Inicio » Relatos de Bisexuales » La Prostituta

La Prostituta

Este relato viene muy calentito no solo por su contenido, también por haber pasado hace tan solo un par de días, me he puesto a escribirlo en cuanto he tenido un momento.

Sali de marcha con mi grupo de amigos y amigas, como casi todos los fines de semana. La noche trascurría como una más. Botellón en la plaza de costumbre y luego un par de pubs. Después de esto lo que hacemos normalmente es ir a alguna discoteca pero esa noche, los chicos no teníamos muchas ganas, asi que nos separamos. Ellas se fueron a la disco y nosotros nos quedamos en una terrazita tomándonos una copa tranquilos.

Cuando me termine la copa dije que me iva para casa pero entonces fue cuando surgió la idea. Uno de mis amigos dijo de ir a tomarnos la penultima copa a un club bastante grande que hay a las afueras de la ciudad. Ya habíamos ido varias veces antes, aunque ami no terminan de convencer estos sitios. De todas las veces que habíamos ido antes, yo solo había entrado con una prostituta una vez. No tengo ningún perjuicio, simplemente es que a mi me gustan tanto disfrutar yo como hacer disfrutar a la otra persona y eso con una de estas mujeres es imposible, o casi.

Pero bueno era temprano asi que accedi al igual que el resto del grupo.

Al poco tiempo de llegar al local yo fui al servicio y al regresar mis amigos ya estaban emparejados charlando y magreándose alegremente con sus respectivas, asi que eche una ojeada al rededor mirando las mujeres. Yo no tenia pensado entra a la habitación, pero bueno, por lo menos quería alguien con quien hablar. Entonces fue cuando me llamo poderosamente la atención una de las mujeres porque no vestía como el resto. Allí todas las mujeres van con la minima expresión en lo que a ropa se refiere, minitangas, mallas muy ajustadas, sostenes super pequeños.... ya hos podéis imaginar. Pero ella sin embargo vestía un pantalon de chándal con zapatillas y un top deportivo.

Era alta, muy alta, con una oscura piel mulata, muy tersa y con pinta de ser extremadamente suave. Yo no diria que era especialmente guapa, pero si que tenia una cara muy enigmatica, con unos marcados rasgos indios y una negra melena muy lisa que casi le llegaba al final de la espalda. Su top le marcaba perfectamente unos pechos bastante grandes y muy rectos, muy subidos, pese a que claramente se notaba que no usaba sujetador. - operadas – Me dije.

Ella se percato de que la miraba y se me acerco sinuosamente.

Nos presentamos y yo lo pregunte el porque de su indumentaria y ella me contesto que ese tipo de ropa ponía cachondo a muchos tíos y ademas asi resaltaba entre las demás, que en semejante jungla era esencial. Charlamos un ratito de la tonterías típicas asta que ella soltó la pregunta inevitable –¿vamos a follar?- Yo le conteste con evasivas, realmente no estaba muy animado, pero tampoco quería que se fuera y me dejara solo. Ya un par de colegas se habían perdido y el que quedaba con migo esta totalmente absorto con una rubia de esas de "caerte pa tas" lo que me hacia sospechar que tampoco tardaría mucho en perderse.

Pero de repente todo cambio. Ella empezó a tocarme por todas partes, incluido el paquete, mientras me decía cosas al oído. Yo la imite, primero las tetas (efectivamente eran operadas) y luego fui bajando por la cintura asta su entrepierna sin que ella pusiera el mas minimo impedimento pero....

-¡COÑO!, ¡Eres un tio! Lo dije flojito para que no lo escuchara mi amigo.

-Si, bueno, si quieres me voy. Creía que te habías dado cuenta.-

Pero como me iva a dar cuenta, realmente ni se me había pasado por la mente, Era toda una mujer con mayúsculas, no tenia, para nada, rasgos masculinos ni en la cara ni en el busto, incluso su voz era dulce. Nada que ver con los transexuales que yo había visto asta ese momento.

Eso lo cambio todo. De pronto ya si tenia ganas y ella lo noto en la erección que empezaba a notarseme. Era perfecto, toda una mujer pero con polla. Pero aun me quedaba una duda.

-¿Se te pone dura con los clientes?- Le solté a saco.

-Eso dependo, hay clientes y clientes.- Esto lo dijo mientas con los dedos hacia el simbolo del dinero. -Pero vamos tu estas muy bien, no me costara trabajo.

-Eso no es problema, pero yo necesito dos cosas para entrar. No quiero problemas de tiempo y tu tienes que disfrutar tanto como yo.

-Lo primero no es problema, seras mi ultimo cliente de hoy asi que asta que tu quieras y lo segundo depende de ti...

Dos minutos y 100€ más tarde estábamos entrando en la habitación. Me quite toda la ropa y ella se quedo solo con un tanga rojo bajo el que se le notaba un enorme miembro.

-Eres gay, ¿verdad?. Por eso has aceptado a follar solo cuando me has tocado la polla.

-No exactamente, soy bisexual.

Cuando dije eso ella ya estaba con mi polla metida en su boca, yo aun en pie. Me la chupaba con la cara de lado, mirándome a los ojos con su larga melena a un lado casi tocando el suelo. Me encantaba verla asi, yo de pie y ella de rodillas delante mia, metiéndose y sacando mi polla de su boca.

-Tócate la polla, quiero que te empalmes y me la metas por el culo- Le dije. Ella sonrió y se metió la mano en el tanga.

-Me parece que esto me va a gustar.- Dijo ella.

Poco después dejo de chupármela y se incorporo ya sin el tanga. Me quede perplejo. Tenia una polla muy negra, mucho mas que el resto de su cuerpo y de un tamaño descomunal, es la más grande que he visto en mi vida. Yo rondo los 22/23 cm, que creo que no esta mal, pero la suya era casi el doble y estaba super dura, aun hoy me parece mentira que semejante miembro pudiera ponerse tan dura. Empece a dudar de que pudiera darme por culo, era demasiado.

Me sente en la cama quedando su enorme miembro justo delante de mi cara, le empece a lamer los huevos y le fui chupando todo el tallo asta llegar al glande, totalmente despellejado y un poco más claro que el resto del pene, me metí todo lo que pude en la boca, no fue ni la mitad asi que a la vez también la pajeaba , como me había enseñando un buen amigo. De vez en cuando yo echaba una mirada hacia arriba y realmente parecía que estaba disfrutando con aquello, no dejaba de acariciarse las tetas con una mano mientras me sujetaba la cabeza con la otra marcándome la velocidad de mis chupadas.

Tras un rato asi, me deje caer en la cama y ella se agacho, me la chupo un poco y luego paso al ano, me lo lamia y penetraba con su lengua mientras no dejaba en ningún momento de menearmela. Pronto regreso a chuparme la polla, pero ahora también empezó a meterme primero un dedo, luego dos y asta tres, yo gozaba increíblemente sintiendo como me iva abriendo, pero ¿dilataría lo suficiente como para que entrara ese tronco?

En ese momento se levanto y fue a la mesita de noche, trasteo un poco y regreso a la mismo posición que había dejado. Senti de nuevo sus dedos en mi ano, pero esta vez estaban fríos y húmedos, me estaba untando algo, una especie de gel.

Se incorporo y se puso un condón luego enfilo su polla con mi culo, ya sentía su glande tocándome, levante mis pierna tomando la postura que más abierto me dejaba y entonces empezó a empujar.... Aaaaahhh, dolio, maravilloso dolor. Poco a poco fue entrando su prepucio, yo sentía cada milímetro penetrándome y mi recto estirándose como nunca. El dolor fue pasando rapidamente a un enorme placer y senti como un taponado cuando la punta de su pene logro entrar del todo, lo mas difícil ya esta echo, siguió penetrándome lentamente asta que ya no entro más, el notar esa gran polla dentro de mi era indescriptible, sentía todo mi interior relleno.

Luego vinieron las envestidas, primero lentas pero cada vez más rápidas, el dolor fue desapareciendo asta difuminarse dejando paso a un placer cada vez mayor. Mi vista era magnifica, toda una mujer, toda una mulata me estaba follando, sus pechos grandes y firmes se movían a cada entrada y salida de su gran polla.

De repente senti que el placer me corría por la polla, pero, no podía ser, como me iva a correr si ninguno de los dos estábamos tocando mi polla.... No me dio tiempo a pensar más el placer se agudizo y mi peno soltó un primer pistoletazo muy fuerte que no se ni donde fue a caer y luego un par de ellos más que ella dirigió a sus tetas. Joder me había corrido sin que nada ni nadie tocara mi polla, solamente con el placer de la penetración.

Pero hay no termino la cosa, ella había dicho que estaríamos mientras yo quisiera y yo seguía queriendo, ademas mi buen dinero me había costado. Asi que le quite el preservativo y empece a chupársela otra vez de la misma manera que había echo antes, asta que senti mi polla de nuevo preparada para la acción, le dije que se tumbara en la cama, y se la puse entre las tetas. Comencé a ir arriba y abajo entre sus bonitos pechos mientras ella las apretaba con sus manos, de vez en cuando también se la metía en la boca para lubricarla con saliva y regresaba a meterla entre sus tetas. En una de esas ella se metió un preservativo en la boca y al yo metersela me lo puso con una habilidad que me dejo perplejo....

-Métemela- Dijo. Y yo obedecí.

Mi polla entro sin ningún esfuerzo, a la primera, nada que ver con cuando me la metió a mi. Fui entrando y saliendo mientras sentía sus huevos cuando se la metía asta el fondo, su polla y sus tetas se balanceaban al compás de mis embestidas, todo su cuerpo se estremecía.

Pronto se cogió la polla y empezó a pajearse el prepucio muy fuerte, muy rapido mientas se tocaba las tetas, era una escena genial, se masturbaba como una mujer, pero en vez de meterse el dedo tenia una enorme polla entre sus manos y todo ello mientras yo me le follaba por el culo. De repente aumento el ritmo de su paja y empezó a gemir y a estremecerse. Dirigo su polla hacia mi y senti el calor de su semen salpicándome por todo el cuerpo lo que me izo correrme a mi también dentro de su culo.

Después de esto nos duchamos juntos y hablamos un buen rato, incluso la invite a un porrito. Intente que me diera su telefono o que quedáramos fuera de allí, en plan amigos y no profesional y cliente, pero ella se nego.

Cuando sali mis amigos ya se habían largado, me dejaron un mensaje en el móvil diciéndomelo, asi que tube que volver a casa en un taxi... no veas que vergüenza ;-)

FOTOS

1

LAIA on

Me encanta este realato, es muyy sugerente y excitante!! enhorabuena!!

2

Oscar Paz on

A mi me pasó algo parecido. Esa fue una gran experiencia. Lo describí como MI amiga callejera. Yo no sé porque los Bi la tienen tan grande.
Pero lo que sí saben es hacer gozar a un cliente. Cada vez que me acuerdo de esa experiencia se me pone dura la verga y contraigo el ano.

3

edgardo on

Tu relato cuenta exactamente lo que sentimos los bi cuando una hermosa mujer nos penetra con su miembro. Creo que las dos cosas que más nos encanta de la vida es disgrutar de una mujer y que un trans nos penetre profundamente. Pregunto: ¿no has probado con un hombre? yo todavía no pero lo estoy madurando...

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 24

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: