Inicio » Relatos de Gays » Casa con Piscina

Casa con Piscina

 En el mes de Enero tuve muchas ofertas para pasar
mis vacaciones, no quería gastar mucho dinero porque
el año pasado había hecho muchos viajes y en
realidad no tenía tanto efectivo como para hacer
algun viajecito largo.
Tuve la oferta de mi hermana para ir a pasar unos
días con ellos en Buenos Aires y después volver a
Montevideo para terminar en la casa de veraneo que
tiene mi hermano Leo en las cercanías de Punta del
Este.
Otra oferta fue la de Leo para pasar con ellos en
su casa, pero ninguno de esos ofrecimientos me
interesó demasiado, porque quería algo distinto ya
que tantas veces había compartido mis veranos con
mis hermanos y sobrinos..
La oferta diferente vino de parte de un matrimonio
gay amigos míos desde hace mucho tiempo.
Ellos y otro matrimonio amigo había alquilado una
casita en la ciudad de Carmelo, cerca del arroyo de
las Vacas, irían los dos "matrimonios" cada uno en
su coche y me propusieron de que fuese con ellos.
La idea me entusiasmó desde que me la plantearon,
en Carmelo había estado hacía muchísimos años y ya
era tiempo de volver a esa ciudad fundada por
Artigas y por qué no redescubrirla.
Mis vacaciones no podían ser más económicas, dado que
transporte, peajes y alojamiento no pagaría, solamente
los gastos de la comida lo dividiríamos en partes
iguales y alguna extra que quisiera hacer correría por
mi cuenta.
Llegamos a ese lugar y nos encontramos con un lindo
chalet en un barrio muy agradable pero lo mejor fue
el vecino de la casa de al lado...
El chalet tenía solamente dos dormitorios por lo tanto
los "matrimonios " que eran los que pagaron la renta
se apropiaron inmediatamente de ellos dejándome para
mi un cómodo sillón del living que como era verano no
fue ningún inconveniente adoptarlo como lecho.
Realmente no había mucho para hacer allí, dar unas
recorridas por la plaza principal, e ir a caminar a la
orilla del arroyo y tomar sol entre la vegetación que
había por a allí.
Pasaron tres o cuatro días en los cuales mi verga
estaba ansiosa por alguna acción, mis amigos estaban
en lo suyo cada uno con su pareja y yo solito en
ese lugar tan cálido...
Mis amigos empezaron a saludar a los vecinos de al
lado, era un matrimonio de cuarentones con una hija
que andaría alrededor de los 17 años.
La señora muy amable nos contó que su esposo era
profesor de anatomía patológica en la facultad, que
ella trabajaba en una mutualista como doctora y su
hija estaba estudiando para seguir los pasos de sus
progenitores.
El profesor era un tipo casi de mi edad bastante
gordito con una sonrisa bonachona en la cara como
mu ŸÞ‘¤ ƒûÇŸðÉ ðp …æÏ& °?È Iþ ïù„0 Lùùùùùùñ 1Á0 € ðÀ ð ð1 ‰ð‘1
L$ ­Ä ­„bX1Ž ˆOŽOðpÏÏÏÏÏÏÏψˆ‚  Ž φ O‚ ˆ ψ ρ„ŽÏ‚O„ŽÏŒ  ŽOŽOðpÏÏÏÏÏÏÏρ€ ŽOƒ€Ž@ðpÏÏÏÏÏÏÏϘˆO€„€ ‚ O‡Å½ŽOƒ€ωˆÏŒ€‚  O‰ˆO ˆ ‚ ˆ OðpÏÏÏÏÏÏÏÏ„OƒÅ½ Oƒˆ €OŒ „„€ψOŒŽˆρˆ €O‰ˆÏ€ ‰Å½ÏðpÏÏÏÏÏÏÏÏ„€ €O‚OˆŽ Ž ÏŒOŽŽ €Oˆ ψO„‚ O€ €O„ OðpÏÏÏÏÏÏÏÏ€O‰ˆO€Å½   ˆ@ÏðpÏÏÏÏÏ 'x@ El tipo muy amable se pasaba horas conversando con
nosotros y cuando su esposa no estaba me miraba de
una forma muy extraña como comiéndome o
desvisitiéndome con la mirada.
Esa miradas no creo que fuesen imaginaciones mías
porque estaba necesitado de sexo pero no tanto como
para meterme con un nuevo vecino, casado y además
con una hija tan amorosa con él!!!
Alguna noche nos invitaron a su casa a jugar a las
cartas para acortar las noches que en esa soledad
parecían interminables.
Por lo que nuestra relación fue creciendo, nuestro
vecino llamado Eduardo, nos invitó a compartir su
piscina la cual se encontraba en el fondo de su casa,
separada de la nuestra por un muro pintado de blanco
y cubierto por rosales trepadores entrelazados con
jazmínes del país.
Eduardo siempre andaba de short por lo que sobre la
cintura se le desbordaban algunos rollos de su
abultada panza, su tetillas ralas, rosadas y bastante
abundantes las lucía con mucho orgullo y soberbia.
Su cuerpo me era familiar porque infinidad de veces lo
había visto con esa vestimenta pero el día que me
invitó a darme un chapuzón en su piscina creí que se
iba a bañar en bolas porque se agachó y comenzó a
quitarse el short.
Cosa que me extrañó porque su mujer e hija andaban por
allí y me dije "esta será una de esa familias
naturistas que se bañan todos desnudos!!"
En cambio... me llevé una sorpresa Eduardo bajo su short
tenía una minúscula malla verde esmeralda con una raya
negra que la atravezaba por la mitad.
Lo miré bastante bien y puedo decir que su cuerpo era
casi totalmente lampiño, rosadao y con muchos rollitos
de carne o grasa colgando por su bajo vientre, pero su
piel era muy suave al menos aparentaba serlo ante mi
vista ya que no la toqué ni me atrevería a tocársela a
un desconodio y menos delante de su familia!.
Era una piel muy hermosa sin ninguna estría o fisura
provocada por la gordura que en vez de ser flácida
aparentaba ser dura y firme.
Jugamos un rato dentro de la piscina, carreras, a ver
quien resitía más tiempo debajo del agua, etc. y en
una de esa zambullidas me pareció sentir las manos de
Eduardo que me tocaban el "paquete".
Por supuesto que a pesar de inquietarme un poco no le
presté mucha atención porque cuando uno está en una
piscina es muy común que pase gente al lado de uno y
sin querer lo roce con una mano o un pie, pero no de
esa manera tan evidente como lo hacía Eduardo, que
realmente daba que pensar...que no era por casuliadad.
Por supuesto que de allí no pasó porque estaba su mujer
en las cercanías y si el quuerií tener algo conmigo
por la forma en que se insinuaba no podía delatarse
tan abiertamente delante de ella.
A la noche lo comenté con mis amigos y me dijeron que
serían imaginaciones mías que el profesor les había
parecido un tipo muy serio y que no tenía aspecto de
ser Bi o de gustarle los hombres.
Pasamos unos diez días muy armoniosos compartiendo
nuestras vacaciones con nuestros vecinos y haciendo
alguna excursión por la zona con ellos.
Hasta que un domingo alquilamos un bote y fuímos a dar
un paseo hasta el Río Uruguay donde en una de sus
orillas hicimos un picnic muy placentero.
Al otro día era Lunes y como a las once de la mañana,
oi los gritos de Eduardo a través del muro del fondo,
se había subido a una escalera y estaba llamándome.
Cuando salí lo vi allí trepado entre las rosas y
jazmínes invitándome a nadar un rato antes de almorzar.
No me extrañó porque otros días antes de almorzar había
sucedido lo mismo, salvo que esta vez me dijo que
entrase porque había dejado la puerta abierta y que me
esperaba en la piscina.
Entré a la casa y me dirijí hacia el frente, crucé el
jardín entré a su casa y me encaminé hacia el fondo.
Eduardo estaba totalmente sumergido en la piscina,
solamente su cabeza podía verse fuera del agua.
-Sacate el short y metete al agua!!!
-Qué!!
-Lo que oíste, estamos entre hombres no vas a tener
vergüenza de mí?
-Puede venir tu mujer o tu hija....
-Quédate tranquilo, hace un rato se fueron en la
lancha a comprar ropa en Buenos Aires y hasta mañana
no regresan.
Me dijo eso e hizo una pirueta en el agua levantando
el culo para que viese que el estaba desnudo dentro
de la piscina.
No le hice caso y me tiré al agua con el short puesto,
di unas zambullidas y antes de que abriese los ojos
pude sentirlo junto a mí.
Me arrinconó contra la escalera de la piscina
tratando de sacarme el short y en el forcejeo apoyó
sus labios sobre los míos.
-Estoy caliente con vos desde que te vi, pero por mi
mujer no podía decirte nada y ...además tenía miedo de
que vos me rechazaras y se armase un escándalo...
Me dijo eso y siguió besándome.
Déjame verte desnudo! Sentate en la piscina!
El tipo no me desagradaba, yo tenía muchos días de
abstinencia porque no había trabado relación con nadie
de los alrededores, no sabía que hacer para tener un
buen rato de sexo y este tipo me venía como caído del
cielo!!!
Así que lo complací me senté al borde de la piscina con
mis pies dentro del agua separé las piernas para que
él se metiese entre ellas y sin demorar mucho tiempo se
puso a admirar mi "herramienta".
-Que linda que la tenés! Y eso que no está parada!!
Se puso a darle besitos al prepucio que cubría el
glande y cuándo éste comenzó a levantarse por los
estímulos que sus labios le estaban dando comenzó una
interminable y variada cantidad de lamidas sobre toda
la superficie de la cabeza, me produjo tanto placer con
su lengua que terminó metida entre el borde del glande
y el prepucio cubierta por éste porque el muy
ingeniosamente había puesto su lengua en ese lugar,
deslizando el prepucio sobre su lengua que estaba
sobre mi glande.
Pude oir su gemidos de agitación, y sus manos a los
bordes de mis piernas mientras lamía se había agarrado
de mis caderas para no caer dentro de la piscina.
En pocos minutos más toda la cabeza y parte del tronco
se perdieron en su boca, siguió chupando magistralmente
hasta que toda mi verga estuvo alojada en el fondo
de su garganta.
Le propuse hacer un 69 cosa que no aceptó, sacando mi
pija de su boca dijo que otro día que ahora quería
chupar, chupar y chupar porque desde que estaba en esa
casa no había chupado ninguna verga ya que estas eran
su manjar favorito quería disfrutar de la mía.
Después de tanta abstinencia el placer se acrecienta y
este tipo me lo estaba dando en grando sumo, podía
sentir su lengua y su boca succionado hacia dentro
toda mi verga, hasta que no aguanté más y le anuncié
que si seguía así me iba a hacer acabar dentro de su
boca.
-Síííí, hacelooooo yaaa..!!!
Aumentó el ritmo de su chupada que estaba durando mucho
rato y a los pocos segundo pude sentir como mi leche
subía hacia la uretra para explotar en su garganta.
Mi pija siguió dura dentro de su boca después de tanta
expulsión de néctar, que Eduardo se había encargado de
extraer de mis vesículas seminales y de algun otro lugar
más, para luego hacer desaprecer dentro de su ser, luego
la sacó de su boca y al ir achicándose iban saliendo
los restos de semen que aun quedaban en la uretra, pero
estos vieron la luz del mediodía por unas milésimas de
segundo ya que él se encargó de lamer todos los
indicios de mi eyaculación que iban saliendo por allí.
Una vez que sació su hambre de pija y su sed de leche
salió de la piscina con la verga muy dura, fue la
primera vez que pude vérsela totalmente porque antes
la había visto dentro del agua y la imagen era muy
difusa por los movinietos del agua, pude ver que era
de un tamaño regular, gordita y corta.
Para retribuirle la agarré con la mano comencé a
correrle el forro hasta que apareció ante mis ojos
una cabecita rojiza y muy mojada por el agua de la
piscina.
-Déjame chupártela así de pija dura no te vas a quedar!
No gozaste nada tu pija sigue aun dura y no acabaste...
Nuevamente no quiso, se acostó boca abajo separó sus
nalgas y me ofreció su hoyo por el cual se querían
meter los rayos del sol.
-Lástima que se te bajó, me hubiese gustado que me
cogieras...
Su hoyo era muy rosadito como todo su ser, claro que
un poco más fuerte que el resto de su cuerpo casi el
mismo color de su glande tenía ese agujerito que
estaba calentándose por el sol que le daba de lleno.
Hundí mi cabeza allí y comencé a lamer hasta que mi
lengua de a poco se fue metiedo en ese hoyito que
cada vez latía más y le daba paso hasta que mis dedos
ensalivados fueron a meterse de a uno en uno ante los
suspiros y gemidos de placer de mi nuevo amigo.
Mi pija empezó el lento camino al endurecimiento, él
lo notó y se acomodó sobre mí chupándola nuevamente
hasta que se puso dura lo suficiente como para una
penetración.
En ese 69 seguí lamiedo su culo y metiendo dedos hasta
que su esfínter cedió y pude apreciar que un gran
buraco saludaba al sol.
-Tenés condones?
-Como querés que venga a visitarte con condones en la
mano!!
-Sí, tenés razón, vos no sabías que iba a pasar esto..
-Si yo vine como todos los días a nadar un poco, que
me iba a imaginar lo buen anfitrión que sos y como
agasajás a tus huéspedes!!!!
-Bah.. no importa cogeme sin condón, no aguantó más..!!
Se puso ariba mío se calzó la pija en su culo y fue
descendiendo sobre ella hasta que sus nalgas no
tocaron mis pelos púbicos no se detuvo, fue increíble
sentí que le iba entrando y a pesar de que su culo
ofrecía resistencia él no se inmutaba y seguía bajando
sobre ella con una gran deseperación.
Una vez que toda estuvo dentro suyo se agachó hacia
adelante besándome en la boca y levantando el culo de
tal manera que mi verga empezó a salirse de él, pero
por poco tiempo al notar eso se enderezó y quedó
nuevamente clavado en ella..
Se apoyó en su pies y empezó un lento balanceo sobre
ella hasta que fue alcanzando velocidad y me cabalgó
unos cuantos minutos hasta que no pude soportar más
tanta excitación.
-Uyyyyyyyyyyy..!!! AAAAAagHHHHHHHHHHHhh...!!!
Mi leche comenzó a subir y pude sentir que la base de
mi pija era apretada por algo que no era su culo ya
que su esfínter no podía estrangularme por allí...
Eran sus dedos..!!!
Sus manos iban y venían por lo corto de su pija hasta
que dió un gemido y pude ver un chorrito de leche
asomarse por el agujero de su pija para luego perderse
entre sus dedos.
Lo quedé mirando como diciendo: Qué poco acabás?
El se dió cuenta y me dijo:
-No creas que siempre acabo tan poco, anoche mi mujer
quiso doble fiesta porque se iba y quería ir a Buenos
Aires muy satisfecha.
Mi verga se fue bajando dentro de su recto hasta que
sola se salió de allí
Nos tiramos en la piscina, nadamos un rato mientras
nuestros cuerpos se higienizaban de la transpiración
producida por nuestra agitación acompañada por los
rayos del sol que estaba en su cenit.
Me invitó a almorzar pero no acepté porque mis
amigos me esperaban para hacerlo con ellos, se quedó
solo y yo me fui a comer con mis amigos.
Les conté lo que había sucedio y uno de ellos me dijo:
-Así que era cierto el profe es de los nuestros!!!
Ni que decir a la tarde volví y me quedé a dormir en
su casa donde me la chupó por varias horas hasta que
logró que se me parase nuevamente y al rato no pude
resistir más y le llené otra vez su garganta de leche.
Su mujer y su hija vinieron al otro día después de
almorzar y por supuesto nunca sopspechó que en su
cama había dormido yo con su marido.
Después de eso no tuvimos más oportunidades de estar
a solas en su casa porque su mujer e hija andaban
siempre por allí, pero Eduardo venía a casa con
cualquier excusa y aprovechaba para chupármela en los
dormitorios de mis amigos que gentilmente nos los
cedían para nuestras "necesidades!"
No sé que le habrá pasado a Eduardo porque después
de ese maravilloso y caliente mes de Enero que pasamos
en Carmelo, nunca más planeó un encuentro en
Montevideo y hasta cambió de E-mail para que no lo
pueda localizar.
Hace unos meses me encontré con uno de los matrimonios
que fueron conmigo a Carmelo y me dijeron que ellos
tampoco sabían nada de él.
Este fue el Eduardo que encontré hace un mes en el
sauna y me la chupó diciéndome que era la décima pija
que chupaba ese día en ese lugar.
Solamente me la chupó en ese sauna, no intercambiamos
casi palabras y no nos dimos citas fuera de allí ni
pactamos ningun futuro encuenrtro?!
Supongo que irá todos los días a ese sauna si lo que
más le gusta es chupar pijas allí tiene a dispocisiín
de su boca muchas de todos los tamaños, colores y
sabores.
OMAR
Cualquier comentario como siemre pueden hacerlo a:
omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 28

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: