Inicio » Relatos de Confesiones » Las Travesuras del Perverso Doctor No -3ª Parte

Las Travesuras del Perverso Doctor No -3ª Parte

 Después de nuestro emotivo encuentro en el hotel cercano a mi casa, Román me llamo, y charlamos un poco acerca de lo que había pasado en esta última ocasión, y además de las cosas que ya me había pedido, como la falda, la ropa sexy, exhibirme, cojerme en un lugar público, tomarme fotos, etc., etc., ahora me pidió que le diera más de mi misma, y que además lo quisiera, como si fuera fácil predisponerte a amar a una persona que no conoces realmente….

Si me imagino lo que están pensando… lo mismo pensé yo, sin embargo me seguía siendo atrayente la idea de ponerme en manos de este perverso hombre, me sentía como las moscas ante la luz del exterminador eléctrico, me atraía y me atemorizaba, ¿Qué tenía este hombre que lo hacía tan especial para mi?...

Quizá por que es de esos hombres que no aceptan un no como respuesta, quizá por que me ofrecía concederme todas mis fantasías, no lo sé, no era el único que “amablemente” me ofrecía llevar a cabo hasta mis mas obscuras fantasías, sin embargo, me ofrecía su amistad, pero me demandaba tiempo, ya comenzaba a extrañar sus largas conversaciones telefónicas, ¿acaso estaba sintiendo más de la cuenta por el?...

Para la siguiente cita preparé una blusa de encaje calado, color beige, pero como salí temprano, casi al mismo tiempo que mi marido no me la había podido poner, así que traía un traje color terracota de saco largo con medias claras y liguero, pero sin blusa, esperaba encontrar algún lugar donde ponérmela antes de encontrarme con él pero fue inútil…

Llegó al lugar de la cita, y al momento de subirme al coche me preguntó por la blusa, la dije que buscáramos un lugar solitario para ponérmela, mientras Román manejaba yo me quitaba el saco, y el brassiere en plena vía pública, trataba de esconderme de la gente, pero es que ¡ya no quedan lugares solitarios en la Ciudad de México!!, así que ante la mirada de algún indiscreto, y con las tetas al aire me puse la blusa transparente antes de llegar al hotel…

Una vez allí me dio el dinero para pagar, y me hizo pasearme por el lobby de su brazo y por su puesto yo entregué el dinero en la recepción, con la blusa transparente, ante la mirada de todo aquel que pasaba por allí en esos momentos, honestamente pensé que el asunto me daría cierto morbo, pero no fue así, ni me lo dio ni me lo quitó, pero a Román aparentemente lo hizo muy feliz…

Entramos a la habitación y el comenzó a besarme y desnudarme muy despacio, yo estaba ansiosa por estar con él y lo estaba disfrutando mucho, en eso sacó de su portafolios una cámara digital, y yo me asuste….

Román: Anda déjame tomarte unas cuantas y te prometo que no saldrá tu rostro….
D.Cherry: No Román, quedamos en que más adelante…
Román: Anda no saldrá tu rostro lo prometo, además si quieres que hagamos un trío o un intercambio seguramente nos pedirán fotos…
D.Cherry: Bueno si mi cara no va a salir… pero solo unas cuantas ok?
Román: Anda inclínate así quiero ver tu rico culito….Click, ahora abre las piernas, así bien abiertas, click, ahora muéstrame tu clítoris, Click. Mmmm… así, así, otra más y terminamos… click así ya está…

Dejó la cámara en el buró y comenzó a tocarme por encima de la tanga de hilo dental que elegí para ese día, me besaba y me quitaba lo poco de ropa que me quedaba encima, y como a esas alturas ya sabía muy bien lo que me gustaba, puso especial énfasis en mis pezones, regalándome el primer orgasmo del día…

Entonces decidí apoderarme de su deliciosa verga y comérmela como tanto me gusta, me hinqué sobre la alfombra mientras el permanecía sentado en la cama, comencé dándole ligeros lengüetazos en la rosada corona de su delicioso y suave miembro, para meterlo despacio en mi boca hasta lo mas profundo que pudiera sin provocarme arcadas, sé bien que eso le encanta….

Al poco tiempo me regalo su primer orgasmo, entonces me recostó sobre la cama nuevamente y ahora me sorprendió sacando de su portafolios un miembro de plástico, era enorme, y lo comenzó a introducir en mi vagína, mmmmm…. Me masturbaba deliciosamente!!!..., tomó la cámara del buró y tomo más fotos con el consolador adentro de mi, se recostó junto a mi y continuó moviéndolo dentro de mi, y chupando ansiosamente mis pezones, haciéndome llegar varias veces al orgasmo, en eso sacó el pene de plástico de mi cuerpo y el se hinco a la altura de mi cara dejando su pene frente a mi boca, ávidamente lo mamé, con ansiedad, estaba disfrutando mucho de él de sus caricias y de sus locuras, cuando de pronto recargo sus rodillas en mis brazos inmovilizándome, y así con su pene en mi boca, comenzó a tomar fotos, yo no podía moverme, y ya no me estaba agradando nada lo que pasaba, me asusté mucho, pero decidí tomar las cosas con calma…

A pesar de que ya teníamos algo de tiempo de conocernos, no sabía muchas cosas de él y me dio miedo pensar en el destino de las fotos y en la forma en la que las estaba obteniendo…

Cerré los ojos y puse la cara de lado, hasta que dejó de tomar fotos, cuando se levantó me paré y le reclamé…
Román: Cherry, Sabes lo mucho que deseo tener fotos tuyas y sabes que no accederías a tomártelas de otra forma…
D.Cherry: ¡Pero esa tampoco era la forma!...
Román: Por favor no te enojes, de verdad solo son para mí…
D.Cherry: Román, ¿como puedo estar segura de que no vas a publicarlas o a chantajearme?…
Román: ¿No crees que si quisiera chantajearte, con lo que sé de ti ya lo hubiera podido hacer?
D.Cherry: ¡Aún así no es la forma, Román!
Román: ¡¡¿¿Es que no confías en mi??!!...
D.Cherry: ¿acaso me queda otro remedio?...
Román: ¿Cuándo podré tener tu confianza?
D.Cherry: Quizá cuando dejes de engañarme para obtener lo que buscas…
Román: ¡es que si no te presiono sé que no accederás!!...
D.Cherry: ¿y como sabes si realmente no me conoces? Sabes que eventualmente hubiera accedido…
Román: ¡¡es que tú no me dejas!!, nunca dices nada, solo me escuchas pero de ti no me das nada, ni me das ni me dejas darte!!!…

Analicé por un momento sus alegatos y me di cuenta que si quería salir de esto lo mejor era no llevarle la contraria, después de todo, yo quería creerle, quería confiar en el, pero no soporto que me manipulen, así que preferí pensarlo antes de tomar cualquier otra decisión….

Camino a casa me llamó de nuevo para saber como estaba, según él no quería que me quedara enojada, ni tampoco que lo mandara al cuerno, (claro que ese era el primer pensamiento que tuve desde la segunda vez que nos vimos, pero no se lo dije), no podía apartarlo de mi cabeza, ahora cada vez que sonaba el teléfono mis ideas entraban en conflicto por un lado quería que fuera el y por otro esperaba que no me llamara mas…

Que diferencia tan abismal entre Román y mi “favorito”, mientras Román revolvía mi mundo, el otro me tranquilizaba con su presencia. Mi “favorito” casi no me dice nada, y no se bien que aprecio más si sus silencios o las pocas frases que dice cuando estamos juntos, ninguna de ellas lleva alguna carga emocional de ningún tipo, pero Román al contrario cada llamada estaba llena de conflicto, cada encuentro de emociones, desde la pasión más pura hasta el temor más profundo, ¿me estaba haciendo adicta a la adrenalina y a la complicación? No lo sé, y no sabía que esperar en nuestro siguiente encuentro, ni siquiera estaba segura de desearlo nuevamente supongo que solo era cuestión de tiempo….

Espero que disfruten leer este relato tanto como yo disfruté recordarlo…



Besos,


Dark Cherry



dark_cherry2004@yahoo.com.mx FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 24

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: