Inicio » Relatos de Confesiones » Amante a mis 16 años

Amante a mis 16 años

Actualmente soy una mujer casada, pero quiero confesarles que a los  16 años me convertí en la novia de un hombre de 23 años, pero en los meses siguientes me entere que estaba casado y ya al cumplir los 17 me convertí en su amante desde el momento en que me hizo suya, bueno, al menos pienso que se es amante cuando se tiene sexo.En esa época cursaba mis estudios, y andaba con mi uiforme escolar, al principio eran  besos en la boca y abrazos, hasta que que, aún sabiendo que era casado, hecho que me molestaba y me daban mucho celos de compartirlo, comence a permitirle caricias más fuertes, a él le  gustaban mucho mis pechos y mis piernas, pues practicaba basquetbol.Poco a poco se atrevía a besar mi cuello, a acariciar mis piernas  apenas cubiertas con mi uniforme escolar, eso a mi me exitaba muchisimo, después tocaba encima de mi blusa mis grandes pechos o al besarme pegaba su cuerpo, en otras ocasiones me tomaba por atrás y ya podía sentir su pene. En ese entonces conservaba mi virginad y desde luego que había otros hombres que me pretendían, entre ellos mi entrenador, un hombre de unos 50 años, que en alguna ocasión me beso a la fuerza.Había cumplido los 17 años cuando, después de un desfile deportivo, quien era mi novio fue a traerme. el tenía un auto, yo vestía un pantalón corto,  una playera, mis tenis, mis calcetas que me  cubrian hasta la rodilla dejando desnudas mis formadas piernas. Le pedí me llevará pronto a mi casa, que no tenía tiempo de estar con él  y que lo odiaba porque no dejaba a su esposa.Ya fuera de la ciudad, metió su auto en un camino, lo detuvo bajo un árbol y sin más comezo a besarme y acariciar mis piernas, diciendome que lo traían loco, me estuvo besando varios mintus y tocandome las piernas. Le dije que mejor bajaramos y caminaramos, lo que hicimos, sobre todo porque estaba exitadisima y no queria que me cojiera.Nos recostasmos en el pasto, y miramos que no hubiera personas y sólo a lo lejos se veían los autos sobre la carretera, y él, al no ver a nadie, nuevamente se me fue encima, y sin más comenzo por vez primera a becas mis muslos desnudos. Yo estaba exitada, pero aún asi le dije que lo odiaba , que no quería saber nada de él y de su mujer. Pero a él no le importa y calló mi boca besandome y diciendome que me amaba y que su mujer era una vieja fodonga y fea, que yo era una princesa.Poco a poco comence a ceder y por fin, permiti que mientras me acariciaba mis  pechos cubiertos por la playera deprortiva, una de sus manos trataba de bajar mi pantaloncillo corto. Yo me levante del suelo, enojada y le dije que eso no podía ser, pero nuevamente me beso en la boca, pero ahora sin más, me bajo el pantaloncillo corto, junto con la tanga que cayerón hasta el suelo, quedando suelta la playera deportiva sólo cubria, como si fuera un minivestido mis desnudas nalgas, dejando al descubierto mis muslos, que tanto le gustaban.En eso escuchamos, la plática de unos agricultores, me puse nerviosa, y corrimos a ocultarnos sobre unos matorrales, olvidando mis pantaloncillos cortosy mi tanga que si más fueron recogidos por los agricultores. Los señores caminaron y nuevamente nos quedamos los dos, pero ahora sin mi protección.Nuevamente me comenzó a besar y ya sin impedimento algunos sus manos se posesionaron directamente de mis nalgas que eran apretadas con fuerza  y sus dedos los pude sentir en mi culo, como penetraban unos milimetros y al frente pude sentir su bulto, lo sentía duro y por ves primera sentía la necesidad de tocar, de examinar. Trate de apartarlo, pero mis manos sintieron algo duro, largo, curvo, al fin era su pene fuera del pantalón, me dió miedo, pero ya lo había tocado, mis manos estaban como humedas, las quite, y de repente me puse de espaldas, queriendo evadir su paquete, pensando que quitandome de ahí más no pasaria. Pero que sorpresa me llevé que al darle las nalgas, ese paquete estaba durisimo, a mi me parecio enorme, y chocaba con mi culo, que al sentirlo quería huir, pero una fuerza  irresistiqble lo obligaba a acomodarse, mi vagina dseseba ser penetrada y el pene mojado picaba mi culo, pero él era un experto así que me inclino un poco, y de un derepente sentí como su verga se apropiaba de mi virginidad, nunca había sentido tanto placer, había leido sobre sexo, pero para mí era otra cosa, sentir esa verga, que aunque no había visto me estaba dando un poco de dolor pero que a su vez se convertia en un placer y ya no me intereso en convertirme en su amante.Me estaba cogiendo, y más me daba placer, debo confesarlo el estarle robandole la verga a otra mujer. Me sentía superior a ella, era en ese momento la dueña del pene y de los huevos que rozaban mi formado culo. Poco a poco, sin sacarme la verga, me fue acomodando en la posición de perro, y continuo moviendo ahora puedo decir, la que fue mi verga, durante varios minutos. Yo sentí mucho mas placer cuando sentí ganas de orinar, y le dije, pero el me oriento diciendome que era normas que  iba tener un orgasmo, que dejara  fluir, lo que hice, siendo un placer exquisito. Fue una cogida riquisima sentir por ves primera ese palote de 19 cm, de esas medidas me enteraría más tarde. Esto lo recuerdo porque después de años lo encontre nuevamente, ya sin su esposa, y yo con mi marido, pero él no oculta que le siguen impresionado mis piernas, pues me vió ahora vestida de minifalda. Pero a pesar de que me hizo gozar ahora queda el recuerdo FOTOS

1

yessy on

rico como te penetraron, delicioso tu recuerdo.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 29

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: