Inicio » Relatos de Fantasias » Un Striptease

Un Striptease

SITÚATE: tu llevas puesto un pantalón vaquero (jeans), una camisa de algodón blanca y calzas zapatillas deportivas. Estás sentado en una silla metálica a dos metros de mi.

Me miras, pero no me tocas.

IMAGÍNAME: yo llevo un traje de chaqueta y falda por la rodilla en seda color negro, guantes largos (comos los de GILDA), un foulard de gasa color rojo, zapatos de tacón de aguja y un sombrero.

De fondo suena la música de la película "Nueve semanas y media"...

Y empieza el show.

Comienzo a bailar delante de ti de forma provocativa.

Muy sensualmente me quito el guante derecho y lo tiro, lo mismo con el izquierdo y éste antes de tirarlo me lo froto en la ingle...

Me desabrocho los cuatro (4) botones de la chaqueta y me giro, me la saco y cae por mis hombros.. Tengo la piel muy suave y brillante porque estoy untada con aceite hidratante y perfumada con olor de rosas.

Me doy la vuelta. Ves el sujetador: también de seda rojo con encajes.

Sigo moviéndome y cojo el foulard y me lo paso por los pechos y por la cintura, y me acerco a ti: te coloco el foulard en el cuello.

Tu me quieres abrazar, pero te digo:

No lo hagas!

Y como me obedeces te doy un besito en la boca.

Me alejo de ti y te digo que te desabotones la camisa, pero que aún no te la quites.

Vuelvo a ponerme de espaldas y me bajo la cremallera de la falda, cae por si sola bajando por mis brillantes y perfumadas piernas.

Te miro de nuevo. Lo que ves te deja anonadado: un minúsculo tanga rojo con la inscripción Muérdeme!

Te sonrío. Tu estás muy malito (o no?), pero tranquilo que ya falta poco...

La música va a terminar. Me giro, por última vez, y me desabrocho el sujetador y me quito el tanga. Te muestro mi culito: blanquito, suave y redondito. Sólo para tí.

Me quedo en esa posición –de espaldas-, y con la mano derecha me cubro las tetas y con la izquierda me quito el sombrero y con él me tapo el pubis.

ACTO FINAL: me volteo y cuando suena la última nota, TACHÁN!. Me descubro y te lanzo el sombrero, que tú cojes al vuelo y te colocas.

Entonces con el dedo índice, te "ordeno" que vengas. Tu por supuesto, lo haces y cuando estás a un palmo de mi, te miro a los ojos (llenos de lujuría y deseo) y con voz pícarona te susurro:

Fóllame!.

Lo haces?. FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 33

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: