Inicio » Relatos de Amigos » La Visita Inesperada - 4ª Parte

La Visita Inesperada - 4ª Parte



Y tú Mari; dejarías que mi amigo se coja a Paty. Pues claro que sí; le tengo que corresponder con la misma confianza que él me dejó coger contigo, por eso somos más que esposos, somos amigos nos contamos todo y somos felices. Y voy a disfrutar mucho ver a mi amiga Paty cogiendo con mi esposo, y sobre todo ver tú cara cuando le esté metiendo la polla, vas a ver que sensación tan excitante. En eso Mari se levanta al baño, y nos dice voy a poner en orden esto señalando su panocha, miren como me dejaron, sigue escurriendo leche nos mostraba la palma de la mano repleta y se la aplicaba a sus pechos.

Nos levantamos a preparar otra cuba, que después de brindar por nosotros la bebíamos rápidamente, Pepe no apartaba los ojos de mi esposa, y le decía estas preciosa coges de maravilla que suerte tiene mi amigo, servimos otra ronda, Mari tomo su cuba a fondo para correr a la cama y brincar en ella como una jovencita se veía preciosa y como se le movían las tetas, para luego dejarse caer de espaldas mostrándonos los labios de su coñito, Pepe y yo la acompañamos en la cama, nos recostamos a su lado ella tomaba una verga en cada mano y nos las pajeaba mientras nos alternaba unos besos de lengüita, mientras mi amigo sobaba sus tetas, cuando nos pusimos a tono Mari nos dijo; acuéstense en posición de tijera encontrada junten sus huevos por que voy a hacer un estudio profundo de sus vergas, tomamos posiciones.

Mi esposa se hincó a un costado de nosotros, aprovechamos para acariciarle una nalga Pepe y la otra yo, nos pajeaba al mismo tiempo y nos alternaba unos chupetes profundos, nos restregaba una polla contra la otra, se sentía tremendo, nos daba lengüetazos en los huevos, y describía; la de Pepe es más larga que la tuya como cuatro centímetros, el grueso de la verga de Pepe es un poquito más gruesa que la tuya, pero en lo que sí te gana de calle Pepe, es en la tremenda cabeza creo que le puso sombrero de charro, ja,ja,ja.

Pepe le dijo a mi mujer ven acomódate sobre mi para hacer un 69, les dije corrección será un 70 por que Mari en esta posición puede atendernos a los dos. Mi esposa tomó su lugar sobre Pepe y que cosa tan rica, mientras se tragaba mi verga a fondo pajeaba lentamente la de mi amigo, luego cambiaba su boca de polla y me pajeaba, ella jadeaba y disfrutaba por el trabajito que le hacía Pepe, como ocho minutos después estábamos hirviendo los tres.

Pepe le decía a mi mujer; te quiero coger de perrito déjame disfrutar de tus nalgas, ella se puso de pie y corrió a su bolso y sacó un pequeño tubo de gel lubricante, el cual aplicaba abundantemente por toda la verga de mi amigo, el sobrante se lo ponía en su coño, se puso en cuatro, separó sus piernas y respingó sus nalgas, metió su mano entre sus piernas para guiar correctamente la verga de Pepe a su coño, una vez en posición mi amigo la tomaba por sus cadera y se la iba empujando a fondo.

Mari movía sus nalgas de un lado al otro, gemía y gritaba, ¡despacio haag, que rico me la estas metiendo!, luego se la dejó un momento hasta el fondo, la sacaba casi toda y se la volvía a empujar a fondo, mi amigo empezaba a incrementar la velocidad de sus embestidas, la cuales eran más violentas se la dejaba ir hasta los huevos, mientras con sus manos estrujaba y abría las nalgas de mi esposa.

Yo estaba a cien viendo a unos cuantos centímetros la cogida que le estaba haciendo Pepe, la cabeza de Mari rebotaba contra la cama, jadiaba enterraba sus uñas en las sábanas, tenia una cadena de orgasmos interminables, mi mujer le aplicaba su “perrito”y Pepe gritaba ¡me lo estas mordiendo que rico me estás haciendo! mientras tanto yo me pajeaba la verga rápidamente.

Me cambié de posición subiéndome a la cama y poniendo mi verga en la cara de mi mujer, que de inmediato me la empezó a mamar con desesperación, Mari estaba que se quemaba, se tragaba toda mi verga, sentía como me estaba pajeando el glande con sus anginas, me la chupaba y pajeaba rápidamente, las embestidas y los apretones a las nalgas de mi mujer eran más fuertes, los tres jadeábamos, gemíamos.

Un rato después estallábamos los tres al mismo tiempo con unos orgasmos tremendos, yo le llenaba la boca de leche a mi esposa, Pepe gritaba ¡qué rico nunca he cogido así!, estas riquísima Mari, que forma tan sabrosa de follar, mi amigo se separó y cayó agotado a un lado de mi esposa y le decía gracias estas bellísima la abrazaba contra él y le planta un beso en la boca, Mari trenzaba su lengua con la de él y mi leche escurría por sus labios, siguieron así por un buen rato hasta que desapareció todo rastro de mi leche, se la tragaron toda, buen inicio para mi amigo Pepe.

Me levante y serví una ronda más de cubas pues tenía mucha sed, se las lleve a la cama y Pepe brindaba por la cogida más morbosa de su vida. Mari se fue al baño a lavarse y salió totalmente vestida, Pepe dijo; ¿como que ya te vestiste?.... Sí sigo muy caliente.

Pues sí mi querido compadrito eso fue todo por hoy, estoy agotada me dejaste el coño adolorido, y tengo pendiente por mis hijos que se quedaron solos, así que gordo ya nos vamos.

Pepe decía:

•  Puedo venir a saludarlos otro día para ver si cogemos de nuevo, es que estás preciosa y nunca en mi vida me la he pasado tan bien.-

Mari le contestó:

- Claro que sí Pepe, creerme que para mi fue todo un placer, solo que te voy a poner dos condiciones. La primera; es que no vallas andar de cabrón con otras mujeres. La segunda; es que le platiques todo lo que pasó a Paty, por que no le voy a traicionar a mi amiga. Paty está muy preocupada por ti, y me llamó para pedirme el favor de que te acostaras con nosotros, por qué en este juego no hay engaños. Solo es disfrutarnos y coger por coger. Y una vez que cumplas con estas condiciones puedes venir las veces que quieras.-

Pepe indicaba: Así que Paty, ¿ya lo sabe?

Claro que sí, a poco te crees tan seductor…. Ya sabíamos de sus fantasías con nosotros Paty me las contó, y en una de sus fantasías fue que la embarazaste, y nos da mucho gusto que fuera en esa forma, a sido un honor para nosotros. Una vez terminada la aclaración, Mari procedió a darle un gran beso en la boca, con un apretón de verga, diciéndole pórtate bien cabrón y me la cuidas mucho.

Yo me despedí de Pepe dándole un fuerte abrazo, y comentándole al oído están cabronas las viejas ¿verdad?

Pepe nos decía:

•  Ustedes son geniales, realmente son nuestra fantasía, está en pie lo de la fiesta del bautizo…….. Gracias por todo.-

Camino a casa le comentaba a mi esposa que leccionzota le acabas de dar a Pepe, lo dejaste girando.

Mari me confió; ya quiero llegar a casa, por que estoy muy caliente, solo quería dejar picado a Pepe.


by Un buen AMigo - Anónimo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 29

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: