Inicio » Relatos de Amigos » La Visita Inesperada - 2ª Parte

La Visita Inesperada - 2ª Parte



Bueno decía Mari:

•  Y que yo no tengo derecho a hablar; ustedes ya nos repartieron como quisieron. Haber Pepe dices que me ves mejor que antes, tú crees ¿que es cierto? -

Y mi esposa nos modelaba. A Pepe se le caía la baba, yo le comentaba y tiene las nalgas bien duras y respingonas mientras ella hacia un giro. Se notan contestaba clavando sus ojos. Mi esposa le insinuó; ¿y crees que mis pechos son operados? Agachándose frente a él abriendo más su blusa. No para nada al contrario se ven muy naturalitos, sin que se molesten, estás muy buena y te antojas mucho. Mari camino hacia mí y se sentó en mis piernas y me decía melosamente al oído, Papi estoy caliente, Como respuesta le daba un profundo beso en la boca. Pepe nos hablaba en voz baja, no sean cabrones, no cuenten el dinero delante de los pobres, miren que rico se están besando. –

Pobrecito le dice Mari, poniéndose de pie y caminando hacia él, hace un lento giro se inclina y le da un beso en la boca, mi amigo le metió la lengua, mi esposa gira y se sienta en sus piernas, inmediatamente vi como una mano de Pepe corría con ansías por los muslos de mi mujer y se perdía bajo su falda, y la besaba de nuevo, luego de un momento Mari se puso de pie y me dijo melosamente; pobre compadre esta que revienta, y nuestra comadrita no va a querer que se valla por ahí de cabrón… ¿verdad? ¿Que será bueno hacer?..... Me volteaba a ver como pidiendo permiso.

Pepe nos suplicaba no puedo más estoy muy caliente, yo les juro que hablo con Paty para que cuando sea la fiesta del bautizo tú te la cojas compadre, pero yo necesito a mi comadrita Mari ahora, mira como me tiene, se puso de pie y tenía una gran carpa en su pantalón. Mi esposa se acercó a él y le tocaba su erección por arriba del pantalón, y le exclamaba; ¡hay Pepito que bueno estás!...… ¿ya lo viste Papi?

Mi esposa con una cara de calentura bajaba lentamente el cierre de su pantalón y metía una mano dentro de su bragueta, ¿a ver que tenemos por aquí? mientras él acariciaba los pechos. Cuando en ese momento tocaron el timbre de la calle, esperé un momento para recomponernos todos pues yo la tenía bien parada por el show que estaba viendo, volvieron a tocar y eran mis hijos con dos amiguitos que entraron a todo galope.

Mi esposa se fue a verlos, mientras Pepe y yo nos servíamos una cuba, y me comentaba es en serio lo que te digo cuando sea el bautizo te coges a Paty, ella y yo hemos fantaseado con eso mucho tiempo y decidimos que tú serias el indicado, claro si tú estas de acuerdo. Para mi es un honor le conteste, siempre me ha gustado tú esposa es muy simpática y se ve que tiene unas tetas enormes, que aquí entre nos siempre se me han antojado, y para animarme más me confiaba; Paty es muy caliente y le gusta coger por el culo vas a ver que sabe hacer de todo. Levanté mi vaso y brindamos.

Le pregunté a Pepe si quería alojarse en nuestra casa, me contesto que había alquilado una habitación en un hotel relativamente cercano a nuestra casa, mejor nos vamos para allá para estar más tranquilos, que había venido en taxi. Le conteste; bueno pues me parece muy bien. Fui a buscar a Mari y se lo comenté, me dijo excitada; me parece de maravilla, tus hijos ya merendaron, me voy a cambiar y en seguida estoy con ustedes.

Como cuarenta minutos después apareció Mari bellísima, perfectamente maquillada con un vestidito azul marino corto bien ajustado a su cuerpo, unos zapatos de tacón alto con un perfume delicioso, hizo un giró nos dijo nos podemos ir cuando gusten. Yo tome una botella de ron nueva y salimos en nuestro auto.

Llegamos al hotel y Pepe nos dio la llave de su cuarto el 507 suban enseguida los alcanzo. El Hotel es de lujo pero tiene la fama que es de paso, y por lo que se veía estaba diseñado para eso, pues tenía una súper cama con espejos en un muro lateral, una pequeña salita con un sillón para dos personas y un sillón individual al frente, una mesa redonda con cuatro sillas, y un televisor grande, un baño muy elegante en mármol.

Mari estaba caliente, me decía; la polla de Pepe la sentí muy grande y muy dura, ¿se la has visto como la tiene?...... No, no recuerdo haberla visto nunca, pero por el bulto que se le ve debe de estar bastante bien, no te preocupes pronto lo sabremos. Es que una vez me platicó Paty que la tenía muy cabezona. Le contesté; por eso Paty tiene el coño tan grande y flojo, por que Pepe ya se lo acabó…. Mi esposa trago saliva.

Un momento después llegaba Pepe con refrescos hielo y botanas, pusimos música y servimos unos tragos bien cargados y brindamos de cruzadito, luego de una nerviosa plática los volvimos a rellenar y brindamos, Mari bailaba lentamente fumando un cigarrillo, Pepe estaba feliz viendo a mi esposa sin pestañear y me comentaba está buenísima.

Mari se acercaba a nosotros y nos rozaba sus nalgas. Pepe tímidamente se las acariciaba con una mano, ella se giró y lo besaba en la boca, mientras mi amigo se agasajaba con las nalgas con sus dos manos, mientras mi esposa restregaba su panocha contra su verga, un momento después separaban sus bocas, Mari seguía bailando y empezó a subir su vestido, Pepe aplaudía con un bultote en su pantalón.

Mi esposa subió su vestido por arriba de su cabeza y se lo quitó, quedando únicamente con un pequeño sujetador y una tanguita negra de hilo con todas sus nalgas a la vista de Pepe, que tenía los ojos de plato y exclamaba ¡estoy soñando!, y empinaba su trago a fondo. Mari seguía bailando como una profesional, con un movimiento suave y cadencioso de sus nalgas, se las restregaba a Pepe en su bulto, sus pechos se desbordaban en el mini sujetador.

Mari me abrazó y me besaba con toda pasión, me restregaba su panocha estaba súper caliente con las mejillas rojas, aproveche el abrazo para desabrochar su sostén y Pepe se hincó a besar sus nalgas, bajando de un tirón la tanga, la lengua de mi amigo corría del coñito al culo de mi mujer, que rico sabes exclamaba él, Mari se inclinaba hacia delante y separaba sus piernas para darle más acceso a Pepe, ella se estremecía en mis brazos pues tenía un orgasmo bien fuerte inundando la boca de él, un momento después Pepe se puso de pie y se quitaba la ropa quedando solo con sus bóxer puestos.

Mari se sentó en la cama luciendo sus tetas en toda su magnitud con sus mini pezones totalmente duros y apuntando al techo, por que ella no los tiene centrados, si no que los tiene jalados hacia arriba, y mi amigo la devoraba con la vista, se acercó a ella y le acariciaba los pezones mientras mi mujer bajaba nerviosamente sus bóxer. ¡y hoo sorpresa!...... brincó una vergota de color café oscuro, con una cabezota gorda rosa brillante cubierta hasta la mitad por un pellejo, ¡mi esposa la veía asombrada!, la tomó


by Un buen AMigo - Anónimo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 23

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: