Inicio » Relatos de Amigos » Acapulco - Mary y Yo - 4ª Parte

Acapulco - Mary y Yo - 4ª Parte



Tomamos todos un trago, después de varios brindis, Mari nos bailaba desnuda, levanto una pierna sobre la cama y nos dijo quiero que me den placer los tres, como le pregunte, quiero que Jim me chupe la panocha tu el culito y Bob mis tetas, los tres al mismo tiempo hice las traducciones y le empezamos a dar lengua los tres, mi esposa jadiaba y besaba a Bob tenía punzadas en el coñito le escurría su leche a la boca de Jim, yo le metía lo mas que podía la lengua en su culito, mi esposa se cimbró con un orgasmo muy largo, las vergas de los tres estaban listas, (sobre todo yo que estaba en blanco) le pregunte a mi mujer que si aguantaba un doble y dijo sí, Jim acueste boca arriba para que tires el penalti, mi mujer me volteaba a ver con ojos de que malo eres, y le pasaba la lengua, me decía mira que vergota Papi, ¿Cómo quieres que me la meta toda?, le puso un condón mientras Bob le daba lengua a Mari, le dije ahora sube encima, mi esposa se acomodo se la fue metiendo poco a poco pero le faltaba unos 6cms. por entrar Mari decía con una cara de lujuria no entra más, le dije a Jim que fuera tirando el penalti, Bob y yo éramos los árbitros, mi esposa se abría lo mas que podía, Jim le dio otro empujón, mi esposa se desvaneció con un grito con jadeo y un súper tremendo orgasmo la leche de mi esposa mojaba los huevos de Jim, Bob y yo fuimos testigos que ¡desapareció totalmente la polla!, mi esposa sollozaba, jadiaba de placer empezó a subir y a bajar, yo no aguantaba mas, tome el aceite de coco le puse en el culito bañe bien mi verga y se la fui empujando, sentía durísima la polla de Jim como rozaba mi verga, Bob le metía la polla en la boca a Mari, los cuatro tomamos un ritmo lento, fue demasiado para mi, estaba muy caliente, y soltaba chorros y chorros de leche en el culo de mi mujer, Bob me dijo que si podía tomar mi lugar, le dije que sí, se puso un condón de inmediato se la fue metiendo relativamente fácil, gracias a que estaba lleno de leche, y oprimía con desesperación los pezones de Mari, estaban agarrando buen ritmo mi semen bañaba la polla de los dos, al rato Jim, empezó a correrse como loco dejándosela ir de nuevo ¡toda a fondo! y desapareció, los orgasmos y jadeos de los tres eran tremendos, las vergas de los dos estaban asta adentro de mi esposa, ella se estremecía y gritaba de placer, Bob también se estaba venido con unos jadeos tremendos.

Una vez recuperados mi esposa me dijo traduce, que el tramposo de Jim le tiró como 4 penaltis y que merecía un castigo, le impusimos tomar medio vaso de Ron solo, Mari se puso su vestidito y dijo que era muy tarde, pues eran las 3.00 a.m. que el taxi quedó de pasar por ellos a las 5.00 a.m. los Gringuitos nos rogaban que no nos fuéramos, que nos quedáramos con ellos asta que llegara el taxi, que pensaban dormir en el avión, mi esposa tomo el papel de madre (y me dijo traduce) les preguntó ¿ya prepararon sus maletas?, no contestaron, Mari les dio una fuerte nalgada a los dos y les ayudó a preparar sus cosas mientras tanto yo bebía mi cuba, y disfrutaba de ver a los dos encuerados rojos por el sol con las nalgas blancas obedeciendo a mi esposa, como a la media hora terminaron, le agradecieron a Mari con un beso, se sentaron a tomar otra cuba y a comer luego dijeron que tenían ganas de más, ella dijo que ya no podía que eran unas maquinas de aventar leche pero no los puedo dejar así.( yo traducía )

Los chavales ya estaban como rifles, nos pusimos de pie le quitaron su vestido, ella los acomodo en la cama en posición de tijera, les junto los huevos y las pollas, les empezó a mamar y a lamer con mucha pasión, los amigos exclamaban waow, les restregaba una verga contra la otra veían estrellas, había una gran diferencia de tamaños, mi esposa estaba en cuatro haciendo su faena, y yo en primera fila frente a ella de mirón, me súper calenté con la función y pegué mi verga a la de ellos, mi esposa chupaba y frotaba las tres, me separe y me fui a las nalgas de ella, a meterle la lengua por sus hoyos, Mari tenía un orgasmo muy intenso sus nalgas no dejaban de moverse, le puse aceite a la punta de mi verga empujé en su coñito fue entrando muy rico, mi esposa les mamaba sus vergas con desesperación, sentía sus contracciones en el coño le estrujaba sus nalgas con fuerza, Mari empezó a recibir un baño de leche de la manguera de alta presión de Jim en su cara boca y mi pecho,`yo me limpie la leche con mi mano y se la untaba a mi esposa en las nalgas, con esa travesura yo estaba aventando borbotones de leche en la panocha de mi mujer, pidió un condón rápidamente se lo puso a Bob, ella se acostó boca arriba, y él la penetro a fondo, él casi no se movía tratando de retrasar su orgasmo, besándose profundamente todavía con residuos de la leche de Jim, él se movía muy lento, mi esposa levanto sus piernas para que las envestidas fueran mas profundas, Jim y yo nos asomábamos y podíamos ver las punzadas de la panocha de mi esposa como lo oprimía, y como la tenía a fondo, mi leche salía de su coño y escurría en su culito, le topaban los huevos con las nalgas de ella, y él le apretaba los pezones, los ruidos y jadeos de los dos eran tremendos, se estaban convulsionando los dos con un tremendo orgasmo, y terminaron con un gran beso.

Eran las 4.25 a.m. le dije a mi mujer despídete, y nos dijeron, esperen asta que llegue el taxi, se metieron a bañar e invitaron a Mari a la regadera, Mari me dijo ¿puedo?, de todas formas pensaba bañarme por que tengo todo lleno de leche, ok. Le dije, me serví otro trago y me fui al baño a ver el show, como lo esperaba manos por todos lados mi esposa siempre besando y abrazando a su Bob, (Leonardo De Caprio.) que por que se parecía mucho al actor pero que este estaba mas guapo y mas joven, mientras Jim rozaba la punta de su vergota llena de jabón por las nalgas de mi mujer haciéndose una doble paja, en eso sonó el teléfono fui a contestarlo, era para avisarnos que el taxi había llegado, les dije que en unos minutos bajábamos, cuando entre al baño Jim le estaba soltando un chorro de leche de despedida en las nalgas de Mari, les avisé que el taxi había llegado, salieron corriendo los dos Bob con la verga tiesa de nuevo a secarse y vestirse, mientras mi esposa se lavaba las nalgas otra vez. En eso tocaron a la puerta, era el botones para bajar el equipaje, Ellos se lo entregaron y dijeron que en un minuto bajaban, Mari se estaba secando me dieron un abrazote los dos y me dijeron en español gracias, a mi esposa un abrazo con un gran beso los queremos mucho, se les salían las lagrimas y corrieron al elevador, Mari se vistió y nos fuimos a nuestra suite.

Estuvimos descansando todo el día ni siquiera salimos del hotel, nos sentíamos un poco solos, asta mis hijos los extrañaban para jugar fútbol y nadar, por la noche fuimos a cenar y nos acostamos temprano, al día siguiente fuimos a la playa mis hijos jugando con las olas, mi esposa acostada boca abajo tomando sol, yo sentado en una silla de playa en la sombra, escribiendo un borrador de lo ocurrido para poder contarlo a uds. Tuvimos la suerte de ver un maravilloso show aéreo, de un escuadrón de la fuerza aérea de U.S.A. en la playa.

Mari tuvo dos descargas de feromonas más, pero sin consecuencias, pues los Gringos cincuentones del incidente en elevador nos mandaron varias veces copas, Nosotros les correspondimos, pero sus esposas estaban como cotorras y le dije a Mari ahí si no le entro, y mi mujer me hacía la broma pero te tocan dos a ti solo, ja, ja, ja, y la otra fue que una noche que estábamos en una exclusiva disco, un galán aprovecho que me levanté al baño para pasarle un papelito a mi esposa que decía estas muy rica llámame, con el numero de un teléfono celular mi esposa sonrió y me dio el papelito, le pregunté como esta, muy patán me contesto ¿le jugamos una broma al tipo? Le pregunté a Mari, me dijo sí por feo y creído, cuando llegamos a la suite le llamó Mari con una voz muy sensual diciéndole que se derretía de ganas de estar con él, y mi esposo me da permiso, solo hay un pequeño detalle, claro si estas dispuesto, se la tienes que mamar a mi esposo asta que se corra en tu boca, y después nos deja hacer lo que tu quieras, el tío solo tartamudeo y colgó, Mari y yo nos moríamos de la risa.

os divertimos mucho, y así transcurrieron el resto de nuestras vacaciones

FIN


by Un buen AMigo - Anónimo FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 34

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: