donde podríamos hacerlo
con comodidad.
Mi verga fiel compañera, al sentir que se acercaba una
oportunidad para gozar ya estaba "engordando" dentro de
mis ropas, cosa que el chico no dejó de notar.
-Parece que andás con ganas? Yo hoy todavía no cogí, ni
me hice una paja así que ando con las bolas llenas para
trabajar tranquilo y darte placer...
Una vez ubicados en el asiento trasero me desprendí el
pantalón y lo bajé lo suficiente para que mi aparato y
accesorios quedasen al aire.
El me la miró asombrado, la agarró, la apretó y comentó:
-Que sorpresa! Que grande la tenés! Yo nunca se la chupo
a los tipos que les "cuido" los coches, pero la tuya me
gusta...
Y sin decir más se puso a chupármela con mucha sabiduría
mientras yo lo pajeaba un poco y mi mano podía sentir
la gran elasticidad de su prepucio y como se le
lubricaba el glande con sus jugos naturales.
Al cabo de un buen rato, pude sentir en mi mano que su
verga se contraía mucho y en ese momento el paró la
gran mamada con la cual me estaba haciendo disfrutar
mucho y me gritó:
-Pará!! Me vas a hacer acabar antes de metértela!!
Le dije que no, que muchas gracias pero que yo quería
visitar su culo con mi verga que estaba lista.
Protestó diciendo que sus clientes no le pedían eso,
que le pedían que les cuidase los coches por la
retaguardia y cosas así.
Me costó un buen rato convencerlo y ante un billete de
cien pesos aceptó y me dijo:
-Mirá, me gusta mucho sentir tu pija caliente en mi
boca, me hace sentir muchas cosquillas en la caebza de
mi pija y quiero sacarme las ganas mamándotela otra
vez antes de que me "rompas el culo" con ella.
Volvió a lamerme el agujero con su lengua caliente y
húmeda, para luego ir bajando hasta que toda la cabeza
fue rodeada por sus gruesos labios y fue bajando hasta
que toda mi pija quedó dentro de su boca, luego
comenzó a subir y bajar su cabeza haciéndose con ella
una deliciosa cogida dentro de ella.
Mi mano siguió firme moviendo su prepucio hacia arriba
y hacia abajo hasta que nuevamente prercibí las
contracciones de su delgada barrita carnal y me detuvve.
-Por suerte paraste, creí que me ibas a hacer acabar...
bueno ahora estoy listo, estoy muy caliente tengo el
sabor de tu pija en mi boca que me hace gozar
inmensamente, ya que querées metermela dale metémela
de una vez antes de que se me vaya la calentura.
Me acomodé mejor en el asiento trasero, me bajé los
pantalones hasta los tobillos mientras el se sacaba los
suyos y los calzoncillos para poder abrir las piernas
con más comodidad y luego se sentó sobre mi.
Busqué en un bolsillo de mi pantalón un condón lubricado
y me lo puse sobre mi verga empapada por su saliva, tomé
sus nalgas con las manos y lo fui acercando hacia mi
forrado amigo.
Una vez que apoyó su agujero sobre la cabeza lo hice
descender lentamente mientras podía sentir como se le
abrían los pétalos de su ano con muy poca dificultad.
Se había hecho el que no se dejaban coger por los
clientes pero mis años de práctica en el uso de culos
tantos femeninos como masculinos me dejaban percibir
que ese culo había sido bastante visitado.
Se quejó un poco cuando la cabeza lo atravesó y su
culo se fue abriendo voluntariamente para recibir la
visita que estaba "ante portas".
-Me duele!! Pará un poco.. no me pusiste ninguna crema...
Y que crema le iba a poner!! Allí en el coche no tenía
ninguna, ignoré sus quejas y lo fui empujando más hacia
abajo hasta que media verga quedó clavada dentro suyo.
En ese momento hizo un movimiento como que se iba a
levantar y se le salió casi todo lo que le había entrado,
menos la cabeza, pero al sentir que su ano quedaba vacío
se movió hacia atrás clavándosela toda de un solo golpe.
Me hizo gritar porque me dolió y sentí una especie de
desgarro en mi miembro, pero esa sensación pasó
inmediatamente al sentir como su cálido interior
agasajaba a la visita con unas contracciones fabulosas.
Estuvo un buen rato sin mover el cuerpo, clavado allí
solamente apretándome con sus esfínter anal.
-Está mááás buenoooo de lo que imaginé!!!
-Seguí apretándome la pija, me gusta mucho lo que
le estás haciendo ya voy a terminar pronto y te voy a
dejar el culo lleno. Es un decir porque el que iba a
quedar lleno era el condón.
Cambió de táctica y empezó a cabalgarme hacia adelante
y hacia atrás y cundo sentóa que tenía el recto casi
vacío otra vez se movía hacia atrás para que toda mi
pija ocupase el lugar que quedaba vacío.
-Dale, pajéame!! No aguanto más, quiero acabaaar...
Fue muy facil complacerlo, ya que estaba sentado sobre
mi, yo tenía las manos libres para agarrarle la pija con
comodiad. Con una mano toqué por abajo de su huevos para
sentir como estaba enterrada en su totalidad mi
instrumento en su interior y con la otra mano empecé a
bajarla y subirla a lo largo de su verga muy dura hasta
que mis mano sintió el movimiento de que se iba a
producir su eyaculación.
Su pija empezó a largar leche en una cantidad
increíblemente abundante, y supongo que los chorros
hubiesen ido a caer a una gran distancia, pero eso no
lo pude comprobar porque un obstáculo se lo impidió
y estos fueron a pegar en el respaldo del asiento
delantero.
El gimió tanto al sentir los latidos de mi verga dentro
suyo y los exteriorizó de tal forma que fuímos
sorprendidos por un marinero que golpeaba el vidrio de
la ventanilla del coche.
Al ver que era él, le preguntó si pasaba algo.
-Andate, nos ves que me está pasando algo maravilloso,
me cogieron de "puta madre" y todaví lo estoy gozando!!!!
El marinero se alejó riéndose y yo quedé abajo suyo,
rojo de verguenza y de miedo, creí que iríamos presos...
El se dio cuenta y me dijo:
-Tranquilizate, ese es amigo mío, se la chupo gratis
para que me deje antender a los clientes aquí y me
cuida porque hay tipos que no me quieren pagar o
quieren cosas raras....
Me tranquilicé a medias, mi verga se había reducido a
su mínimo tamaño, no sólo por la gran acabada que había
expulsado dentro suyo sino por el susto de la
interrupción del marinero.
Me saqué el condón, miré su contenido y lo tiré por
la ventanilla, pero antes de eso tuve que oir su
comentario.
-Me alegra que lo disfrutaras tanto como yo, se ve que
te gustó mi culo o siempre acabás tanto?
-Las dos cosas, pero esta vez fue tu culo que me hizo
gozar muchísimo.
Nos vestimos, agarré un trapo de piso que siempre llevo
en el coche y limpié el respaldo del asiento ante mi
asombro vi que la leche del cuidacoches seguía hasta
el asiento no solo el repaldo estaba mojado por su
descarga.
Bajé y fui a la parte de adelante para limpiarlo mejor
y hasta el el piso había señales de su presencia en el
auto.
-Acá también hay!!! Comenté incrédulo.
-No te dije que hoy no lo había hecho todavía...
Sequé todo y me senté en mi asiento dispuesto a irme,
pero antes saqué los cien pesos y se los extendí al
cuidacoches que estaba de pie al lado del auto.
-Me hiciste pasar un buen rato, no creí que tu verga
me hiciera gozar tanto, a los que me hacen gozar no
les cobraría.. pero tengo que comer....por eso te
acepto el dinero que acordamos antes de que me cogieras.
-Te lo merecés, vos también me hiciste pasar un buen
rato...
-Me llamo Dardo Qintanilla, si venís algun día por acá
y no me ves preguntale a los marineros o a los otros
cuidacoches y lo repetimos.
-Bueno, me voy a acordar, hasta pronto.
-Hasta pronto, ahora me voy a buscar al Sergio el
marinero que viste se habrá calentado con lo que vio
en tu coche y estará esperándome para que le haga una
buena mamada, a lo mejor me va a quere coger...
siempre le dije que no lo hacía, pero ahora no me lo
va a creer más y le voy a tener que dar el culo a él
también, será otro día... por hoy que se conforme con
una chupada me dejaste el culo muy abierto...
Terminó de decir eso y se oyeron una gran cantidad
de explosiones, por supuesto que estaba expulsando el
aire que le había entrado con la cabalgata.
Se rió mucho de lo que estaba sucediendo y yo hice lo
mismo con un guiño de complicidad.
Arranqué el auto y al acelerar pude oir su voz que me
me gritaba.
-El Sergio tiene una verga más grande que la tuya, si
la querés probar puedo arreglarlo...
Su voz se perdió en la distancia y no pude terminar
de oir todo lo que me gritó.
A los pocos minutos estaba en el depto. de mi hermano
contándole el motivo de mi demora y como su mujer e
hijos no estaban aproveché para contarle con lujo de
detalles todo lo sucedido un rato antes.
Leo se excitó bastante, porque pude ver el
abultamiento en su pantalón, pero no me hizo ninguna
proposición de repetirlo como en épocas pretéritas.
Una vez que terminé mi narración se levantó de sillón
en que afanosamente me escuchaba, sirvió dos whiskeys
y brindamos por los "vijeos tiempos".
Luego de beber unos sorbos Leo me dió un tremendo beso
de lengua y se separó de mi al sentir que alguién ponía
la llave en la puerta.
Era su mujer que volvía de su trabajo.
OMAR
Como siempre espero comentarios en omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 28

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: