Inicio » Relatos de Voyeur » Calentando al Papa de mi Amiga

Calentando al Papa de mi Amiga

Hola queridos lectores de www.superrelatoseroticos.com, mi nombre es Bea y les voy a relatar una de mis experiencias mas excitantes. Comenzare describiendome. Tengo 19 años, soy morena de pelo largo muy liso, mi piel, sobre todo en verano, es bastante bronceada, no me considero una chica con cuerpo de modelo pero tengo mi atractivo. Soy delgadita pero de caderas anchas, lo que mas me gusta de mi es mi culo y mis piernas bien torneadas, mis pechos no son muy grandes pero estan bien formados y tengo unos pezones rosaditos que se endurecen con bastante facilidad. Dicho esto comenzare a contarles lo que me sucedio este verano:   Acabaron las clases y no tenia ningun plan para mis vacaciones hasta que una amiga de la universidad, Paloma, me propuso pasar unas semanas con ella y con sus padres en su casa de campo. Solamente el hecho de que tenia piscina propia me convencio. Al dia siguiente hice la maleta, habia quedado con Paloma en que pasaria a por mi sobre las once de la mañana, ya con sus padres, para dirigirnos a nuestro destino. Estabamos a mediados de Junio y hacia bastante calor, me vesti con una minifalda vaquera un poco por encima de medio muslo, un tanguita blanco y una camiseta de tirantes, no me puse sujetador, debido al poco tamaño de mis pechos no es rara la vez que no uso esa prenda. Llego la hora y mi amiga se prensento, sono el timbre, cogi mi equipaje y sali de casa, frente al portal estaba Paloma dentro del coche, sentada en la parte de atras, delante iba su padre que se llamaba Jose y era el que conducia y su madre, Rosa, al lado.

Paloma salio a ayudarme con la maleta, lo mismo hizo su padre. Notaba algo extraño en la forma que tenia de mirarme pero no le di importancia. Antes de cargar mis maletas en el coche les dije que esperaran un momento que queria sacar mi mp3 para escuchar algo de musica durante el viaje. Deje el equipaje en el suelo y me agache en cuclillas para buscar el aparato, no lo encontraba y estube en esa posicion bastante rato. Levante la mirada y encontre la del padre de mi amiga clavada en mi entrepierna, no me habia dado cuenta hasta ese momento que en esa postura le estaba dejando una vista excelente de esa zona de mi cuerpo. Me quede muy avergonzada y poco a poco fui cambiando de posicion para no seguir mostrando mi ropa intima sin dar a entender que me habia percatado de todo. Por fin encontre el dichoso aparatito y me levante. Durante el viaje todo fue normal, yo iba hablando de cosas sin importancia con mi amiga pero en mi cabeza aparecia una y otra vez la mirada de ese hombre, que ahora tenia delante, clavandose en todos los rincones de mi cuerpo, no podia pensar en otra cosa y la verdad es que lejos de molestarme notaba algo en mi interior que me gustaba, me estaba excitando.   

Asi trascurrio todo el trayecto hasta que en un par de horas llegamos a la casa. Era una de dos plantas, en la de abajo estaba la cocina, al lado de esta una cuarto de aseo, tambien una sala de estar con dos sofas dispuestos en forma de ele y una mesita en medio, al lado una mesa grande de madera y varias sillas. Desde aqui, a traves de una puerta de cristales se accedia al jardin donde estaba la piscina. En la planta de arriba habia dos habitaciones, una de matrimonio y otra mas pequeña con una litera donde ibamos a dormir mi amiga y yo, y en medio de estas otro cuarto de aseo mas grande y completo que el del piso inferior.   A eso de las tres del mediodia la comida estaba hecha y nos sentamos a la mesa, a un lado Jose y Rosa, y al otro Paloma en frente de su madre y yo frente su padre. Durante la comida hablamos y reimos mucho pero las miradas de Jose hacia mi parecian estar desnudandome a cada momento, yo me comportaba como si nada mientras sus ojos se clavaban en mi escote. Cada vez me excitaba mas esa situacion y decidi darle un regalito. Me levante con la excusa de ir al aseo. Alli me puse frente al espejo y mire mis pechos, me coloque la camiseta pronunciando aun mas mi escote y me acaricie los pezones durante un rato. El resultado fue el esperado, ahora estaban totalmente marcados en la fina tela blanca. Durante el resto de la comida mis pezones no volvieron a la normalidad si no que cada vez estaban mas duros debido a la excitacion que llevaba mi cuerpo.  

Despues de comer nos pusimos un rato a ver la tele yo me sente con paloma en un sofa y Jose en el otro, Rosa estaba en la cocina recogiendo la mesa y fraegando los platos. Las miradas del padre no cesaban y ahora se centraban en mis piernas intentado ver mas alla de lo que mi falda tapaba pero no lo conseguia. Yo me di cuenta de esto y decidi seguir con mi jueguecito. Esto me estaba gustando de verdad nunca me habia sentido tan deseada. Poco a poco deje que mis piernas se fueran abriendo hasta que el triangulito blanco de mi tanga quedo a la vista de aquel hombre, no contenta con eso, comenze a acariciarme la parte interior de mi muslo casi hasta la ingle en un intento de incitarle a que imaginara que esa mano era la suya y no la mia. Yo le miraba de vez en cuando para hablar con el y el apartaba la mirada. Al cabo de un rato note un tremendo bulto en su paquete que trataba de disimular cruzando las piernas pero dificilmente lo conseguia. LLego su mujer y se sento a su lado entonces tuve que detener mi jueguecito por que no queria provocar una situaciom embarazosa para el. Asi estubimos un rato viendo la tele.  

A las dos horas de haber terminado de comer Paloma me dijo que nos fueramos a la piscina, me encanto la idea porque hacia mucho calor pero tambien porque me permitiria mostrarme a su padre en bikini. Subimos a la habitacion para cambiarnos. Baje con el traje de baño ya puesto y la toalla en la mano. Para salir al jardin habia que pasar por donde estaban Jose y Rosa. Me entretuve alli un rato fingiendo que me interesba algo que estaban poniendo en la tele en ese momento para que el padre de mi amiga me pudiera apreciar bien. Llevaba un bikini rosa con florecillas blancas la parte de arriba se ataba a la espalda y la de abajo a cada lado de la cadera. Luego bajo Paloma y nos fuimos a bañarnos. Estabamos jugando con una pelota en el agua pero yo no dejaba de pensar en como seguir con mi exhibicionismo. Queria dar un paso mas. Paloma salio del agua y se puso a tomar el sol, yo estaba aun dentro de la piscina cuando Jose salio al jardin y se puso a leer el periodico en una tumbona a la sombra de un arbol. De repente se me ocurrio. Me coloque la parte del bikini que tapaba mi rajita de tal forma que esta quedara a la vista y sali del agua. Hice un comentario sobre lo bien que se estaba en la piscina para llamar su atencion y que viera lo que le estaba esperando. Los ojos se le abrieron como platos pero yo me hice la despistada. Cogi mi toalla agachandome de espaldas a el y el espectaculo fue completo, le estaba ofreciendo todo mi sexo que en ese momento estaba completamente humedo y no solo del agua de la piscina. Me tumbe al sol con las piernas abiertas hacia el para que se recrease todo lo que quisiera. Coji el bote de bronceador y puse un poco en mi mano para untarmelo lo mas sensualmente que pude por todo mi cuerpo. Mientras hacia esto metia las yemas de mis dedos por debajo del bikini para tocarme los pezones, despues baje por mi vientre hasta llegar a mis piernas. Me incorpore para empezar por los tobillos e ir subiendo poco a poco hasta las rodillas y luego los muslos.

Llevaba puestas unas gafas de sol bastante oscuras lo que me permitia ver lo que hacia Jose sin que supiera que lo estaba mirando. No me quitaba ojo de encima. Ya era hora de darle un escarmiento por tanta poca vergüenza que mostraba al mirarme. Cuando llegue a las ingles dandome bronceador me di cuenta (o fingi que me daba cuenta) de que tenia mi sexo a la vista, me quite las gafas, le mire a los ojos, me levante y coloque bien la braguita dando a entender que estaba muy avergonzada, aunque era mentira. Me di la vuelta y me meti de nuevo a la piscina. Al rato el se fue.   La tarde paso y se hizo la hora de cenar. Me habia quitado el bikini llevaba un pantalon y una camiseta cortos que uso para estar en casa y dormir, no me puse nada de ropa interior para estar mas comoda. Durante la cena y despues viendo la tele Rosa estubo todo el tiempo presente asi que no me decidi a hacer nada mas. Nos fuimos a la dormir.   Yo me habia pedido la parte de arriba de la litera y nos acostamos. Despues de un rato hablando de chicos y de otras cosas Paloma se durmio pero yo no conciliaba el sueño. Despues de haber estado todo el dia excitadisima tenia ganas de conseguir un orgasmo. No queria despertar a mi amiga asi que me levante y fui al aseo. Se me ocurrio que seria excitante que Jose me viera masturbandome y decidi dejar la puerta sin cerrar del todo. Me sente el la taza del WC y baje mis pantalones hasta que calleron al suelo. Comence a acariciar mis pechos con una mano mientras la otra se posaba en mi sexo, estaba caliente y humedo. Separe mis labios vaginales con dos dedos mientras un tercero acariciaba mi clitoris proporcioandome un salvaje placer que ponia en tension todos los musculos de mi cuerpo. Mi sexo estaba completamente abierto, primero entro un dedo, luego dos, finalmente tres. Entraban y salian cada vez mas rapido y mas fuerte y cada vez que salian volvian a entrar mas adentro. Los dedos de una mano hacian esto mientras los de la otra acariciaban frotaban y pellizcaban mi clitoris salvajemente. Fuera del aseo estaba oscuro. No veia nada tras la rendija de la puerta pero me gustaba imaginar que alli se encontraba Jose, mirandome desde donde yo no podia verlo disfrutando ver a una jovencita masturbarse para el. En esto pensaba cuando el ritmo de mis manos se acelero y mi cuerpo se convulsiono en un orgasmo increible, un orgasmo como nunca una mujer tuvo uno en su vida. Quede alli sentada, casi en trance, hasta que me recupere. El sudor recorria todo mi cuerpo y los flujos vaginales descendian por mis piernas. Me asee como pude y volvi a la cama. Me dormi.  

Unos ruidos me despertaron, abri los ojos, mire mi reloj, eran las diez y media de un nuevo dia. Los ruidos provenian del piso de abajo. Mire a mi amiga, seguia dormida. Me quede unos minutos tumbada mirando al techo y recordando lo del dia anterior. Recorde algo que dijo la madre de mi amiga, hoy temprano iria al pueblo cercano para hacer unas compras, con lo cual, los ruidos estaban producidos por Jose. Me invadieron unos pensamientos lujuriosos. Me levante y me vesti con una camiseta larga pero que apenas tapaba la zona de mis braguitas que eran azules y baje a la cocina. Alli estaba el, desayunando sentado en una mesita pequeña. Le salude con un buenos dias mientras me desperezaba levantando los brazos y dejando al descubierto mis braguitas. Le pedi algo para desayunar y me respondio que cojiera lo que quisera de la nevera. Desayune con el y le dije que me iba a duchar y que luego tenia que dejar a lavar algo de ropa si no le importaba. Cuando termine de ducharme me enrolle la toalla mas pequeña que encontre y volvi a donde estaba el. Deje que parte de mis pezones quedaran a la vista, por debajo a penas llegue a taparme el comienzo de mis nalgas. Cuando me vio vi en su cara un tremendo deseo. Queria poseerme y la verdad es que yo estaba empezando a querer que me poseyera. Al pasar por su lado llevando mi ropa en las manos en direccion a la lavadora para dejarlas alli deje caer intencionadamente el tanguita blanco que ayer habia llevado puesto, pero segui andando como si no me hubiera dado cuenta. Me agache de espaldas a el como el dia anterior en la piscina para poner a lavar mi ropa dejandole a la vista de nuevo mi preciado tesoro. Me retrase un poco en esa postura metiendo una a una mis prendas en la lavadora y cuando me gire me lleve una sorpresa, el tanga ya no estaba en el suelo. Mi plan habia resultado. Subi a vesirme y mi amiga estaba ya despierta estubimos un rato hablando hasta que decidimos bajar a tomar un poco el sol, nos pusimos los bikinis. Jose no estaba alli y le dije a Paloma que iba a la habitacion a ponerme crema para el sol. Al pasar por en frente del cuarto de aseo escuche unos ruidos. Pegue mi oido a la puerta, eran unos ruidos delatadores. Se escuchaban unos pequeños suspiros y jadeos. El padre de mi amiga se estaba masturbando. Estube un buen rato escuchado hasta que dejo de oirse nada supuse que habia terminado y me meti a mi cuarto y me desnude dejando la puerta abierta.

El salio del baño y me encontro poniendome el protector solar completamente desnuda sentada en la cama. Tarde un poco en reaccionar como si no lo hubiera visto hasta que levante la mirada. Me sobresalte, fingiendo, me levante deprisa y lo unico que escuche fue una timida disculpa antes de cerrar la puerta. Le conteste que no pasaba nada, que era culpa mia. Ahora ya estaba completamente decidida. Iba a tener sexo con el.   Sali del cuarto, pensando que habria sido de mi tanguita, se me ocurrio que estaria en la lavadora, fui alli a mirar. Ahi estaba, con el resto de mi ropa. Lo cogi y me di cuenta de que estaba completamente manchado. Era semen. Se habia masturbado con mi tanga y eso me excito muchisimo. Lo lleve de nuevo al cuarto y lo guarde. Fui a la piscina con paloma y alli estubimos toda la mañana bañandonos y tomando el sol hasta que llego su madre. cuando estubo hecha la comida nos vestimos. Yo me puse la falda mas corta que encontre y arriba me deje puesto el bikini. Tambien me puse el tanga aun mojado de semen, me gustaba ese contacto humedo con mi sexo. Esta vez, cuando nos sentamos a comer lo hice al lado de Jose y Paloma y su madre en frente. Al sentarme subi mi falda casi hasta la cintura. Me miro sorprendido al ver el tanga que levaba, se veia claramente la mancha de semen, le sonrei de forma muy lasciva. Durante la comida yo no paraba de tocarme por encima del tanga masturbandome muy disimuladamente mientras le acariciaba la pierna con mi pie desnudo. Decidi ir mas alla, me acomode la falda y fui al aseo, me quite el tanga y volvi. Al sentarme subi de nuevo mi falda y abri mis piernas todo lo que pude. El pobre hombre no podia mas, tenia una tremenda ereccion bajo el pantalon. Se me ocurrio algo, no me importaba que su mujer y su hija estubieran delante, deje caer la servilleta al suelo y al agacharme a por ella le baje con un rapido movimiento el pantalon liberando su miembro y me lo meti un segundo en la boca. Nada mas hacer esto Rosa se levanto y empezo a recoger la mesa. Yo baje mi falda y Jose se guardo lo suyo. Paloma dijo que iba a la piscina y su madre decidio ir con ella.  

Subieron a las habitaciones a ponerse los bañadores y yo me quede sola con Jose. Aun estabamos sentados en la mesa mirandonos a los ojos sin decirnos nada cuando el volvio a sacar su pene.
Le sonrei y se lo tome con la mano pero el me la aparto diciendome que no que queria que se la chupara. Entonces me agache y comence a pasarle mi lengua por todo su miembro, primero de la base a la punta, y luego a la base otra vez. Cada vez que subia me la introducia un poco mas en la boca hasta que lleque a tenerla dentro en su totalidad y entonces con su mano me sujeto del pelo y comenzo a moverme la cabeza arriba y abajo pero sin dejar que me la sacara de la boca. Caba vez el baiven de mi cabeza era mas rapido y su enorme pene golpeaba fuertemente en el fondo de mi garganta. Notaba como palpitaba cada vez mas intensamente dentro de mi boca, sabia que en un momento iba a tener un orgasmo e intente separarme pero no me dejaba, le mire a los ojos y comprendi lo que queria, desisti de zafarme, me deje llevar y continue comiendosela a un ritmo aun mas frenetico hasta que por fin derramo toda su leche en el interior de mi boca justo en el momento en que escuchabamos como bajaban Rosa y Paloma por las escaleras. A Jose le dio el tiempo justo de taparse, yo tambien me baje la falda pero no habia querido tragar el dulce elixir de mi amante y ahora me caia por la barbilla hasta el cuallo. No tenia nada a mano para limpiarme asi que me meti al cuarto de aseo antes de que me vieran.   El resto del dia paso con aparente normalidad aunque habia empezado el verano mas excitante que habia tenido hasta el momento. Espero que esta historia les este gustando y seguire contando lo que ocurrio los dias siguentes en otro relato. CONTINUARA...

FOTOS

1

Milton on

¡Guau!, qué experiencia más cachonda. Fíjate que tengo una hija de 20 años y como me gustaría que ella tuviera una amiga así, como tú (je, je)

2

cc on

Cuando subirás la otra parte,, esta muy caliente tu relato...

3

ruben on

Esta de suspenso esta novela esta muy cachonda...

4

henry on

Me pareció excelente tu relato, y te doy las gracias por compartirlo.
E leído varios relatos pero el tuyo es uno de los mejores

5

leo on

Muy excitante tu relato, me gusto mucho, espero leer pronto el desenlace de tu historia.

6

javier corona on

Buen relato Bea. Me gustaría vivir lo que vivió el padre de tu amiga. Te imagino desnuda y excitada, hermosa... con tus senos pequeños y duros como me gustan...

7

Roberto on

Excelente y muy caliente relato.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 25

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: