Inicio » Relatos de Gays » Acosado por mi Primo

Acosado por mi Primo

 Uno de mis primos del cual ya hablé en el relato
de "Doña Toribia, la curandera", después que se
la chupé en el bosque le gustó tanto que cada
vez que iba a la casa de mis abuelos me acosaba
para que volviese a hacérselo, yo no quería
porque él no quería chupármela a mi.
Algunas veces no podía escaparme, con solo
mostrarme la verga mi boca se derretía porque
era muy linda, rosadita y sabrosa.
Después de una Navidad en la cual me quedé en
la casa de mis abuelos por espacio de unos
quince días en los cuales las chupadas fueron
diarias y hasta más de una vez por día, él me
puso boca abajo y comenzó a besarme las nalgas
hasta que terminó separándolas con sus manos y
con unas rápidas lamidas fue acercado su
lengua a mi ano.
Yo muy contento porque creí que al fin me iba a
chupar la verga, intenté darme vuelta para que
lo hiciese pero no pude porque sus manos me
teníaN fuertemente agarrado por las caderas lo cual
me impidió lograr mi objetivo pero al mismo tiempo
eso que me estaba haciendo para mi era algo nuevo
y delicioso, casi me hizo eyacular sobre las
sábanas de tan lindo placer que con su lengua
estaba dáandome en mi abertura posterior.
-Ahora vas a ver que viene lo bueno!!!
Me dijo eso al mismo tiempo que pude sentir que sus
dedos me separaban los pliegues del ano, me asusté
mucho y como sus dedos estaban ocupados con mi
culo había tenido que soltar mis caderas y así
pude zafarme de su manos.
Se enojó mucho diciendo que algo lindo sentiría
cuando su verga me hubiese traspasado el culo que
me la metería y me la sacaría hasta que acabásemos
los dos juntos.
No pudo lograr convencerme de que me diese vuelta
para lograr su deseo, entonces me obligó a
chupársela hasta que se derramó dentro de mi boca
y como la teníia muy enterrada dentro de ella, me
tuve que tragar toda su leche.
Estuvimos todo ese verano con lo mismo él me la
mostraba y yo se la chupaba, él sabía muy bien que
con solo mostrármela yo accedería a sus deseos.
Logró su objetivo y me la metió un día que me puso
boca abajo y yo creí que me lo iba a chupar como
otras veces, pero él se puso arriba mío frotando
su verga entre mis piernas hasta que sin esperarlo
sentí que me comenzaba a entrar con mucha
resistencia por parte de mi esfínter.
Esa vez no fue agradable, hasta que con preparación
de mi ano fue agasajándola hasta que me enojé
porque jamás quería chupármela y menos dejársela
meter a él.
Por eso estuve dos largos años evitando encontrarme
a solas con él.
Pero otra Navidad en la cual como siempre me quedaba
en la casa de mis abuelos sucedió un nuevo encuentro
a solas con él.
Ese día mis abuelos babían ido a comprar el asado
para Navidad y yo me quedé solo en la casa
arreglando unas cosas que mi abuela me había
pedido que luego que las limpiase las ordenase en
los estantes correspondientes.
La familia todavía no había llegado porque era de
mañana y la fiesta sería a la noche, yo estaba
haciendo lo que mi abuela me había pedido cuando
sentí que abrían la puerta de la cocina, miré y
lo vi a él que entraba a donde estaba yo.
-Pobrecita la limpiadora... está sola!!
Dijo eso en tono de burla, lo miré con furia sin
contestarle nada, entonces agregó:
-Vení vamos a mi cuarto a buscar un disco así lo
escuchamos porque esta casa está muy silenciosa...
Me agarró de la mano y a tirones me llevó hasta su
habitación, donde en pocos segundos encontró el
disco que quería escuchar y lo puso en un
tocadiscos que le había comprado su padre como
regalo de cumpleaños.
-Vení vamos a bailar.
Sin esperar mi respuesta me agarró de la cintura
y apoyando su verga sobre la mía nos pusimos a
bailar, inmediatamente pude sentir su mano que
apretaba mis nalgas por encima del pantalón
buscando mi agujero para dejarlas un buen rato en
ese lugar.
Podía sentir mi verga dura apretada entre la tela
de mi pantalón y del otro lado su pija en la misma
condición, estaban muy pegadas las dos.
Me solté porque no quería decirle que sí, pero él
sabía y yo también que me estaba excitando
poniéndome muy caliente y yo era capaz de hacer
cualqier cosa para aplacar esa calentura.
-Me vas a decir que ya no te gusta? Vení vamos a
recordar viejos tiempos...
-Sí, ya no quiero hacerlo más...
Se puso a gritarme insultos al mismo tiempo que
cerraba con llave la puerta de su habitación y
al compás de la música se empezó a desnudar
revoleando la camisa dejándome ver su pecho peludo
y sus tetillas muy marcadas, se bajó el zipper del
jean, luego se lo sacó quedando con un bóxer verde
botella a través del cual se notaba que su verga
estaba muy dura.
-Que bueno que estaba!! Que apetecible!!!
Sus vellos parecían haber aumentado desde la última
vez que lo había visto desnudo un par de años atrás,
porque me pasé dos largos años esquivándolo y
tratando de no quedarme a solas con él porque como
se negaba a chupármela le había dicho que no haría
más nada con él hasta que aceptase chupármela.
Yo me resistía pero él me agarró la mano la puso
sobre el bulto que hacía su verga y con su mano
la apretó sobre ella para que comenzase a
sobársela sin mediar palabras entre los dos.
Mi cuerpo fue invadido por escalofríos de furia
porque mi primo no me decía que me la iba a chupar,
mi boca ya no resistía más, necesitaba chupar esa
pija que por dos largos años había rehuído como
señal de enojo porque su propietario no me
retribuía de la mmisma forma a todas las atenciones
que yo le había dado en el pasado.
Con todos los apretones que recibió su miembro
se levantó totalmente y comenzó a asomar su glande
por la parte superior del bóxer, podía sentir su
calor en mi mano porque el algodón del bóxer no
podía impedir que ese fuego llegase a mi mano,
pero al asomarse el glande algo de precum mojó
mi mano, lo miré y me dije " Que bueno que está!!
Se me hizo agua la boca, mi furia no quería, pero
mi boca quería chupar nuevamente esa verga a pesar
de que mi primo no decía en ningun momento que me
la chuparía para hacer las paces.
Saqué la mano y nuevamente le dije:
-Ya no quiero hacerlo más.. lo que hicimos ya pasó,
vos no me la querés chupar a mi, así que olvidate,
abrí la puerta y déjame salir.
No me contestó nada se dirigió a su cama, se
acostó en ella, metió la mano en el bóxer sacando
inmediatamente fuera de éste toda su hermosa pija
brillosa por el precum que apenas le humedecía
esa cabeza tantas veces saboreada por mi lengua.
Con su mano comenzó a hacer el recorrido desde
sus bolas hasta el glande mostrándome como el
precum se deslizaba entre sus dedos llegándole
hasta su escroto.
-Vení chúpamela, quiero sentir tu cálida boca
rodeando mi pija...
Lo miré sin decir nada, estaba disfrutando de ver
como la tenía dura, palpitante y goteando el
delicioso líquido que manaba de allí.
El disco era un LP, por eso nunca hubo silencio
porque cuando terminaba una canción enseguida
empezaba otra, si entraba alguien a la casa no lo
notaríamos porque mi primo lo había puesto con
mucho volumen para que no se oyesen los ruidos
de jadeos o discusiones que podríamos producir
en su habitación.
No pude soportar más, ver como se pajeaba, como
me la ofrecía, como corría el precum, no pude
controlarme, perdí el control y me fui hasta
allí para chupar, chupar y chupar el miemnbro
que por tanto tiempo había rechazado.
Lo sentí más delicioso que nunca, le lamí el
glande, seguí bajando por el tronco hasta llegar
a sus bolas las cuales lamí una por una, le
levanté las piernas le lamí el perineo buscando
su ano, todo lo consentía, todo su cuerpo desde
el ombligo a su agujero posterior lo lamí de ida
y vuelta ante las contorsiones de mi primo que
pedía y pedía:
-Omar chúpame más...! mááass....!
Realmente fue emocionante volver a hacérselo, me
olvidé por completo que lo tenía castigado porque
él no me la quería chupar, me excitó muchísimo
cuando me agarró la cabeza y empezó a empujarla
contra su verga para que me la tragase toda.
El sollozaba con cada chupada que yo le daba, y
me decía:
-Viste boludo lo que nos estábamos perdiendo!
Luego de unos diez minutos disfrutando de esa
mamada su pija comenzó a latir desaforadamente,
estaba pronta para largar toda su leche en mi
boca, pero no sucedió nada de eso porque
repentinamente me la sacó de la boca para
quitarse el bóxer que le había quedado enredado
entre sus tobillos.
Yo seguía vestido porque con el deseo por chupar
su verga ni me había sacado la ropa, mi primo no
hizo nada por sacármela, me tiró sobre la cama
acercó su pija a mi boca, comenzó a pajearse muy
cerca de ella, mostrándome todo su cuerpo desnudo.
-Estoy pronto! Date la vuelta que te la voy
a meter como nunca te la metieron!
Era tanta la excitación que tenía que en unos
inaudibles sonidos parecidos a palabras le dije:
-Tenés condones?
-Para que mierda!, querés condones?
En ese tiempo no existía el SIDA pero se hablaba
de sífilis y otras enfermedades que contagiaban
las mujeres y como mi primo andaba con muchas de
sus novias yo tenía miedo y le dije eso.
De alguna manera como pude le expliqué eso y él
me traquilizó diciéndome"
-Con vos no tengo necesidad de usar condones,
con mis novias si uso porque no sé como estarán.
pero yo se que a vos te cojo yo solo.
Por supuesto que no le dije nada de mis otras
aventuras, él se habrá creído que en los dos años
en que no lo dejé acercarse yo había permanecido
esperándolo casto y puro!!!
Me moría de ganas de sentir nuevamente su verga
dentro mío y de darle libertad a la mia que ya me
dolía por estar muy apretada dentro de mi pantalóon.
Me saqué el pantalón y como él no podía esperar
más me arrancó el slip el cual se deshizo entre
sus manos, me ordenó que me pusiese boca abajo con
una almohada bajo el vientre.
Con sus manos me separó las nalgas y a toda
velocidad se puso a lamerlo.
-AHhhhhhhhhhhhhhhhh......! Seguí me gustaaaaaaaa
chúpamelo mas adentroooooooo!!!
No hubo necesidad de repetir nada sentí como con
sus dedos separaba los pliegues metiéndolos
dentro para darle elasticidad y una vez que lo
hubo distendido se acomdó sobre mi y la fue
acercando hasta que pude sentir su cabeza
abriéndose paso en mi aguejro.
-AYYYYYyyyyyyyyy! me dueleeee, paráááá...
Al principio me dolió, él no hizo caso de mis
quejas y siguió metiendo hasta que repentinamente
se frenó la penetración, estaba toda dentro!
Se había frenado porque no habían más centímetros
de verga que quisiesen entrar en mi agitado recto.
A pesar de que mi primo antes de penetrarme estaba
listo para eyacular algo lo contuvo ya que estuvo
como 15 minutos metiéndomela, sacándomela,
moviénndola dentro de mi recto al mismo tiempo que
me clavaba los dientes en la epalda.
Sentí un dolor muy intenso en la espalda porque su
mordida me había lastimado al mismo tiempo que su
leche me inundaba por dentro de una forma totalmente
deliciosa dejándome agotado.
Sentí algo que corría por mi espalda y mojaba mi
cuerpo llegando hasta mis brazos, mi primo me dijo
que estaba sangrando por la mordida que me había
hecho con sus dientes en el momento del máximo
placer que recibió su cuerpo a través de su verga
depositada en mi interior.
Mi verga seguí dura como al principio, me tuve
que pajear porque él se negó como otras veces a
hacer algo para que expulsase la leche y como
castigo se la largué toda en el pecho mojándole
esos vellos que tantas veces había chupado y
mordido.
Se fue a bañar muy contrariado porque al echarle
mi leche sobre su pecho le había arruinado el rato
tan placentero que había pasado.
Aunque él me curó la mordida, yo me tuve que
encargar de lavar la sábana manchada de sangre
para que mi abuela no preguntase que había pasado.
Después de la cena se fue a la casa de una de su
novias y al otro día me contó que la había cojido
cerca de un arroyo que hay por los campos donde
vivía ella.
Pero en la noche de Fin de Año volvió a la carga
conmigo, después de la cena me buscó otra vez,
pero como siguió con su negativa de hacerme una
mamada lo mandé al diablo y no lo dejé entrar a
mi pieza.
OMAR
Como siempre espero comentarios y fotos en:
omarkiwi@yahoo.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 18

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: