Inicio » Relatos de Amigos » La Confirmacion de Mary

La Confirmacion de Mary

Han transcurrido casi dos meses de nuestro primer trío y mi amigo Luis se desvive en atenciones para mi, me llama por teléfono casi todos los días, manda saludos a mi esposa, y me invitó a comer a una tavérna, tomamos muchos tragos de más, y empezamos a platicar de lo ocurrido con mi esposa, por que hasta esa fecha nada se había hablado.

Luis me decía que tenia que hacerse a diario cuando menos una paja recordando a Mari, que estaba bueníssima, que sus tetas, nalgas y coño eran maravillosos, que tiene una cantidad de orgasmos impresionantes, que los sientes en la verga, yo me estaba poniendo a mil escuchando a mi amigo exaltar todas las "virtudes" de Mari, y me preguntaba que si a mi esposa le había gustado, yo le respondí que nuestras relaciones habían mejorado en un cien por ciento, que cogíamos con mucha pasión y que siempre flotaba la idea de repetirlo algún día, pero que Mari es una mujer muy especial y no le gusta demostrar sus emociones, que posiblemente se podría dar, pero que la táctica era no presionar, que fuera en lugar y momento oportuno, que por mi no había inconveniente, que es mas que yo estaba más caliente que un bote de tamales y con ganas de repetirlo.

Una semana después, un Jueves habló Luis con Mari para invitarnos a comer a un restaurant Veracruzano el proximo Sábado , y coincidía que los abuelos invitaban a los hijos a su casa de Cuernavaca, Mari no estaba muy convencida de querer ir, le dije que se veía muy mal que desde hace tiempo evadiera a Luis, así que la convencí de ir a comer.

Llegó el sábado y Luis paso por nosotros, Mari estaba radiante con un conjunto de traje sastre en color gris, la falda un poco corta y una blusa de seda blanca con un pequeño sujetador en color blanco conbinando con sus pantaletas tipo mini bikini, y medias con elástico en la parte de arriba que se ajustan solas y zapatos de tacón alto, y un delicioso perfume, a Luis se le caía la baba cuando subimos a su auto, Mari subió en la parte de atrás del lado derecho y yo adelante, estubimos en dos ocasiones a punto de chocar por que Luis volteaba para atrás todo el tiempo hasta que le dije que se concentrara en el camino, y no en las piernas de Mari. (El se apenó y Mari sonrió)

 

Por fin llegamos al restaurant y nos asignaron una pequeña mesa redonda con un mantel largo y quedamos acomodados uno a cada lado de Mari, pedimos algo de picar y los tradicionales "Toritos Veracruzanos" (bebidas hechas de frutas tropicales como mangos, fresas, mamey, guanábana, etc. licuados con leche y azúcar pero con aguardiente de caña 80 grados) tienen un sabor delicioso pero con unos efectos terribles, después de tomarnos tres cada uno Mari se veía rojita y empezaba a relajarse, Luis estaba como novio comprando un ramillete de flores para ella y la música tocando a la mesa unos sones Jarochos picantes y alegres pensando que Luis y Mari eran pareja, los músicos les dedicaban varias coplas de enamorados y les pidieron el clásico:

¡ beso, beso, beso ! y Luis aprovechó para plantarle un gran beso de lenguita a Mari la cual se veia que lo disfrutaba intensamente, yo me sentía celoso, exítado y actuando como si fuera amigo de la pareja aplaudiendo el beso.

Terminó la música y pedimos otra ronda de toritos y la carta para pedir de comer, Mari un chile en nogada, Luis un huachinango a la veracruzana, y yo una cecina de cerdo adobada con su guacamole, comimos delicioso, y luego unos postres con café de olla y unos Cognacs, para ese momento Mari había entrado en calor (de las dos formas) y se levantó se quitó su saco y fue a los sanitarios, Luis estaba feliz por que me dijo que le acarició las piernas por debajo del mantel y que Mari se lo permitía, en un momento mas regresó Mari y me dijo que me acercara mas a ella, y que pronto me daría un regalito......?

En eso Luis aprovechaba para besar a mi esposa en la mejilla, llegó otra ronda de Cognacs y brindamos por nosotros, en un momento propicio metí mi mano por las piernas de mi mujer y sorpresa por ahí andaba Luis, pero Mari no tenia pantaletas cuando fue al baño se las quitó y mi amigo la estaba dediando.

Mari tenia una cara de calentura tremenda, y le pregunté que si quería una fiesta con Luis, y me dijo al oído que sí, que había tenido ya dos orgasmos, decidimos irnos a un lugar mas tranquilo no sin antes comprar dos botellas de Asti Spumante de Martini Rossi que tanto le gusta a mi esposa, en camino a nuestra casa, Mari estaba en el asiento delantero del auto y veía como se cruzaban los brazos de los dos, ella sobando el paquete de Luis, y El metiendo su mano debajo de la falda de mi esposa, y yo hecho un pendejo y con la verga bien parada, en el asiento trasero, por fin llegamos a casa, puse a enfriar el vino conecté el estéreo con música muy suave y se levantaron a bailar bien pegados y unos besos interminables yo me sentía incomodo, cambié la música por una propia para Strep Tease y le dije a Mari que empezara el show.

Empezó a bailar muy sensual y lentamente a subir su falda hasta donde terminaban sus medias giraba, la dejaba bajar moviendo siempre sus deliciosas nalgas, Luis aplaudía y gritaba que mucha ropa, mi esposa empezó a desabrochar su blusa giró, sin dejar de mover sus nalgas, de espaldas a nosotros se quitó la blusa y nos la aventó, se giró y sus tetas apenas las podía contener su pequeño sujetador se veian enormes, con sus pezones bien parados, su falda subía cada vez mas, giró de nuevo y se desabrochó el sujetador, lo arrojó hacia atrás y lo atrapó Luis y metía su boca y narices en el, Luis ahullaba y gritaba que era la reina y aplaudía, Mari se voltió hacia nosotros cubriendo sus tetas con sus manos se acercó dándonos chánce un breve momento para que mi amigo y yo se las chupáramos, y nos prendimos cada uno de una teta con los pezones durísimos, siguió bailando moviendo sus caderas se desabrochó su falda, la dejó caer lentamente, ¡no tenía pantaletas!, seguía de espaldas a nosotros separó sus piernas rectas y se agachó a vernos entre sus piernas dándonos una vista maravillosa de sus nalgas y coño que se veía lleno de líquidos, siguió bailando solo con sus medias puestas se veía muy sexy y caliente luciendo a plenitud su desnudez, acercándose a nosotros, moviendo sus nalgas se dejaba acariciar su panocha, nalgas y tetas por los dos, yo empecé a desvestirme, Luis no resistió mas se levantó, la abrazó, le estrujaba sus nalgas, mamaba sus tetas y ella empezó a desvestirlo, Luis se quedó desnudo con la verga bien parada cubierta totalmente por su enorme prepucio que todavía le sobraba como tres centímetros de pellejo se le veía grande y gruesa, serví las copas de Asti y brindamos por la Confirmación de Mari, Ella me besó con fuego, se hincó y me dio la mamáda del siglo, mientras que con su mano pajeaba la polla de mi amigo disfrutando del gran prepucio de su verga corriéndolo suavemente hacia delante totalmente, y destapándolo todo de nuevo con la cabeza roja, brillante, soltando una babita espesa la cual empezó a recoger con su lengua y a mamar profundamente, Luis gritaba que era lo maximo, mi esposa se la pajeaba y mamaba al mismo tiempo, la polla de Luis se veia roja morada y tenia una serie de punzadas y nos dimos un descanso para tomar un trago de Asti por que estábamos a punto de corrernos, les dije que nos fuéramos a la recamara para estar mas cómodos, Mari nos tomó de nuestras vergas y nos llevó a la gran cama, Luis se acostó, mi esposa le mamaba la verga y yo le corria la lengua en el clitoris que estaba parado como si fuera una pequeña verga, nunca se lo había visto así, le besaba y lengüetiaba su culito tenia unos orgasmos impresionantes en eso Mari se montó en El, y muy lentamente lo cabalgó, mientras mi esposa me besaba, chupaba la polla, y los huevos, con una cara de calentura impresionante me dijo te acuerdas del regalito que te dije,? ........ quiero que me cojas por atrás al mismo tiempo, hay aceite para Bebe en el tocador, ponme un poco.

No lo podía creer en 12 años de casados nunca me había dejado hacerlo y ahora me lo pedía que me la cogiera por atrás, tomé la botella con el aceite y le puse un chorrito entre sus nalgas llegó a la verga de Luis, se veía como entraba y salía del coño de Mari, me puse abundante aceite en mi polla y le empecé a sobar su culito, metí mi dedo poco a poco mojado en aceite, en ese momento Mari tenia un orgasmo impresionante gritando y jadiando me acomodé se la empecé a meter, dijo que le dolía mucho y nos quedamos quietos Luis y yo un momento, la fui empujando un poco más y mi esposa se movia suavemente y gritaba ¡ me duele, pero que ricoo me voy a veniiirr haaaaggg¡ asi que nos empezamos a mover los tres, Luis nos abrazaba a los dos, y trenzaban sus lenguas, yo le agarraba sus tetas, y pellizcaba los pezones de ella y los de Luis, y sentía la verga de mi amigo como le entraba a ella y rozaba a la mia, Mari tenia una serie de orgasmos como nunca lo había visto, se sentía una serie de contracciones en el coño y culo de mi mujer, los tres estábamos jadiando y gritando de puro placer, un tiempo después me empecé a correr como nunca al fondo de su culito, sentí no menos de diez chorros de leche que le dejé bien adentro, en eso se empezó a correr Luis y yo sentía las contracciones de su polla cuando estaba disparando su leche dentro de mi esposa, nos quedamos quietos como cinco minutos y nos separamos exhaustos y quedamos recostados en la cama un rato.

Mari se levantó y fue al baño, le escurria leche por todos lados, Luis me empezó a decir lo rica y apretada que tiene su panocha, que esta bellísima y que qué forma de coger con los dos, que nunca se lo hubiera imaginado (ni yo tampoco), que es la mujer ideal, una señora en publico y ama de casa ejemplar y una puta en la cama, que qué suerte tenía en tener una mujer así, que estaba feliz y muy agradecido con los dos por ser El, el que disfrutara a Mari que nos quería mucho a los dos.

Mari salió del baño, nos trajo la hielera con la botella de asti y nos sirvió nuestras copas, y brindamos Luis y yo por la mujer mas rica del planeta y nos tomamos la copa de cruzadito los tres hasta el fondo, Mari estaba radiante y feliz solo decía que le dolía un poco su culito, para lo cual Luis se apuntó de inmediato para decir, si quieres te lo sobo, mi esposa solo sonrió y seguimos tomando, Mari nos comento que tenia pena con nosotros por la forma de cogernos al mismo tiempo, pero que es una fantasía oculta que le despertó después de la primera vez, le dijimos que no se apenara de nada que estabamos felices de coger al mismo tiempo, que era lo maximo que la exitación llega a mil y que hiciera realidades todas sus fantasías, que nos setiamos felices de poder complacerla en todo.

Luis y yo nos estábamos meando así que corrimos al baño e hicimos pipi al mismo tiempo y ví como se pelaba y limpiaba su verga y regresaba su prepucio al frente y le dije que pellejote tan largo tienes y me platicó que era parte del éxito con las mujeres que les exitába mucho ver como se le pelaba el palo, le conteste con razón calentaste tanto a Mari la primera vez cabrón.

Regresamos a la recamara, Mari estaba recostada en el centro de la cama, Luis llenó de nuevo las copas, mientras yo ponía una película porno en la tv y nos recostamos a cada lado de Mari a tomar y ver la película, ¡coño! va apareciendo una ecena de una mujer con cinco hombres cuatro blancos y un negro y se la cogian dos al mismo tiempo y le mamaba la polla a otro y pajeaba a dos todo al mismo tiempo, y luego se turnaban para seguir follando todos a la mujer llenandola de leche por todos lados, Mari dijo miren que rico, le dije a mi esposa te gustaría hacerlo así, y solo dejo ver una sonrisa.

Al rato Luis estaba besando las tetas a mi mujer y ella empezó a pajearnos nuestras pollas, y nos preguntó, me dejan mamarles la polla al mismo tiempo?, tú mandas eres la reina lo que quieras y nos acomodó encontrados en posición de tijera juntando nuestros huevos y vergas, mientras me mamaba profundamente jugaba con la verga de mi amigo y la pelaba suavemente y la volvía a cubrir toda y le daba un rápido lenguetázo a sus líquidos, las juntaba e intentaba chupárnos al mismo tiempo, Luis la giró para que las nalgas de Mari quedaran hacia El, y tomó el aceite del buró y se lo empezó a aplicar en su culito dándole un suave masaje por todos sus agujeros.

Luis dijo ¿que si podía coger por atrás ?, y la traviesa de Mari puso la punta de mi polla en el culo de Luis, y me dijo cógetelo Papi, Luis inmediatamente rectificó noo, es a tí Mari te quiero coger por atrás, entonces la obediente Mari le baño de aceite la polla y la acomodó en su culito y muy despacio se sentaba de espaldas a Luis, tenia cara de dolor pero pronto fue cambiando por una cara de placer, y calentura tremenda la polla de Luis empezó a desaparecer, y empezó a moverse lentamente se recostó de espaldas sobre mi amigo, levantó sus piernas y me llamó para que se la metiera por su panocha, me puse abundante aceite se la empecé a meter suavemente con dificultad, y comenzó un sandwich sabrosísimo, me movía rápido dándole unas bombeadas profundas y tenía un morbo tremendo por que sentía la verga de Luis en el otro hoyo, y restos de su leche en el co ño que sentia que me quemaba, El se movía lento y yo rápido Mari gritaba qué ¡ ricoo, jadiaba decía no pareen estoy en el paraíso y le venían oleadas de orgasmos, Luis le pellizcaba los pezones y yo la besaba profundamente así estábamos por unos 10 minutos, Luis gritaba que no podía más que se corría, y sentía a trávez de la suave membrana de Mari la verga de Luis aventando semen y gritando de nuevo, que Ricoo estoy soñando y estrujando los pechos de mi mujer, Mari con una cadena de orgasmos que no paraban, y yo soltando leche a lo bestia nos quedamos quietos un momento y luego nos recostamos en la cama y pude ver el culito de mi esposa rojo encendido y escurriéndole leche de Luis mezclandose con la mía.

Fuimos a la cocina a cenar algo por que ya teníamos hambre el reloj decía que era la una quince de la madrugada, Luis dijo que se retiraba, pero Mari le contesto que se quedara a dormir que nuestros hijos llegarían como a las nueve treinta de la noche y que era peligroso que se fuera, por la inseguridad ,verdad Papi ? (me dijo a mi.) yo asentí con la cabeza, El puso una sonrisa de oreja a oreja y nos fuimos a dormir los tres, con Mari en medio de los dos.

Me quedé dormido profundamente mientras "los novios" se besaban suavemente por momentos me venían olas de celos, por ahí de las 4 los escuche jadiar a los dos, parecía que estaban haciendo un 69, pero seguí dormido, como a las diez de la mañana desperté se oía la regadera, y yo me estaba meando y fui al baño y hooó !sorpresa!, estaba Mari jadiando, agachada con las piernas abiertas y rectas agarrada de la jabonera, y Luis a todo lo que daba dándole por el culo y echándole chorritos de champoo en las nalgas como lubricante yo me quedé pasmado viendo el espectáculo, pensando en las más de cien veces que le dije que quería cogerla por detrás y nunca me lo permitió, y ahora convertida en toda una putita pidiendo más, me acerqué por la cara de calentura de Mari, y se prendió a mi polla como naufrago, la puñeteaba como posesa y la mamaba hasta el fondo de su garganta, tenía un orgasmo salvaje, Luis jadiando y gritando que como Mari nadie, le abría las nalgas, las estrujaba con fuerza le estaba metiendo una cogida de pronóstico, después de un rato se estaba corriendo bien adentro de mi esposa, yo cambié de posición con Luis aprovechando el culo abierto de Mari, se la deje ir a fondo y otra vez la sensación de la leche de mi amigo haciéndome un cosquilleo riquísimo mi esposa gritaba y jadiaba durísimo un par de minutos después estaba, soltando borbotones de leche en el culo de mi mujer, Ella se voltió y empezó a devorar mi verga que estaba bañada de semen de los dos, y voltio hacia Luis y lo besó en la boca pasándole parte de las leches lo cual no le disgustó, por que seguían trenzando sus lenguas, saboreando nuestras corridas, mientras acariciaba el culo enrojecido de Mari metíendo un dedo en su cuevita.

Nos bañamos los tres juntos con unas enjabonadas tremendas que le dábamos a Mari metiendo un dedo mi amigo por el coño, yo por el culito sintiendo como se friccionaban nuestros dedos y manos por todos lados, salimos del baño nos vestimos, salimos a un restaurant de antojitos Mexicanos para almorzar y a curarnos la cruda y la cogida con unos ceviches de ostión con camarones y unas cervezas bien frías, Mari decía que no podia seguir sentada por que le dolía su colita, Luis nos llevó a casa y nos despedimos.

Parece increíble que tenga que entrar un tercero en una relación para vivir con mas pasión, cariño, y comprensión. Mari igual de hacendosa y exelente madre como siempre pero evita al máximo comentar algo de lo ocurrido, parecen dos personalidades diferentes.

by Un buen AMigo - Anónimo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: