Inicio » Relatos de Confesiones » Su sonrisa me Incitaba

Su sonrisa me Incitaba

Mi nombre es Antonio tengo 16 años y les contare mi historia con una mujer mayor que yo, resulta que mi mamá y mi papá están separados desde hace unos años y mi papa nos visita los fines de semana, yo sabia mas o menos quien  era la persona con la que vivía mi papá, se trataba de una mujer que conocí de vista  en una fiesta a la que fuimos hacia unos meses.   La mujer que yo vi ese día no era nada fea tendría unos 35 años, era blanca de pelo lacio café al hombro  ojos cafés grandes, nariz afilada  y muy maquillada, era muy bonita y se veía que tenia buen cuerpo pues la vi de lejos y estaba sentada.  Un sábado en la mañana mi papá nos invita a mi hermano y a mi a una comida de su trabajo, pues mi mamá estaba de fuera del DF y llegaba hasta el lunes, nos arreglamos y nos fuimos en el carro, pasamos antes a un edificio de departamentos donde bajo una mujer, la reconocí inmediatamente pues era la que me gusto en la fiesta esa. Al ir subiendo ella al coche de mi papa  casi mi pene rompía mi pantalón de la excitación que me envolvía, esta vez si admire de cerca su cuerpo que estaba ummm, tenia puesto un vestido verde corto y unos tacones altos, se le veían unas piernas bastante bien torneadas, delgada, pero con unas caderas que llevaban a un par de nalgas exquisitas, grandes, duras,  solo me imaginaba el bamboleo al moverse, pero lo mejor , eran esos pechos , esos grandes pechos, que se asomaban en ese escote, ese gran escote, me quede pasmado, comiéndomela con la mirada hasta que mi papá hablo y nos dijo que quería presentarnos a alguien.

Ella se presento nos dijo que se llamaba julia y que era pareja mi papá, lo cual yo sospeche desde un principio, mi hermano como es mas chico pues se puso a jugar con su juego de video mientras yo aprovechaba para deleitarme con ese manjar visual y platicar un poco con ella y con mi papá,
que me decían que íbamos a un a comida del trabajo y que seria normal que nos aburriéramos pues eran pura gente de negocios , también me platicaban de su relación y que siempre mi papá le hablaba a Julia de nosotros , y demás cosas simples.  Julia me encantaba era perfecta, era hermosa, con un cuerpo delicioso y antojable a mas no poder, sin dejar que era amable, buena onda y se veía que no era payasa, eso era raro pues las mujeres así son muy creídas y mamonas, pero mas bien era sencilla y dulce.  Al fin llegamos ala comida aquella y nos sentamos en una mesa algo alejada, había mucha gente todos se saludaban y reían a mucho, en eso mi papá se para y nos presenta con medio mundo y nos saludan y todo eso, julia también se sonreía con todos pero pues mas bien era que le observaban lo buenísima que estaba.  Poco después se paro mi papa y se fue a una mesa a platicar con unos señores, mi hermano jugando con su juego de video , pero Julia y yo solo nos sonreímos y empezamos  a platicar, yo estaba muy entretenido con ella, que me platicaba que tenia 35 años, no tenia hijos, trabajaba en una tienda departamental, además que era muy pasional por que le gustaba la pintura, cosas asi  me dijo que tenia poco ya un tiempo con mi papá, que le caíamos bien mi hermano y yo. Después le platique de mi, pero le inventaba cosas para poder seguir con la platica y deleitarme mas con esos pechos tan jugosos, como hubiera querido agarrarle uno y mordérselo ahí mismo de lo excitado que estaba.  Seguíamos platicando por un buen  rato, pero mi pene se erectaba y me ponía muy nervioso el hecho de que ella notara eso, la pena que me daría, en eso ella me pregunta por si ya tenia novia o algo así, le invente que si, (mentira ya hacia 2 meses sin nada de nada), pero ella me dijo que se la describiera que le platicara que hacia con ella, yo le inventaba cosas, pero de repente me dice, “no lo vayas a hacer sin protección eh” lo cual me causo una cara de extrañeza de que me sacara eso, pero le respondí que si, que seguiría el consejo, también me pregunto que era lo que mas me gustaba de una mujer a lo que respondí que me gustaba que fueran tan bonitas y amables como ella, (en realidad quería decir que estuvieran tan deliciosas y buenotas como ella), me dio las gracias y me dijo que a ella le gustaba que los hombres fueran atentos con ella y la hicieran sentir sensual, no dude que me lo haya dicho para que yo la empezara a alagar, así que lo hice, pues esa situación me puso bastante caliente, le empecé a decir que era muy hermosa y que si ya había visto como los hombres de ahí la veían con morbo y con ganas de llevarla a la cama, en eso se puso roja y sonrió. 

Ya era un poco tarde mi padre regreso y nos dijo que ya nos fuéramos, Julia volteo y me dijo al oído que luego continuábamos, me caliente mas y mas, pero para mi suerte un amigo de mi papá le pidió un aventón y se fue en el asiento de adelante, así que Julia la tenia para mi solo atrás, púes mi hermano ya estaba dormitando, me acomode y como ya era noche pues no se veía nada, aproveche y con un poco de miedo abrace a julia la cual no me rechazo, incluso se acomodo, no saben que delicia era tenerla al lado. Mi padre iba distraído platicando con su amigo cuando sin pensarlo agarre su pierna y la acaricie con mucha delicadeza, a lo que ella me respondió en la entrepierna, no podía creerlo era bastante bueno eso, tomo por fin mi pene y lo froto encima del pantalón, ella también estaba muy excitada, me sonrió y rápido se despego de mi, habíamos llegado a la casa del amigo de mi papá y en lo que el se bajaba hablo con un tono bajo de voz y me pidió mi numero de celular, lo apunto y salió del coche, mi papá por la ventanilla se asoma y me dice que se Julia nos va a llevar a nuestra casa, que el se iba a quedar  a tomar con su amigo, no podía creerlo ese día era el mejor , si Julia se quedaba con nosotros podía suceder algo memorable.  Mi padre se despide de nosotros y julia acelera el coche, yo me emociono y me éxito, julia se detiene en una esquina, voltea y me dice con emoción y una sonrisa perversa en la cara, “Tengo un plan Antonio, esta noche no quiero pasarla sola, tu sabes a que me refiero, te gustaría?, Quieres o no?, pero iríamos a mi departamento, no hay problema tu hermano se queda ahí en un cuarto aparte mientras tu y yo ,,, ¿Que dices?  Hubiera sido un imbécil si le decía que no, pensé la situación, mi papá toda la noche fuera, mi mamá de viaje y mi hermano dormido, ahh era perfecto todo, me dio un pequeño beso en la boca, yo le toque la pierna y me dijo “espérate” mientras me agarro la verga sobre le pantalón que por cierto estaba punto de estallar, me sonrió, le sonríe, puso música y acelero.  Llegamos rápido, metió el coche y yo estaba que me corría ahí mismo, abrazamos a mi hermano y lo llevamos arriba pero pues como no quería caminar bien que se nos cae en el pasillo, lo cual me quito toda la excitación  y mejor lo desperté bien para llevarlo a acostar por que se había pegado en la cabeza, lo cual me preocupo un poco, pero al ir a la sala y ver a aquella mujer mi pene regreso y con ganas.  Julia me grita y me dice que vaya a su recamara, al llegar me pide que cierre la puerta, me acerco a ella la abrazo y repego su cuerpo tan delicioso junto a mi, me responde y la beso suavemente pero no me aguanto por la excitación y le muerdo el labio, nos acostamos y mientras nos besábamos hice lo que desde que ella se presento quise hacerle, le agarre, le apachurre, le arranque esos exquisitos senos redondos, paraditos, suaves, grandes, hermosos, estaban de lujo.

Poco a poco disfrute de ellos hasta bajar mis manos a sus torneadas, carnosas, deliciosas piernotas, yo ya estaba muy excitado, bastante excitado y ella ni se diga, tomo mi cierre y lo bajo, saco mi pene y lo estimulaba, de arriba a bajo, arriba a bajo, de la base a la punta suavemente.  Julia se encima en mi, deja de besarme y me dice si en verdad quiero hacerlo, le respondo con un beso, me pide entonces que no le diga a mi papá, que lo que pase esa noche será algo genial pero que no lo cuente, también me pide que le quite todo excepto los tacones, que la desnude a mi gusto, ella me quita la camisa y el pantalón, yo espero un momento y me concentro para tener frente a mis ojos  a toda una mujer desnuda y caliente dispuesta a dar y recibir placer, le bajo el vestido, lo despojo completamente y aprovecho para pasar mis manos por su culo, toco sus caderas, las disfruto y por fin le quito el brasier, se lo arranco y me pregunta si he lamido senos alguna vez, le dije que no, pero que estaba ansioso por hacerlo, me abrazo la cabeza y me llevo a su pecho, le lamí los senos como pude, sus pezones eran pequeños y rosas, pero erectos, tan erectos como mi verga que Julia no dejaba de acariciar.  Después de jugar tanto con sus senos, julia me pidió hiciera algo, me pregunto que si me gustaría hacerle sexo oral, le dije que por supuesto aunque era obvio que nunca antes había estado con alguna chica de esta manera, así que ella me dijo que lo hiciera como yo pudiera, que me lo recompensaría.  Se levanto se dio la vuelta de espaldas hacia mi inclino su torso mostrándome su culo y se bajo la tanga que llevaba puesta, se sentó en un sillón en la esquina de su recamara y abrió las piernas invitándome con la mirada a probar de su jugosa vagina, Wuau! Julia era una hembra hecha para satisfacer todas las ecesidades de un hombre. Me acerque y empecé a admirar los pliegues que me comería,  pero algo me excitaba mas que verla, era el olor a mujer a vagina húmeda esperando a ser  penetrada por mi lengua, lamí todo chupe cada labio, la metía de arriba abajo, la saboreaba, se la llenaba de saliva, ella gemía y se apretaba los pezones, yo continuaba comiéndome esa carne, metía mi dedo rápido, lo había visto en una porno, hasta que me detuvo y me dijo que el secreto estaba en estimularle una cosita arribita como un cuerito llamado clítoris, enseguida me dedique a el, rápido note su excitación, el placer que le daba tenerme ahí abajo.  

Estoy seguro que estuvimos así como mucho tiempo  yo ya estaba que me moría de ganas por que me hiciera hombre, cansada me pidió que la dejara un momento para que se repusiera, se paro y me abrazo, y mientras me besaba me dijo que aunque no era un experto la había hecho sentir bastante bien.  Julia saco de un cajón una crema la cual se echo en la vagina y a mi me puso en el pene, me sonrió y se acostó en la cama con las piernas abiertas, me dijo “Antonio eres virgen verdad” asenté con la cabeza y me respondió “Esta bien Antonio, no sabes cuanto gusto me da saber que seré la primera y que tu eres el primero que vuelvo hombre”, sonrió, le sonreí  y me coloque encima de ella listo para entrar en la vagina abierta y jugosa de una mujer de 35 años, que de seguro mi papá se degustaba diario.  “Listo” me dice Julia, cuando la empiezo a meter lentamente, pero no era necesaria tal lentitud, rápido se deslizo y sentí como me estremecía de placer, como su vagina envolvía mi verga y la apretaba, era increíble que todo esto estuviera pasando, Julia me enseño a llevar un ritmo para aguantar y no venirme rápido, en verdad los dos disfrutábamos bastante de eso. Estuve un buen rato encima de ella besándola, apretando sus pechos, chupando sus pezones, acariciándole todo el cuerpo, pero principalmente dejándole ir  todo mi pene, el cual estaba siendo victima de las contracciones de su vagina.  

Julia se dio cuenta que yo estado cansado y me dijo “Espera cariño voy yo”, me hizo acostarme bocarriba y se encimo en mi estomago frente a mi, le chupe los senos y le agarre las nalgas, me acomode y Julia también acomodo pero mi verga que se hundió dentro de ella, volvía a sentirme soñado estando follando a Julia, primero empezó a saltar encima de mi lento pero tomo velocidad y sentía como no tardaba en correrme, le avise y entonces paro de saltar, se espero unos segundos y me sentía nuevo, asi que ella se movía en círculos, movía sus deliciosas caderas de un lado a otro, era mas que increíble la sensación que tenia en mi verga al ser llevada de un lado a otro y sujetada fuertemente, ahora empezaba con un movimiento de adelante hacia atrás lento, lento, tomo fuerza y casi se me salía el corazón de lo rico que mi cuerpo sentía.  La baje  y la acosté a mi lado dándome sus deliciosas nalgas, de nuevo la cogí y la cogía duro, Julia estaba gritando muy fuerte, yo le acariciaba y apretaba todo, pero su apretada y jugosa vagina consiguió lo esperado, mi pene estallo dentro de ella y salió un chorro de semen brutal.  Me acosté agotado, extasiado y casi muerto pero Julia aunque agotada también me mira y me dice “Yo se que eres joven Toñito muy joven y por eso aguantaras aun mi recompensa por darme un oral tan bueno”, se abalanzo a mi verga muerta, y la revivió con una mamada fenomenal, sentía algo delicioso, el como me succionaba y me la llenaba de saliva. Me la ensalivo toda y no creía lo que estaba viendo, mi pene en medio de sus pechos, los cuales me hicieron sentirme digno de morir por haber ya probado lo mejor del placer, Julia con fuerza me masturbaba con sus senos, tremenda rusa me desataría una corrida de nuevo brutal, pero algo ocurrió que a Julia le hizo apresurarse para que me corriera rapido y me decía gritando “Te gusta lo que ves, dime , te gusta verdad, que sientes, dime” en eso no soporte y arroje todo el semen en sus pechos, me acosté bien y julia me beso pidiéndome esto no lo contará mi familia, Julia se acostó ya muy cansada, me sonrió como siempre y dormimos.  Ya en la mañana Julia me despertó y nos fue a dejar a mi casa, en el camino todo fue muy callado, llegamos a mi casa me despedí de Julia muy normal todo muy normal, ya en mi recamara recibí un mensaje pidiéndome perdón por lo de anoche, por haberme convertido en algo mas para ella, pero que si quería podía continuar todo.  Seria un tonto si no hubiera contestado el mensaje no? Continuara…  Marco Antonio      :  zero_boa@hotmail.com

FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 32

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: