Inicio » Relatos de Voyeur » Angela, mi Hermana

Angela, mi Hermana

 Esto sucedió hace seis meses, mi hermana tiene 20
años. Nunca me había llamado la atención mi hermana
hasta que un día me desperté como a las 7:00 AM y solo
estábamos en la casa ella y yo, ya que mis papas y mi
otra hermana se van muy temprano a trabajar.
Ángela se levanto como a las siete y cuarto mas o
menos y yo estaba seguía despierto pero envuelto en
las cobijas. Escuche cuando ella pasó por mi
habitación y bajo las escaleras para ir hacia el baño
a ducharse. Mi casa desde lo alto parece una letra u
así que desde la sala se puede ver la ventana del
baño.

Ella entro al baño y no tomo importancia que la puerta
y la ventana estuvieran abiertas. Entonces, yo baje a
tomar un poco de jugo y me fui a la sala, sin querer
me acerque a la ventana y empecé a ver la calle,
después rápidamente cambie la mirada hacia la ventana
del baño y mi sorpresa fue ver a mi hermana, se estaba
desvistiendo y vi cuando se quito la sudadera de la
pijama dejándome ver sus tetas morenas y bien
curveadas, no son tan grandes, mas bien, son un poco
mas que medianas.

Tan rápido y silencioso me dirigí a la puerta del baño
para poder verla bien pero había cerrado las puertas
del cancel. Después regrese a mi habitación para
esperar a que pasara para verla un poco mas, pero no
pude hacerlo ya que ella estaba envuelta en dos largas
toallas. Ya eran las ocho de la mañana y Ángela se fue
a su trabajo.

Estaba solo en la casa y decidí ir a su habitación
para ver que tenia, ya que ella no deja que nadie
entre a su cuarto. Revise sus cuadernos de cuando iba
a la universidad, su ropa interior conformada por una
gran variedad de tangas, pero ni un solo sostén. Al
abrir un cajón me encontré varios cuadernos, eran sus
diarios; estuve leyendo el que mas se acercaba a esa
fecha (13 de mayo) y leí algo que me llamo mucho la
atención, decía que me había visto masturbarme muchas
veces y que si tenia tantos deseos de tener sexo ella
podría calmarme esas deseos.

Al día siguiente me volví a despertar como a las siete
y me espere a que fuera a bañarse, esta vez si pude
verla ya que no cerro las puertas del cancel, ella
estaba enjuagándose el cabello y con los ojos un poco
abiertos se dio cuenta de que yo estaba ahí, entonces
se dio la vuelta y ya no pude ver mas que su excelente
culo, no muy grande. En todo el día no cruce palabras
con ella.

Al día siguiente (sábado 15 de mayo) como a las 4:00
PM ella entro a mi cuarto y me dijo que quería ver la
película de los doors, y yo le dije que si, que no
había ningún problema. Después ella se fue leer un
libro en el que estaba muy metida, que trataba de dos
hermanos que tenían frecuentemente relaciones
sexuales. Mientras yo la espiaba veía como se tocaba
su vagina mientras leía.

Al día siguiente ella y yo estuvimos solos en la casa,
pasamos todo el tiempo juntos, y ella me hacia
preguntas de por que me masturbaba, y con quien me
gustaría tener sexo y cosas así. Yo le conteste que me
masturbaba por que sentía muy bien, pero no le
conteste a quien me quería coger. Ella rápidamente
repitió su pregunta:

-¿con quien te gustaría tener sexo, o una buena
cogida?.

Yo me puse un poco nervioso aunque ya sabía sus
intenciones, y le conteste:

- yo quiero tener sexo o una buena cogida con tigo, ¿y
tu?

Ella se quedo sorprendida y me dijo que no creía eso,
que no seria capaz de hacer algo así; pero que ella a
final de cuentas también lo quería.
Yo me quede quieto mientras ella se puso de pie y se
quito su playera quedándose solo con sus sostén (que
creo era el único que tenia).

Después me dijo que me quitara mi playera y
rápidamente le obedecí. A continuación se sentó en mis
piernas y se fue quitando el tenis, y uno a uno sus
calcetines; volvió a ponerse de pie y poco a poco fue
quitándose sus jeans y ahora quedo solo con una licra
negra y sus sostenes. De inmediato me dijo que me
quitara mi pantalón y los calcetines. Al quedarme solo
en calzones me pidió que me sentara y así, ella se
sentó otra vez en mis piernas; solo que ahora su culo
hacia contacto con mi pene, movía sus nalgas como en
circulo y con fuerza hacia contacto con mi pene.

Después se levanto y poco a poco se fue quitando su
licra negra dejando ver su tanguita rosa que al
instante también se la quito, solo faltaba que se
quitara su sostén para que quedara completamente
desnuda. Se agacho y me fue bajando mi calzón y quede
totalmente desnudo. Me fue recostando en la cama y se
acomodo encima de mi, tomo mi pene y empezó a
jaloneármelo delicadamente con sus manos suaves y me
dijo que la masturbación era una pendejada. Se agacho
un poco y por diez segundos o menos empezó a
chupármelo.


Volvió a tomar mi pene y empezó a hacerlo hacia
delante y hacia atrás en su vagina empezando a gemir
un poco. Después lo dejo estático y empezó a
introducirse en el poco a poco. Cuando ya se lo había
metido casi todo lo dejo ahí casi veinte o treinta
segundos sin realizar ninguna movimiento, cuando de
pronto empezó a sacarlo y meterlo lentamente. Si
pasaron como tres minutos y no pude mas, me vine
dentro de ella.

Volvió a dejar mi pene dentro de ella y comenzó a
decirme que la tocara, que le acariciara sus piernas
mientras me reponía y así continuar. Pasaron unos
minutos cuando ella misma volvió a moverse para arriba
y para abajo, lo sacaba y lo metía, pero ahora lo
hacia con mas intensidad y empezaba a gemir
produciendo en mi muchísima excitación.

De pronto se quito sus sostenes dejándome ver una vez
mas sus tetas bien redonditas, moviéndose hacia arriba
y hacia abajo. Pasamos así como veinte minutos cuando
ella se detuvo y se acostó diciéndome que ahora yo
tenía que hacer todo. Poco a poco fui introduciendo mi
pene en su húmeda vagina, y como a los seis minutos
empecé a meterlo con mayor fuerza y velocidad
produciendo en ella fuertes gemidos.

Veía como gemía y agarraba la colcha de la cama
apretándola fuertemente, además me excitaba ver como
sus tetas se movían para atrás y apara adelante.
Pasamos así cerca de media hora, un poco menos, cuando
me detuvo para ahora ponerse boca abajo, yo pensé que
ahora penetraría su culo pero me señalo su vagina y me
dijo que continuara.

Aunque no me gusto mucho esa posición, lo disfrute ya
que seguía apretando con más fuerza. Volvió a cambiar
de posición, regresando a la primera, que fue la que
mas me gusto por como sus tetas se movían y sus
fuertes gemidos, así pasamos otros treinta minutos
hasta que ya no pude más y volví a venirme otra vez,
en total me vine dentro de ella como tres veces.
Aunque ella quería más yo ya no podía así que di por
terminado ese momento.

Al día siguiente le pregunte preocupado acerca de un
posible embarazo, pero solo se echo una carcajada
pequeña y me dijo que ella sabia lo que hacia.

Esta fue mi primera vez, con mi hermana, pero no la
ultima, todavía pasaron dos hechos más.

juan camaney FOTOS

Este artículo no tiene comentarios.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:




Estadisticas Usuarios

  • Online: 31

Categorias

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: