Inicio » Relatos de Fantasias » Deseos Vacacionales

Deseos Vacacionales

Estaban de vacaciones en Sevilla cuando Lorenzo y Mamen conocieron a una curiosa pareja. Paseaban delante de ellos por las estrechas calles del Barrio de Santa Cruz, plegando y desplegando su mapa, andando y deteniéndose continuamente para consultarlo como si estuvieran perdidos. Su no saber ir y venir delataba que no eran de allí. Agradeciendo a Lorenzo que le indicara la entrada a los Reales Jardines del Alcázar, fue como Jorge se dio a conocer y acto seguido presentó a su esposa María.


Eran mejicanos y estaban en España pasando una temporada vacacional atraídos por cuantas maravillas habían oído hablar de dicho país. Su primer destino y aprovechando el buen tiempo, lo habían fijado en Sevilla, una ciudad que según ellos, siempre habían querido conocer.


Así fue como la suerte les hizo chocar con ellos. Jorge era un hombre alto, robusto, cercano a los cincuenta pero bien conservado, le delataban sus plateadas sienes. Presentaba a primera vista un carácter alegre y divertido, hasta algo travieso a juzgar por las bromas que les hacía aún sin conocerles. Bromas que ponían en un apuro a su esposa María, una mujer guapa, muy guapa para su edad, que no sobrepasaría los cuarenta, bella y escultural. La típica mujer mejicana, de rasgos marcados, pelo moreno, ojos oscuros y piel blanca, delicada y muy cuidada. Ella se veía más introvertida y tímida pero no por ello menos simpática.


Les invitaron a tomar algo fresco, el sofocante calor hacía ya mella en sus gargantas que pedían ser refrescadas con un buen tinto de verano. Y así, casi sin pensarlo, iniciaron con ellos una amena charla sobre la ciudad que Mamen también acababa de conocer. Su esposo Lorenzo, y por motivos laborales, había estado en ella en varias ocasiones con lo que se permitía hacerles algunas indicaciones y observaciones sobre la misma.


María quería conocer y saberlo todo sobre las costumbres españolas y no quería perderse un solo monumento de tan bella ciudad. Preguntaba como una niña curiosa y Lorenzo respondía animado a cuantas preguntas le hacía, orgulloso de, por esos momentos, saberse guía de tan encantadora pareja.


Después de obsequiar a sus nuevos amigos con una de las más típicas comidas de la tierra, decidieron tomar allí mismo un coche de caballos y hacer con ellos un pequeño recorrido por los sitios más conocidos de la ciudad y que Lorenzo no quería que Mamen se fuera sin ver y sin que ellos dejaran de conocer.


Los cuatro estaban encantados. Se situaron en el coche las mujeres sentadas frente a los hombres y entre el cochero y Lorenzo, les indicaban todos los sitios por los que pasaban. María iba con su cámara en mano, fotografiando cuantos monumentos le mostraban, La Torre del Oro, la Real Maestranza, El Palacio de San Telmo, La Universidad…


Jorge apenas miraba los monumentos, rara era la vez que Mamen no dirigía la mirada a él, que no lo encontrara mirándola directamente a los ojos o disimulando con la vista puesta sobre su escote. Su forma de mirarla no le molestaba, todo lo contrario, le hacía sentirme bien, era gracioso ver como entre miradas le sonreía sin un motivo aparente.


Al llegar a La Plaza de España, le pidieron al cochero que se detuviera por unos momentos. María sugirió la idea de hacerse una foto todos juntos y el mismo chofer se ofreció a tomársela. Se colocaron sin orden alguno, las mujeres en el centro y a ambos lados de ellas los caballeros, con la casualidad de que Jorge se puso al lado de Mamen y su esposo se situó al lado de María. Muy decidido y sin malicia alguna, Jorge dejó caer uno de sus brazos sobre los hombros de ella a la vez que hacía una broma que aprovecharon todos para soltar una risa y justo en ese instante la cámara de María se disparó, retratando el momento.


Estaba ya bien entrada la tarde cuando Lorenzo y Mamen quisieron despedirse de sus recientes amigos, pero ellos insistieron en invitarles a cenar y a tomar una última copa que no pudieron rechazar, así que se trasladaron todos juntos a un local nocturno, un tablao flamenco, donde actuaba un cantaor famoso, con un grupo de guitarristas y un cuadro de baile.


Durante la cena, Mamen alcanzó a percibir la mirada insistente de Jorge sin que por el momento se lograra percatar de la causa de ese aparente atrevimiento. Poco a poco se dio cuenta de que lo que observaba con tanto interés eran sus piernas. Ella llevaba una vaporosa falda de gasa, que en un momento de descuido había remangado, permitiendo dejar sus rodillas y parte de sus muslos al descubierto. Una vez más, sus miradas no le incomodaban, todo lo contrario, se sentía excitada. No le dio importancia y hasta llegó a fingir no darse por enterada. Por la posición en la que se habían sentado, únicamente a Jorge le era posible visualizar por completo sus piernas, por lo que decidió dejar su falda subida.


Le resultaba hasta divertido ver cómo los ojos de Jorge se abrían desmesuradamente, ahora sin recato alguno. La sensación que le causaba su ardiente mirada y las circunstancias del momento estaban despertando en ella una rara excitación. Era como si sus ojos le acariciaran los muslos, la taladraran y la alentaran a dar un poco más de si misma en esa ardiente aventura.


Por un momento se sintió tentada de jugar a su juego y le correspondió con pícaras e insinuantes miradas, todas ellas ajenas a María y a su esposo que permanecían enzarzados en una acalorada conversación sobre las corridas de toros. Sabía que el juego era peligroso, pero navegar en lo prohibido lo hacía aún más atractivo para ella. Por desgracia, el evento terminó y con él esos candentes momentos que habían hecho de su velada una reunión en extremo agradable, inquietante y prometedora de excitantes sucesos.


Antes de despedirse, Jorge insistió en invitarles a comer al día siguiente en la casa que habían alquilado a las afueras y en la que permanecerían hasta poder conocer la ciudad con mayor detenimiento. Gustosos aceptaron y al despedirse, Mamen pudo sentir una leve y sensual caricia en el beso que Jorge depositó en su mejilla.


Al día siguiente, se levantaron temprano y se trasladaron a la casa de sus amigos. Mamen quiso ponerse guapa ese día y estrenó un nuevo vestido y se calzó unas cómodas sandalias que dejaban ver sus pies. A su esposo no le hizo mucha gracia que se pusiera ese vestido, según él, era demasiado escotado y atrevido para ir de visita, pero ella se sentía cómoda y tremendamente sexy. La tela del vestido se pegaba al contorno de su cuerpo como una segunda piel, haciendo que sus curvas se marcaran y el atrevido escote permitía sobresalir la parte superior de sus grandes pechos, advirtiéndose un ligero temblor en ellos cuando caminaba. Se sentía sensual, casi provocativa e insinuante. Los comentarios de su marido le hacían sentirse segura del impacto que su vestimenta causaría en su anfitrión. Mientras iban en el coche, pensaba en la cara que pondría Jorge al verla aparecer así vestida y eso la excitaba, la enardecía hasta límites que le provocaban el humedecimiento de sus rincones más íntimos.


Cuando llegaron, Mamen pudo comprobar que estaba en lo cierto. Al abrirles la puerta, Jorge no pudo articular palabra. Saludó un poco apenada por ese hecho del que afortunadamente Lorenzo no se dio ni cuenta. Amablemente les invitó a pasar y en un susurro, secretamente le dijo lo hermosa que estaba ese día. Sintió como si un fuego le recorriera el cuerpo desde los tobillos a la nuca., como si cada palabra que había mencionado resbalara por su cuerpo erizando cada vello y excitando cada poro.


La casa era pequeña, pero aún así, albergaba un bello jardín y una pequeña piscina, ideal para el calor sofocante que volvía a hacer ese día. María salió alegremente de la casa para recibirlos efusivamente y juntos se sentaron en la mesa del jardín, bajo la sombra de una gran sombrilla.


Amablemente, Jorge se dispuso a preparar unas bebidas sin poder desviar la mirada del escote de Mamen. Él se sentó intencionadamente frente a ella, con el propósito de no tener ningún obstáculo que le impidiera observar a plenitud sus piernas y ella accedió gustosa a ofrecerle un buen espectáculo. Con el transcurso del tiempo las bebidas empezaron a surtir su efecto; se sentían más relajados, más en confianza.


Los ojos de Jorge taladraban las profundidades bajo su falda y ella, ocasionalmente, abría un poco las piernas o las cruzaba y descruzaba dirigiéndole una mirada provocadora e invitadora. Se daba cuenta de su inquietud, de su deseo por poseerla. Se sentía excitada, ardiente y húmeda. En un momento en que Jorge se levantó para servir más bebidas, pudo observar cómo su paquete había crecido desmesuradamente por la excitación. Se atrevió a seguirlo a la cocina con el pretexto de auxiliarle en las bebidas. Cuando servía los hielos, Jorge se colocó detrás de ella para bajar algunos utensilios que se encontraban en la parte superior de la alacena. Al hacerlo, rozó suavemente con su inflamado paquete su trasero; entonces, casi instintivamente y sin pensarlo Mamen echó su cuerpo hacia atrás hasta restregar sus nalgas contra su verga, totalmente dura.


Sintió una mezcla de vergüenza y de inmenso placer al hacerlo; no sabían qué hacer ni qué decir, sólo se sentían intensamente el uno al otro. Sin pronunciar palabra alguna se separaron, pero Mamen no pudo resistir la tentación de darle un suave beso en la boca, lleno de promesas. Le apeteció, sintió un deseo enorme de arrancarle de su boca con aquel beso todas aquellas palabras que adivinaba quería decirle sin atreverse a hacerlo. Momentos después, con el rostro encendido por el rubor y la lujuria se dirigió nuevamente hacia el jardín con las bebidas, mientras él traía el hielo en la cubitera que tintineaba con el temblor de sus manos.


Después de un rato de amena charla y de miradas furtivas, María les invitó a darse un chapuzón en la piscina. La idea se antojaba maravillosa por el intenso calor del ambiente; sin embargo, ni Mamen ni su marido habían tenido la precaución de coger sus trajes de baño. El detalle no pareció preocuparle a María quien se ofreció a facilitarles para la ocasión unos de ella y de Jorge. Mamen y Lorenzo accedieron alegremente y rápidamente se dirigieron hacia el interior de la casa para cambiarse de ropa.


Ya en la recámara, al despojarse María de sus ropas, Mamen pudo apreciar la magnificencia de su cuerpo; sus pechos eran dos bellos montículos blancos de buen tamaño coronados por pezones rosados, se veían aún tiernos y juveniles. Sus nalgas eran tersas y firmes, conservando la dureza que a buen seguro les proporciona el ejercicio constante y diario. Aunque era llenita de carnes, no se apreciaba exceso de grasa en sus caderas ni en su abdomen, lo cual daba a su cuerpo un toque de feminidad y de distinguida elegancia.


Cuando Mamen se quitó la ropa, María soltó una exclamación de admiración al ver el tamaño de sus pechos; según sus palabras, le parecían extraordinariamente bellos y apetitosos. Sin embargo, lo que más le gustó fueron sus caderas y sus nalgas, cuyo tamaño se encontraba en perfecta armonía con el resto de su cuerpo. Como era de esperarse, el bikini que le facilitó le quedaba algo pequeño. Parte de sus senos sobresalía por ambos lados del sujetador y las bragas apenas lograban ocultar su trasero. Se sentía rara, pero sensual. Al verla con el traje puesto, María no pudo reprimir una expresión de admiración por su atrevida vestimenta. Te ves extraordinaria – le decía al tiempo que recorría con su mirada las redondeces de su cuerpo- ; les vas a causar un infarto a nuestros maridos. El verse en el espejo le hizo sentirse bella, lujuriosa, provocativa, llena de lascivia. Sin saber porqué, sintió la necesidad urgente de mostrarse de esa manera ante Jorge, en presencia de su marido.


Cuando salieron al jardín, la casi desnudez de Mamen dejó mudos a su esposo y a Jorge. Ambos se habían quedado boquiabiertos ante la sorpresa de su vestimenta. María sonreía divertida - pero sin malicia - por la reacción de sus cónyuges. Muy sorprendido pero sin atreverse a decir nada, Lorenzo dejó de prestar atención al incidente al habituarse poco a poco a las nuevas circunstancias de la reunión. No obstante, Jorge no se recuperaba de la sorpresa; la veía con los ojos inyectados de lujuria.


Nadaron y juguetearon en la piscina durante un buen rato. En un momento dado, el efecto de un chapuzón hizo que el sujetador del bikini de Mamen se deslizara hacia un lado dejando al descubierto la mitad del pezón de uno de sus pechos; ella fingió no darme cuenta y quiso mostrarse así, maliciosamente frente a Jorge. Su cara perdió entonces toda expresión y no podía despegar la vista de sus senos. Después de aquello, siempre que estaba frente a él procuraba echar su cuerpo hacia delante para que sus pechos colgantes se mostraran con plenitud ante los ojos desorbitados de Jorge. Su juego iba tomando ya horizontes peligrosos, pero increíblemente excitantes.


Exhaustos por el ejercicio salieron de la piscina para empezar a picar algo y tomar un aperitivo. Se trataba de una comida informal, pero aún así, María quiso preparar la mesa del jardín y ayudada por Lorenzo, empezaron a disponerlo todo, ordenando las sillas, colocando el mantel y distribuyendo en la mesa todo lo necesario para la comida y que María había colocado previamente en un mueble auxiliar junto a la mesa, para no tener que estar entrando y saliendo a la cocina cada vez que necesitaran algo.


Mamen se ofreció a ayudar nuevamente a Jorge en la cocina. Entró y le preguntó qué podía hacer y enseguida la puso a cortar en juliana la lechuga y a preparar una refrescante ensalada mientras que Lorenzo y María estaban atareados poniendo la mesa y con una conversación que no acertaba a oír desde la ventana de la cocina.


Estaba con las manos metidas bajo el agua enjuagando unos tomates para picarlos después, cuando Mamen sintió las manos de Jorge en su cintura; la acariciaba suavemente, con infinita delicadeza. Sus labios rozaban su espalda y su lengua húmeda se desplazaba por sus hombros hasta su nuca.


Ni siquiera se atrevió a darse la vuelta, solo acertaba a ver que María y su esposo seguían en el jardín, ajenos a todo cuanto estaba pasando dentro de la casa. Sabía que Jorge la tenía dominada, a su merced, y que podía hacer lo que quisiera con ella con la certeza de que por su parte, no habría oposición alguna. Y le dejó hacer. Sus manos empezaron a acariciar su culo por encima de la tela, provocando que entreabriera sus piernas y que de su boca salieran pequeños y ahogados gemidos de gozo.


El placer que en esos momentos experimentaba era intensísimo. De pronto, un choque eléctrico recorrió su cuerpo al sentir como Jorge deslizaba la braga del bikini hacia un lado, dejando sus nalgas totalmente al descubierto y las manoseaba con sus manos, apretándolas y con la yema de sus dedos, dibujaba la raja de su culo desde el cóccix hasta casi rozar su vulva. Estaba muy nerviosa; pensaba que de un momento a otro María o su marido podrían darse cuenta de lo que estaba sucediendo. Pero el placer era más grande que el temor. Sintió entonces la tibieza de otra piel que se pegaba a su trasero y de una barra candente que ahora hurgaba entre sus nalgas. No lo podía creer. Algo duro comenzó a distender los labios de su vagina tratando de penetrarla. Entonces comenzó. Jorge estaba metiendo su gruesa y caliente verga en el interior de su sexo... Sentía claramente cómo se deslizaba lentamente hasta el fondo de su concha completamente lubricada por sus propios jugos. Era increíble. Instintivamente echó el cuerpo hacia adelante y paró el trasero, dando a sus caderas un movimiento oscilatorio para facilitar la entrada. Al poco tiempo su polla dura como el acero entraba y salía de su coño con suave ritmo. La llenaba totalmente metiendo su miembro hasta que sus testículos chocaban contra sus nalgas. Sus manos -que ahora la abrazaban fuertemente- se deslizaban desde su vientre hasta su cuello, liberando en su camino de la opresión del sujetador a sus palpitantes pechos. Los amasaba y los oprimía, pellizcándole los pezones, haciéndola gemir y levantar una de sus piernas que logró apoyar sobre el filo de la encimera, junto al grifo del fregadero del que manaba el agua a borbotones.


Su momento se acercaba. Sentía que las piernas le flaqueaban a medida que se aproximaba el orgasmo. La polla de Jorge estaba cada vez más dura e inflada dentro de su vagina y sus embestidas eran cada vez más fuertes y rápidas, haciendo que sus bolas casi se metieran entre la raja de sus nalgas temblorosas.


De pronto, Jorge empezó a correrse; de su verga salían chorros hirvientes de semen que le inundaban las entrañas haciéndola sentir un placer intenso y de manera simultánea su orgasmo llegó. De su garganta sólo salían sonidos apagados, tenía miedo que María o su esposo pudieran oírla gemir y susurrando le pedía a Jorge casi suplicante que no se la sacara, que continuara dentro de ella, y así lo hizo. Su verga seguía dentro totalmente erecta, lanzando chorros interminables de semen en su interior. Creyó hallarse en el paraíso.


Entre estertores de agonía retornó nuevamente la calma. Amorosamente, sin dejar de abrazarla y de besar su espalda, Jorge deslizó poco a poco hacia afuera de su vagina su todavía erecto pene, completamente impregnado en ella.


Mamen tomó como pudo unas servilletas y le secó los genitales, al tiempo que tomando su miembro entre sus manos le estampaba un húmedo beso en su roja cabeza. Después tomó otras tantas servilletas, colocándoselas en su concha para detener el semen que salía de su interior y se dirigió apresuradamente al baño; pero antes, Jorge tomó su cara entre sus manos y estampó en su boca el más tierno y sensual beso que le hubieran dado jamás.


Cuando se apartó de él, todavía sentía encima su mirada de lujuria al verse con las bragas del bikini casi arrancadas y con los pechos bamboleantes por las prisas. Se sentía feliz, profundamente llena y satisfecha con su nuevo amante. Él la hacía sentir amada, deseada, completa, como nunca lo había sentido.


Cuando regresó al jardín con la ensaladera en la mano, las cosas no habían cambiado. Aparentemente ni María ni su esposo se habían dado cuenta de lo ocurrido. Jorge se había reincorporado al grupo y todos juntos se sentaron a comer.


Durante el resto del día, no acertaba a pensar en otra cosa que no fuera en lo sucedido y desde ese momento, Mamen empezó a ver en Jorge a su amado, a su hombre, a su todo y solo ansiaba repetir lo que había tenido lugar entre ellos en la cocina de esa casa, deseando que el destino les diera una nueva oportunidad para volver a repetirlo.

C.P. Peñalva FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 30

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: