Inicio » Relatos de Amigos » Salvando el Matrimonio de mi Amiga - 1ª Parte

Salvando el Matrimonio de mi Amiga - 1ª Parte

Hola amigos, el encuentro casual con una amiga, hace que junto a mi pareja Manuel la iniciemos en un mundo de placer desconocido para ella y que al mismo tiempo la ayuda a salvar su matrimonio.


Al día siguiente, después de pasar la noche con el cliente de Manuel y su esposa, cerca del mediodía decidimos recorrer un parque cercano al hotel, pasamos a comer algo y luego casi al llegar al hotel, Manuel recibió una llamada de su jefe, en donde le decía que en la empresa había habido un problema y que debido a eso podía tomarse una par de días más libres, siempre que lo pueda apoyar por internet en algunos documentos. Yo le digo que lo atienda desde un cybercafé cercano y que lo acompañaría.

Sin embargo, en el hall del hotel me encuentro con una amiga de hace mucho tiempo, que se alegra mucho de verme, se la presento a Manuel, ella es una mujer rubia, de linda figura pero que no hace relucir mucho su belleza, en verdad la noto contrariada y necesita hablar conmigo, por lo que decidimos que nos quedaríamos y conversaríamos tranquilamente mientras él iba al cybercafé.


Mi amiga me contó que su matrimonio no estaba bien; que ellos se amaban pero sexualmente no se complacían, que él es algo impaciente y ella no se sentía satisfecha, que él le reclama que no es suficientemente ardiente y que no sabe explotar a la mujer que hay en ella. También me comenta que él viaja seguido fuera de la ciudad y que ha sabido que la ha engañado en algunas ocasiones buscando placer, pero también me cuenta lo tierno, amoroso y delicado que trata de ser con ella. Yo la miro y lo primero que le digo es que debe arreglarse más sugerente, que es demasiado tímida y que no se conoce sexualmente del todo, converso con ella, le doy algunos ejemplos, pero ella parece muy confundida y sus ideas comienzan a bloquearla, me explica lo pudorosa y temerosa que es, me habla de sus sueños eróticos, pero también me comenta que no ha tenido buenas experiencias.


Yo le digo que puedo ayudarla, pero primero debe convencerse que no puede ser tan pudorosa con su pareja y además debe conocer mejor su cuerpo, ¿quieres que te ayude? Le pregunté, ‘Sí, por favor... gracias...'me respondió. Entonces escojo algunos trajes míos para que se los pruebe, pero ella se siente algo avergonzada con desnudarse frente a mí, además que noto que no deja de mirarme, especialmente las piernas y los pechos, y me acaricia sutilmente las manos o el cuerpo, se ruboriza y se aleja, la miro y se le acelera algo la respiración... hasta que no aguanta y me abraza tiernamente, siento que ella busca el cariño de alguien y se acurruca en mi cuerpo, sus pechos como que se encienden y sus manos buscan tímidamente mis curvas, me besa el cuello y luego se aleja avergonzada, se queda llorando sentada al borde de la cama...


¿Qué te ocurre? – le pregunto

Me han dicho que para conocerme como mujer debo dejar que otra mujer me enseñe...

¿Quieres que te enseñe a sentir placer?...

Dime que debo hacer...


Me paro frente a ella y me desnudo lentamente, ella se ve nerviosa pero no quita los ojos de mi cuerpo, ya desnuda me arrodillo frente a ella y le digo que me toque los pechos, lo hace tímidamente, mientras lo hace, yo acaricio sus piernas, levantando lentamente su vestido, me pongo de pié y hago que se ponga de pie frente a mí, la giro colocándola al frente de un espejo, tomo el cierre de su vestido y lo deslizo lentamente, a medida que voy besando su espalda, la siento agitarse y eso me excita, tomo luego los tirantes del vestido y los bajo lentamente haciendo asomar sus sostenes, muy grandes, sin encajes, muy toscos, los abro y desnudo sus pechos, no son muy grandes, pero sí hermosos... sus pezones están bien marcados rodeados por una aureola rosada. ‘Mírate, eres hermosa...' le digo, ella se mira semidesnuda en el espejo... tomo sus manos y la hago acariciar sus pechos, mientras beso sus hombros, comienza a excitarse, sus pezones se erectan, los tomo con mis manos y los acaricio y aprieto, ella se agita más, temblando.

Ella gira y nuestros pechos se unen, rozándose, mete una de sus piernas entre las mías y acaricia mi sexo con ella, meto mis manos bajo su vestido, la tomo de las nalgas y la aprieto contra mi cuerpo, nos comemos los labios a besos, siento su conchita húmeda, por lo que tomo el vestido y lo bajo, dejándola solo con una tanga deportiva. Ella se queda de pie frente a mí, me siento en el borde de la cama, acaricio sus caderas, sus piernas, ella gime despacio...

‘¿Estás lista?', le pregunto casi susurrando...

"Si... estoy ardiendo..."me contesta

"Quítate la tanguita, déjame mirar tu sexo..."le ordeno


Me mira algo asustada, pero le tienta desnudarse frente a mí, toma la tanga, cierra los ojos y la baja hasta sus tobillos, se tapa con las manos, pero las tomo y las dejo sobre mis hombros, veo su bello púbico, no muy abundante, formando un triángulo hermoso, se lo beso... ella gime, se estremece, aprieta sus manos en mis hombros... ahora lo acaricio con el dorso de mis dedos, muy suave... ella sigue gimiendo y eso comienza a encenderme, ella a medida que la acaricio tiende a ir abriendo lentamente sus piernas... deslizo mis manos por detrás de sus piernas y sus nalgas, acercando su pubis a mi boca... lamo sus piernas, sus bellos... ella abre sus piernas y yo me acomodo para mirar su conchita... es deliciosa, casi virgen, acaricio sus labios vaginales, los abro y deslizo mi lengua lentamente en ellos, siento su olor a hembra deseosa y desesperada, ya está casi toda mojada, la abro con mis dedos, atrapo su clítoris entre mis labios y lo chupo... ella grita... ‘Aaahhhh.... siiii... máss'... toma mi cabeza y la lleva a su entrepierna... acaricia mi cabello, mi cuello... me la como gustosa... mi boca se desliza en su sexo suave y algo frágil... ella se contornea y acaba fácil en mi boca.... sus jugos quedan en mi lengua... ella se desespera y se lanza sobre mi, quedamos recostadas en la cama, comiéndonos la boca... ella se traga mis pezones y trata de dominarme, pero soy más fuerte y la doy vuelta, dejándola recostada... hacemos un 69 perfecto y nos comemos las conchitas con placer, su comida es inexperta pero va encontrando el camino para darme placer, le voy indicando qué hacer, donde lamerme, como hacerlo, me la como y me come de manera rica y caliente, llevándonos a acabar en un orgasmo magnífico.

Ella se relaja, está feliz...

Hace demasiado tiempo no sentía un orgasmo, me dice

me encanta complacerte, le respondo al oído mientras le beso el cuello

Angie, cójeme con tus dedos, necesito sentirme penetrada, me pide


La tomo de la mano y la llevo a la regadera, comenzamos a ducharnos juntas bajo el agua cálida, la tomo por detrás y mis dedos empiezan a jugar a la entrada de su conchita, ella pierde el control y se entrega al placer, la penetro con dos dedos lentamente y ella responde de inmediato balanceándose para ser cojida más duramente, mis dedos juegan dentro de ella, se gira y mientras la sigo cogiendo con los dedos ella trata de hacer lo mismo, me empieza a coger intensamente, ambas nos entregamos y caemos en un orgasmo intenso. Nos terminamos de bañar y continuo con mis lecciones, ahora le enseño qué ropa usar en distintas circunstancias, la visto con una tanga hermosa de encajes e hilo dental, luego le coloco un vestido blanco, que hace relucir su cabello rubio, con un escote generoso, le hago un peinado sencillo pero hermoso, la hago mirarse al espejo y se ve preciosa, después me visto yo, ella no me despega los ojos de encima... está deseosa por más, le digo que es bueno que descansemos un poco, así que decidimos salir a comprar algo de ropa para ella, termino de vestirme con una tanga diminuta negra y un vestido muy cómodo, muy corto, con amplio escote, toda en negro.


Llamé a Manuel al celular para visarle que salíamos y me dijo que estaba ocupado por un tiempo mas y llegaría mas tarde.


¿Qué me pongo para salir a comprar? – me pregunta ella...

No, vamos, esa ropa té queda bien, respondí

Me siento casi desnuda

Los hombres te van a comer con la mirada, vas a ver como vuelves de estimulada...

¿Tendremos más sexo?, preguntó excitada

Te tendré una sorpresa, le dije




Salimos de compras, ella cada vez se siente más segura y a la vez más excitada, ya no se complica en desnudarse en los vestidores de la tienda para probarse ropa, la ayudo a escoger varias prendas muy femeninas... también ambas escogemos un par de jeans y unas remeras de algodón muy suaves y ajustadas.

Volvemos al departamento, ella llega y se coloca los jeans y la remera sin sostén, sus pezones están erguidos y se notan fácilmente debajo de la remera... sus caderas se ven deliciosas con jeans y su culito forma una curva deliciosa hacia sus piernas, se ve deliciosa y noto que está tratando de excitarme, sigo su juego y también me coloco los jeans y la remera, nos colocamos frente a frente, tocándonos la una a la otra, nos acariciamos el culito, los senos, nos besamos en los labios con pasión, luego en el cuello, meto mi mano entre sus piernas y ella hace lo mismo, nos abrazamos y caemos juntas sobre la cama, nuestros pechos excitados se rozan, y frotamos nuestras entrepiernas, estamos excitadas y calientes cuando Manuel entra a la habitación, ella se avergüenza un poco, pero sin dejar de besarla y acariciarla, le explico a Manuel la situación

‘No te preocupes, Manuel es muy comprensivo, le digo

Y además es muy bueno como compañero sexual, afirmo

Hace tiempo que no siento placer en el sexo con un hombre, dice tímidamente

Te lo presto... jajajaja... – le respondo bromeando,

Pero noto que se siente algo entusiasmada con la idea, se sonroja y me da la espalda...

Amor, ¿qué dices? – le pregunto a Manuel...

Después de lo de anoche con mi cliente y su mujer... ¿por qué no?, siempre que no te complique amor, me responde

No... no... me daría vergüenza hacer el amor con tu pareja – contesta ella...

Pero no te daría vergüenza hacer un trío – le respondo


Manuel coloca música suave y lentamente se desnuda, dejando solo su slip, me desnudo por completo y desnudo a mi amiga, me abrazo a Manuel y nos comemos la boca, sus manos apretan mis nalgas, siento su verga endurecerse bajo su slip, tomo a mi amiga y la coloco junto a él, le digo que desnude su verga, ella toma su slip y lo baja tímidamente, su enorme verga salta dura frente a nosotras, ella se sorprende por su tamaño, pero la mira deseosa, la hago girar y queda entre los dos, con su culito contra su verga y de frente a mi, ella se congela por un momento, pero empieza a responder a mis besos, Manuel la toma de las caderas y comienza a pajear su verga en su culito, ella responde, refregándose contra él.

Entonces le digo que es el momento de enseñarle a Manuel lo que ella ha aprendido hoy sobre la ropa, la tomo de la mano y la llevo al dormitorio, le pido a él que espere. Al rato aparecemos las dos vestidas como habíamos salido a comprar, mi amiga con un vestido blanco, sin sostenes y un hilo dental de tanguita, y yo con una tanguita y el vestido negro, la tomo, la llevo frente a Manuel y se la ofrezco. Es tuya amor... dale placer... – le digo, mientras bajo su vestido a la cintura, dejando sus senos desnudos, la tomo por detrás y sus manos se deslizan por sus piernas bajo su vestido, sentimos su olor a hembra... sus gemidos, desnúdate frente a mis ojos... – le dice Manuel.

Ella nos deja sentados en el sillón y comienza a bailar al ritmo de la música sensual... comienza a desnudarse lentamente... baja su vestido, dejándolo caer al suelo... sigue bailando, acariciando su cuerpo... se coloca de frente a nosotros y quita su tanguita... quedando absolutamente desnuda. Manuel y yo comenzamos a comerla... en todo el cuerpo, por toda su piel... ella grita, gime... nos besa... se entrega a nuestras caricias, cuando ya no aguantamos más, nos vamos al dormitorio, le pido a Manuel que se recueste de espaldas, con su verga erecta apuntando al techo, le digo a mi amiga que se monte, ella se turba un momento, por lo que le digo que se levante un poco, tomo su verga y se la meto en su conchita despacio... ella palidece, parece desmayarse... grita y gime muy excitada... ya adentro la tomo, la levanto y la dejo caer hasta quedar clavada... comienzo a hablarle al oído para que siga mis instrucciones...


‘Ok... levántate lentamente... siente su verga en tu conchita

deslizándote suave... rozando tus paredes...

ahora baja suave hasta que la sientas al fondo y déjate caer...

eso es... suave... ahora un poco más rápido...

siente como te invade su verga dura...'...

‘ahhhh... siii... siii... másss... deliciosa..., goza mi amiga

eso... que rico... mas... mas...'... pide deseosa


la abrazo por detrás, la tomo de las tetas y sigo sus movimientos hacia arriba y abajo... ella acaba al tiempo que grita muy fuerte... sus jugos desbordan su sexo..., mi amiga se baja de su verga y queda rendida acostada a un lado, yo tomo su lugar montando esa pija dura y caliente que aun tiene mucho por dar, la cabalgo fuerte y duro, me la clavo profunda, toda entera en mi conchita ardiente, hasta que ambos explotamos, acabo enterrada en su verga y él me inunda de su leche caliente.

Pero mi amiga deseaba mas, aunque eso se los cuento en la próxima historia.

Continuara...

Angela Lobo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 29

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: