Inicio » Relatos de Amigos » La Amiga

La Amiga

Un día me encontraba en un bar tomando un trago con una muy vieja amiga la cual es una mujer bellísima, tiene 23 años, mide un 1.72 Mts, de ojos azules muy almendrados con el pelo ondulado y de color café oscuro, de piel muy blanca y sus medidas son 95 60 90, ella era realmente estupenda con un buen para de tetas y unas piernas maravillosas, tenia el mejor cuerpo que había visto en mi vida.
Conversando durante un largo tiempo hasta que llegamos al tema del sexo y me dijo que sus fantasías mas profundas siempre habían sido conmigo y yo le dije que nos pusiéramos de acuerdo para tener una aventura sexual de 24 horas y ella acepto y nos pusimos de acuerdo de que la iba a pasar a buscar el próximo viernes como a las 7 a su departamento, ella en un momento de la conversación menciono que nunca había jugado con un consolador y me hizo prometer que el viernes le llevaría uno, en la semana fui a un sexshop y compre un kit el cual venia con 4 elementos y una vaselina con aditivos que sensibilizaba mas las zonas genitales.
Dentro de el kit venia una pieza llamada Eg el cual era del la misma apariencia que un huevo y tenia un control remoto inalámbrico que al activarlo este empezaba a vibrar de manera muy silenciosa y se podía regular la intensidad con el control, se lo deje en la portería del edificio con una nota que decía que se lo pusiera el viernes como se ponen los tampax.
Ese día, cuando la fui a buscar ella salió con un abrigo negro muy largo y con la cara perfectamente maquillada, se veía preciosa pero no mostraba su anatomía en plenitud al subir al auto le pregunte si llevaba dentro el Eg y me digo que si, luego saque el control de mi bolsillo y lo puse en el mínimo, ella grito y se sonrojó, después dijo que le era agradable esa sensación, al cabo de 5 minutos note que respiraba mas aguitadamente y decidí subir al próximo nivel, con lo cual empezó a apretar los músculos de las piernas y casi ya no se podía conversar con ella, sin mas ni mas subí de un salto 2 niveles mas y no cono después de un rato ella se movía y tronchaba como un gusano en el asiente y su respiración era muy fuerte, aun faltaba 1 nivel por subir y 5 minutos para llegar a mi apartamento, decidí que por el resto del camino debería mantenerse en ese nivel, no había pasado ni un minuto y ella empezó a acariciar mi virilidad y estaba incontenible, de vez en vez se salía un gemido, alfil llegamos y en el ascensor subí al siguiente nivel y ella no dejaba de gemir y de acariciaba el clítoris hasta que se corrió antes de llegar al apartamento, me rogó que lo dejara en el nivel 1 y así lo hice entramos y nos sentamos en el livig a tomar un whisky, después empece nuevamente a subir el nivel del juguete, y se empezó a agitar se saco el abrigo, llevaba puesto unas botas de taco muy alto y negras que le llegaban a la rodilla, unas medias con banda de silicon negras una minifalda de cuero negro muy corta, se alcanzaba a ver el portaligas que por supuesto era negro, tenia una polera de media negra que dejaba ver todo y unos sostén negros con encajes y satín, la visión deslumbraba con tan exquisita mujer, y me dijo que la llevara al dormitorio, sin esperar la tome de la mano y ella tomo su bolso, y la recosté en la cama subí 2 niveles el Eg y empezó a gemir con mas fuerza, la tome y subí su polera, y le empecé a lamer sus tetas tenia los pezones rosados, muy duros, grandes y rosados al punto que parecían topetones, los lamía con mucho gusto ya que eran esquistos, los mordía muy suavemente y subí otro nivel el Eg y ella lo estaba gozando mucho, entonces con mi mano derecha le acaricie el clítoris y ella grito, saque mi mano pero me digo que siguiera ahí que le agradaba muchisimo, y si después se lo podía lamer, entonces subí el juguete al máximo y fui a buscar la caja que compre y la vaselina, cuando llegué se había quitado la polera y la falda, y mi sorpresa fue caldo me fijé que llevaba puesto unos calzones colales muy chiquitos y hecho solo de encaje, ella se encontraba en la cama gimiendo y contorneándose, muy transpirada, me acerque, la bese y empecé a jugar con sus pezones, mientras ella gritaba de placer le acaricie el clítoris y ella se corrió en ese mismo instante, estaba tan excitada que llevaba los calzones muy mojados, casi se podían estrujar, la tome e hice que se pusiera en cuatro como gateando, saque de la caja un instrumento muy extraño, que era como un consolador vaginal, pero además de vibrar la cabeza se movía hacia delante y atrás, y la cabeza también giraba, esa parte tenia como 6 cm de diámetro, del final nacía una extensión que se conectaba al ano y llevaba una protuberancia que masajeaba el clítoris, todo el conjunto vibraba, y no se para que pero tenia un control inalámbrico, le eche vaselina a estaco en abundancia, y saque de la vagina el Eg, donde pise también bastante vaselina, cuando le iba a poner a su ano ella me detuvo con su mano y me dijo que así estaba bien, entonces con cuidad le encaje esta pieza, y ella con su mano se lo aplico hasta el fono y me dijo que la taladrara con eso con fuerza, prendí el control remoto y lo hice el aparato estaba funcionando a su máximo y ella lo gozaba, le aplique mucha fuerza, lo sacaba lento y lo ponía rápido y hasta el fondo, los gritos eran de dolor y de placer, me pidió que le pasara el bolso, de donde saco unas esposas, una soga y un pañuelo me dijo que la esposara, y atara las esposa a la cama y le vendara los ojos, así lo hice, pero muy rápidamente para volver a jugar con esa cosa, lo metí y lo saque repetidas veces, hasta que grito con mucha fuerza, era un extraño grito de dolor, pero se había corrido, la que emanaban una cantidad de jugos des de su vagina, ella estaba agotada ya llevábamos como 2 horas en esto, así que decidí seguir un poco mas suave, ya que en la caja que daban dos consoladores uno de 6 y uno de 2 cm de diámetro, tome el grande y se lo puse con fuerza por la vagina, el chico se lo metí en el ano y gemía mucho, la puse de espalda y movía los 2 consoladores al mismo tiempo que le lamía, mordía y chupaba su clítoris, mientras gritaba, apretaba los músculos de las piernas y sus abdominales, se veía muy excitada y muy cansada, empezaron a emanar nueva mente jugos y entraba parte a mi boca, hasta el punto que mojo toda mi cama y se corrió, pero no me detuve y ella me pidió que si le podía pellizcar los pezones, saque los consoladores, ella los tomo y se metió el chico en la vagina y el grande en el ano, por mientras yo con una mano le pellizcaba un pezón, con la otro le tiraba el clítoris y con los colmillos le mordía el otro pezón, mientras ella movía los consoladores se ponía muy rígida, gemía y gritaba, y me dijo que lo hiciera con mas fuerza, seguí así por un rato hasta que de pronto un colmillo mío le rompió el pezón, ella grito como nunca y me dijo que no me detuviera y que lo hiciera mas fuerte, así seguimos y cuando ella se corrió, vi el pezón manchado de sangre y el otro muy morado, ella cayo rendida, sudada entera y muy agotada, entonces puse su panza hacia la cama, le separe mucho las piernas, le puse vaselina en el clítoris vagina y ano, y empecé a jugar con mis dedos por su clítoris primero, luego con la otra mano le puse 2 dedos dentro de la vagina, ella empezó a respirar mas fuerte, dentro de ya mis dedos de movían de extrañas formas, luego agregue un tercer dedo y después el cuarto, y empece a meterle con fuerza la mano adentro, ya nuevamente ella esta riguida y gimiendo como una yegua, sorpresa fue la mía cuando le metí el puño entero, y ella parecía gustarle aun mas, no era necesaria la vaselina, ya que estaba muy jugosa, en medio de sus gemidos me pidió que le metiera los dedos al ano, le puse bastante vaselina i le metí 2 dedos, y empecé a frotar con fuerza, puse mas vaselina y fueron 4 dedos los que estaban en su ano, ella me saco la mano de la vagina y me pidió que le metiera el puño, tome toda la vaselina que quedaba y se la puse luego le puse el puño entero y empezó a grita, pedía que fuera mas adentro hasta que llegué a mi codo y ella se corrió, mi excitación no aguantaba mas así que la penetre por el ano, poniéndola arrodillaba delante mío, ella gritaba, gemía y se contorneaba, me pidió que me corriera en su boca y después de un rato la tome del pelo y me corrí en su boca, pero fue imposible que no le manchara la cara, con la cantidad de excitación que había tenido, la descarga fue fulminante y abundante, ella se limpio la cara con un dedo y luego se lo chupo, le encanto el sabor de mi esperma, se dio vuelta y empezó a lamérmela, pero lo hacia con cuidad solo con los labios, no se sentían los dientes, y se la metía hasta la garganta, después de un rato ella vio que estaba bastante dura y empezó a chupar con un ritmo baste rápido, hasta que me corrí en su boca nuevamente, se veía feliz, muy gozosa y muy cansada, pero siguió chupando, hasta que de nuevo estuvo duro, y ella se monto sobre mi y se la puso en su ano mientras gritaba de tal dolor, se movía de una manera exquisita, como si estuviera cabalgando y de vez en cuando giraba como si la hubiera clavado hasta que me corrí dentro de su ano, ella se desmonto y me lamió de nuevo, mientras me decía que le encantaba su propio sabor, me fui al baño a lavarme ya que estaba entero sudado, y cuando volví ella estaba sobre la cama muy dormida y exhausta, la metí dentro de la cama y nos dormimos . FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 25

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: