Inicio » Relatos de Dominacion » La Entrega

La Entrega

 Tenia todo listo para retirarse del trabajo, después de una semana entero de soportar al baboso de su jefe, ya venia la recompensa de el descanso del fin de semana. Tomo su cartera se puso un saquito que le combinaba a la perfección con el atrevido trajecito de secretaria, que su propio jefe le impuso usar. Cuando salía de su oficina y mientras pensaba en como disfrutaría junto con su novio de los días de descanso, siente a su jefe que la llama y le dice – Señorita tiene que entregarme este sobre urgente a esta dirección, después puede dirigirse a su casa.
Ella tomo el sobre de mala gana mientras observaba la dirección que estaba escrita en el mismo, no conocía el lugar pero no era muy lejos de ahí, podría ir a pie. Mientras su jefe buscaba su mirada y le dijo – Espero que disfrutes muy bien del fin de semana. Ella solo contesto con un gracias en tono muy seco. El suplico en un tono muy baboso – No te vas a despedir con un beso . Ella levanto levanto la mirada y observo a los ojos a su jefe y vio a un hombre adulto y arrugado que vivía fantaseando con ella le dio lastima y pensó que mas allá que el siempre la cargoseaba sexualmente no era tan mal tipo y que siempre valoro bien el trabajo de ella. Pero le daba mucho hasco el hecho de pensar que podría ser su abuelo. Ella se acercó y le dio un beso en la mejilla. Luego se marcho directo a su nuevo destino.
En la calle hacia mucho calor , no era como en la oficina con el aire acondicionado todo el día encendido. Sentía como sus grandes pechos comenzaban a transpirar y sin pensarlo se saco el saquito y desabrocho un par de botones de su camisa como queriendo dejar entrar todo el aire posible. No le importaba si alguien la veía atrevida, además ya era tarde y había poca gente en la calle.
Llego a su destino y observo que era un edificio bastante viejo, hasta parecía abandonado, miro otra vez el sobre y si era la misma dirección, entro y apenas podía ver porque las luces estaban apagadas y solo veía por la poca luz que entraba desde la calle, que era poca puesto que ya estaba anocheciendo. Llego al ascensor que era de esos viejos y grandes de rejas que funcionaban en el centro de la escalera principal, ella no podía creer que aún existiesen. Subió con un poco de miedo, otra opción no tenia puesto que no pensaba subir 10 pisos por la escalera.
Cuando el ascensor comenzó a ascender sintió ruidos en el hall del edificio, como si estuviesen cerrando con llave la puerta principal, que hasta hace unos minutos estaba abierta de par en par. Mientras el ascensor subía cada ves era menos visible todo, pero podía observar que en uno de los pisos había luz, mientras tanto el trayecto de ida hacia ese lugar era todo oscuro y ya no se podía ver nada. Ella comenzó a sentir miedo , escalofríos pero ya faltaba poco. Cuando llego al piso ya podía ver con claridad, antes de salir del ascensor agacho su cabeza para leer bien el numero del departamento, pero nunca llego a leerlo, pues se apagaron todas las luces, quedando todo completamente a oscuras, comenzó a sentir pasos subiendo la escalera y por el pasillo, que se dirigían hacia ella, en bano fue intentar apretar los botones del ascensor pues ya alguien se había abierto las rejas del mismo.
Todo el mundo se le vino debajo de un segundo al otro, todas los malos presentimiento que tenia se estaban por cumplir.
Ella intento escapar fuera del ascensor pero fue empujada hacia adentro, en el forcejeo dejo caer su cartera y su saco en el piso, podia sentir que eran mas de dos personas las que la atacaban puesto que se sentía toda manoseada, como grandes manos recorrían su cuerpo arrancando su camisa como si fuera de papel, sentía como varias manos manoseaban sus pechos que tenia aún el corpiño semi puesto, otras manos recorrían sus piernas y subían rápidamente hasta sus genitales. No sabia cuantas personas habían en el ascensor pero era bastante, y el ser grande no les facilitaba las cosas a los violadores. No se escuchaba ni un susurro solo los movimientos de los tipos y el llanto desconsolador de la pobre secretaria.
La tomaron de pies y manos dejándola en el aire, abriéndola bien de piernas comenzaron a penetrarla por la vagina que se encontraba muy seca, esto le provocaba a ella un dolor desgarrador, sentía el miembro que la invadía por completo ya que sus piernas estaba totalmente abiertas, el movimiento era muy fuerte y continuo, y no tardo en descargarle el semen que tanto aprisionaba ese pene caliente que contrastaba con la vagina seca y fría de la victima. Luego fue el turno de otro atacante, sin soltarla de las piernas ni los brazos era incapaz de defenderse , solo podía mover su cuerpo y eso le resultaba mas excitante a los atacantes, pues el movimiento les ayudaba a penetrarla aún con mas facilidad a la victima.
Así se fueron turnando todos , claro que después de la segunda penetración la lubricación vaginal no era necesaria, puesto que la misma desbordaba de semen. Mientras era salvajemente violada, ella comenzaba a rendirse, era imposible luchar contra todos sus atacantes, dejo caer su cabeza hacia un costado y observó entre las penumbras a una persona sentada fumando en las escaleras observando todo, el cigarrillo encendido era la única fuente de luz que se veía y le permitió ver a otra persona para junto a esta con lo que parecía una filmadora ya que veía una pequeña luz que salía de la misma, seria de las infrarrojas, pensó. Esa imagen sirvió para olvidarse solo por un segundo que estaba siendo violada en el ascensor de un edificio que estaba semi abandonado.
Cuando se cansaron todos de cojerla en esa posición, la apoyaron contra la reja justo enfrente de los que la miraban, sus pechos desnudos quedaban apretados contra la misma como queriendo salirse para afuera, ella atino a amarrarse bien fuerte de las rejas para no lastimarse contra ellas, ahí le arrancaron la falda, y sintió como uno de la tomaban de el cuello con una mano y le susurraban al oido – Si te dejas no te vamos a forjar mas, sino te agarramos entre todos y te lo hacemos igual. Ella pensó por un momento y el violador sin esperar respuesta se escupió la otra mano y la paso por el ano de su victima, que ya a esta altura sabia bien lo que le iban a hacer, sintió como el pene grueso y duro comenzaba a abrirse camino en su ano aún sin dilatar, sentía milímetro a milímetro la penetración y cerrando bien fuerte los ojos resistió el dolor, ella se dio cuenta que el atacante estaba siendo mas delicado, aguanto el dolor y no puso resistencia para nada. El violador le soltó e cuello y la tomo por la cintura y comenzó su vaivén, ella siempre había deseado tener relaciones por el ano, claro que le hubiera gustado en otras circunstancias, pero su novio nunca quiso. El atacante era uno solo esta ves los demás esperaban pacientemente su turno, mientras nuestra dulce victima comenzaba a relajarse y a gozar, abrió sus ojos cansados de tanto llorar y pudo distinguir como el tipo que la observaba se masturbaba mirando la escena que tenia enfrente. La contextura era de una persona entrada en años y el que filmaba podía distinguir que era un muchacho joven. Seguía observando como se masturbaban y la filmaban, mientras su cuerpo se movía en un vaivén y sus grandes pechos acompañaban el ritmo de su cuerpo que era impulsado por la manos fuerte del violador. Luego comenzó a sentir como sus intestinos eran inundados por primera ves de semen y realmente puedo disfrutarlo un poco, el hombre comenzó a sacar muy despacio su pene y ella sentia que era como que una parte del cuerpo de ella era expulsado hacia fuera. Sin permitir que el ano vuelva a contraerse otra vicita vino por detrás y ella ya entregada totalmente le pidió por favor que la penetre despacio y así fue. Uno por uno fueron pasando y dejándole al igual que un su ovario, todo el intestino lleno de semen.
Ella habia perdido la noción del tiempo, y de la cantidad de veces que se la cojieron. Al terminar el ultimo se retiraron todos del ascensor y comenzaron a descender por las escaleras. Ella quedo sentada en el piso totalmente desnudo y con sus dos agujeros llenos de semen, exhausta sin poder pararse, siente que una persona mas entra en el ascensor. No podía distinguir quien era pero supuso que era el tipo que se masturba fuera del ascensor, puesto que aún seguía fumando. Tiro el cigarrillo al piso bajo su bragueta y puso su pene justo en la boca de la victima. Esta sin resistirse y con ganas de que finalice todo abrio su boca y comenzo a hacerle una mamada. El pene era grande pero no estaba muy erecto, estaba mas bien flacido. Ella siguió chupando un buen rato y sabia que tendría que hacerlo acabor sino no se ira mas, asi que comenzó a masturbarlo y a chuparlo como si fuera el ultimo pene del mundo. Así estuvo un buen rato hasta que sintio que las manos del tipo le sujetaban la cabeza como queriendo dejar todo el pene dentro de ella , el mismo busco lugar en su garganta y pese a las arcadas que esto le generaba a ella el no la soltaba. Ella se estaba quedando sin aire y comenzó a sentir los borbotones de semen invadiendo su garganta. Intentando respirar trago todo lo que salia por ese conducto falico. Así fue que el la solto y ella pudo respirar tranquila.
Quedo adormecida por un buen rato, al despertarse aún no se veía nada. Estaba completamente desnuda y haciendo tacto encontró su cartera y el saquito las demás prendas eran solamente trapos destrozados. Se puso el saquito tomo intistibamente su cartera y salió corriendo por las escaleras. Al bajar sentía como el semen que salía de su ano y vagina iba recorriendo por sus piernas hasta llegar a sus talones.
Así semidesnuda salió del edificio se subió como pudo en un taxi y se dirigió a su casa, olvidando su auto que estaba a pocas cuadras. Ya el clima no le importaba estaba totalmente en shock.
Al llegar a su casa lo primero que hizo fue ducharse, el fin de semana paso mientras ella dormía y teléfono sonaba y los mensajes morían en el contestador.
Pensaba que es lo que sucedió y no podía comprender, solo se levanto otra vez para tomar su cartera y tomar el sobre que estaba dentro. Lo miro y recordó el pasado, sollozando lo abrió y descubrió lo que contenía. Nada, absolutamente nada, ahí se dio cuenta de que era lo que el jefe queria que entregue.
Alexxx

alexanderjunior@hotmail.com FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 21

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: